March 30, 2023
De parte de Nodo50
2,465 puntos de vista

Alexander Vasudevan, profesor asociado de geograf铆a humana en la Universidad de Oxford, lleva 15 a帽os estudiando c贸mo la okupaci贸n de edificios vac铆os ha influido en la forma en la que se configuran las ciudades. Desde Nueva York hasta Berl铆n, pasando por Copenhague o 脕msterdam, Vasudevan retrata en su libro La ciudad aut贸noma, editado en 2017 y recientemente traducido al castellano por Alianza Editorial, c贸mo la okupaci贸n ha hecho posible que estas ciudades sean como las conocemos ahora.

No es habitual ver estudios acad茅micos sobre c贸mo la okupaci贸n influye en el urbanismo de las ciudades. 驴Por qu茅 te decidiste a hacer este estudio?
Empec茅 a trabajar en el proyecto antes de ir a Oxford en 2017. Llevo estudiando las crisis de vivienda desde hace 15 a帽os. De hecho, empec茅 estudiando el caso de Berl铆n, que es de donde viene parte de mi familia. Hab铆a un inter茅s biogr谩fico, un impulso por aprender lo que hab铆a pasado en esta ciudad. Hab铆a estado en Berl铆n desde los a帽os 80 y hab铆a visto muchas dificultades a nivel de crisis de vivienda. Pero hay m谩s estudios acad茅micos sobre movimientos de okupaci贸n en relaci贸n con el activismo de vivienda. Hay una nueva generaci贸n de acad茅micos que viene de un entorno en el que han tenido problemas para tener vivienda en su infancia, y por eso, les interesa investigar en estos aspectos.

En los 煤ltimos diez a帽os han surgido muchos trabajos tanto en Europa como en Am茅rica del Norte analizando las historias y, en concreto, la historia de la okupaci贸n en distintas ciudades. Yo pienso mucho en el espacio urbano como espacio de posibilidades pol铆ticas. 

Lo que vemos en Nueva York es a mujeres puertorrique帽as de clase trabajadora que defienden su derecho a la vivienda, que okupan pisos en la zona que van a derribar en este barrio

Casi todas las experiencias que retratas en tu libro surgen en un contexto de expulsi贸n de poblaci贸n de sus barrios como consecuencia de un redise帽o de la ciudad. Son casos en los que la okupaci贸n nace como respuesta social a quedarse sin casa, pero tambi茅n como herramienta para poder influir en la conformaci贸n del espacio. Podemos empezar con el caso del Upper West Side, en Nueva York, que es el que da inicio a tu libro, y con la Operaci贸n Mudanza que se da all铆 en los a帽os 70, que fue seguida por cientos de familias y cont贸 con un gran apoyo popular en la ciudad. 
El ejemplo de Nueva York es apasionante. Lo que vemos en Nueva York es a mujeres puertorrique帽as de clase trabajadora que defienden su derecho a la vivienda, que okupan pisos en la zona que van a derribar en este barrio neoyorquino. Es una parte de la historia de la ciudad que hasta hace poco estaba olvidada. Hubo grandes grupos ciudadanos que apoyaron a estas mujeres para que okuparan edificios abandonados en Upper West Side. Creo que es un ejemplo muy importante precisamente porque muestra c贸mo la gente responde ante un problema de vivienda y c贸mo cuenta con apoyo de sus conciudadanos. Y este apoyo, cada vez mayor, impide que los pol铆ticos puedan ignorar la situaci贸n. Todo el mundo piensa en el Lower East Side, porque es la historia que ha quedado romantizada, pero la Operaci贸n Mudanza, m谩s all谩 de la okupaci贸n, es un cap铆tulo fundamental en la crisis de vivienda en Nueva York.

