July 1, 2022
De parte de ANRed
164 puntos de vista

Como hace 20 a帽os, las organizaciones de trabajadores ocupados y desocupados testimonian hoy una situaci贸n de pobreza, desocupaci贸n, falta de acceso a vivienda y salud en los barrios de todo el pa铆s y representan, as铆, la mayor expresi贸n del conflicto socio-econ贸mico al trasladar estas problem谩ticas a las calles. A 20 a帽os de la Masacre de Avellaneda, Red Eco Alternativo recoge los testimonios de militantes sociales, pol铆ticos y piqueteros que repasan im谩genes y vivencias de aquel 2002 y analizan la realidad actual en los barrios y en las propias organizaciones. Por Red Eco.


Las manifestaciones de las organizaciones piqueteras son -por cantidad de gente y alcance geogr谩fico- las que sacuden la realidad nacional. Salvo excepciones, como docentes, salud y prensa, conforman el sector que m谩s impacto est谩 generando en la visibilizaci贸n de sus reclamos y en la imposici贸n de una agenda pol铆tica.

La Unidad Piquetera que agrupa a 25 organizaciones produjo en este primer semestre del a帽o las movilizaciones populares de mayor envergadura en cuanto a cantidad de manifestantes y por la implicancia territorial. Las principales acciones que llevaron adelante en este semestre fueron: acampe de 24 hs el 16 de marzo, acompa帽ado con acampes, cortes de ruta y accesos en todo el pa铆s; acampe de 48 hs sobre la Avenida 9 de julio, el 30 y 31 de marzo pasado; organizaci贸n de la Marcha Federal los d铆as 10, 11 y 12 de mayo que convoc贸 cerca de 150 mil personas, y que incluy贸 tres d铆as de movilizaciones con columnas que partieron del noroeste, noreste y sur de nuestro pa铆s para confluir en la Plaza de Mayo. Adem谩s, el pasado 9 de junio se realiz贸 una Jornada Nacional de protesta con cortes de acceso a la Capital y movilizaciones al Ministerio de Desarrollo Social. Finalmente, el 16 de junio se realiz贸 el Plenario Nacional de la Unidad Piquetera en el Obelisco, con participaci贸n de delegaciones de todo el pa铆s, con la consigna 鈥淧or trabajo, salario y contra el hambre y la pobreza鈥.

Imagen: Red Eco Alternativo.

A la hora de interpretar estas movilizaciones y el impacto de los grupos piqueteros en la calle nos remitimos a fines de la d茅cada del 90 y comienzos de los 2000. Para repasar estos 20 a帽os y cu谩les son las problem谩ticas y reclamos que enfrentan los movimientos populares entrevistamos a referentes de diferentes organizaciones sociales y piqueteras.

ALGUNOS N脷MEROS DE AYER Y HOY

Seg煤n datos difundidos por el INDEC en julio de 2002, en Argentina hab铆a 3.036.000 de personas desempleadas, lo que abarcaba al 21,5% de la poblaci贸n econ贸micamente activa. Los picos de desocupaci贸n se registraban en Gran Catamarca (25,5%), Gran C贸rdoba (25,3%), Gran Rosario (24,3%) y GBA (22%). En tanto, la subocupaci贸n alcanzaba al 18,6% de la poblaci贸n. En total, en julio de 2002 hab铆a 5.666.000 de argentinos con problemas de empleo.

Respecto a los 煤ltimos datos sobre el mercado de trabajo, que difundi贸 el INDEC hace pocos d铆as, actualmente en Argentina hay 1,4 millones de personas que buscan trabajo y no lo encuentran. En el primer trimestre de este 2022, el desempleo afect贸 al 7% de la poblaci贸n econ贸micamente activa. Si a esta cantidad de desocupados se suma la de ocupados que demandan trabajo, el porcentaje de argentinos con problemas de empleo alcanza al 22,5%.

En cuanto a la pobreza, las cifras de mayo de 2002 indicaban que el 53% de la poblaci贸n argentina era pobre. La cifra fue en aumento y para comienzos de 2003 llegaba al 57,5%. En tanto, la indigencia abarcaba al 27,5% de los argentinos, que no llegaban a cubrir sus necesidades b谩sicas alimentarias.

Los 煤ltimos datos difundidos por el INDEC en relaci贸n a la pobreza se帽alan que en el segundo semestre de 2021 el 37,3% de las personas que viven en Argentina, es decir 16,7 millones de personas, no contaron con los ingresos necesarios para cubrir la canasta b谩sica de consumo; mientras que 8,2%, que equivale a m谩s de 4,1 millones de argentinos y argentinas, no cont贸 con el dinero necesario para comer, es decir es indigente.

En 2002 la inflaci贸n fue del 41%, el nivel anual m谩s alto desde 1991. A lo largo de ese a帽o, el rubro alimentos y bebidas acumul贸 una suba del 57,9%, la indumentaria 58,7%. Los aumentos m谩s fuertes se reflejaron en lentejas secas (272,7%), aceite de ma铆z (218,9), harina de trigo (162,7) y tomate entero (129,3).

En tanto, la inflaci贸n de los primeros cinco meses de 2022 ya suma un 29,3%. En lo que va de este a帽o los alimentos se incrementaron en 33,7%, la ropa y el calzado 36,4%, la educaci贸n 36,9% y los restaurantes y hoteles 31,9%. Estos aumentos suponen que a煤n m谩s familias han ca铆do en la pobreza o en situaci贸n de indigencia.

