January 2, 2023
De parte de ANRed
78 puntos de vista

La alegr铆a del final es un b谩lsamo popular tan necesitado como merecido. Coron贸 un a帽o de grandes luchas y de mucho sufrimiento, ya que de campeonatos seguimos peleando varios, como el del empobrecimiento, de la inflaci贸n, la precarizaci贸n, el saqueo extractivista. Todo al ritmo del escandaloso sometimiento a un nuevo acuerdo con el FMI, que otorga impunidad a los responsables de la gigantesca estafa perpetrada con el acuerdo de 2018 y ha significado nuevas y cada vez peores consecuencias para el pueblo y el pa铆s que se extender谩n durante a帽os. Por lo que la alegr铆a del momento nos debe ayudar a hacer balance del a帽o vivido y fortalecernos frente al escenario 2023 y las luchas que avecinan. Por Autoconvocatoria x la Suspensi贸n del Pago e Investigaci贸n de la Deuda


El nuevo acuerdo-estafa

A pesar de reconocer p煤blicamente la condici贸n ileg铆tima y fraudulenta de la deuda con el FMI tomada por Mauricio Macri en 2018, incluso haber iniciado una querella contra sus responsables locales, el Ejecutivo pidi贸 autorizaci贸n para pagar la estafa con un nuevo acuerdo y el Congreso lo vot贸, d谩ndole el visto bueno del conjunto mayoritario del r茅gimen pol铆tico.

La jornada del 10 de marzo tuvo otra expresi贸n: la movilizaci贸n callejera de miles de personas y organizaciones en el Congreso y otros puntos del pa铆s, adem谩s del rechazo parlamentario de la bancada de izquierda. Si bien el sector del oficialismo que responde a Cristina Kirchner tambi茅n vot贸 en contra o se abstuvo, mayormente lo hizo reclamando 鈥渙tro acuerdo鈥. Ese 鈥渙tro acuerdo鈥 nunca se explic贸 ni acompa帽贸 esa denuncia de movilizaciones con ese objetivo. Tampoco implic贸 una ruptura total con el gobierno del que sigue siendo parte.La decisi贸n oficial de no asumir el car谩cter fraudulento del acuerdo de Macri y de no confrontar con el Fondo, junto con la falta de voluntad de parar la fuga, implic贸 que el gobierno aceptara la tutela del FMI y su cogobierno. Asumiendo una nueva deuda, hasta 2034, con la consecuente p茅rdida de soberan铆a. Una caracter铆stica central del acuerdo firmado son las famosas 鈥渕etas鈥, que representan una extorsi贸n permanente, pues condicionan los desembolsos trimestrales para pagar la estafa anterior, al cumplimiento de las exigencias del FMI. Entre otras, el organismo reclama una reducci贸n cada vez mayor del d茅ficit fiscal (recortar la inversi贸n y el gasto del Estado), el recorte de la pol铆tica social, una pauta de acumulaci贸n de reservas en el BCRA y una orientaci贸n ortodoxa en la pol铆tica fiscal y monetaria, incluyendo una devaluaci贸n progresiva de la moneda nacional.

Las 鈥渞eformas estructurales鈥 (jubilatoria, laboral, etc.), quedaron trazadas como orientaci贸n a futuro. Incluirlas en el Acuerdo y aplicarlas de inmediato hubiera sido una invitaci贸n a la rebeli贸n popular, pero las mencionan en cada revisi贸n. En particular, de cara a las jubilaciones, se busca recortar a煤n m谩s el gasto en el sistema previsional, en caso de que se agote el ajuste inflacionario actual que mantiene jubilaciones de miseria sobre millones de personas jubiladas.

Los efectos de la nueva estafa

Ajuste e inflaci贸n. El nuevo acuerdo prev茅 un 鈥減er铆odo de gracia鈥 hasta 2026, tiempo en el cual mientras se cumpla con las condiciones del Fondo, se recibir谩 los desembolsos destinados a pagar la estafa de Macri y los intereses acumulados. Reci茅n entonces se empezar谩 a pagar los vencimientos del nuevo acuerdo, lo que coincidir谩, adem谩s, con un aumento sideral de los reclamos de pago a los bonistas privados seg煤n la reestructuraci贸n negociada en 2020. Es decir, lo peor todav铆a no lleg贸, y nadie sabe c贸mo se afrontar谩 ese momento. Sin embargo, a pocos meses del 2022 ya empezamos a vivir las consecuencias de la nueva estafa.

