April 30, 2022
De parte de Valladolor
110 puntos de vista

¡PROLETARIOS DE TODOS LOS PAÍSES, UNÍOS!

En la lucha contra la burguesía de todos los países,

en la lucha contra la guerra burguesa,

en la lucha por la revolución proletaria

¡y por la emancipación general de la explotación capitalista!

 

 

 

Después de más de dos años de pandemia del Sars-CoV-2 y con un control social cada vez más estrecho en cada país por parte de las respectivas clases dominantes burguesas, un período en el que la burguesía ha demostrado con creces que no puede prevenir las crisis sociales que provoca sino que está lista para aprovecharlo para aplastar aún más a la clase proletaria en sus exigencias de dominación política y social, estalla la guerra entre Rusia y Ucrania.

 

Después de 8 años de guerra de “baja intensidad” -como les gusta llamarla a los plumillas de todo tipo- en los que las fuerzas militares ucranianas han reprimido constantemente a la población de habla rusa en el Donbass con el único propósito de imponer al nacionalismo rusófilo su propio nacionalismo y lograr el control total de una región entre las más ricas en recursos naturales del país, el proletariado ruso y ucraniano se han movilizado en una guerra fratricida. En una guerra en la que los proletarios que, más allá de su nacionalidad y del país al que pertenecen, son en realidad hermanos de clase, se matan unos a otros para hacer prevalecer sólo los intereses de su propia burguesía sobre los del enemigo. Son carne de cañón porque en las guerras burguesas las masas proletarias, armadas para defender el capitalismo nacional, constituyen la mayor parte de las tropas militares; y lo son porque en las guerras modernas se bombardean sistemáticamente ciudades, pueblos, fábricas para debilitar a las tropas en los frentes de guerra y evitar cualquier tipo de resistencia que pueda surgir de la población civil.

 

Las leyes de la guerra burguesa no son más que las leyes de la competencia económica y capitalista llevadas a sus últimas consecuencias. Leyes que satisfacen las necesidades de supervivencia del capitalismo y la dominación política burguesa sobre la sociedad; el general prusiano Von Clausewitz, a principios del siglo XIX, afirmó abiertamente que la guerra es la continuación de la política por otros medios, es decir, por medios militares; por tanto, la guerra no es un simple acto político desligado de otros actos políticos, sino la continuación de la política. Esta afirmación es tan cierta que es válida no sólo para la guerra burguesa, sino también para la lucha de clases proletaria, para la revolución proletaria.

 

El hecho es que la paz burguesa sucede tarde o temprano a la guerra burguesa, la paz imperialista sucede a la guerra imperialista; una paz que las burguesías beligerantes siempre declaran querer, pero continúan haciendo la guerra para acumular los posibles factores de ventaja en las negociaciones de paz posteriores; la paz sirve a toda burguesía para reactivar su economía, para la reconstrucción de posguerra, y como falsamente declaran todos los gobiernos burgueses, para una “nueva prosperidad”. Pero así como la paz imperialista no es más que un intervalo entre dos guerras, la prosperidad burguesa temporal no es más que la preparación para una crisis posterior y una guerra posterior. Basta echar un vistazo a las décadas que nos separan del final de la segunda guerra imperialista mundial para comprender que la realidad burguesa es precisamente esa.

 

El 1 de mayo de este año también cae en un período de guerra, esta vez en las fronteras orientales de Europa, después de los veinte años de guerra de la OTAN en Afganistán, las guerras en Siria, Libia, Irak, las guerras en el Cáucaso y los conflictos yugoslavos, también en los países de Europa del Este. En poco más de veinte años la guerra burguesa, desde Serbia, Croacia, Bosnia, Kosovo vuelve a tronar en los cielos de Europa. Los proletarios, no sólo de los países directamente involucrados en las masacres de la guerra, sino también los proletarios de los países imperialistas que desencadenan la guerra y magnifican sus efectos destructivos, están involucrados porque tienen que apoyar, “en casa”, el esfuerzo bélico de su propia burguesía; y si los efectos de la guerra provocan crisis en el abastecimiento de alimentos o de recursos energéticos -como hoy debido a la guerra ruso-ucraniana- es un hecho que estos efectos golpean con fuerza y de manera general a todas las masas proletarias en sus condiciones de existencia y de trabajo.

