420 puntos de vista



De la Juventud Organizada y Combativa contra la precariedad

Este 1 de Mayo salimos a las calles, no solo para defender los derechos y la dignidad de la clase trabajadora, sino para proponer alternativas reales que ofrezcan salidas al sistema de clases y a su fase de colapso global en la que nos encontramos actualmente.

Este 煤ltimo a帽o, en el contexto y en el nombre de la pandemia, hemos sido nosotras, las trabajadoras, las j贸venes, las migrantes, las mujeres, las trans, las que hemos sufrido el abandono y la precarizaci贸n, mientras estamos sosteniendo la vida.

Vivimos bajo un sistema mundial que se ha construido en base al colonialismo y el patriarcado. Estos sistemas de opresi贸n son los pilares fundamentales que sostienen a todo el sistema de clases.

En este marco de colapso y guerra contra la vida, por una parte, quienes la sostienen, quienes sujetan los pilares de la econom铆a global desde el eslab贸n m谩s bajo y quienes m谩s violentamente sufren la explotaci贸n capitalista, son precisamente quienes m谩s est谩n sufriendo las consecuencias de esta pandemia y esta crisis econ贸mica. Por otra parte, somos las j贸venes trabajadoras quienes nos enfrentamos a una situaci贸n de incertidumbre y precarizaci贸n que no concuerda en absoluto con las promesas del desarrollo capitalista que nos vendieron, quienes estamos viendo peligrar nuestro futuro laboral, nuestros derechos m谩s b谩sicos e incluso el trabajo tal y como lo entendemos hoy en d铆a y nuestro propio planeta.

As铆, como juventud nos tenemos que enfrentar a unas condiciones que incitan al des谩nimo: mayor tasa de paro juvenil en Europa, nulas expectativas de futuro, precariedad laboral, incapacidad de emancipaci贸n. Empresas como Deliveroo, Uber Eats, Glovo y un largo etc茅tera reproducen las nuevas formas de explotaci贸n bajo los llamados falsos aut贸nomos. Trabajadores, en su mayor铆a migrantes, convertidos en sujetos de rendimiento bajo la falsa bandera de la鈥漧ibertad de trabajar鈥 cuando uno quiera o disponga, pero la supresi贸n de un dominio externo no conduce a una libertad, sino que hace que libertad y coacci贸n coincidan. Trabajo y rendimiento se agudizan llegando a las m谩s altas cotas de autoexplotaci贸n.

Como estudiantes, tambi茅n sufrimos esta creciente precarizaci贸n en nuestros centros. En la universidad partimos de una desigualdad econ贸mica impuesta por las tasas que excluyen de entrada a todo el que no se las pueda permitir. Adem谩s, el proceso educativo se compone de una constante carrera de obst谩culos basada en los t铆tulos en la que es peque帽o el porcentaje que tiene el capital econ贸mico, cultural y social para pasar cada fase. No es lo mismo tener que sacarse una carrera a la vez que se trabaja o pagando m谩s del doble por las tasas por no pertenecer a la U.E. 

Las universidades y otras instituciones de la ense帽anza tampoco escapan de esta din谩mica, de hecho participan activamente a perpetuar la selecci贸n de 茅lites dirigentes y la ideolog铆a del sistema; a secuestrar el conocimiento cient铆fico para ponerlo al servicio del poder; a separar la cultura de la vida y a culminar, en definitiva, en un sistema cada vez m谩s burocr谩tico, en el que el desarrollo del individuo viene constre帽ido por la especializaci贸n productivista. Existen tambi茅n pr谩cticas no remuneradas, falsos-becarios, becas de colaboraci贸n, etc. Modelos hiperprecarizados que nos obligan a trabajar gratis, a veces por salarios de miseria, a veces por falsas ilusiones bajo la cultura del esfuerzo y el emprendimiento. No es una aleatoriedad fatal esta circunstancia, sino algo intr铆nseco del sistema, ya que por supuesto existe la parte que se beneficia de todo este caos. A la patronal este modelo le sirve para ir disciplinando a una parte importante de sus futuras trabajadoras, normalizando la arbitrariedad y las condiciones de miseria sobre las cuales quieren seguir atacando al conjunto de la clase trabajadora. 

Adem谩s, desde el plan Bolonia se hace cada vez menos compatible trabajar y estudiar al mismo tiempo por la presencialidad obligatoria. Por no mencionar la creciente mercantilizaci贸n de todos los 谩mbitos de la universidad que este ha supuesto, dejando rienda suelta a las empresas en la universidad mediante el Consejo Social. Esto se traduce en una enorme precarizaci贸n del sector cient铆fico-investigador y de todos los servicios de la universidad que son cada vez m谩s externalizados, as铆 como en una ense帽anza en la que el esp铆ritu cr铆tico universitario se substituye por la r煤brica constructora de fuerza de trabajo d贸cil y una investigaci贸n desligada de los problemas sociales y que mercantiliza cada vez m谩s el saber y acrecienta la propiedad del conocimiento.

Por eso hacemos un llamamiento a la organizaci贸n de toda la clase trabajadora poniendo el foco en la intersecci贸n entre la juventud como el potencial sujeto revolucionario de nuestra 茅poca y en las mujeres y disidentes sexuales as铆 como las personas racializadas y colonizadas como las clases explotadas que sostienen el mundo y desde las cuales se est谩n elaborando los nuevos paradigmas revolucionarios que critican el sistema capitalista desde su ra铆z.

 隆Arriba las que luchan! 




Fuente: Felestudiantil.org