January 28, 2021
De parte de La Haine
162 puntos de vista


Pel铆cula completa del director de la aclamada “Suite Habana”. Inspirada en la infancia y adolescencia de Jos茅 Mart铆 hasta que, con 16 a帽os, cumple el presidio pol铆tico.

Es dif铆cil explicar a aquellos que no lo vivieron, c贸mo era nuestro mundo al inicio del milenio, dos d茅cadas atr谩s, cuando la tecnolog铆a digital a煤n estaba en pa帽ales, y la luz de la esperanza se prend铆a detr谩s de la consigna de 鈥渙tra mundo es posible鈥 en la lucha contra el neoliberalismo y la globalizaci贸n capitalista.

Hace dos d茅cadas converg铆an algunos acontecimientos que marcaban el signo progresista latinoamericano en el comienzo del nuevo milenio. En la 煤ltima semana de enero de 2001, m谩s de doce mil personas se daban cita en la sure帽a ciudad brasile帽a de Porto Alegre, en el primer Foro Social Mundial, como contraparte del Foro Econ贸mico Mundial (FEM), tambi茅n llamado Foro de Davos, donde se re煤nen los principales l铆deres empresariales, pol铆ticos conservadores, as铆 como periodistas e intelectuales obsecuentes, con el fin de marcar el ritmo de la econom铆a mundial. Eran momentos de agitaci贸n, de banderas rojas, del renacimiento de la lucha, de asumir la necesidad de rejuvenecer el pensamiento cr铆tico, tener objetivos concretos, comunes y compartidos.

Con el nuevo siglo, comenzamos a reverdecer los viejos sue帽os (la lucha siempre fue la misma), con la apuesta del Foro Social Mundial, en la sure帽a Porto Alegre, donde convergieron pensadores, trabajadores, movimientos sociales, organizaciones civiles, sindicatos, estudiantes, campesinos, acad茅micos鈥 y hasta pol铆ticos, pese a la oposici贸n de algunos de los organizadores.Ya en el primer FSM, en esos cinco escasos d铆as (entre el 25 y el 30 de enero de 2001) que despertaron a nuestras izquierdas (o al progresismo antineoliberal, si prefiere) se fue discutiendo, debatiendo, consensuando, la nueva agenda soberana de los pueblos, los diversos caminos que nos dejaron entrever, aunque fuera por unos a帽os, que ese otro mundo necesario, tambi茅n era posible.

El mismo d铆a de la inauguraci贸n del primer Foro Social Mundial, el 25 de enero de 2001, comenzaba su vida el portal Carta Maior en su lucha por la democracia en la informaci贸n, por los valores democr谩ticos y por una sociedad m谩s igualitaria y justa.

En Venezuela ya gobernaba (desde 1999, tras imponerse en las elecciones con el 56% de los sufragios) Hugo Ch谩vez, imponiendo reformas estructurales en camino a la democracia participativa bolivariana, con una nueva Constituci贸n, con la nacionalizaci贸n real del petr贸leo y la distribuci贸n de su renta a trav茅s de programas (misiones) p煤blicos y de bienestar social.

Mientras, en Brasil asomaba la candidatura de Lula, un dirigente metal煤rgico al frente del Partido de los Trabajadores, para ser el pr贸ximo presidente. Lo importante es que desde el primer FSM fueron recurrentes los debates en torno al poder, las formas o v铆as para hacerse de 茅l y el c贸mo ejercerlo.

Al segundo FSM, tambi茅n en Porto Alegre, del 22 de enero al 5 de febrero de 2002: acudieron m谩s de 12.000 delegados, representando a gente de 123 pa铆ses y 60.000 asistentes. Se llevaron a cabo 652 talleres y 27 conferencias.

En poco m谩s de un a帽o se modific贸 la escena pol铆tica mundial con su abierta oposici贸n a las pol铆ticas y a las consecuencias sociales negativas de la globalizaci贸n econ贸mica neoliberal como al rol decisivo que en ella desempe帽an las principales instituciones y agencias internacionales.