 

Cada burguesía proclama que la guerra es evitable si se encuentran los puntos de equilibrio entre los diferentes y contrapuestos intereses representados por los Estados y por los trust económico-financieros; y esa guerra que ahora ha estallado, se puede detener en un punto determinado gracias a las presiones que los estados más poderosos pueden ejecutar a través de canales diplomáticos o negociaciones secretas. Indudablemente, las vías diplomáticas y las negociaciones secretas siempre están presentes durante las guerras burguesas, pero sus resultados siempre dependen del verdadero objetivo de la guerra: obligar a los adversarios a aceptar las condiciones del más fuerte.

 

Lo mismo sucede en los conflictos sociales, y esto demuestra que la ideología de un pueblo en el que primarían los factores de unidad nacional es totalmente falsa porque la realidad social está dada por el antagonismo de clases que opone en cada país, sin un segundo de pausa, la clase burguesa a la clase proletaria. La clase burguesa, en efecto, está en lucha constante tanto contra las burguesías enfrentadas en una competencia que siempre ha sido internacional, como contra las masas proletarias, aun cuando estas últimas no se rebelen usando sus propias fuerzas para defender sus intereses de clase.

 

La burguesía tiene en sus manos un arma eficaz, un arma que ha sido develada por el marxismo y es la competencia entre proletarios. La competencia comercial que instiga a los capitalistas a producir más y más barato para ser competitivos en los mercados, se traslada a esa mercancía particular que es el trabajo asalariado del que todo capitalista quiere obtener más productividad a menor coste. La competencia entre proletarios, para los burgueses, se equipara a la competencia entre dos mercancías que, en este caso, chocan en el mercado de trabajo: la más productiva vence a la menos productiva a la que, por ello, se paga menos, es utilizada de forma estable o simplemente es expulsada de los ciclos productivos. Así, aumentan los trabajos mal pagados, los trabajadores precarios, el trabajo a destajo, el trabajo ilegal y el desempleo. Incluso en períodos de prosperidad económica, los capitalistas tienen interés en profundizar la brecha entre los estratos más productivos de los trabajadores y todos los demás; tiene interés, al mismo tiempo, en mantener la masa de desocupados con el mínimo coste indispensable porque ejerce espontáneamente -para las necesidades de la supervivencia diaria- una fuerte presión sobre la masa ocupada de trabajadores, aceptando trabajar a coste mucho más bajo que los que se consideran suficientes para una vida que no sea de una pobreza absoluta. La competencia entre los proletarios no desaparece en los períodos de bonanza y tiene esa particularidad de agudizarse en todos los períodos de crisis económica. Pero dado que la sociedad capitalista atraviesa períodos de crisis cada vez más frecuentes, precisamente por su gran vitalidad productiva, pero a la vez por la incapacidad de los mercados para absorber la cada vez más gigantesca cantidad de bienes producidos -imposibilidad provocada por la caída tendencial de la tasa de ganancia- la tendencia a incrementar la explotación del trabajo asalariado con progresión geométrica afecta cada vez más las condiciones de existencia y de trabajo del proletariado en todos los países y en el mundo.

 

Es el propio capitalismo el que ha hecho, y está haciendo cada vez más, del proletariado una clase internacional, no sólo porque su desarrollo en el mundo significa también desarrollar las masas proletarias para ser explotadas, sino también porque a través del aumento de la competencia entre capitalistas y entre burgueses aumenta la búsqueda en el mundo de masas proletarias para explotar a costos inferiores a los de los proletarios de los países capitalistas avanzados.

