March 1, 2021
De parte de Nodo50
394 puntos de vista


De vez en cuando surgen de lugares tan inesperados como el mundo del fútbol aportaciones de peso al debate social. En marzo de 2020, mientras el matador de toros Fran Rivera recorría las tertulias matinales de Antena 3 opinando sobre las medidas necesarias para hacer frente a la covid-19, el entrenador del Liverpool FC, Jürgen Klopp, se cabreaba en rueda de prensa al ser preguntado por el asunto que tanto preocupaba al planeta. No sé si eres consciente de que soy un entrenador de fútbol, respondió Klopp molesto con el periodista. Le estás preguntando a un tío con gorra de deporte y barba mal afeitada que, por muy famoso que sea, no tiene ni puñetera idea de esto, sentenció el asunto dejando, probablemente, el análisis de situación más certero de toda la pandemia y de lo que va de desquiciado siglo. 

Lo peor de Victoria Abril no es el daño que puedan hacer sus declaraciones negando un problema que necesita precisamente de conocimiento, conciencia y compromiso social para ser resuelto. Probablemente el impacto sanitario que tenga la opinión científica de Victoria Abril sea mínimo. Doña Angustias, soy su médico de cabecera, ya tiene usted cita para venir a vacunarse. Usted será médico, pero Victoria Abril tiene un Goya por Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto y dice que nanai. No. No parece que esto vaya a ocurrir. Lo peor de Victoria Abril no es tampoco esa cultura del analfabetismo vestido de superioridad impostada que lucen quienes, como Victoria Abril, pretenden ser más listos que el resto de una manera sencilla y rápida. Más listos incluso que la comunidad científica, con el cómodo método de independizarse de la cruda realidad usando conceptos tan originales y trabajados como “plandemia” o “coronacirco”. Hay quien dedica una vida entera a la ciencia y hay quien dedica un cuarto de hora a construir un juego de palabras infantiloide. Son los segundos quienes se atreven a ir por ahí asegurando que tienen la verdad. Tampoco es lo peor de Victoria Abril el egoísmo que ha demostrado. La falta de empatía con tantos compañeros del gremio del cine reventando un acto a cambio de unos minutos de ridículo lucimiento. No es lo peor que se haya cargado, con la que le está cayendo al mundo de la cultura, la presentación de unos premios como los Feroz. 

Lo peor de Victoria Abril no es Victoria Abril, sino el oficio del periodismo yonki que le da altavoz a irresponsabilidades como la suya. Tras sus declaraciones negando una pandemia mundial que cuesta vidas y pobreza, La sexta noche se lanzó a entrevistarla sin pudor el sábado 27. Con esa doble moral tan habitual consistente en querer ser, al mismo tiempo, periodista y vendedor de mercancía barata en mal estado a cambio de unos gramos de share. Miren ustedes qué barbaridades dice, mírenla después de la publicidad. Y, como lo que aquí hacemos es periodismo, tras darle voz a la estupidez y a la irresponsabilidad, hemos traído a un doctor en medicina que desmontará escandalizado estas declaraciones tan irresponsables. En The Newsroom, de Aaron Sorkin, serie de culto para muchos periodistas de grandes canales de televisión progresistas, a juzgar por la insistencia con la que citan la serie en sus redes sociales, hay un capítulo en el que Will McAvoy le explica a Sloan Sabbith por qué se está comportando en antena como una traficante de droga cuando permite que durante la emisión de su programa alguien mienta. “Vale, tú no eres la que vende la droga, pero eres la que conduce el coche que lleva al traficante a la puerta del colegio”.

Decía otro entrenador de fútbol, Juanma Lillo, que hay que respetar el derecho a que todos podamos dar nuestras opiniones –ha costado mucho dolor y sufrimiento a lo largo de la historia conseguir este derecho– pero que no todas las opiniones son respetables, ni mucho menos merecedoras de ser escuchadas. Mala época cuando hasta el mundo del fútbol se permite recordarle al periodismo en qué consiste su trabajo. Igual es momento de dejar de nombrar referentes tan pretenciosos como The Newsroom para luego traicionarlos y apostar por algo más básico, pero efectivo. No sé, propongo poner a Javier Clemente al frente de un espacio informativo. Lo mismo así el periodismo español pasa alguna vez de cuartos en el torneo de la decencia.




Fuente: Ctxt.es