Formado por viejos y nuevos movimientos sociales, ONGs, redes de acci贸n c铆vica y colectivos pol铆ticos y sociales con las m谩s diversas concepciones, intereses, se帽ales de identidad y recursos, el activismo trasnacional emergente logr贸 redise帽ar la cartograf铆a de la pol铆tica y conquist贸 el reconocimiento pol铆tico del propio establishment econ贸mico y pol铆tico. Ello, gracias a la legitimidad que fueron adquiriendo las manifestaciones de masa, los foros alternativos y las campa帽as que se organizaron, como la anulaci贸n de la deuda externa de los pa铆ses en desarrollo.

Uno no puede dejar de recordar las manifestaciones contra la cumbre de la Organizaci贸n Mundial de Comercio en Seattle, en el coraz贸n del imperio (29 de noviembre al 3 de diciembre de 1999), donde m谩s de 40 mil personas convocadas principalmente por sindicatos, ecologistas, profesionales, campesinos y ciudadanos comunes, lograron hacer fracasar la llamada Ronda del Milenio, en ,lo que dio por calificar como el inicio de la nueva etapa del movimiento antiglobalizaci贸n.

Seattle fue el momento culminante de un arduo proceso de convergencias progresivas y tambi茅n precarias entre numerosas redes, organizaciones, movimientos y movilizaciones, alimentadas por las manifestaciones europeas contra el desempleo y del primer Encuentro Intercontinental por la Humanidad contra el Neoliberalismo convocado por el zapatismo.

La amplia capacidad de movilizaci贸n social alcanzada en Seattle se repiti贸 en Qu茅bec y G茅nova y mostr贸 un movimiento heterog茅neo, global, no doctrinario, que lograba establecer lazos con la opini贸n p煤blica a trav茅s de la incorporaci贸n de temas y preocupaciones diversas en torno de dos ejes b谩sicos: el rechazo a la transformaci贸n de todas las actividades humanas en mercader铆a, y la exigencia de democracia frente al poder fortalecido de los mercados.

Volviendo al FSM

Entre el segundo y tercer foro, se produjo el golpe de Estado del 2 de abril de 2002, en Venezuela, que fue detenido por el pueblo que repuso a Ch谩vez en el palacio presidencial. En el golpe, que intentaba cortar de cuajo la experiencia democratizadora y socializante, particip贸 toda la derecha, la polic铆a y mandos castrenses, y cont贸 con el apoyo expreso de los gobiernos de Estados Unidos y Espa帽a.

El tercer FSM fue celebrado nuevamente en Porto Alegre, en enero de 2003, cuando Lula ya era presidente y N茅stor Kichner se presentaba como candidato del peronismo renovador en Argentina. Hubo muchos talleres en paralelo, incluyendo, por ejemplo, el taller 芦La vida tras el capitalismo禄, que propon铆a una discusi贸n enfocada a las posibilidades participativas de diferentes aspectos de las estructuras sociales, pol铆ticas, econ贸micas y de comunicaci贸n. All铆 se presentaron varios panales sobre Comunicaci贸n y democracia y comunicaci贸n popular (incluso se cubri贸 el evento con un pool de diferentes colectivos).

No obstante que en el Comit茅 Internacional del FSM se manifestaron algunas reticencias, el presidente venezolano concurri贸 invitado por la Central Unica dos Trabalhadores (CUT) y el Movimiento dos Sem-Terra (MST), as铆 como por el Partido Socialismo e Liberdade (PSOL) para participar de actividades paralelas al FSM.

Ch谩vez asegur贸 entonces que en el FSM se est谩 construyendo una alternativa al modelo neoliberal y salvaje que amenaza con acabar nuestro planeta. 鈥淪i nosotros no acabamos con el neoliberalismo, el neoliberalismo acabar谩 con nosotros鈥, sentenci贸 en el anfiteatro de la Asamblea Legislativa de Porto Alegre, rodeado de dirigentes de la izquierda brasile帽a y regional.

Y as铆, el Foro, pese a que algunos de sus 鈥渄irigentes鈥 no lo deseaban, fue sumando flautistas de Hamel铆n, m谩s all谩 de intelectuales convocantes de multitudes como Jos茅 Samanago y Eduardo Galeano, o la figura del octogenario excura belga Francois Houtart, fundador del Centro Tricontinental, caminando apurado, de foro en asamblea, lleno de libros en sus manos.