No es algo exclusivo de este caso, pero explicas muy bien c贸mo en Upper West Side son los propietarios los que destrozan sus propios edificios para que no fueran habitables y evitar que fuesen okupados, y c贸mo fueron las familias okupas las que trabajaron para recuperar estas viviendas y hacerlas habitables.  
Sin duda. La capacidad de abandonar edificios en una ciudad es espectacular. No solamente se abandonan los edificios, sino que los destrozan para que nadie los pueda okupar. Los destrozaron literalmente, incluso hubo incendios en zonas de Nueva York por ese motivo. Lo que intento recuperar en mi historia es c贸mo hubo gente que se las ingeni贸 para hacer reparaciones en plan do it yourself. Esos activistas, los que okuparon esos espacios que estaban abandonados, tuvieron que aprender a reconstruir techos, poner electricidad, restaurar tuber铆as… En resumen, hacer que estos espacios fueran de nuevo habitables. Para muchos de los okupas, este acto de reconstruir, de recuperar, fue un acto de empoderamiento, Fue un acto de reparaci贸n, muy distinto a lo que se suele denominar destrucci贸n creativa, que es m谩s destrucci贸n que creatividad en realidad y es la l贸gica del capital. Esta pol铆tica de reparaci贸n es una de las lecciones m谩s importantes que he aprendido a la hora de analizar la historia de la okupaci贸n.

En el caso de Nueva York, ya sea en Upper West Side, o en el Lower East Side, donde tambi茅n hubo un gran movimiento okupa en esa misma d茅cada de los 70, 驴hasta qu茅 punto la okupaci贸n de edificios vac铆os ha influido en c贸mo se conforman esos barrios actualmente? 
Pues en muy buena parte. El 茅xito de las campa帽as de okupaci贸n en la recuperaci贸n de estos edificios, pero no solo la recuperaci贸n de edificios, sino de los barrios enteros, ha supuesto en muchos casos haber sido pioneros en los procesos posteriores de regeneraci贸n y gentrificaci贸n. Ellos han sido, sin querer, los que han facilitado las actividades posteriores de gentrificaci贸n de los mismos barrios. Pero, aparte de eso, en muchos casos tambi茅n crearon infraestructuras alternativas: bibliotecas comunitarias, cafeter铆as comunitarios, talleres para reparaci贸n de bicicletas, hostales, guarder铆as, talleres de formaci贸n. Hab铆a esta sensaci贸n de cultura alternativa, un ecosistema diferente que se basaba en el cuidado y en el refugio. Al fin y al cabo, se basaba en una comunidad que segu铆a existiendo a pesar de la gentrificaci贸n que iba invadiendo el espacio. Pero, sin duda, con frecuencia la paradoja es que ellos mismos han facilitado lo que luego se ha convertido en el elemento clave de la gentrificaci贸n de esos mismos espacios.

UHAB Lower East Side

En los 70′, un grupo de los okupas de edificios abandonados en el Lower East Side, en Nueva York, crearon una organizaci贸n sin 谩nimo de lucro, la Urban Homesteading Assistance Board (UHAB) para mediar en la legalizaci贸n de las viviendas y dar asistencia t茅cnicas para realizar reparaciones en los edificios. 50 a帽os despu茅s, sigue en funcionamiento. Imagen de UHAB.

Tambi茅n estoy pensando en Kreuzberg o Friedrichshain, por ejemplo, que son las zonas m谩s 鈥榓lternativas鈥, y, por lo tanto, tur铆sticas, de Berl铆n y que seguramente lo son, en parte, a ra铆z de las campa帽as de okupaciones de los a帽os 90, que surgieron tambi茅n como respuesta a varios programas de renovaci贸n urbana. 
Hasta hay tours tur铆sticos para ver las antiguas ubicaciones de las casas okupas. Cuando he llevado a estudiantes a estos espacios, ellos iban con la idea de que se iban a encontrar sitios muy radicales, y lo que encuentran es un centro social, con un cine, un taller de bicis, con el taller de carpinter铆a comunitario. Un espacio que est谩 en un barrio y encaja en ese barrio de una manera que ni se imaginaban, se imaginaban algo punkarra total. Estos espacios siguen existiendo, han sobrevivido a pesar de la l贸gica de la regeneraci贸n urbana. Es quiz谩 la parte m谩s importante.