En 2001, la brecha entre el 10 por ciento m谩s rico respecto al 10 por ciento m谩s pobre era de 51,9 veces.En 2022, la diferencia se incrementa a 65 veces m谩s. Es decir, en 20 a帽os la brecha entre los m谩s ricos y los m谩s pobres se ampli贸 20 por ciento.

Estas cifras y porcentajes toman una dimensi贸n real cuando se reflejan y materializan en vidas, historias y realidades.

VIVENCIAS DE AYER Y HOY

鈥淪on procesos distintos, pero hoy y en el 2002 tenemos puntos de crisis social muy fuerte鈥, afirma Guillermo Kane, que form贸 parte de la fundaci贸n del Polo Obrero, particip贸 de las asambleas y manifestaciones piqueteras de 2001 y 2002, y hoy es diputado provincial bonaerense por el Frente de Izquierda.

Imagen: Red Eco Alternativo.

En di谩logo con Red Eco se帽ala que en 2002 la situaci贸n social era m谩s urgente, 鈥測a no hab铆a realmente ni un peso en la calle鈥, mientras que hoy hay una red asistencial m谩s extendida desde el Estado, aunque esto no resuelva los problemas: 鈥淭ambi茅n hay un nivel de bancarizaci贸n y endeudamiento m谩s fuerte entre los trabajadores de conjunto. Ahora no hay duda que la distancia con una canasta familiar, el acceso al trabajo para la gran parte de los trabajadores o un trabajo fijo 鈥 porque se ha extendido mucho en estos a帽os distintas formas de trabajo precarizado tambi茅n 鈥 son problemas enormes, lo mismo que el acceso a la vivienda. Entonces la poblaci贸n ha crecido y se ha mantenido una fracci贸n muy grande que est谩 precarizada, que est谩 bajo la l铆nea de pobreza e indigencia que creo que eso hace que esta situaci贸n tenga tambi茅n un car谩cter explosivo鈥.

Alejandro P茅rez, del Frente de Organizaciones en Lucha, coincide en que la situaci贸n en los barrios hoy respecto al 2002 todav铆a no es la misma, aunque remarca en particular la ca铆da salarial sistem谩tica que se viene registrando, que inicia con la crisis de 2008/2009, pero se da sobre todo poco antes de la finalizaci贸n del gobierno de Cristina Kirchner: 鈥淵 desde el 2014 hasta el presente son peque帽os pelda帽os en el deterioro del nivel de vida en todo sentido, de los servicios p煤blicos, la infraestructura social en los barrios, escolar, hospitalaria, una ca铆da del nivel salarial, un crecimiento en la familia de los distintos problemas en relaci贸n a las carencias educativas. Y un crecimiento en los barrios de una descomposici贸n social que se va consolidando.

En tanto, para Ricardo, militante del Frente Popular Dar铆o Santill谩n en Lomas de Zamora, una de las diferencias que aparece en los barrios es la expresi贸n visual de la pobreza: 鈥淗ay muchos avances edilicios, un crecimiento en forma vertical, se empez贸 a construir para arriba porque los hijos de los que estaban en 2002, que eran nuestros compa帽eritos, que eran peques, est谩n casados y tienen sus hijos y est谩n viviendo arriba de las casas de sus viejos, entonces se empieza a dar ese crecimiento porque no hay espacio donde puedan ir a vivir, y un alquiler cuesta car铆simo鈥.

Imagen: Red Eco Alternativo.

鈥淧or ah铆 lo que se nota es un poco la incidencia de la organizaci贸n en base a lo que era la violencia que hab铆a de los pibes particularmente 鈥 contin煤a 鈥, que por ah铆 s铆 sal铆an a delinquir, estaban robando, hoy en d铆a no se ve tanto como en aquella 茅poca donde hasta no reconoc铆an a los propios vecinos, hoy en d铆a hay como cierto cambio en eso. Muchos de esos pibes estaban en la organizaci贸n, se criaron en la murga o en alg煤n espacio de ni帽ez, donde por ah铆 pudieron tener otras pr谩cticas y entender otras l贸gicas, entonces cierto cambio hay en eso. Por ahora eso se ve distinto a lo que era la imagen de 2002鈥.

En cuanto a lo econ贸mico, Ricardo considera que no se encuentran muchas diferencias: 鈥淐reo que est谩 bastante similar, con algunas excepciones de los que tienen trabajo y los que est谩n en alguna otra organizaci贸n hermana que est谩n pudiendo laburar con el (programa) Potenciar, y en nuestro caso los compa帽eros que est谩n con los Productivos o en alg煤n laburo de la organizaci贸n est谩n cobrando un poco m谩s entonces tienen un margen mayor en lo que es lo econ贸mico鈥.