 

El capitalismo es el primer paso para internacionalizar al proletariado como clase asalariada, pero su objetivo ciertamente no es unir a los proletarios del mundo en un solo ejército antagonista. Esta es la tarea de los propios proletarios y es en esta perspectiva que los comunistas revolucionarios actúan en la sociedad capitalista.

 

Las luchas proletarias en defensa de sus propias condiciones de existencia y trabajo nunca han desaparecido porque son una reacción espontánea contra condiciones materiales intolerables; en todo caso, son constantemente desviadas al terreno de la colaboración entre clases, gracias a la adopción de redes de seguridad social de todo tipo con las que las burguesías imperialistas, máximos explotadores de los proletarios y pueblos de las colonias y los países más atrasados, tratan mejor a sus propios proletarios. Luchas que podrían quedarse dormidas en Inglaterra o Alemania o Estados Unidos, pero que estallaron en Rusia, China o Japón; se regeneraron en los países capitalistas avanzados frente a graves crisis económicas a través de la movilización de categorías particulares, como mineros, ferroviarios, metalúrgicos, siderúrgicos, maestros, o tomaron la forma de verdaderas revueltas sociales que involucraron a todos los estratos sociales, especialmente a los más débiles, incluidos el campesinado y el proletariado femenino e infantil, como en los países de América Latina, Oriente Medio, Sudeste Asiático. Bajo el capitalismo, los enfrentamientos sociales están destinados a aumentar, no tanto porque aumente la “conciencia” de los proletarios en general, sino porque sus condiciones materiales los empujan cada vez más al límite de la tolerancia, volviéndose así completamente intolerables. Son los hechos materiales los que llevan a la acción, la “conciencia” viene después; como afirma el marxismo, la conciencia de clase que anticipa el desenvolvimiento de la lucha entre las clases hasta el desenlace histórico de la revolución proletaria sólo la posee el partido de clase, el órgano que históricamente se formó en el lapso de ciento setenta y cinco años de dominación capitalista en el mundo sobre la base, precisamente, del desarrollo de la lucha de clases, revoluciones y contrarrevoluciones y que mantiene – por encima del flujo y reflujo de la lucha proletaria por su propia emancipación social, por encima de las tempestades sociales, de las crisis y derrotas – la misma ruta hacia su salida revolucionaria.

 

Para que los proletarios vuelvan a considerarse no un accesorio de la máquina productiva del capitalismo, no un repuesto de ella, sino una fuerza social que tiene una grandiosa tarea histórica -la de superar para siempre a la sociedad de clases- deben recuperar el terreno de la lucha de clases poniendo en el centro de sus luchas las tradicionales demandas unificadoras de la lucha de clases, porque afectan a todos los proletarios, sin importar la categoría, sexo, edad, nacionalidad a la que pertenezcan:


– reducción drástica de la jornada laboral diaria

-aumento de los salarios, mayor para las categorías peor pagadas

-disminución sustancial de ritmos y tareas laborales

-introducción y aumento sistemático de las medidas de seguridad en el trabajo

-salario completo para los despedidos, los despedidos, los desempleados

-equiparación de salarios y regulaciones entre proletarios y proletarios, entre nativos e inmigrantes

 


El marco en el que estas demandas tienen un significado de clase es el de la lucha contra la competencia entre proletarios que sólo puede realizarse con éxito con organizaciones proletarias independientes de la burguesía y de múltiples formas de colaboración entre clases. Estas organizaciones sólo pueden renacer de la lucha clasista, es decir, de la lucha que apunta a defender exclusivamente los intereses de clase del proletariado en el terreno político inmediato y general contra la clase dominante y su estado. La lucha de clases del proletariado cuyo objetivo es la conquista del poder político y el establecimiento, contra la dictadura del capital, de la dictadura del proletariado, descansa necesariamente en las grandes masas proletarias organizadas sobre la base de la defensa económica inmediata que han acumulado durante tiempo experiencias fundamentales de la lucha anticapitalista.