Oranienstrasse Berl铆n

La ocupaci贸n del edificio de la calle Oranienstrasse 1980 lo salv贸 de la demolici贸n. Imagen de Manfred Kraft disponible en https://berlin-besetzt.de.

Podemos viajar ahora a Hackney, en Londres, donde lleg贸 a haber m谩s de un centenar de okupas que entraron a vivir en casas victorianas que llevaban a帽os abandonadas y estaban en p茅simas condiciones. Respecto a Londres hablas de los 鈥榦kupas con licencia鈥, y tambi茅n de que en 2012 se criminaliz贸 la okupaci贸n.
2012 es un a帽o muy interesante. Se habla de la criminalizaci贸n de la okupaci贸n de propiedad residencial. Antes, eso no se consideraba un delito mayor, sino menor. Es decir, si alguien entraba en una casa que ten铆a un due帽o y que estaba siendo habitada, claro que se consideraba un delito, pero de otro tipo, y por supuesto que le desalojaban.

La criminalizaci贸n formal de la okupaci贸n de espacios que no estaban abandonados fue una manera simb贸lica de decirle a los propietarios 鈥渙ye, estamos de vuestro lado, os protegemos a vosotros鈥. Y, desde el punto de vista pr谩ctico, hizo m谩s dif铆cil okupar espacios, ya que te enfrentabas a penas de c谩rcel. Obviamente hab铆a habido un cambio de gobierno en 2010 y una de las cosas que quer铆an hacer desde el punto de vista medi谩tico era atacar a ciertas comunidades, y la comunidad de los okupas, obviamente, era una de esas comunidades. Y eso tambi茅n lleg贸 porque hubo una serie de protestas estudiantiles que consistieron en la okupaci贸n de espacios p煤blicos. La criminalizaci贸n de la okupaci贸n de viviendas formaba parte de la criminalizaci贸n de una okupaci贸n mayor.

En cuanto a las licencias para okupar, es una parte muy importante de la historia. En los a帽os 60 y 70 en Londres hab铆a much铆simos espacios que b谩sicamente le pertenec铆an al municipio o al Estado. Estaban en un estado lamentable, abandonados, as铆 que la Administraci贸n, al ver la situaci贸n, se dijo  鈥渂ueno, en parte resolvemos la crisis de vivienda que tenemos y damos una serie de licencias temporales para que okupen estos espacios que, por otra parte, no estamos cuidando鈥. Dieron una cierta estabilidad jur铆dica, pero esas licencias se han perdido y ahora esa gente ya no tiene ese derecho adquirido sobre esos espacios.

Okupas en Londres en 1946

El 8 de septiembre de 1946 Reino Unido, y sobre todo Londres, vivi贸 el ‘Gran domingo okupa’, convocado por el Partido Comunista para dar alojamiento a cientos de personas, sobre todo veteranos de la II Guerra Mundial, que no ten铆an vivienda. El Servicio Voluntario de las Mujeres y algunos agentes de polic铆a se ofrecieron a llevar las pertenencias de los okupas a sus nuevas viviendas. Imagen de Libcom.org

Entonces, digamos que esta criminalizaci贸n nace un poco de que hab铆a un parque p煤blico de vivienda en Inglaterra que era enorme, pero estaba abandonado, pero ahora, este mismo parque, aunque segu铆a abandonado, hab铆a dejado de ser de propiedad p煤blica. 
Despu茅s de Thatcher, la vivienda p煤blica se vendi贸 en gran medida. As铆 que s铆, sigue habiendo muchos edificios vac铆os, pero no son de propiedad p煤blica. El problema ahora es el mismo que entonces, el propietario es el que ha cambiado. La aplicaci贸n pr谩ctica de la ley existe, pero simb贸licamente era m谩s importante porque le recordaba a la gente que el gobierno estaba del lado de los propietarios.

