November 27, 2022
De parte de Nodo50
204 puntos de vista

Algunos aspectos generales de inter茅s

En octubre del mes pasado lleg贸 a las librer铆as Lucha de clases, franquismo y democracia. Obreros y empresarios (1939-1979), escrito por Xavier Dom猫nech y editado por Akal. Un voluminoso libro que recorre cuarenta a帽os de conflictos de clases y que pone la mayor de las atenciones en la conexi贸n existente entre movilizaci贸n social y pol铆tica de las clases trabajadoras con los cambios pol铆ticos que tomaron cuerpo durante la Transici贸n.

En sus primeras p谩ginas, el libro es presentado como una actualizaci贸n y ampliaci贸n de Clase obrera, antifranquismo y cambio pol铆tico. Un libro clave para entender las causas sociales de la Transici贸n que fue publicado en 2008 por Catarata.

El nuevo libro se inserta dentro de la misma tradici贸n de la historia social que busca las ra铆ces del cambio pol铆tico en la politizaci贸n y radicalizaci贸n de las clases trabajadoras, alej谩ndose de las interpretaciones economicistas (que intentaron buscar la explicaci贸n de la Transici贸n en la modernizaci贸n econ贸mica impulsada por el franquismo), as铆 como de las elitistas (que impusieron el relato de la Transici贸n como un proceso hist贸rico impulsado y dirigido por las 茅lites pol铆ticas). Para Dom猫nech, la explicaci贸n del cambio pol铆tico habr铆a que situarla en la radicalizaci贸n obrera que puso contra las cuerdas al r茅gimen, obligando a las 茅lites pol铆ticas (pero tambi茅n a las patronales) a reinventarse.

Durante las 400 p谩ginas que tiene el libro, esta hip贸tesis historiogr谩fica es mantenida de forma constante. En cada cap铆tulo, el autor es capaz de hilar cada aspecto concreto que analiza (puede ser el n煤mero de huelgas de solidaridad, la cultura obrera y su continuum con las etapas hist贸ricas anteriores, o los movimientos de las patronales en la b煤squeda de mayor estabilidad pol铆tica) con la interpretaci贸n social de los cambios pol铆ticos que tomaron cuerpo con una solvencia enorme.

Las principales pol茅micas historiogr谩ficas

A mi entender, este libro puede leerse tanto en su conjunto como por partes, pues cada cap铆tulo desgrana aspectos particulares que podr铆an entenderse al margen del resto de cap铆tulos. Y aunque de este modo se perdiera sustancia, el lector ser铆a capaz de apreciar cada parte por separado.

Me parece que existen al menos cuatro apartados que abordan 4 debates historiogr谩ficos de relieve para nuestra historiograf铆a: la cultura obrera y su relaci贸n con el pasado; que sujeto social impuls贸 la democratizaci贸n; el grado de politizaci贸n de las clases trabajadoras durante el periodo; y, por 煤ltimo, el grado de autonom铆a de las clases dominantes antes y durante el proceso de cambio.

Sobre la cultura obrera. Dom猫nech insiste en varios pasajes de su trabajo sobre el concienzudo esfuerzo que hizo el franquismo para intentar establecer un tajo, una barrera temporal, en la cultura de lucha obrera proveniente de la Guerra Civil. El franquismo intent贸 imponer el fin de esta cultura de lucha a trav茅s de ejecuciones, arrestos, ilegalizaci贸n y persecuci贸n del tejido organizativo obrero. Pero a pesar de todo ello, el autor es capaz de reconstruir cierto continuum de la cultura conflictual que se mantuvo viva entre las clases trabajadoras, a pesar de todos los esfuerzos de la dictadura. Ese fue uno de los objetivos incumplidos por parte del franquismo y que creo que el libro demuestra adecuadamente.

El segundo debate historiogr谩fico de importancia versa sobre el sujeto que impuls贸 la Transici贸n. 脡sta ha constituido una de las principales disputas en la academia espa帽ola. Y no es balad铆, pues su contestaci贸n es la clave para resolver una de las principales inc贸gnitas que plantea el libro: 鈥渁 quien debemos las libertades鈥[1]. La tesis de Dom猫nech es, en este sentido, taxativa: el fin del franquismo y el nacimiento de la democracia es un proceso hist贸rico que se debe a la movilizaci贸n y radicalizaci贸n de las clases trabajadoras. El grado de actividad y consciencia pol铆tica de 茅stas impidi贸 la continuidad del franquismo, lo que est谩 lejos de afirmar que dirigi贸 el proceso. Las 茅lites pol铆ticas y la patronal tuvieron que adaptarse y reinventarse durante la Transici贸n a un cambio propiciado por la movilizaci贸n popular.

