May 1, 2021
De parte de Valladolor
358 puntos de vista


1
掳 de mayo de 2021: 驴qu茅 lucha para el proletariado?

A d茅cadas de ilusiones reformistas y democr谩ticas, de pol铆ticas
colaboracionistas por parte de los sindicatos tricolores y los partidos
falsamente obreros, se ha sumado una crisis sanitaria por coronavirus
que ha fortalecido el sentimiento de resignaci贸n que ya trabajaba
desde hace tiempo para debilitar las energ铆as de lucha proletarias.


La
crisis sanitaria, todav铆a en pleno apogeo, se ha sumado a una crisis
econ贸mica ya evidente y, como todas las crisis de la sociedad
capitalista, ha golpeado sobre todo a las masas proletarias.


Mujeres,
j贸venes, trabajadores en la cincuentena, son las categor铆as
proletarias m谩s afectadas y que van a aumentar ese ej茅rcito de
parados que ya era particularmente sustancial antes del Covid-19.

 


Ante
el desastre econ贸mico que se cuantifica en cientos de miles de
trabajadores expulsados 鈥嬧媎e sus puestos de trabajo, en cientos
de millones de j贸venes que no encuentran trabajo y, cuando lo
encuentran, es totalmente precario, y en cientos de millones de
trabajadores y jubilados arrojados al pozo de una pobreza cuyo fin no
est谩 a la vista; a este desastre, se ha sumado el desastre de la
salud p煤blica: absoluta falta de prevenci贸n, hospitales
ineficientes, personal hospitalario insuficiente, cuidados intensivos
y subintensivos totalmente insuficientes, pacientes abandonados en
sus propios hogares, ancianos abandonados para morir en las
residencias, la medicina primaria destruida. Los gobiernos llevan m谩s
de un a帽o preocupados sobre todo en limitar el da帽o que esta crisis
podr铆a causar a la econom铆a capitalista. Y as铆 los trabajadores
fueron enviados a trabajar en ambientes insalubres, sin protecci贸n
individual y bajo el chantaje de perder sus trabajos o de sufrir un
recorte salarial. Aunque asustados por una pandemia que mat贸 a
muchos como moscas, muchos proletarios se rebelaron, lucharon por al
menos el m铆nimo de protecci贸n individual que las empresas y los
gobiernos promet铆an. Pero la desconfianza en sus propias fuerzas y
en los sindicatos era y sigue siendo demasiado grande para devolver a
los proletarios la fuerza para hacer frente a un enemigo todav铆a tan
poderoso como la clase burguesa dominante.


La
colaboraci贸n de clases, perseguida persistentemente por las fuerzas
oportunistas que se presentan como “defensores” de los
intereses de los trabajadores pero que en realidad los sabotean, es
una pol铆tica que se basa precisamente en la debilidad de la clase
obrera; una vez inclinada a las necesidades del capital, la clase
obrera est谩 envuelta en una red de intereses “en com煤n”
con la burgues铆a, est谩 convencida de que puede obtener algunas
migajas m谩s s贸lo si sacrifica mucha m谩s energ铆a de la que ya ha
dado y da a los capitalistas. Los colaboracionistas, verdaderos
agentes burgueses en las filas proletarias, tienen de hecho la tarea
de hacer trabajar a los proletarios seg煤n las necesidades que tienen
las empresas con respecto a sus mercados de referencia y, en la
medida en que hagan este trabajo sucio de forma continua y con 茅xito,
obtienen a cambio privilegios, tranquilidad, trabajos menos exigentes
y menos estresantes. A la alta direcci贸n de las empresas, que alguna vez
tuvo que tratar directamente con los trabajadores y sus comisiones o
asambleas internas, no le result贸 dif铆cil transformar estas en
贸rganos al servicio de la empresa y no de los intereses de los
trabajadores. Con la lucha directa, los trabajadores se deshicieron de
los 贸rganos de representaci贸n empresarial y organizaron los comit茅s
de base eligiendo delegados de confianza. Pero el clima social
general de una democracia que se percib铆a como el terreno en el que
los conflictos de clases pueden encontrar una soluci贸n ventajosa
para los trabajadores en realidad fortalece la colaboraci贸n de
clases no solo en el nivel pol铆tico general, sino a todos los
niveles, hasta en el m谩s b谩sico, entregando incluso los intereses
proletarios m铆nimos y elementales a quienes siempre se han hecho
pasar por los campeones de las negociaciones con los patrones y el
Estado, y que, en realidad, est谩n al servicio de los patrones y
del Estado burgu茅s. La colaboraci贸n de clases no disminuye, ni
mucho menos elimina, la competencia entre proletarios 隆la aumenta,
la organiza, la institucionaliza!


Sobre
los hombros de todo proletario pesa no s贸lo la acci贸n diaria de los
capitalistas, su estado y todas sus instituciones pol铆ticas,
administrativas, sociales, culturales y militares, sino tambi茅n la
acci贸n diaria de los profesionales de la colaboraci贸n de clases. Y
este es verdaderamente un peso enorme, y para quit谩rnoslo de los
hombros necesitamos una fuerza social que todav铆a hoy nos falta: la
fuerza social dada por la unidad de clase, por la solidaridad de
clase, por la lucha que se libra en el terreno de la defensa
exclusiva los intereses inmediatos.


Los
proletarios, con las derrotas de los a帽os veinte del siglo pasado y,
sobre todo, con el triunfo de la democracia imperialista a partir de
la Segunda Guerra Mundial, han sido colocados en situaci贸n de tener
que volver a organizarse en sindicatos clasistas como en el siglo
XIX y el siglo XX. Esta situaci贸n puede parecer imposible de
superar; despu茅s de cien a帽os, 驴c贸mo es posible conquistar a la
burgues铆a que entre tanto se ha hecho mucho m谩s fuerte que
entonces? Hoy la burgues铆a imperialista parece invencible y este es
el principal argumento de los colaboracionistas.


