September 13, 2021
De parte de Arrezafe
195 puntos de vista


 

Sputnik
– 13/09/2021

Traducción del inglés: Arrezafe

Los 245 años de historia
de los Estados Unidos como entidad política han sido un largo
tránsito de guerras y más guerras. Se estima que casi el 95 por
ciento de dicho lapso histórico ha visto a la nación involucrada,
tanto en guerras totales como en conflictos provocados u otros
subterfugios militares. Pero desde los ataques terroristas del 11 de
septiembre de 2001, Estados Unidos ha entrado en modo de hiperguerra.
Hace veinte años, la invasión y ocupación de Afganistán marcó el
comienzo de muchas otras guerras estadounidenses y operaciones
encubiertas desde Asia hasta África, desde el Medio Oriente hasta
las Américas.

En un determinado
momento, la antigua administración Obama estaba bombardeando siete
países simultáneamente, todos en nombre de la llamada “lucha
contra el terrorismo”. Cientos de bombas estadounidenses llueven en
algún lugar del planeta todos los días.

Lo que es repugnante es
cómo el evento del vigésimo aniversario del 11 de septiembre de
este fin de semana ha estado marcado por los solemnes discursos del
presidente estadounidense Joe Biden y su homólogo británico Boris
Johnson, los dos países que encabezaron la era de la “Guerra
contra el terrorismo”.


Biden afirma que el 11 de
septiembre demuestra
la “unidad y resistencia”
del pueblo estadounidense,
mientras que Johnson se jacta con trivialidades sobre el 11 de
septiembre que muestran que “los terroristas no derrotaron la
democracia y las libertades occidentales”. Esta palabrería
autoindulgente es tan despreciable como nauseabunda.

Dos décadas después de
que Estados Unidos y Gran Bretaña lanzaran su criminal guerra
relámpago contra Afganistán y el resto del mundo, esas dos naciones
están más arruinadas desde el punto de vista financiero e
internamente más amargamente divididas que nunca. Se ha hecho más
evidente aún que sus llamadas democracias son en realidad oligarquías
en las que una pequeña y rica élite gobierna a una empobrecida masa de personas, espiadas y tratadas como siervas por opacas agencias secretas y medios de comunicación que corean a sus oligárquicos amos.

Una genuina conmemoración
del 11 de septiembre, implicaría un levantamiento masivo del pueblo
para derrocar el sistema de clases belicista al que Biden y Johnson
sirven como testaferros.

Esta misma semana, los
estados estadounidense y británico están admitiendo que, de hecho,
sus respectivas sociedades están colapsando debido a la vasta
desigualdad económica y a la ruina de las infraestructuras y los servicios públicos. La
administración Biden está tratando de liberar un presupuesto de 4.5
billones de dólares para aliviar la pobreza y reparar carreteras,
puentes, edificios y otros servicios públicos decrépitos. 

44 millones de estadounidenses viven en la pobreza

14 millones de personas viven en la pobreza en UK

El régimen de Johnson en
Gran Bretaña se ve obligado a admitir que el Servicio Nacional de
Salud está asfixiado por una crónica falta de financiación. Se
están subiendo
los impuestos que afectarán a los trabajadores de bajos ingresos
para pagar los 12 mil millones de libras (16 mil millones de dólares)
necesarios para apuntalar el debilitado servicio de salud.

Todo el coste de intentar
reparar a los EEUU y Gran Bretaña para hacer de estos países lugares mínimamente decentes para que sus ciudadanos puedan vivir, podría
haber sido cubierto con el gasto empleado en las guerras de Afganistán,
Irak, Libia, Siria, Somalia, Yemen y demás lugares en los que Estados
Unidos y Gran Bretaña han estado involucrados directa o
indirectamente.

Una nueva estimación
del costo de la “guerra contra el terror” sólo por parte
de Estados Unidos se estima en 8 billones de dólares. Esto es
aproximadamente el doble del proyecto de ley de infraestructura que
Biden está tratando de aprobar en el Congreso. Los políticos
estadounidenses que se oponen a ese extravagante “presupuesto de
rescate”, no tuvieron reparos en gastar 8 billones de dólares
en guerras. También se estima que la aventura militar de Gran
Bretaña en Afganistán costó un total de 30 mil millones de
dólares. Nuevamente, imagínense cuanto mejor podría estar la
sociedad británica si ese dinero se hubiera invertido en atender las
necesidades sanitarias de sus ciudadanos.

El 11 de septiembre marcó
el comienzo de una orgía de guerras y destrucción por parte de las
clases dominantes
estadounidenses y británicas, apoyadas e
instigadas por sus serviles políticos y los medios corporativos que
mintieron a cada paso para encubrir la criminalidad.

Pero el 11 de septiembre
también marcó el comienzo de desenfrenados regímenes belicistas en
Washington y Londres que han desangrado al pueblo estadounidense y
británico, tanto financieramente como de sus derechos democráticos.
En 2001, la deuda nacional de Estados Unidos era de aproximadamente 6
billones de dólares. Este año, la carga
de la deuda
sobre las futuras generaciones estadounidenses ha
aumentado
a 28 billones de dólares, una carga aplastante e insostenible
impulsada en gran medida por guerras criminales.

Los costes de atención
médica para los veteranos militares estadounidenses heridos y
mutilados por las “guerras contra el terrorismo” se estiman en 2
billones de dólares y se calcula que más de 30.000 militares y
veteranos estadounidenses se han suicidado durante los últimos 20
años. Eso es 10 veces la cantidad de estadounidenses que murieron el
día del 11 de septiembre.

Millones de civiles
inocentes murieron en las guerras emprendidas por Estados Unidos y
Gran Bretaña tras del 11 de septiembre. Tanto sufrimiento y
destrucción para nada, excepto para el lucro de las corporaciones
militares y el enriquecimiento de la ávida élite oligárquica.

Estados Unidos y Gran
Bretaña han sido tan deformados por guerras criminales y se han
vuelto disfuncionales y distópicas. Han propiciado estados fallidos
en todo el mundo, pero no más que a sus propios y respectivos
pueblos. Las
torres que cayeron el 11 de septiembre
fueron la premonición de
un colapso mucho mayor.


●




Fuente: Arrezafe.blogspot.com