January 20, 2023
De parte de Nodo50
160 puntos de vista

鈥淓ntre un bandido y un polic铆a, 驴qu茅 eliges?鈥. Wellington reformula la pregunta y se la devuelve a la periodista, todo para evitar mencionar la palabra 鈥渄emocracia鈥. Parece no tener tanto miedo a citar su opuesto, o a conspirar para su fin: 鈥淧refiero una intervenci贸n del Ej茅rcito antes que a Lula como presidente. No me importan los partidos, si el candidato no me representa estoy a favor del Ej茅rcito鈥.

Patriota y comerciante, t茅rminos que emplea para referirse a s铆 mismo, Wellington, de 36 a帽os y negro, administra una tienda familiar de venta de carcasas para tel茅fonos m贸viles a las puertas de una favela de S茫o Paulo, motor econ贸mico del pa铆s m谩s grande de Am茅rica Latina.

Entre sus clientes hay familias que cambiar铆an un voto por una bolsa de la compra llena, o por dos kilos de az煤car, o por resarcirse de la amenaza de un narcotraficante. Pero Wellington est谩 preocupado por los empresarios: 鈥淐onozco a bastantes y les est谩n llevando a la bancarrota. La econom铆a del pa铆s se ha ido a la basura porque el presidente ha ca铆do鈥.

Casi al otro lado de la ciudad paulista, donde s铆 llega el metro en la zona este, la sombra de rascacielos residenciales se impone sobre las casas bajas y coloreadas en el barrio de Tatuap茅, el que mayor porcentaje de voto bolsonarista aglutin贸 en las pasadas elecciones de octubre.

Entre sus clientes hay familias que cambiar铆an un voto por una bolsa de la compra llena, pero Wellington est谩 preocupado por los empresarios

Paulo, due帽o de una perfumer铆a donde se vende de todo un poco, se muestra orgulloso de sus vecinos: 鈥淰otamos a Bolsonaro porque es estricto con las leyes y las utiliza en favor de la gente, no de los bandidos como hace la izquierda鈥. Y a帽ade: 鈥淎poyo a quienes se manifestaron en el Congreso pero no la violencia, eso son cosas de los petistas. Las elecciones fueron claramente robadas y por eso ha habido protestas鈥.

Paulo, due帽o de una perfumer铆a en Tatuap茅, el barrio m谩s bolsonarista de S茫o Paulo. | Foto: Marta Maroto.

El domingo 8 de enero, solo una semana despu茅s de la asunci贸n del tercer mandato de Lula Da Silva como presidente de Brasil, una turba de radicales bolsonaristas asalt贸 el coraz贸n democr谩tico del pa铆s entrando de forma violenta al Congreso, al Tribunal Supremo y a la sede del poder Ejecutivo en la capital Brasilia, provocando un rastro de destrucci贸n a su paso.

El atentado m谩s grave a la democracia brasile帽a en d茅cadas deja un Brasil dividido en posiciones enconadas, con un 38% de la poblaci贸n que avala en alg煤n grado la intentona golpista, seg煤n la encuesta publicada d铆as despu茅s del incidente por el instituto AtlasIntel. Dentro de este porcentaje, un 10,5% la califica como 鈥渃ompletamente justificada鈥.

La polarizaci贸n de la opini贸n p煤blica tambi茅n afianza teor铆as de la conspiraci贸n y noticias falsas: seg煤n el mismo sondeo, casi un 40% de los brasile帽os no cree que Lula ganase realmente las elecciones, un bulo que, en su estilo trumpista, Bolsonaro se encarg贸 de promover y alimentar desde la campa帽a electoral.

Casi un 40% de los brasile帽os no cree que Lula ganase realmente las elecciones

Ha sido precisamente compartir en sus redes sociales un v铆deo en el que divulgaba el supuesto fraude electoral lo que le ha valido al expresidente ser incluido en la investigaci贸n del Tribunal Supremo sobre el asalto. Borrado a las pocas horas de ser subido a su cuenta de Facebook, Bolsonaro comparti贸 un v铆deo editado de otro usuario en el que arrojaba sospechas sobre la veracidad del conteo y la victoria de su rival.