Gran parte del centro de 脕msterdam se ha salvado gracias a la acci贸n de los okupas. Muchos de los edificios okupados se renovaron, se mantuvieron y se conservaron por eso, porque hab铆an sido okupados

Vamos ahora a 脕msterdam, cuyo movimiento okupa es paradigm谩tico, pero que tambi茅n cambi贸 en 2010 la ley. Antes, la regulaci贸n de la vivienda, que castigaba el tener una casa vac铆a durante m谩s de un a帽o, en cierta manera facilitaba okupar espacios. 
El cambio reciente responde b谩sicamente al mismo motivo que en Reino Unido. Estaba leyendo las noticias hace poco y hay una crisis de vivienda cada vez mayor en los Pa铆ses Bajos, debido a la financiarizaci贸n, a la especulaci贸n sobre los precios de vivienda. El hecho de que ahora hay una mayor criminalizaci贸n se debe a lo mismo que estamos viendo en muchos otros pa铆ses en Europa y en Norteam茅rica. Pero esto tambi茅n viene de que gran parte del centro de 脕msterdam se ha salvado gracias a la acci贸n de los okupas. Muchos de los edificios okupados se renovaron, se mantuvieron y se conservaron por eso, porque hab铆an sido okupados. Y ahora est谩n dentro del mercado privado en muchos casos. Pero la ciudad de 脕msterdam no tendr铆a el aspecto que tiene hoy si no hubiera sido por los okupas y por la lucha por el derecho a la vivienda. Hay muchos grupos activos en el 谩mbito de la lucha por la vivienda, como los migrantes que no tienen acceso a la vivienda en los Pa铆ses Bajos. Esos grupos siguen estando muy activos en 脕msterdam.

De hecho, recalcas varias veces la importancia del movimiento okupa en relaci贸n con las personas migrantes, actualmente tambi茅n, con los edificios que se han okupado por toda Europa para dar un sitio a las personas refugiadas que huyen de la guerra y que, al llegar a Europa, se encuentran pr谩cticamente sin apoyo desde las administraciones. Me vienen a la cabeza los edificios okupados en Atenas para acoger a refugiados ya en 2015, o la Red Artea, en Euskal Herria, que va m谩s all谩 de la okupaci贸n pero tambi茅n la contempla. 
Es muy interesante porque en Grecia nos encontramos dos crisis que se solapan. Una crisis econ贸mica internacional que ha generado una nueva manera de abandono, incluso en el centro de Atenas, donde hay edificios abandonados que han sido okupados por activistas de la vivienda, por okupas de distintos tipos, por migrantes, gente que busca un refugio. Estos espacios se han convertido en refugios de migrantes que han hecho el terrible cruce del Mediterr谩neo y que se encuentran en Europa con una hostilidad por parte de la administraci贸n, que, o no sabe gestionar esta llegada, o no quiere gestionarla. Los espacios okupados se convierten en santuarios para estos migrantes. Algunos se quedan un tiempo en Grecia, luego siguen viajando a Europa, otros se quedan ah铆. Estos refugios son un apoyo, sin ellos vivir铆an una situaci贸n m谩s precaria todav铆a.

Alexander Vasudevan 3
Alexander Vasudevan presenta su libro ‘La ciudad aut贸noma’.

Elvira Meg铆as

Volviendo al tema de la regulaci贸n. Cuando terminaste de escribir el libro, en 2017, en N谩poles acababan de aprobar una nueva figura legal para los centros sociales okupados: bienes comunes. 驴Qu茅 opinas de esto? 
Lamentablemente, la alcald铆a en N谩poles ha cambiado y ha habido una marcha atr谩s en los compromisos originales. La idea de lo que se quer铆a hacer es importante, porque esos espacios sociales, en una ciudad tan compleja como N谩poles, son importantes. Son fuentes de organizaci贸n de la comunidad, un punto de comunicaci贸n, un punto de ayuda a los migrantes. Sitios donde la gente com煤n tambi茅n puede reunirse y conocer otras realidades, ofrecen una infraestructura urbana alternativa. El compromiso para mantenerlos, salvarlos, normalizarlos, incluso legalizarlos es importante. En el otro extremo, hablaba antes de c贸mo, en Madrid, lo primero que hizo el alcalde actual fue desalojar La Ingobernable porque lo ve铆a como una amenaza, como una manera de pensar qu茅 es la ciudad.

