April 29, 2022
De parte de ANRed
246 puntos de vista

En la imagen de Charles Ebbets podemos ver a once obreros jugándose la vida en una obra edilicia, en Nueva York, en 1932. Una imagen que se convirtió en emblema.

Este domingo 1 de Mayo se conmemora, una vez más, el Día Internacional de los Trabajadores y Trabajadoras, en homenaje a un grupo de trabajadores anarquistas conocidos como los «Mártires de Chicago», quienes en 1886 fueron ejecutados en esa ciudad de Estados Unidos por reclamar «ocho horas para trabajar, ocho horas para dormir y ocho horas para la casa», en medio de un contexto de fuertes huelgas en todas las fábricas de Chicago y otras ciudades estadounidenses. En ese marco, en el mundo y Argentina habrá varios actos y actividades en diferentes puntos del país. Hacemos un repaso de algunos de los actos que se realizarán en el país, los espacios y organizaciones que los convocan y sus consignas. Por ANRed.


Este domingo 1 de Mayo se conmemora, una vez más, el Día Internacional de los Trabajadores y Trabajadoras, en homenaje a un grupo de trabajadores anarquistas conocidos como los «Mártires de Chicago», quienes en 1886 fueron ejecutados en esa ciudad de Estados Unidos por reclamar «ocho horas para trabajar, ocho horas para dormir y ocho horas para la casa», en medio de un contexto de fuertes huelgas en Chicago y otras ciudades de EE.UU. y salvajes represiones policiales. Una fecha que se volvió emblema de la clase trabajadora a lo largo del mundo.

En ese marco, en Argentina habrá varios actos y actividades en diferentes puntos del país este domingo 1 de mayo. En ese sentido, en la Ciudad de Buenos Aires tendrán lugar los siguientes actos:

  • 10.30hs | Plaza Lorea (Luis Sáenz Peña y Rivadavia): las actividades comienzan a las 10.30 con un acto del Espacio 19 y 20 en Plaza Lorea (Luis Sáenz Peña y Rivadavia) que, con la consigna #2001Al2021EnLasCalles convocan a participar de su actividad para «intercambiar información, opiniones y experiencias, así como la reflexión colectiva de clase» en torno a «las condiciones laborales actuales de la clase obrera argentina», las «intersecciones entre feminismos, géneros y clase trabajadora», y la «coyuntura nacional e internacional y la intervención de la clase trabajadora en la misma».
  • 12hs | Plaza Lorea (Luis Sáenz Peña y Rivadavia): en tanto, a las 12, con la consigna «Contra el ajuste, el saqueo y la inflación, lxs trabajadorxs seguimos en las calles», la Corriente Político-Sindical Rompiendo Cadenas realizará un acto «contra el pacto con el FMI, porque la deuda es con el pueblo», donde habrá una radio abierta para difundir las diversas luchas de la clase trabajadora, música en vivo, parrilla popular y luego se leerá una declaración conjunta.
  • 12hs | Plaza Lezama: también a las 12 tendrá lugar el acto que llevarán adelante en la plaza de La Boca los espacios PSTU, Tendencia Guevarista, MTR Histórico y Bloque Piquetero Nacional.
  • 14hs | 9 de Julio y Av. de Mayo: a las 14 habrá un acto de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), que se desplegará sobre la Avenida 9 de Julio, con cabecera en Avenida de Mayo. Su dirigentes anunciaron que esperan una convocatoria de 300 mil personas, en un acto que pondrá su eje en el reclamo de aprobación de las leyes del sector de la economía popular y para darle un «fuerte impulso al proyecto del Gobierno para capturar renta inesperada y pagar la deuda interna». Desde la UTEP también anunciaron que los principales oradores del acto central serán los cinco principales dirigentes de la comisión directiva de la UTEP: Esteban «Gringo» Castro (UTEP), Gildo Onorato (Movimiento Evita), Dina Sánchez (Frente Popular Darío Santillán), Norma Morales (Somos Barrios de Pie) y Juan Carlos Alderete (CCC).
  • 15hs | Plaza de Mayo: más tarde, a las 15, tendrá lugar el acto del Frente de Izquierda y de lxs Trabajadorxs (FIT)-Unidad, que además invitará a participar en el escenario a las organizaciones sociales que integran la Unidad Piquetera. Allí hablarán referentes políticos, del sindicalismo clasista y del movimiento piquetero independiente, entre ellos y ellas, Romina Del Plá, Gabriel Solano, Eduardo Belliboni, el secretario general del SUTNA clasista Alejandro Crespo, Myriam Bregman, Nicolás del Caño y otros. Las consignas de la jornada serán «abajo el pacto con el FMI, por el salario y el trabajo, contra la represión a los que luchan y guerra a la guerra», esta última en referencia al conflicto bélico en Europa.
  • 16hs | Plaza Miserere: finalmente, a las 16 tendrá lugar un acto de la anarquista Federación Obrera Regional Argentina (FORA) en la céntrica plaza del barrio porteño de Once.