S铆, en cambio, ve avances en lo que es una organizaci贸n casi autom谩tica o espont谩nea de los vecinos y las vecinas: 鈥(Por ejemplo) si se corta la luz enseguida van y reclaman a Edesur o van y cortan la Avenida, cuando falta agua o ante alg煤n caso de gatillo f谩cil o violencia tambi茅n se nota que r谩pidamente se da eso, y es piola. Lo vemos de una manera como del poder popular real en los barrios, que los mismos vecinos est谩n ante reclamos, ante ciertas cosas enseguida se organizan y van a hacer el reclamo. Justo pas贸 (hace pocos d铆as) en el Profesorado 103 de Villa Fiorito que hab铆an sufrido un robo bastante violento y salieron a reclamar a Camino Negro, Puente La Noria, y fueron reprimidos por la Polic铆a鈥.

En esa misma l铆nea, para Silvia Saravia, coordinadora nacional de Barrios de Pie / Libres del Sur, las similitudes entre 2002 y 2022 tienen que ver con la organizaci贸n en los barrios: 鈥La fortaleza de nuevas pr谩cticas frente a las viejas pr谩cticas de los punteros de los partidos tradicionales, que van siendo desplazados por las incipientes organizaciones sociales. Tambi茅n (hay) similitudes en las actitudes de los intendentes frente a eso, rechazo, estigmatizaci贸n, represi贸n tambi茅n鈥.

鈥淓n cuanto a las diferencias, creo que producto de la lucha y los reclamos que se hicieron hay una asistencia mayor del Estado, hemos logrado conquistar derechos como es la Asignaci贸n Universal por Hijo/Hija, hoy tambi茅n est谩 la Tarjeta Alimentar, creo que ah铆 hay una serie de cuestiones universales que hoy tienen un alcance muy importante y son producto de toda esa pelea en ese momento鈥, agrega Saravia a Red Eco.

IM脕GENES DE JUNIO DE 2002

鈥淛unio de 2002, las organizaciones piqueteras protagonizaban una fuerte lucha que ya ven铆a desde el gobierno de (Fernando) De la R煤a y la rebeli贸n popular. Un sector se hab铆a integrado a una concertaci贸n con el Estado y la Iglesia, pero no hab铆a resuelto los problemas de pobreza ni generado trabajo, sino que incluso se estaba recrudeciendo; y otros sostuvimos la conducta de salir a las calles, de reclamar por trabajo genuino, y tuvimos un gran crecimiento en nuestras filas, caso del Polo Obrero que era parte del Bloque Piquetero y que impuls贸 en esas fechas las Asambleas Nacionales de Trabajadores鈥, relata Guillermo Kane.

Imagen: Red Eco Alternativo.

鈥淓n junio fue la segunda Asamblea de 2002, donde votamos un plan de lucha que despu茅s se coordin贸 tambi茅n con la Coordinadora de Trabajadores Desocupados An铆bal Ver贸n y otras organizaciones, que vot贸 el corte de los puentes de acceso a la Ciudad de Buenos Aires el 26 de junio 鈥 contin煤a 鈥. A m铆 ese d铆a me toc贸 estar como uno de los compa帽eros que estaba coordinando la protesta en el Puente de Liniers; con la mayor铆a de las organizaciones que eran parte de este acuerdo de lucha de La Matanza y otros distritos de la zona oeste. Desde temprano 鈥 en l铆nea con las declaraciones que dec铆an que este plan de lucha era una declaraci贸n de guerra y cosas as铆, de parte de An铆bal Fern谩ndez (entonces secretario general de la Presidencia) y otros funcionarios del gobierno de Duhalde 鈥 nos encontramos con un gran despliegue de fuerzas represivas, Gendarmer铆a, Prefectura, que nos amenazaban con armas largas y dec铆an que si constitu铆amos el piquete 铆bamos a ser reprimidos. A pesar de esto, estuvimos varias horas sobre Avenida Rivadavia, sobre todo cuando nos enteramos de la represi贸n que estaba habiendo en otros puentes, particularmente en el Puente Pueyrred贸n, pero tambi茅n en el Puente Uriburu que une Pompeya y Lan煤s, por ejemplo, donde hab铆a habido una represi贸n quiz谩s m谩s peque帽a que la que termin贸 con la vida de Kosteki y Santill谩n鈥.

鈥淣osotres ven铆amos siendo parte de la FTV (Federaci贸n de Tierras y Vivienda), dentro de la CTA, y hab铆a una discusi贸n muy fuerte con (Luis) D鈥橢l铆a, que planteaba el apoyo y el di谩logo con el gobierno de (Eduardo) Duhalde y nosotres plante谩bamos que la profundizaci贸n de la pobreza, m谩s all谩 de que se hubiera creado el Plan Jefes y Jefas de Hogar, implicaba directamente el deterioro de la situaci贸n de vida de millones de personas y que hab铆a que salir a las calles planteando esto鈥, recuerda Silvia Saravia sobre aquellos d铆as de junio.鈥淎 m铆 me toc贸 ser parte de la organizaci贸n del corte que se hizo en Panamericana y General Paz, donde el despliegue conjunto de las fuerzas de seguridad era impresionante, pero no tuvo puntos de comparaci贸n con la represi贸n que hubo en Puente Pueyrred贸n鈥.