S铆, en Madrid el desalojo de La Ingobernable se convirti贸 en un tema importante en la campa帽a del Partido Popular. Pero no incluyes experiencias del Estado espa帽ol en tu libro. 驴Hay alguna que te gustar铆a haber incluido?
No he tenido suficiente espacio para poder incluir todos los ejemplos que quer铆a, pero pasando tiempo aqu铆 en Espa帽a, la historia reciente de los centros sociales, tanto de Madrid como de Barcelona, son fundamentales por varios motivos. Por un lado, por c贸mo enlazan con los problemas y con el activismo social en Latinoam茅rica. Hay una conexi贸n que tiene un alcance global. Las iniciativas de solidaridad con los migrantes dentro de Europa y en Espa帽a en concreto, se tienen que contar en detalle, en este caso tambi茅n en Espa帽a. Y hay formas de okupaci贸n que se salen de las propias ciudades, que van a espacios rurales, a veces con 茅xito y a veces sin 茅xito. La gente se est谩 planteando preguntas sobre edificios abandonados que van m谩s all谩 de los l铆mites de la ciudad, y sobre c贸mo podemos vivir tambi茅n de una forma m谩s ecol贸gica. As铆 que creo que hay mucho m谩s que me hubiera gustado investigar y contar.

Creo que en tu pr贸xima visita a Espa帽a te encantar铆a hacer una gira viajecito, una gira por pueblos y barrios okupados, como Errekaleor, Navalquejigo o Lakabe. Fraguas ya no te da tiempo a conocerlo.
No estar铆a mal.

En Estados Unidos hay sindicatos de inquilinos, control del precio del alquiler en muchos estados y ciudades, algo que hace cinco o diez a帽os habr铆a sido impensable. Creo que uno de los catalizadores fue precisamente el movimiento Black Lives Matter

Ya para terminar, volvemos al principio, a la Operaci贸n Mudanza en el Upper West Side, y a otros tantos episodios de okupaci贸n que tuvieron tanto apoyo popular. Hoy en d铆a estamos en el punto contrario, hay una campa帽a visceral contra la okupaci贸n, y los okupas parece que se han convertido en el enemigo p煤blico n煤mero uno. 驴Por qu茅 crees que ha pasado esto? 
Creo que se debe a la relaci贸n de lo que pensamos que es la propiedad privada y tambi茅n la idea que tenemos de c贸mo debemos proteger esa propiedad. La propiedad privada est谩 santificada en los medios, es lo m谩s importante. Pero tambi茅n es por el modo en el que se relaciona al movimiento okupa con la marginalidad, con el miedo al migrante y, en general, el miedo al diferente. Es una campa帽a de miedo que est谩 siendo muy potente en este momento. Obviamente, despu茅s de los Indignados del 15M ha habido un cambio pol铆tico en muchas ciudades, en una direcci贸n o en otra. Y lo curioso es que, despu茅s del movimiento a favor, vemos ahora un movimiento muy fuerte de represi贸n y de marcha atr谩s.

La propuesta b谩sica es que el acceso a la vivienda es un derecho fundamental b谩sico que tenemos que tener todos cubierto. Vamos a ver cada vez m谩s luchas, m谩s dificultades y m谩s iniciativas en ese sentido. Y eso, a pesar de operar en un contexto de represi贸n intensa y criminalizaci贸n. Uno de los sitios donde hay mucho activismo social en relaci贸n con la vivienda ahora mismo es Estados Unidos: hay sindicatos de inquilinos, hay control del precio del alquiler en muchos estados y ciudades. Algo que hace cinco o diez a帽os habr铆a sido impensable en Estados Unidos. Creo que uno de los catalizadores fue precisamente el movimiento Black Lives Matter porque lo que hizo fue llevar a la gente a la calle a hablar de sus dificultades. Y esto ha sido un punto de partida para que la gente se organice en activismo social de una manera diferente. Yo tiendo a ser optimista, con cierta precauci贸n. Creo que volveremos a un momento favorable, porque este es un movimiento de un paso adelante, un paso atr谩s.




Fuente: Elsaltodiario.com