A su vez, los actos y actividades se replicarán en diferentes puntos del país.

Un 1 de Mayo con historia

Para 1886, diecinueve Estados y un Territorio de EE.UU. tenían leyes que regulaban una jornada legal que iba entre las ocho y las diez horas laborales. En 1886, en la ciudad de Chicago, Estado de Illinois, centro industrial sumamente importante, las condiciones de trabajo eran extenuantes y el movimiento obrero bregaba por conseguir el límite legal, llegando a la huelga en reiteradas oportunidades y la represión se manifestó con particular violencia. Poco tiempo antes de los hechos de Chicago, en Milwaukee, una de esas huelgas había provocado una represión policial que dejó nueve muertos y un tendal de heridos. Hechos de ese tenor se repitieron en en Filadelfia, Louisville, Saint Louis, Baltimore.

Las movilizaciones que se llevaron a cabo el 1º de Mayo de 1886 en Chicago sucedían en ese contexto y encontraron una dura resistencia del empresariado local y la prensa. Las empresas contestaron con un lock out patronal y un movimiento de cerca de 40 mil trabajadores y trabajadoras en huelga llevaron adelante actos de denuncia de la situación. Uno de esos actos sucedió el 3 de mayo, frente a las grandes fábricas de maquinarias agrícolas McCormick Hervester Works, cuando un grupo de huelguistas se enfrentó con los «carneros» y la policía privada (los pinkerton) contratados por la patronal. La policía reprimió salvajemente a obreros, incluidos sus compañeras y niños, y dejó por lo menos seis muertos, entre ellos, y más de cincuenta heridos.

En ese contexto, la huelga se endureció y los actos de repudio y organización del sepelio de los muertos y ayuda de los heridos se sucedieron. Al día siguiente, culminaron esas movilizaciones en un acto público que había sido autorizado por el Alcalde de la ciudad y al que había acudido personalmente para controlarlo. Cuando el acto estaba terminando y quedaba un pequeño grupo de trabajadores escuchando al último orador y el Alcalde ya se había retirado del lugar, un fuerte contingente policial cargó sin aviso sobre la multitud y, en esas circunstancias, una bomba arrojada contra los policías provocó la muerte de uno de ellos. Nunca se pudo identificar debidamente al autor del atentado, ni llegar a saber ni siquiera si era un acto de provocación  instrumentado desde los grupos de represión.

En base a ese hecho se montó una operación que incluyó un proceso judicial irregular, donde los organizadores de los actos y militantes más conocidos, que eran anarquistas, fueron juzgados en un juicio que tuvo un fallo aleccionador, condenando a ocho inocentes del asesinato ocurrido: Michael Schwab, Louis  Lingg, Adolh Fisher, Samuel Fielden, Albert R. Parsons, Hessois Auguste Spies, Oscar Neebe y George Engel fueron condenados a muerte. Los hoy recordados como los «Mártires de Chicago».





Fuente: Anred.org