All铆, recuerda Flavio Aguiar, como vimos acontecer d茅cadas despu茅s, fueron pactados muchos de los caminos que nos permitieron vislumbrar aquel 鈥渙tro mundo posible鈥. Ch谩vez, Lula, Evo, Correa, Fernando Lugo, Pepe Mujica, entre otros pasaron por las ediciones del FSM, construyendo los pasos de una agenda soberana en el continente

Y queda en nuestra retinas el acto en el Gigantinho, donde todos ellos, micr贸fono en mano desde la tarima central, se sumaron a los artistas y al p煤blico, cantando juntos las canciones populares de nuestra Am茅rica Lapobre.

Media Watch Global y Telesur

Como resultado de algunas de las conclusiones del 2002, en el Foro del 2003 fue presentado en sociedad el Observatorio Mundial de Medios (Media Watch Global), que se propon铆a, sin censurar, lograr el predominio de la 茅tica en el periodismo y evitar la manipulaci贸n informativa o pol铆tica de los grandes medios.

鈥淣o crean que la manipulaci贸n pol铆tica es un problema solamente del Tercer Mundo鈥, se帽al贸 entonces el fundador de Inter Press Service, Roberto Savio -uno de los propulsores, junto al director de Le Monde diplomatique Ignacio Ramonet y el director de Carta Maior, Joaquim Palhares-, de la flamante organizaci贸n. Se anunci贸 que tendr谩 su sede central en Par铆s, y al menos representaciones en Venezuela y Brasil.

Una veintena de periodistas y militantes altermundistas viajaron de inmediato a Caracas, donde se estableci贸 el cap铆tulo venezolano, que tuvo su desarrollo coordinando observatorios de medios durante elecciones presidenciales en Bolivia, Chile, Nicaragua, El Salvador, Venezuela, entre otros pa铆ses.

Una de las preocupaciones mayores que ten铆amos aquellos comunicadores que particip谩bamos en el FSM era la poco difusi贸n que se lograba no solo sobre los foros, los participantes, la agenda que se trataba y sus conclusiones.

En los foros de comunicaci贸n comenzamos a hablar de la necesidad de tener una televisora latinoamericano-caribe帽a, para poder ver el mundo desde el sur, a socializar el proyecto que tra铆amos tras la Asamblea de la Federaci贸n Latinoamericana de Periodista en La Habana, lo que finalmente, pocos a帽os despu茅s, se llamar铆a Telesur.

Socialismo, el ALCA, no confundir al enemigo,

EL FSM volvi贸 a Porto Alegre en enero de 2005 (tras un paseo por Bombay en 2004), y Ch谩vez fue la gran atracci贸n de los miles de participantes, que colmaron el estadio Gigantinho (dentro y sus alrededores). Quiz谩 fue el foro que qued贸 m谩s marcado en nuestras retinas, donde Ch谩vez dio un giro a la revoluci贸n bolivariana, cuando se manifest贸 abiertamente por el socialismo, sorprendiendo a muchos.

En su segunda visita a una reuni贸n del FSM en Porto Alegre, Ch谩vez hizo hincapi茅 en que hab铆a una nueva correlaci贸n de fuerzas en Am茅rica Latina y en el mundo, y que Estados Unidos ya no puede imponer su voluntad.

Asimismo, en el Foro, Ch谩vez par贸 de lleno el malestar de muchos militantes contra Lula, por un proyecto de reforma sindical de su gobierno y a su decisi贸n de asistir tambi茅n al Foro de Davos. 鈥淣o confundir al enemigo: Lula es un socio, un compa帽ero en esta lucha鈥.

Unos d铆as despu茅s, en el Teatro Ateneo (hoy ND) de Buenos Aires (a donde viaj贸 desde Porto Alegre), Ch谩vez tambi茅n defendi贸 a N茅stor Kichner, abucheado por algunos de los presentes, apelando al Mart铆n Fierro: 鈥淟os hermanos sean unidos, esa es la ley primera鈥. Remarc贸 la necesidad de tener en claro qui茅n es el enemigo y de trabajar por la unidad para la integraci贸n.

ALCArajo

En Porto Alegre se consolid贸 el No al ALCA, un amplio movimiento pol铆tico-social llevado adelante por gobiernos, partidos pol铆ticos, sindicatos y organizaciones sociales de todo el continente americano, con el fin de oponerse al proyecto estadounidense del 脕rea de Libre Comercio de las Am茅ricas (ALCA),

El movimiento se opuso a la regla del libre comercio (free trade) como reguladora de las relaciones internacionales, sosteniendo que promov铆a la desigualdad y la pobreza, y propuso en cambio un orden internacional basado en criterios que permitieran achicar las asimetr铆as, como el comercio justo (fair trade), la integraci贸n econ贸mica regional y subregional y la complementaci贸n productiva.