Los meses posteriores a la firma no fueron de estabilidad y despegue, como promet铆a el gobierno, sino de inestabilidad e incertidumbre: las empresas aumentaron precios y pisaron salarios, mientras que la pol铆tica oficial de contenci贸n de la inflaci贸n naufragaba entre las internas del FdT y la presi贸n del empresariado. El fracaso post-acuerdo y la necesidad de acelerar el ajuste resolvieron la interna oficialista y determinaron la salida de tu Guzm谩n, el relevo de Batakis y el arribo de Massa al gabinete econ贸mico. En otras palabras, el gobierno construy贸 finalmente el consenso pol铆tico para profundizar las medidas antipopulares y cumplir las metas del FMI: aceleraci贸n de la devaluaci贸n, aumento de tarifas, suba de la tasa de inter茅s y ajuste en el gasto p煤blico. Adem谩s, se implement贸 un recorte de partidas presupuestarias por $128.000 millones este a帽o, se promovi贸 y vot贸 en el Congreso un Presupuesto 2023 con recortes nominales y reales sobre distintas partidas, se otorg贸 el 鈥渄贸lar soja鈥, un enorme subsidio del Estado a los empresarios del agro y las cerealeras/exportadoras, entre otras.

El principal efecto de las medidas de ajuste es la desaceleraci贸n econ贸mica, y as铆 lo reconoce y aplaude el FMI. Esto, va de la mano del derrumbe de la infraestructura social y la ca铆da de la capacidad de consumo de los sectores populares ante la escalada inflacionaria, que superar谩 el 90% anual, y el crecimiento de la precarizaci贸n laboral. En la pelea frente al aumento sin cesar del costo de la vida, el acuerdo con el FMI fortalece la mano de quienes m谩s concentran y m谩s privilegios exigen.

Clase trabajadora desempleada

Un cap铆tulo especial del ajuste recae sobre el sector desocupado y los planes sociales. En los 煤ltimos meses se orquest贸 una sucia campa帽a medi谩tica y pol铆tica con el objetivo de reducir la cantidad de personas que reciben la asistencia social del Estado, especialmente el Potenciar Trabajo, y quebrar la combatividad creciente de los sectores m谩s desprotegidos. En vez de investigar el fraude de la deuda, se anunci贸 una auditor铆a sobre los planes sociales, se hizo p煤blico un informe de la AFIP sobre 鈥渋rregularidades鈥, se judicializ贸 la situaci贸n levantando el secreto fiscal sobre les beneficiaries, y hasta intentaron postergar el cobro de los planes en diciembre.

Es una canallada poner la lupa sobre las personas en situaci贸n de pobreza, mientras las empresas y los millonarios del pa铆s se dedican a la especulaci贸n financiera, fugan d贸lares pag谩ndose auto-pr茅stamos y presionan para obtener beneficios del Estado.

Extractivismo recargado

Por otra parte, la firma del Acuerdo buscaba despejar el panorama financiero en el corto plazo para organizar un plan econ贸mico de mediano y largo plazo en torno al pago de la deuda. El problema no es solo la ilegitimidad de esa deuda reclamada, sino adem谩s el car谩cter de ese plan: profundizar la orientaci贸n exportadora de commodities (soja, petr贸leo y gas, miner铆a) y convocar inversiones extranjeras para el desarrollo de actividades extractivas, de fuertes consecuencias ambientales y sociales, escasa generaci贸n de empleo y beneficios concentrados en pocas manos. Es el camino al que llevan la aceleraci贸n de la explotaci贸n de Vaca Muerta, la entrega del litio en el norte, la exploraci贸n petrolera en aguas profundas en Mar del Plata, la entrega del R铆o Paran谩 a capitales extranjeros y del agua a la empresa israel铆 Mekorot, la presi贸n para concretar otros megaproyectos mineros o de infraestructura, como la autov铆a en Punilla, C贸rdoba, los incendios y desmontes para la expansi贸n de la frontera agr铆cola y el cajoneo o ataque a las leyes de protecci贸n ambiental (Humedales, Glaciares). El acuerdo con el FMI da por sentada la profundizaci贸n de este modelo de saqueo extractivista.

Soberan铆a y geopol铆tica

El nuevo Acuerdo no s贸lo implica un monitoreo permanente de la pol铆tica econ贸mica de parte de los auditores del FMI y el sometimiento trimestral a la aprobaci贸n de su Directorio ejecutivo. Ocurre en un contexto internacional agitado y de gran incertidumbre, donde Argentina pivotea entre dos bloques econ贸micos y pol铆ticos. Uno comandado por EEUU 鈥 Europa, y otro que tiene por protagonistas a Rusia 鈥 China. Por ahora, la deuda fraudulenta con el FMI y el peso de EEUU en el organismo, as铆 como tambi茅n con los grandes fondos privados que mantienen bonos argentinos en sus carteras de inversi贸n, inclina la posici贸n argentina hacia un mayor alineamiento con la pol铆tica exterior estadounidense, a cambio de cierta flexibilidad en los plazos y las metas del Acuerdo. Las consecuencias de esta p茅rdida de soberan铆a van m谩s all谩 de lo estrictamente econ贸mico (incluyendo la renuncia de jurisdicci贸n nacional sobre el endeudamiento p煤blico).

El posicionamiento externo del pa铆s en diversos conflictos se ve afectado mientras van apareciendo acuerdos como la instalaci贸n de una nueva sede de la Agencia de Control de Drogas (DEA) en San Nicol谩s o la construcci贸n de parte del ej茅rcito 鈥揳mbos de EEUU- de una base de 鈥渄efensa civil鈥 en Neuqu茅n.