Incuestionablemente
el capitalismo se ha desarrollado en el mundo, incuestionablemente
las burgues铆as se han vuelto mucho m谩s fuertes y dominantes de lo
que eran hace cien a帽os. Pero deben esta fuerza a la explotaci贸n de
la mano de obra asalariada, sin la cual el capital no ser铆a
valorado, sin la cual los capitalistas no podr铆an extorsionar la
plusval铆a del trabajo de los trabajadores. Los obreros son
indispensables para los capitalistas, y son tan indispensables que
todo el desarrollo capitalista en todo el mundo no ha podido
realizarse sino constituyendo ej茅rcitos cada vez m谩s numerosos de
proletarios, de trabajadores asalariados en todos los rincones del
pa铆s y del mundo all铆 donde una vez fueron s贸lo campesinos y gente
primitiva.


Hoy
m谩s que ayer el lema comunista:
隆Proletarios
de todos los pa铆ses, un铆os!
asusta
a los ministerios de todo el mundo, porque este enorme ej茅rcito de
esclavos asalariados, tomando conciencia de su fuerza y 鈥嬧媎ej谩ndose
llevar por su partido de clase, representa la pesadilla de toda
burgues铆a.


Las
crisis econ贸micas, las crisis de guerra que salpican todos los
continentes est谩n destinadas a provocar continuamente la ira y la
lucha de los proletarios y las poblaciones oprimidas. Millones de
migrantes, tratando de escapar de las consecuencias de estas crisis,
llegan a presionar en las fronteras de los pa铆ses capitalistas
avanzados, y tratan de sobrevivir en los pliegues de una sociedad
opulenta que en parte los rechaza y margina y en parte los absorbe
porque constituyen una fuerza de trabajo m谩s barata y 煤til para
aumentar la competencia con los proletarios locales. Pero
son proletarios que llevan consigo los signos f铆sicos y psicol贸gicos
de la violencia m谩s espantosa que ha generado el propio imperialismo
blanco y contra la que han reaccionado huyendo, pasando por todos los
peligros para llegar a un pa铆s donde al menos no existen esas
violencias. Las fronteras de Estados Unidos y Europa no han terminado
de cruzarse, a pesar de las barreras y guardias armados en su
defensa. As铆 como los medios de producci贸n capitalistas no se han
detenido y ninguna frontera los detiene, tampoco ninguna frontera
puede detener la fuerza de producci贸n humana que el capitalismo crea
en todo el mundo.


La
unidad proletaria, por tanto, no debe establecerse por fuerza a
trav茅s de los v铆nculos entre un continente y otro, entre un pa铆s y
otro, sino que puede crearse dentro de un mismo pa铆s entre
proletarios de diferentes nacionalidades y de diferentes razas. La
base de esta unidad, sin embargo, no cambia: est谩 dada por el
inter茅s com煤n de todos los proletarios en defender sus condiciones
de asalariados de la explotaci贸n burguesa
, sea de tal o cual
empresa, de tal o cual sector, de esta o aquella categor铆a, de este
o aquel pa铆s. Pero este inter茅s com煤n no puede constituir una
fuerza si no se combate la competencia entre proletarios; s贸lo
superando esta competencia es posible unificar fuerzas, y s贸lo
luchando por los mismos objetivos, por los mismos intereses, es
posible crear esa solidaridad de clase que es la verdadera fuerza del
proletariado.


En
cierto sentido, es el capitalismo mismo, en su desarrollo, y en la
lucha entre las clases que objetivamente brota en su sociedad, lo que
sienta las bases para el renacimiento del movimiento de clases
proletario. Si los proletarios no quieren ser asfixiados por la
explotaci贸n burguesa, s贸lo les queda un camino por recorrer: la
lucha de clases contra el principal enemigo, la burgues铆a
capitalista, sin olvidar a los enemigos m谩s insidiosos, los
profesionales de la colaboraci贸n de clases.


Romper,
por tanto, el pacto de colaboraci贸n con los capitalistas y sus
gobernantes es el primer gran objetivo de la lucha de clases
proletaria. Y esta ruptura se realiza con la reorganizaci贸n de los
organismos de clase para la lucha por la defensa exclusiva de los
intereses de clase inmediatos. A partir de aqu铆, y del desarrollo de
esta lucha, el proletariado tomar谩 conciencia de que sus objetivos
no pueden detenerse en intereses inmediatos, sino que deber谩
superarlos situ谩ndose en un plano pol铆tico general, por tanto
revolucionario, tambi茅n porque la burgues铆a dominante, para
mantener al proletariado en las condiciones de sumiso esclavo
asalariado, utiliza y utilizar谩 su poder pol铆tico y su estado.


En
este largo y atormentado camino de emancipaci贸n, el proletariado
deber谩 apoyarse no s贸lo en su fuerza social, sino tambi茅n en su
partido de clase, que constituye y
representa la conciencia de clase, la conciencia de los objetivos
m谩ximos de la lucha revolucionaria.


 


隆Por
la reorganizaci贸n clasista de la lucha proletaria!


隆Por
las reivindicaciones unificadoras de los proletarios por encima de
categor铆as, sectores, nacionalidad, g茅nero o edad!


隆Por
la reanudaci贸n de la lucha de clases! 

隆Por
la reconstituci贸n internacional del partido de clase!

 

Partido
Comunista Internacional (el proletario)

30
de abril de 2021

www.pcint.org

 




Fuente: Valladolorentodaspartes.blogspot.com