鈥淐omo estaba en Lomas hab铆amos ido a cortar a La Noria 鈥 cuenta Ricardo del FPDS 鈥, sab铆amos que era una jornada que se iba a poner picante, de hecho hab铆amos hecho asamblea en los lugares antes de salir. Recuerdo que hab铆a llegado medio tarde y llego justo a la Asamblea cuando ya estaba iniciada. Fuimos a cortar en La Noria, recuerdo que estaba coordinando la seguridad de la organizaci贸n y est谩bamos con el MIJD, Barrios de Pie, otras organizaciones de Lomas, 茅ramos cuatro o cinco organizaciones, los compa帽eros de ATE Sur, y me acuerdo que la polic铆a se pone en actitud de confrontaci贸n, nosotros est谩bamos ah铆 con los palos y la capucha, todav铆a era esa 茅poca. Recuerdo esa situaci贸n que se puso picante, y nos dicen 鈥榯engan cuidado que est谩n reprimiendo鈥, primero nos dicen en Valent铆n Alsina, al rato vienen y dicen que est谩n reprimiendo en Puente Pueyrred贸n, ah铆 est谩bamos m谩s atentos, la cana empieza a pararse como para avanzar, nos dan cinco minutos para despejar, vienen y nos dicen 鈥榬epleguemos y hagamos asamblea m谩s adelante para tomar una definici贸n de qu茅 hacemos鈥. Empezamos a replegar, vamos a unos 200 metros m谩s o menos, hacemos una asamblea general y ah铆 avisan que hab铆a dos muertos en el Pueyrred贸n鈥.

Imagen: Red Eco Alternativo.

鈥淔ue como una cosa muy loca tratar de llegar a casa y llamar a compa帽eros, porque exist铆an celulares pero hab铆a muy pocos. Entonces llegu茅 a casa, agarr茅 el fijo y empec茅 a llamar a compa帽eros que por ah铆 sab铆an que estaban all谩 y ver si hab铆an llegado a sus casas, era tratar con otros compa帽eros de ir para all谩, porque llegamos a nuestras casas y todav铆a estaba la represi贸n, nos subimos a los colectivos y no pod铆amos llegar. Llegamos hasta Pav贸n y Galicia, un poco antes creo, y la polic铆a estaba reprimiendo, entonces tratamos de ir por adentro y no pod铆amos, parec铆a una zona de guerra, se escuchaban balazos, era seguir caminando, hacer dos cuadras y cruzarte con compa帽eros que sal铆an porque estaban escondidos en casas de otros compa帽eros, y fue como muy fuerte esa situaci贸n. Esas son las im谩genes que tengo, de acordarme a la polic铆a frente a frente en La Noria, despu茅s la imagen de tratar de llegar al Puente y no poder llegar. Nos volvimos con toda la bronca, llamando por tel茅fono hasta que se supo la identidad (de los muertos) y fue organizarnos para movilizar a la tarde e ir a Plaza de Mayo a reclamar, y ah铆 empez贸 todo el periplo de los reclamos, del pedido de justicia por los asesinatos de los compa帽eros鈥.

鈥淧arte de esos recuerdos es enterarnos por la radio que hab铆a muertos en Puente Pueyrred贸n 鈥 rememora Saravia 鈥, ir hacia una reuni贸n que se organiz贸 en una sede que ten铆a (Ra煤l) Castells para ver c贸mo hab铆a sido toda la situaci贸n, y tomar la definici贸n de la movilizaci贸n al d铆a siguiente hacia la Plaza de Mayo, y tambi茅n la bronca por escuchar en esos momentos a los dirigentes de las organizaciones mayoritarias, como era el FTV, escuchar a Luis D鈥橢l铆a plantear, como hab铆a sido el discurso oficial, que nos hab铆amos matado entre nosotros, que hab铆a un acuerdo para la represi贸n y que necesit谩bamos muertos. Eso nos dio mucha bronca porque hasta ese momento 茅ramos parte de ese mismo espacio y a partir de eso decidimos dejar FTV, renunciar鈥.

鈥淐uando supimos que hab铆a compa帽eros muertos replegamos y nos concentramos en una movilizaci贸n a Plaza de Mayo que se hizo esa misma tarde 鈥 recuerda Kane 鈥, y que se replic贸 al d铆a siguiente, el 27 de junio, con la presencia de quiz谩s 200 mil personas, si mal no recuerdo, que fue una derrota pol铆tica de Duhalde, fue un repudio masivo a su plan represivo. En esas horas se hab铆an ido conociendo las im谩genes que mostraban el fusilamiento de Dar铆o y Maxi por la polic铆a, desmintiendo las versiones mentirosas del oficialismo de que hab铆a sido un enfrentamiento entre propios miembros de organizaciones piqueteras lo que hab铆a terminado con sus vidas鈥.

Alejandro del FOL afirma que una de las im谩genes que tiene de esos d铆as de junio es la fuerte unidad que se hab铆a construido durante el 2001, sobre todo a partir de diciembre: 鈥淯nidad de distintos sectores sociales, entre los barrios de clase media y los barrios populares, entre los sectores obreros y los ahorristas, entre alguien de clase media y clase popular. La crisis de 2001 fue uniendo eso que se conoci贸 como 鈥榩iquete y cacerola, la lucha es una sola鈥, y esa imagen de junio de 2002 me trae presente sobre todo la respuesta al otro d铆a de la Masacre, que fue la respuesta en el marco de nuestra situaci贸n represiva que est谩bamos contando heridos, buscando compas que no estaban, preocup谩ndonos si avanzaba la ofensiva duhaldista de allanar casas, de apretar m谩s compas, entonces mientras esa era la situaci贸n despu茅s de la represi贸n vino la fuerza con la que se hab铆a ido construyendo desde fines de la d茅cada del 90, y preponderantemente desde 2001, una alianza con compa帽eros y compa帽eras que ten铆an trabajo m谩s estable, que estaban ocupados en blanco, que habitualmente se los nombra como sectores medios, y esa unidad que se hab铆a ido forjando en esos a帽os todav铆a en 2002 perduraba鈥.