El tercer debate guarda relaci贸n con el grado de politizaci贸n de las clases obreras. Su principal rival en este terreno es 脕lvaro Soto Carmona, que a lo largo de varios de sus trabajos defendi贸 que la mayor parte de la actividad de la clase trabajadora durante este periodo tuvo razones econ贸micas y no pol铆ticas. De este modo, present贸 a la clase obrera antifranquista como una clase con una conciencia economicista, f谩cilmente integrable en la futura democracia.

Dom猫nech mantiene con solvencia una hip贸tesis alternativa. En estos pasajes del libro, nuestro autor no solamente expone s贸lidamente que hay datos cuantitativos que permiten afirmar que la mayor parte de la movilizaci贸n obrera de la 茅poca respond铆a a motivos pol铆ticos[2]. Adem谩s, ubica las huelgas de solidaridad dentro de los motivos pol铆ticos y no econ贸micos para la convocatoria de huelga. Y es que las huelgas de solidaridad entra帽an ya de por s铆 una autopercepci贸n de clase que no permite ubicarlas f谩cilmente dentro de las razones econ贸micas en la convocatoria de huelgas. Junto a esos dos argumentos de peso, adem谩s realiza una interpretaci贸n de las fluctuaciones de la conflictividad demostrando la relevancia de la politizaci贸n en la acci贸n de los y las trabajadoras. 

El 煤ltimo gran debate historiogr谩fico tiene que ver con el grado de autonom铆a de las clases dominantes respecto al r茅gimen franquista. Dom猫nech pone en cuesti贸n la imagen construida hist贸ricamente del empresariado bajo el franquismo como 鈥渃lase impotente鈥, sometida a un r茅gimen que vino a imponerse desde fuera al conjunto de las clases sociales.

Esta impotencia quedar铆a invalidada por el car谩cter de clase del propio franquismo que situaba al capital en el centro de sus preocupaciones. Algo que para nuestro autor no es balad铆. Pero m谩s all谩 de los an谩lisis funcionalistas del r茅gimen en relaci贸n al capital, Dom猫nech pone de relieve tambi茅n el protagonismo que tuvo la burgues铆a como clase independiente durante el franquismo y la Transici贸n, poniendo de relieve el importante grado de autonom铆a e iniciativa de la que goz贸 permanentemente.

Como principal evidencia, el autor muestra que existieron varios canales a trav茅s de los cuales los empresarios se organizaron de forma aut贸noma y estable dentro del r茅gimen. Adem谩s, reconstruye todos los pasos que permiti贸 a las patronales tener un grado de influencia determinante durante la Transici贸n, como la modificaci贸n de la ley de acci贸n sindical para dejar la democracia fuera del mundo del trabajo.

Una interpretaci贸n social (y muy acabada) de la Transici贸n y la democracia

Los m茅ritos del trabajo de Dom茅nech trascienden los debates historiogr谩ficos por separado. De hecho, el mayor impacto de este trabajo reside en haber compuesto una interpretaci贸n social de la Transici贸n y la democracia conjugando todos los elementos parciales que hemos analizado. Una interpretaci贸n que va m谩s all谩 de las interpretaciones economicistas y elitistas para localizar en la acci贸n de las clases trabajadoras las ra铆ces de la democratizaci贸n de las instituciones.

Aunque en este sentido la obra no sea completamente original, Lucha de clases, franquismo y democracia es una de las obras m谩s acabadas en cuanto a interpretaci贸n social del cambio pol铆tico en Espa帽a. El potencial en este 谩mbito reside precisamente en haber conjugado, en un todo, las iniciativas de obreros, de empresarios y de pol铆ticos para articular una explicaci贸n de conjunto.

El terreno en el que el libro encuentra m谩s ausencias reside en la escasa relaci贸n mostrada entre la acci贸n de las clases trabajadoras con sus organizaciones pol铆ticas. Si bien la atenci贸n a la acci贸n obrera es permanente, la consideraci贸n de los esfuerzos de los militantes organizados queda en un segundo plano, a pesar de no estar totalmente ausente. Eso provoca a veces una sensaci贸n de inconexi贸n entre la acci贸n del movimiento obrero y las estrategias y t谩cticas de los militantes pol铆ticos. Pero ello no resta importancia ni val铆a a uno de los mejores libros de historia publicados en el presente a帽o.


[1] Esta es una frase del propio autor. Lucha de clases, franquismo y democracia. Obreros y empresarios (1939-1979). Madrid, Akal, 2022, p. 40.

[2] Lo hace acudiendo tanto a datos de Molinero e Ys脿s como a datos elaborados por 茅l mismo a partir de fuentes del Ministerio de Trabajo.




Fuente: Sinpermiso.info