May 12, 2021
De parte de Indymedia Argentina
227 puntos de vista


En el día de esta profesión –a la que en la práctica aún no se reconoce como tal- ATE Rosario comparte la voz de las compañeras y compañeros. Frente a la angustia, el cansancio y la desidia de los gobiernos, cada día surgen como motores la empatía y el compromiso con los pacientes.  Hoy habrá una caravana homenaje para plantear los reclamos del sector.

“(Al paciente) Vos le das paz, lo alivias, le das algo que lo está necesitando, que es vida, es parte de un ser humano. Vos podés dar algo que no te sale nada, que tenés adentro. Yo tenía las palabras, tenía las caricias, yo tenía la atención, ese contacto, ese estar con ellos, a mí me hacía fuerte: yo podía”.

Herminia Severini, enfermera, Madre de Plaza 25 de Mayo de Rosario (su hija Adriana Bianchi permanece desaparecida desde 1977), militante, una mujer que marcó la vida de esta ciudad.

Lejos de la casualidad esta nota que inicia con la cita de una mujer, tiene que ver también con el nacimiento de otra: Florence Nightingale, que por 1820 daba su primer respiro en Florencia, Italia. Enfermera, escritora y estadística británica, considerada precursora de la enfermería profesional moderna y creadora del primer modelo conceptual de enfermería, fue la primera mujer admitida en la Royal Statistical Society británica, y miembro honorario de la American Statistical Association. Se considera que sentó las bases de su profesionalización en 1860.

Desde entonces el mundo atravesaría diversos momentos dramáticos como pandemias y guerras mundiales o conflictos bélicos puntuales, que irían poniendo en el centro de la escena esta labor que, a 161 años, sigue sin ser reconocida como tal por gobiernos como el de Santa Fe.

Al ser consultadas y consultados sobre qué es trabajar en enfermería, las y los compañeros de diversos efectores, paradójicamente, no hacen énfasis en lo físico (donde clásicamente se ubica ‘la enfermedad’). “Es el bienestar, tener empatía con el paciente”, define Claudia Poli, enfermera del Hospital Geriátrico Provincial de la ciudad de Rosario. “Es una profesión que yo amo, que elegí porque me gusta. Se basa en cuidar a quien lo necesita, al paciente de todas las maneras sean físicas, psíquicas o emocionalmente”, dice Andrea Rottoli, colega de la misma institución.

“Es humanizarse”, plantea con simple profundidad Claudia Martínez, del Centro de Salud Talleres de Villa Gobernador Gálvez. “Significa brindar todo el potencial humano en beneficio de la sociedad. Con todas sus necesidades, ya sean sociales como económicas. Es potenciar todo lo que un individuo necesita y reconocer el momento adecuado para solucionar todos sus problemas”, sintetiza Ernesto Rivero, del Centro Integrador Comunitario VGG.

Tiempos violentos

¿Qué escenario más distópico que una pandemia para cualquier persona? ¿Qué desafío vital más importante para trabajadores y trabajadoras de la salud? Después de las muertes violentas ¿qué más agresivo que un virus sin cura que se lleva en soledad a cientos de personas al día? ¿Qué más injusto que el sector social condicione lo cerca o lejos que se está del acceso a los cuidados, el diagnóstico o posibilidad de recuperación?

Con las realidades que engloban esas preguntas se chocan cada día quienes trabajan en hospitales, centros de salud y otras áreas estatales. También con la partida por este virus de compañeros como José Portillo y Mario Vignoll del Hospital Granaderos a Caballo de San Lorenzo (que se vio en crisis antes de la segunda ola).

“Está pandemia fue muy difícil para todo el equipo de salud, modificó muchísimo nuestras formas de trabajar, nos llevó al estrés y a momentos muy difíciles y trabajando sin parar, sin descansos, lo cual produjo un desgaste que hasta el día de hoy no lo podemos recuperar”, relata Jorge Bernal, enfermero del Policlínico PAMI II de Rosario.

Lejos de los aplausos a las nueve de la noche dados a inicios de la expansión del Covid 19, el cotidiano de estas personas, cuya tarea es llamada esencial y estratégica, transcurre en la carencia de todo, menos de solidaridad entre pares. “No hay personal, o hay muy poco, porque hay muchas personas de riesgo y no pueden trabajar. Cada vez somos menos y el trabajo es más, es una carga física y psíquica bastante grande. Le reclamamos al gobierno que si cree que somos indispensables, que piense en todo lo que hacemos cuando piensa en el salario y en un montón de cosas más”, expresa Andrea Rottoli, del Hospital Geriátrico Provincial.

“Esperamos que las autoridades se pongan un poco de nuestro lado, porque en los sueldos no somos esenciales, en el momento de protegernos no somos esenciales, no nos cuidan, no cuidan al compañero y quedamos bastante solos”, coincide Poli. Por eso, las y los compañeros valoran la organización colectiva: “sin el apoyo del gremio nosotros no estaríamos saliendo adelante, es fundamental para tener esa fuerza, para sentirnos apoyados, de que están ahí, de que si nos pasa algo o falta algo”, reconoce Griselda Melián del Centro de Salud Integrador Comunitario en Villa Gobernador Gálvez Itatí.

“A nosotros no nos valen de nada los aplausos. Porque los aplausos nos lo da el paciente con una sonrisa cuando los atendemos. Ese es el mayor premio que podemos llegar a tener. Sí necesitamos ser reconocidos en el artículo 25 de la Ley 12.501, donde somos personal de riesgo, realmente. Y acá queda por demás de evidenciado eso.  Y después ser reconocidos también en la Ley 9282, que tampoco está en ejercicio y por lo tanto no somos reconocidos. Es antagónico el discurso que están dando nuestros gobernantes”, se pronuncia Ernesto Rivero, del Centro Integrador Comunitario de VGG.

Pensando en la comunidad a la cual literalmente se brindan, Melian expresa con ánimo de ruego: “que se cuiden, primordialmente que se laven más las manos, tratar de no salir, de no estar mucho en contacto con la gente. Porque es lo único que nos va a salvar en esta pandemia”.

Caravana

“Una tarea que salva vidas, pero no garantiza salarios y condiciones dignas de trabajo”, con ese lema, ATE Rosario convoca este miércoles 12, a una caravana y homenaje a lxs trabajadorxs de la salud. Habrá desobligación de 8.00 a 14.00 horas en todos los niveles del sector (nacional, provincial y municipal).

Recorrido: 9.30 horas rueda de prensa en punto de partida, el Hospital Eva Perón. A las 10.00 inicia caravana que pasará por: PAMI II, Hospital de Niños Zona Norte, Hospital Carrasco, HECA, Centenario, PAMI I, Hospital Provincial, Parque Nacional a la Bandera (12.00 horas).

Equipo de Comunicación ATE Rosario


Fuente: https://www.aterosario.org.ar/12m-dia-de-la-enfermeria-voces-esenciales.html




Fuente: Argentina.indymedia.org