Alejandro trae al presente tambi茅n im谩genes del 27 de junio de 2002: 鈥淟as fuerzas auxiliares, las fuerzas que de alguna manera pudieron suplantar, ayudar a convocar y generar una respuesta inmediata para dar vuelta la tortilla a esa campa帽a, a esa manipulaci贸n para hacer parecer que los piqueteros nos hab铆amos matado entre nosotres, entonces esa imagen de todo ese primer semestre del 2002 se concreta con las movilizaciones del 27 y creo que 3 de julio que fueron masivas y que dieron respuesta y ayudaron a desbaratar la orientaci贸n de Duhalde que era herir de muerte a las direcciones de las organizaciones piqueteras y de esa manera continuar el proceso restauracionista de la normalidad capitalista鈥.

LA ORGANIZACI脫N AYER Y HOY

La confluencia de organizaciones y agrupaciones de distintos sectores que refieren los testimonios en sus recuerdos de 2002 comenz贸 lentamente en la d茅cada del 麓90, tal como se帽ala Alejandro del FOL.

Imagen: Red Eco Alternativo.

鈥淓l proceso de unidad en la d茅cada del 90 entre las organizaciones piqueteras y otros sectores de la clase trabajadora, sea sectores de cuello blanco, sectores medios, estudiantes, se fue forjando poco a poco porque hubo hacia la 煤ltima parte de la d茅cada varios enfrentamientos sociales que fueron haciendo que haya encuentros en la calle contra el mismo gobierno. Por ejemplo, el movimiento estudiantil y el sector docente en lucha contra las reformas educativas, los estatales e incluso el sistema cient铆fico tecnol贸gico en lucha contra todos los ajustes, y el movimiento piquetero en lucha. Ah铆 se fue dando objetivamente el encuentro en la calle. Despu茅s empezaron entretejidos que, uno podr铆a decir micro, pero que despu茅s en el proceso hace a lo grande. En los sectores que ven铆amos del espacio que despu茅s constituye la Ver贸n o Teresa Rodr铆guez participamos de un mont贸n de encuentros que se llamaban 鈥楨ncuentros de Organizaciones Sociales鈥, donde hab铆a distintos sectores culturales, estudiantiles, sindicales. Despu茅s uno podr铆a decir la CCC, m谩s el PCR, los partidos pol铆ticos tambi茅n, mao铆stas estructuraban esa unidad al interior de la fuerza pol铆tica, uno podr铆a decir la FTV lo mismo en el marco del peronismo tambi茅n estructuraba eso, la confluencia de sectores peronistas con la CTA tambi茅n. Entonces si uno va analizando la d茅cada del 90, sean los sectores de la izquierda anticapitalista, sean los sectores piqueteros mao铆stas, sean los sectores piqueteros peronistas en sentido amplio, se fue dando un proceso de di谩logo entre los sectores estudiantiles en lucha, los estatales o de cuello blanco como se les dice, y tambi茅n un inicio, un proceso de confluencia entre la problem谩tica del movimiento de mujeres y la lucha piquetera, que despu茅s en realidad pega un salto a posteriori del 2002. Pero esos son procesos micro que despu茅s cuando ya la misma CGT, un sector, el MTA tambi茅n empieza m谩s seguido con los paros generales. Despu茅s cuando asume De la R煤a y el peronismo pasa a la oposici贸n pol铆tica, entonces el peronismo agita por su inter茅s m谩s pol铆tico para derrotar a De la R煤a tambi茅n mete fuego por abajo, y explica una confluencia tambi茅n鈥.

Alejandro tambi茅n destaca el rol de la Asamblea Nacional Piquetera en 2001, la jornada nacional en lucha que coordinaban todos estos sectores de izquierda piquetera m谩s el MTA, el sector moyanista, m谩s la CTA: 鈥A medida que cada vez hab铆a m谩s empuje en la calle, eso fue llevando a una coordinaci贸n mayor que desemboca en el levantamiento popular de 2001. Y el punto de abrazo de los sectores medios hacia el movimiento piquetero fue a trav茅s de la quita de los ahorros, el llamado corralito, y despu茅s los apagones, que a m铆 juicio, cumplen una funci贸n muy importante en la Capital Federal en agitar las asambleas barriales鈥.

Imagen: Red Eco Alternativo.

As铆 se llega a fin de 2001 y esa multivariedad de los sectores en lucha esos d铆as y en las luchas posteriores expresan ese proceso de unidad de fuerzas sociales en pugna.

En este marco, Alejandro hace una salvedad: 鈥淓n s铆 masivamente el movimiento obrero organizado no estuvo porque de hecho la CGT trabajaba en contra de eso, e incluso convoca a un paro el 20 (de diciembre) para que la gente no vaya a la plaza鈥.