El 5 de noviembre de 2005, cuando se reuni贸 la IV Cumbre de las Am茅ricas en la balnearia ciudad argentina de Mar del Plata, para poner en marcha el ALCA, se produjo un hist贸rico enfrentamiento entre los gobiernos que defend铆an el acuerdo ,con el presidente de EEUU George Bush a la cabeza, y aquellos que se opon铆an, liderados por los presidentes Lula da Silva, N茅stor Kirchner y Hugo Ch谩vez, que tuvo como resultado la paralizaci贸n definitiva del ALCA..

Ya Telesur estaba en el aire e impidi贸 que se invisibilizara tanto la reuni贸n de la OEA (隆c贸mo olvidar las caras de Gorge Bush y su socio mexicano Vicente Fox!), como las multitudinarias movilizaciones populares bajo la consigna de 鈥淎LCA-rajo鈥, con Evo, con Maradona, con el pueblo en las calles marplatenses.

En 2006, el FSM se mud贸 a Caracas. All铆 en la inauguraci贸n, Ch谩vez se帽al贸: 芦Solo apuntando al poder pudi茅ramos comenzar a transformar el mundo. No lo podemos hacer con este foro ni con cien m谩s. Sirven de ayuda, son imprescindibles, pero a eso hay que acompa帽arlo con una estrategia hacia el poder, si no, no tendr铆a sentido禄. Bien claro: en enemigo no est谩 derrotado, la lucha contin煤a hasta la toma del poder (y no solo del gobierno).

En enero de 2007 el FSM se mud贸 a Nairobi, en plena 脕frica, y ah铆 estuvimos con Telesur, comprendiendo in situ que los problemas de africanos, asi谩ticos, latinoamericanos y caribe帽os era b谩sicamente los mismos: la explotaci贸n capitalista y sus consecuencias. Este foro nos mostr贸 los problemas de los pueblos africanos y enfatiz贸 la necesidad de dar voz a sus 850 millones de personas.

En 2009, el FSM volvi贸 a Brasil, a la nordeste帽a Belem do Par谩, en plena Amazonia, impulsado por Carta Maior, abordando el tema principal de la preservaci贸n de todo el patrimonio natural a煤n existente en el planeta. En enero de 2010 volvi贸 a Porto Alegre, Brasil, y se abri贸 con el lema 鈥淒iez a帽os despu茅s: desaf铆os y propuestas para otro mundo posible鈥, peor el impulso ya hab铆a deca铆do..

Aqu铆 estamos y a eso vamos

Veinte a帽os despu茅s, el FSM, en formato virtual, vuelve a trabajar por otro mundo cada vez m谩s necesario, cuando se habla del eventual fin de la humanidad.

Y quienes seguimos en la lucha por otro mundo imprescindible, la necesidad de aunar agendas, criterios, luchas; de intercambiar estudios, investigaciones; de renovar el pensamiento cr铆tico, muchas veces estancado en viejos dogmas y en perspectivas de mundos que ya no son, continuamos peleando para que el mensaje se imponga en el imaginario colectivo mundial.

Somos conscientes de que esta guerra cultural, ideol贸gica, la vamos perdiendo por goleada y hoy por hoy la idea de otro mundo posible y para todos no logra imponerse en el imaginario colectivo. El mundo pospand茅mico, para el que debemos prepararnos, ser谩 muy diferente al que hasta ahora conocimos.

Hoy la continuidad de FSM depende de la elaboraci贸n de una agenda anticapitalista, anticolonial y antipatriarcal, partiendo de una relaci贸n del pensamiento cr铆tico y estrat茅gico; una forma de deliberaci贸n que supere el actual d茅ficit democr谩tico de su Comit茅 Internacional y, sobre todo, de enamorar a las nuevas generaciones para luchar por un mundo mejor, ya que ellos ser谩n quienes puedan disfrutar鈥 padecer. Ellos ser谩n lo que podr谩n reverdecer el Foro.

Perd贸n, 驴20 a帽os no es nada?

CLAE




Fuente: Lahaine.org