El expresidente no puede ser interrogado todav铆a por la Justicia, ya que permanece ingresado por dolores abdominales en un hospital de Florida desde que, tras perder su aforamiento el primero de enero, decidiera exiliarse de manera voluntaria en Estados Unidos. As铆 evitaba la imagen de la cesi贸n de poder a Lula.

El bolsonarismo, dividido 

Otro de los datos llamativos que reflejan las encuestas es la divisi贸n dentro del propio electorado de extrema derecha. AtlasIntel sit煤a en un 38% el nivel de apoyo al asalto dentro del bolsonarismo, y en un 49% el rechazo. Otro sondeo, realizado por Datafolha, del grupo al que pertenece el diario Folha de S茫o Paulo, rebaja la cifra de aprobaci贸n a un 10%.

Sin duda una de las im谩genes m谩s potentes que ha dejado la resaca del intento de golpe fue el apret贸n de manos entre el presidente Lula y el gobernador de S茫o Paulo, Tarc铆sio de Freitas, el bolsonarista m谩s importante despu茅s del propio Bolsonaro, en el palacio de Planalto.

Aquel mismo lunes, como primera respuesta, el Gobierno convoc贸 a los 27 gobernadores de Brasil. De Freitas, tras un primer amago de no acudir aludiendo problemas de agenda, s铆 asisti贸 finalmente a la foto de grupo y mand贸 un mensaje por la consolidaci贸n de la democracia.

En las calles de S茫o Paulo, que reaccionaron al asalto llen谩ndose de miles de manifestantes con gritos de repulsa a los nost谩lgicos de la dictadura y a favor de la democracia, las palabras que m谩s se escuchan sobre lo ocurrido el 8 de enero son 鈥vandalismo e vergonha鈥.

En las calles de S茫o Paulo, las palabras que m谩s se escuchan sobre lo ocurrido el 8 de enero son 鈥vandalismo e vergonha

鈥淔ue un acto grave de vandalismo, fue un horror, una falta de educaci贸n y de cumplimiento con la democracia鈥, opina Lucila, de 63 a帽os, que trabaja como agente inmobiliaria en uno de los barrios de clase media-alta de la ciudad y asegura que no vot贸 鈥渘i a Lula ni a Bolsonaro, porque no concuerdo con ninguno de los dos鈥.

Dentro del electorado bolsonarista tambi茅n hay muchos que se desmarcan de las acciones violentas y las peticiones de regreso a una dictadura: 鈥淏olsonaro podr铆a haber evitado todo lo que pas贸 y no hizo nada, yo le vot茅 y ahora siento mucha verg眉enza por mi pa铆s. Todo el mundo que particip贸 tiene que ir preso鈥, se帽ala Roberto, taxista de 68 a帽os que hace apenas un lustro dej贸 el mundo de la pol铆tica, donde militaba en partidos conservadores.

 Imagen de la favela Cultura F铆sica, en el sur de la ciudad de S茫o Paulo. | Foto: Marta Maroto.

Bordeando los l铆mites de calles intrincadas y paredes h煤medas de la favela Jardim Cultura F铆sica, est谩 el taller de Erasmo, donde trabaja con materiales pl谩sticos y aluminio. De 62 a帽os, explica con calma mientras se retira una rasta de la cara que 茅l se afili贸 al Partido de los Trabajadores al poco de su fundaci贸n en los a帽os ochenta, pero que con los a帽os el proyecto 鈥減erdi贸 su rumbo鈥, 茅l se desencant贸 y vir贸 a posiciones pol铆ticas conservadoras.

Vota a Bolsonaro, entonces, en oposici贸n a Lula aunque sin considerarse bolsonarista y critica el intento de golpe: 鈥淟o que ocurri贸 el domingo ocho de enero en Brasilia no deber铆a haber sucedido en nuestro pa铆s, pareci贸 un intento desorganizado, casi inocente, que no contribuye ni a crecer ni a avanzar, pero s铆 para dar munici贸n a la izquierda. Lula ha llegado al poder a trav茅s del voto, Brasil no necesita un golpe de Estado, as铆 que en cuatro a帽os regresaremos a las urnas y volver茅 a votar a Bolsonaro鈥.

Eso, si efectivamente el expresidente puede volver a presentarse.




Fuente: Ctxt.es