Ricardo del FPDS se帽ala que en aquel momento hab铆a como un farol que era lo que hab铆a ocurrido en Cutral C贸 y Mosconi: 鈥淒espu茅s estaba todo lo que era Matanza Oeste, la FTV de D鈥橢lia, compas de los que se sab铆a menos que despu茅s fue la Ver贸n, todo lo que era Varela, esa zona de lo que fue el MTD de Solano, el Teresa Rodr铆guez de Florencio Varela, y en ese contexto empiezan a surgir otras organizaciones piqueteras, y esa unidad se daba m谩s que nada en relaci贸n a un enemigo com煤n que estaba haciendo estragos en aquel momento, que era el innombrable Carlos Sa煤l. Entonces, estaba ese enemigo en com煤n que nos relacionaba y nos pon铆a a todos codo a codo avanzando contra ese enemigo, se hac铆a como m谩s f谩cil esa coordinaci贸n, esa forma de poder debatir puntos de avances en com煤n, y as铆 se dieron esas asambleas piqueteras de donde sal铆an estos planes de lucha que terminaron derivando post 19 y 20 en lo que fue la Asamblea Nacional Piquetera y el plan de lucha que termina en el 26 de junio de 2002鈥.

鈥淐reo que ese proceso se dio de esa manera donde todas las organizaciones de distintas tendencias pol铆ticas pod铆an juntarse y convivir, el ejemplo es la misma Ver贸n, donde hacia adentro de la Ver贸n ten铆as tendencias que conviv铆an y avanzaban en la misma l贸gica y lleg贸 a ser una de las organizaciones m谩s grandes de la Argentina, la Coordinadora An铆bal Ver贸n. Ten铆as a Quebracho, la CTD, despu茅s hacia el interior de los MTD ten铆as a Solano y alg煤n otro MTD que eran situacionistas con una idea m谩s parecida al zapatismo; despu茅s ten铆as a los compa帽eros m谩s guevaristas; despu茅s a otros compa帽eros m谩s comunistas libertarios que ten铆an una visi贸n de la democracia de base y la acci贸n directa mucho m谩s radicalizada que los otros compas guevaristas, pero no llegaban a la situaci贸n del zapatismo o de lo que quer铆a llegar a instaurar el MTD Solano, entonces era una situaci贸n intermedia, y esos conflu铆an todos en una misma organizaci贸n y coordinaban con otras organizaciones como Barrios de Pie, o en su momento cuando aparece con el Polo Obrero, en acciones en com煤n, o sea con trotskistas ultras que reci茅n hab铆an aparecido a la luz del movimiento piquetero, donde para ellos hasta hac铆a uno o dos a帽os atr谩s est谩bamos debatiendo si el desocupado era sujeto o no de la revoluci贸n. (鈥) Nosotros nos ve铆amos como trabajadores, por eso era el movimiento trabajadores desocupados, esa era nuestra identidad, concebirnos como trabajadores鈥, reflexiona Ricardo.

De todos modos, Ricardo afirma que se le hace dif铆cil encontrar similitudes entre la organizaci贸n y confluencia de los distintos sectores que se dio en 2002 y lo que ocurre en la actualidad: 鈥淗oy en d铆a hay mucha dispersi贸n, mucha atomizaci贸n, y cada d铆a se est谩 dando m谩s, cada d铆a te enter谩s de rupturas dentro de organizaciones en distintos procesos, por distintas cosas pero se van dando esas rupturas, que abonan al avance de las pol铆ticas de este liberalismo de derecha que nos est谩 agobiando y nos termina haciendo pelota. Tenemos hasta organizaciones que forman parte del gobierno, est谩n en la estructura estatal cuando en el 2002 eso era casi hasta imposible o no viable, y se fue dando en distintos procesos hasta el d铆a de hoy donde es casi masiva la inserci贸n de organizaciones piqueteras o sociales en el gobierno鈥. Cuando asume N茅stor hab铆a participaci贸n de algunas que se sumaron, que nosotros ya ve铆amos que se ve铆a venir porque cuando asume un gobierno que se presenta con tales caracter铆sticas, nosotros dec铆amos 鈥榚speremos, veamos鈥 y medio que hac铆amos esa lectura de que viene a lavarle la cara a todo este proceso para poder reinstaurar un proceso donde la institucionalizaci贸n vuelva a los caminos normales para ellos. Es al d铆a de hoy que Cristina cuando hacia el 2019 llama a las organizaciones sociales a formar parte de su gobierno y hoy en d铆a dice que nuestras organizaciones sociales no pueden tener el control de los planes sociales, no se pueden hacer cargo del trabajo del Estado, o sea es hasta casi una traici贸n de parte de ella, y no s茅 c贸mo lo sentir谩n los compa帽eros que est谩n dentro del gobierno pero seguramente estar谩n bastante desilusionados de este proceso鈥.

Para Saravia hay similitudes en el sentido de que un sector de organizaciones termina siendo parte del oficialismo: 鈥淐onvalidando as铆 la situaci贸n que se daba en ese momento de deterioro de un sector muy importante de la poblaci贸n, y hoy esas organizaciones oficialistas est谩n bastante lejos de lo que le sucede a sus bases, a quienes dicen representar. Lo mismo sucedi贸 en ese momento tanto con la FTV o la CCC (Corriente Clasista y Combativa), que estaban sentadas en un consejo junto a los sindicatos y a distintos sectores, planteando que hab铆a que bancar lo que estaba haciendo Duhalde, y tambi茅n distanci谩ndose de lo que estaba sucediendo con la mayor铆a de la poblaci贸n; tanto es que hoy muchos de esos sectores que no estaban en los puentes de ese momento reivindican la acci贸n de lucha de ese d铆a鈥.

