January 10, 2022
De parte de SAS Madrid
203 puntos de vista


Las familias del Tablero, bajo amenaza de desahucio por Coral Homes SL, que acamparon en la Plaza de La Candelaria (Tenerife) han cumplido casi 200 días de acampada. Aunque la Plataforma a favor de una vivienda digna ha conseguido un compromiso verbal de compra por parte de la empresa pública de viviendas sociales e infraestructuras de Canarias (Visocan), la plataforma aspira a conseguir una Ley autonómica de Tanteo y Retracto y pide la dimisión del consejero del área Vivienda del Gobierno de Canarias, Sebastián Franquis.

Por El Tablero

En el mes de agosto, un total de 19 familias del barrio de El Tablero instalaban tiendas de campaña en las inmediaciones del edificio de Presidencia del Gobierno, en la sede de Santa Cruz de Tenerife, pidiendo al gobierno autonómico que comprase sus viviendas tras ser amenazados con ser desahuciados por Coral Homes SL.

Aunque la acampada comenzó para ayudar a las familias de El Tablero, la Plataforma a favor de una vivienda digna enseguida tuvo claro que había que ir al origen del problema y pedir al gobierno de Canarias una Ley de Tanteo y Retracto.

Tras las primeras semanas de acampada, los activistas consiguieron una primera reunión con el presidente del Gobierno de Canarias, Angel Víctor Torres, la consejera de Derechos Sociales, Noemí Santana, y el consejero de Vivienda, Sebastián Franquis. Pero, rápidamente, el calor del verano y la falta de atención por parte del ejecutivo canario llevaron a los activistas a ocupar la Plaza de la Candelaria.

Fase II

La ocupación de las casetas de campaña de buena parte de la Plaza de La Candelaria comenzó a molestar al grupo de gobierno municipal del Ayuntamiento de Santa Cruz, formado por Coalición Canaria y el Partido Popular. Los roces entre el concejal Guillermo Díaz Guerra (PP) y los activistas de la plataforma se materializaron cuando el Ayuntamiento les solicitó el desalojo de la acampada por “invadir el suelo público”. En ese momento, los activistas llegaron a presentar una queja formal, ya admitida a trámite, ante el Diputado del Común en Canarias, Rafael Yanes, por considerar las amenazas de desalojo como un acto de aporofobia.

En los últimos días del año, los activistas volvieron a la primera ubicación de la acampada, frente a la sede de Presidencia del Gobierno en Santa Cruz. Sin embargo, a pesar de este cambio de ubicación, la acampada no solo cuenta con permisos para continuar con la protesta hasta finales del mes de enero, sino que, además, desde la Plataforma se pide la dimisión del consejero de vivienda, Sebastián Franquis, ya que consideran que el consejero incumple su compromiso con las familias canarias que no pueden acceder a una vivienda.

En los últimos años, Canarias ha sido una de las comunidades autónomas donde más ha aumentado el precio del alquiler. La consultora Gesvalt sitúa a Canarias como una de las comunidades autónomas donde más se ha elevado el precio de la vivienda en el último tramo de 2021. De la misma forma, Fotocasa sitúa al archipiélago como la comunidad que mayor incremento ha sufrido en el precio del alquiler en los últimos cinco años.

Acampada en Navidad

José Luis (45 años), una de las personas amenazadas de desahucio por Coral Homes SL, explica que no se encuentra bien de salud: “Cuando estábamos en la Plaza de La Candelaria me pillo una noche de tormenta y me dio una bronquitis aguda, estoy tomando medicamentos pero me encuentro cansado. No quise quedarme ingresado porque en ese momento era el único que estaba 24 horas en la acampada”. Este activista asegura que duerme “más tranquilo” en frente de la sede de presidencia, ya que en la Plaza de la Candelaria sufrían insultos, les rompían las casetas con cuchillos e incluso les robaron. “Una vez, vino un hombre a atacarnos con un cuchillo para intentar matar a un compañero, estuvimos más de 17 minutos esperando a la Policía. Al final, vinieron dos coches de la policía local y nos pidieron una descripción para intentar identificarlo, pero no llegó a más”.

Desde el inicio de la acampada, las familias han recibido aportaciones de la ciudadanía que les han servido para comprar productos básicos como el agua. Sin embargo, durante el último mes han querido organizarse para celebrar la Navidad: “Las aportaciones de la ciudadanía han servido para hacer compras y para celebrar las cenas de Navidad con un pequeño brindis entre todos. Una forma especial de terminar un año que ha sido muy duro para todos”, explica Lolo Dorta, uno de los principales portavoces de la Plataforma a favor de una vivienda digna.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (10/01/2022).




Fuente: Sasmadrid.org