 

La historia del movimiento obrero ha enseñado que los intereses de la clase proletaria son incompatibles con los de la clase dominante burguesa. Ésta utiliza todas las armas que ha acumulado en la lucha contra el proletariado a lo largo del tiempo: desde el chantaje económico hasta la paz social, desde la implicación política alimentada por la democracia con sus miles de instituciones hasta la represión policial y militar, desde la competencia entre categorías, sectores, edades, género, nacionalidad, creencias políticas o religiosas hasta el mitos de la carrera profesional cada vez más alta- con el fin de obtener la máxima productividad y competitividad de la explotación de la mano de obra asalariada, por ende, la máxima ganancia en los mercados nacionales e internacionales. Para la burguesía, acostumbrar al proletariado a someterse a las exigencias del capitalismo en tiempo de paz, significa acostumbrar al proletariado a someterse a las exigencias del capitalismo en tiempo de guerra.

Pero, la competencia burguesa cada vez más despiadada no excluye que la burguesía llame a las masas proletarias a la “unidad nacional”; esta “unidad nacional” es vital para toda burguesía porque, con ella, tiende a superar artificialmente todo conflicto social, toda rebelión proletaria, toda agitación proletaria que obstaculice el gran plan burgués: utilizar al propio proletariado nacional no sólo como fuerza productiva en apoyo de su economía en crisis, sino como masa de choque en la guerra militar. Y cuando los medios de la ideología burguesa, los medios legales y pacíficos, no son suficientes para convencer a las masas proletarias de ceder a las exigencias del capitalismo, entonces la burguesía pasa a las medidas de control social cada vez más estricto y desata sus clásicos medios de represión contra los proletarios que se rebelan contra el hecho de convertirse en carne de cañón después de ser masacrados por el cansancio en el lugar de trabajo.

La crisis en la que vuelve a entrar el capitalismo mundial concentra cada vez más su epicentro en Europa, la cuna del capitalismo internacional, la cuna de la esclavitud asalariada que se ha extendido por todo el mundo, la cuna del imperialismo moderno, la cuna de las masacres de millones de proletarios en las guerras burguesas. La guerra ruso-ucraniana está ahí para demostrar que el capitalismo no tiene otro medio para luchar contra sus propias crisis que pasar de la guerra económica y comercial a la guerra librada. Y mientras los proletarios ucranianos y los proletarios rusos se masacran entre sí, los burgueses, los capitalistas, los corredores de bolsa, los oligarcas, los grandes multimillonarios del mundo entero siguen llenándose los bolsillos hoy con las ganancias derivadas de la guerra, mañana con aquellas derivadas de la reconstrucción de la posguerra.

 

Frente a la unidad nacional de la burguesía, antecámara de una explotación más intensa y cínica de las masas proletarias en tiempo de paz, y antecámara de la movilización militar general en tiempo de guerra, el proletariado sólo tiene una alternativa: recuperar el terreno de la lucha de clases abierta, especialmente contra la propia burguesía nacional, sobre la cual reconstruir su fuerza de clase internacionalista.

Contra todo nacionalismo, contra toda movilización bélica, ¡proletarios de todos los países uníos!

Contra la guerra burguesa, contra la guerra imperialista, los proletarios tienen su propia alternativa histórica: ¡la guerra de clases, la revolución proletaria!

¡Que el primero de mayo vuelva a ser el día internacional de la lucha del proletariado, en todos los países, contra toda burguesía dominante!

 

 

 

Partido Comunista Internacional (El Proletario)

30 de abril de 2022

www.pcint.org 

 

 

________________________ 

El Proletario – Il Comunista – Le Prolètaire – Programme Communiste – Proletarian – Communist Program

 


 




Fuente: Valladolorentodaspartes.blogspot.com