Kane, en tanto, describe que 鈥(en 2002) el proceso se daba mediante asambleas de trabajadores ocupados y desocupados que discut铆an programas, un plan de lucha, planteos pol铆ticos, y hoy en d铆a el movimiento piquetero viene volviendo a ganar muy fuerte masividad en los 煤ltimos a帽os, y un lugar central en la lucha de clases del pa铆s鈥. 鈥淓sto nos recuerda a hace 20 a帽os en muchos sentidos鈥, concluye.

Imagen: Red Eco Alternativo.

Para el actual diputado provincial bonaerense por el Frente de Izquierda, en la actualidad tambi茅n hay un proceso de agotamiento muy fuerte de quienes vienen gobernando: 鈥淪e ve en la crisis primero de c贸mo se fue el macrismo; ahora en este gobierno de Alberto y Cristina Fern谩ndez completamente dividido, que ha firmado un acuerdo ruinoso con el Fondo Monetario Internacional. Entonces creo que no son procesos iguales pero s铆 hay un proceso de descontento popular muy extendido, y donde el Polo Obrero vuelve a apostar al Frente 脷nico para juntar a todos los sectores que, con diferencias pol铆ticas, tanto de trabajadores ocupados y desocupados, podemos pelear juntos por las reivindicaciones de los trabajadores, y creo que ese es un acierto鈥.

Para Alejandro P茅rez hoy hay 鈥渦na situaci贸n depresiva y falta de generaci贸n de iniciativa de los sectores tradicionalmente estatales. Se puede ver hoy en la CTA, todo lo que convocan las dos CTAs es muy endeble, por ah铆 acompa帽an sectores de base piquetera m谩s que los mismos afiliados a la CTA; uno podr铆a decir que como es un gobierno peronista entonces todos los peronistas no salen a luchar, pero tampoco hay una gran confluencia de otros sectores medios que apoyan a los movimientos piqueteros; no hay movimiento estudiantil hace muchos a帽os; las asambleas populares se disolvieron, quedaron como grupos culturales, grupos agroecol贸gicos o reconvirti茅ndose en la lucha antiextractivista, pero en t茅rminos masivos se mueve centralmente cuando surge un problema.

Despu茅s hay un mont贸n de grupos que agitan la cuesti贸n ecol贸gica, que es un tema grav铆simo, pero son masivos cuando ya te est谩n sacando el agua, te est谩n destruyendo el pueblo, pero es muy localizado, no es un movimiento nacional, fuerte y potente que pueda ordenar y unificar miles y miles de personas con el movimiento piquetero, entonces lo activo hoy es el movimiento antiextractivista. El movimiento de mujeres y disidencias se fractur贸, se dividi贸, perdi贸 la calle; el sector estatal no est谩 en lucha en t茅rminos masivos; y lo 煤nico que hay es el movimiento piquetero aislado. Es una situaci贸n muy grave y es obvio que un sector que quede muy solo peleando se generan las condiciones para que est茅 aislado y lo traten de destrozar. Entonces estamos en un momento de gran masividad del movimiento piquetero pero proporcionalmente mucho m谩s aislado y con posibilidad de ser identificado como el gran enemigo y que haya una ofensiva para destruirlo鈥.

LOS RECLAMOS DE HOY

Las consignas centrales de las movilizaciones que llevan adelante las organizaciones sociales y piqueteras en la actualidad se basan en la pelea por trabajo y salario dignos, y contra el hambre y la pobreza.

En este sentido, Guillermo Kane especifica que el reclamo es por un salario igual a la canasta familiar, basta de trabajo precario, acceso al trabajo digno, asistencia social universal y que no dependa de estar o no en una organizaci贸n que pueda pelear cupos al gobierno o en el reparto que el gobierno haga mediante distintos punteros pol铆ticos, sino que sea universal, que sea un seguro al desocupado: 鈥淥bviamente el acceso a la tierra y la vivienda, la necesidad de un plan de obras p煤blicas que genere empleo y un plan de construcci贸n de viviendas como le present贸 la Unidad Piquetera a (Juan) Zabaleta cuando asumi贸 como ministro (de Desarrollo Social de la Naci贸n) planteando generar un mill贸n de puestos de trabajo, y para todo esto lo que necesitamos es dejar de pagarle al FMI, dejar de pagar la deuda externa y dar un vuelco. La verdad es que esto no lo van a hacer los gobiernos de quienes ya nos vienen gobernando sino que se plantea un gobierno de trabajadores y para eso necesitamos un movimiento popular de masas socialista en nuestro pa铆s y realmente el desarrollo clasista en los sindicatos, los movimientos de lucha de la mujer y ambientales, y la gran masividad del movimiento piquetero independiente son los protagonistas, los luchadores a los que les estamos haciendo la propuesta de avanzar en este sentido鈥.

Imagen: Red Eco Alternativo.

Por su parte, Ricardo del FPDS expresa las principales problem谩ticas que ven desde su organizaci贸n: 鈥淒esde lo gremial, que es lo m谩s latente y lo que m谩s sale por la presi贸n de los compa帽eros en cada lugar, en cada galp贸n, en cada comedor, en cada Unidad Productiva es el tema de la disparidad que hay en los sueldos. Nosotros tenemos como un escalaf贸n de sueldos que vienen desde el Estado, donde aparte de cobrar el b谩sico de lo que es el Potenciar Trabajo, que hoy est谩 en 19.500 pesos, tenemos otra parte de compa帽eros y compa帽eras que est谩n cobrando un plus que qued贸 estancado en 5000 pesos, pero era el 50% de lo que se ven铆a cobrando del b谩sico, o sea que a esta altura tendr铆a que ser cerca de 9000 y algo de pesos que tampoco se est谩 dando. Despu茅s tenemos el tema de la calidad de la mercader铆a que recibimos para los comedores, el tema de los frescos, y eso tambi茅n va atado a otro reclamo que tenemos que es como un planteo m谩s pol铆tico que es la Campa帽a 鈥楶aren la mano, bajen los precios鈥, que la llevamos a cabo como en dos planos, en actividades como m谩s puntuales, m谩s chicas, que las empezamos a hacer en la pandemia cuando se empez贸 a abrir un poco, en 2021, que 铆bamos con un grupo de 10, 15 compa帽eros a las puertas de supermercados a plantear el tema de la suba de precios. 脥bamos a las cadenas de hipermercados, a los Carrefour, Disco, D铆a, a los Vea, Maxiconsumo, a los Chango M谩s y ah铆 hac铆amos actividades como colgar pasacalles, repartir volantes, 10, 15 minutos, tir谩bamos volantes y nos 铆bamos. Tambi茅n capaz hacer pintadas en la puerta o en el piso como 鈥榚stas son las cadenas que est谩n marcando los precios鈥, marc谩ndolas como culpables鈥.

鈥淓l principal problema que reclama nuestra organizaci贸n est谩 en las definiciones que fuimos construyendo en la d茅cada del 麓90 鈥 detalla en tanto Alejandro P茅rez 鈥, que es la lucha por trabajo, la lucha por dignidad, la lucha por el cambio social. La lucha por trabajo porque en este sistema cada vez crece m谩s la desocupaci贸n, crece un sistema inhumano de relaciones sociales, crece un sistema de poderosos, de gobiernos manejados y manipulados por las grandes empresas, un Estado que funciona principalmente para los intereses del capital, de los empresarios. Y el cambio social que nos va proyectando como organizaci贸n hacia una sociedad nueva donde las pr谩cticas que vamos desarrollando a trav茅s de nuestras asambleas, de nuestras cuadrillas de trabajo, tienen que ir encaminando un nuevo sentido cultural, un nuevo sentido organizacional que pueda plantear una sociedad distinta donde no haya explotaci贸n, ni explotados, donde haya un sistema de igualdad de g茅neros, donde se pueda ir erradicando el racismo y todo tipo de discriminaci贸n鈥.

鈥淪intetizando, la lucha principal que nos agrupa es por un trabajo genuino, que genere un ingreso, que pueda ser un aporte social, que genere desarrollo de productividad, un ingreso que cumpla una funci贸n social, un trabajo genuino que aporte a la sociedad un mejoramiento y que le d茅 al ser humano un lugar digno en el desarrollo de su vida鈥.

Finalmente, Ricardo suma un reclamo hist贸rico de su organizaci贸n, pero que alcanza a todas las que tuvieron presencia y cuerpo en junio de 2002, que es justicia por los asesinatos de Dar铆o y Maxi: 鈥淓s un reclamo constante que venimos teniendo hace 20 a帽os. Salimos porque la defensa de (Alfredo) Fanchiotti y (Alejandro) Acosta, que est谩n detenidos y son los responsables materiales de los asesinatos, hab铆an pedido la libertad condicional, y se la acaban de negar a Fanchiotti, as铆 que hay una peque帽a victoria ah铆, la de Acosta sigue siendo evaluada por los Tribunales. La de Fanchiotti est谩 m谩s fija porque apelaron y tambi茅n la C谩mara se la rechaz贸. (Tambi茅n estamos haciendo) toda la movida para declarar a la Masacre de Avellaneda como crimen de Estado para que no caduque y no est茅 la posibilidad de que estos asesinos est茅n pidiendo libertad condicional鈥.

 A MODO DE CIERRE鈥.

Con diferencias y similitudes entre el ayer y el hoy, los 20 a帽os que han transcurrido desde la Masacre de Avellaneda nos dejan un camino de ense帽anzas y aprendizajes colectivos y nos invitan a hacer un balance. La esperanza de una mejor calidad de vida para las clases populares parece estar siempre de la mano de compa帽eras y compa帽eros que salen a la calle a luchar para que se respeten y cumplan sus derechos. Las im谩genes utilizadas para esta nota especial, fueron realizadas durante las actividades desarrolladas en la estaci贸n Dar铆o y Maxi (Ex Avellaneda) del tren Roca, y  en el Puente Pueyrred贸n este 25 y 26 de junio, al cumplirse 20 a帽os de la Masacre de Avellaneda.

M谩s im谩genes en nuestra galer铆a

Fuente: https://www.redeco.com.ar/nacional/ddhh/36312





Fuente: Anred.org