Represi贸n y criminalizaci贸n

Los planes de ajuste no pasar谩n sin resistencia, que vista la historia reciente puede convertirse en una ofensiva popular en defensa de las condiciones de vida. Por eso, el endurecimiento de la represi贸n, criminalizaci贸n y judicializaci贸n de la protesta social, donde los poderes ejecutivo y judicial meten la mano en igual proporci贸n, cada cual seg煤n sus competencias. Dan cuenta de esto las hermanas mapuche detenidas luego del brutal desalojo del lof Winkul Lafken Mapu por parte de un comando unificado.

La descomposici贸n de los poderes del Estado es, particularmente, notoria en el Poder Judicial, que pocas semanas atr谩s mostr贸, con toda crudeza, las conexiones espurias que lo liga con el empresariado, los medios de comunicaci贸n hegem贸nicos y los servicios de inteligencia, en contra de los derechos del pueblo y de la naturaleza.

Acciones de la Autoconvocatoria

Como parte de aquella resistencia, desde la Autoconvocatoria dimos continuidad a la campa帽a de denuncia y movilizaci贸n popular lanzada en enero de 2020. Con la experiencia y el Fallo del Juicio Popular a la Deuda y al FMI en mano, y una progresiva disminuci贸n de las restricciones impuestas con la pandemia, a partir de julio 2021 impulsamos un calendario intenso de acciones que desemboc贸 en las marchas callejeras masivas que protagonizamos junto a otros espacios de articulaci贸n y lucha, en diciembre, febrero, marzo y julio ante el Congreso, la Casa Rosada y el Ministerio de Econom铆a, para mostrar el repudio popular y se帽alar los blancos pol铆ticos de la movilizaci贸n. Asimismo, formamos parte de la presentaci贸n de un Amparo Judicial que promueve la anulaci贸n del Acuerdo con el Fondo y del pago de la deuda, como forma de visibilizar su car谩cter ilegal e ileg铆timo e insistir en la existencia de alternativas a la resignaci贸n y la entrega.

Construimos una mirada integral de los impactos y consecuencias no solo de los acuerdos con el FMI sino tambi茅n de toda la deuda espuria que, sin soluci贸n de continuidad, se sigue acumulando sin investigaci贸n ni justicia desde por lo menos tiempos de la 煤ltima dictadura. Por eso, durante todo el a帽o acompa帽amos y nos solidarizamos con la enorme diversidad de luchas que reflejan las consecuencias de este sistema de dominaci贸n, buscando siempre fortalecer la unidad en acci贸n. Con el pleno convencimiento de que la 煤nica deuda es con los pueblos y la naturaleza, nos hermanamos en las calles con las organizaciones de desocupadas, desocupados y desocupades, con las luchas docentes y del sector salud, con quienes est谩n defendiendo la soberan铆a, los territorios, el agua, los bosques, el clima, y quienes reclaman justicia y una jubilaci贸n digna despu茅s de toda una vida de trabajo.

Estuvimos presentes en las plazas del pa铆s para seguir exigiendo Memoria, Verdad y Justicia frente a los cr铆menes de la dictadura y estuvimos en el 35掳 Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Trans, Travestis, Intersexuales, Bisexuales y No Binaries en San Luis, para seguir vinculando la deuda con la opresi贸n espec铆fica que atraviesa m谩s de la mitad de la poblaci贸n. Y reconociendo que el drama de la deuda ileg铆tima y odiosa, de las condiciones del FMI y las dem谩s instituciones financieras internacionales, afecta a muchos pueblos sobre todo del Sur, buscamos unir fuerzas en Am茅rica latina, el Caribe y el mundo.

La lucha contin煤a

Desde la Autoconvocatoria por la Suspensi贸n del Pago e Investigaci贸n de la Deuda continuaremos sumando nuestro aporte a la lucha contra el pago de una deuda que no debemos. Contra sus ajustes e imposiciones que nos empobrecen y violentan. Sabemos que el a帽o 2023 traer谩 una profundizaci贸n de los efectos del acuerdo-estafa 鈥 como el FMI acaba de detallar 鈥 y nuevos desaf铆os, sobre todo en la medida que se acercan las elecciones. Pero tambi茅n habr谩 nuevas posibilidades para avanzar en la construcci贸n de la unidad y resistencia popular que precisamos para poner fin a este sistema de endeudamiento, empobrecimiento, extractivismo, explotaci贸n y entrega perpetua.

Llamamos a multiplicar la fuerza de las, los y les de abajo con organizaci贸n, debate y lucha en las calles, en los lugares de trabajo, en escuelas, universidades, territorios y en todos los 谩mbitos necesarios. Llamamos a articular luchas y esperanzas, uni茅ndonos en nuestro pa铆s y con otros pueblos hermanos, para parar la sangr铆a y lograr que se salden las 煤nicas deudas verdaderas: las deudas hist贸ricas, sociales, ecol贸gicas y clim谩ticas, las deudas de g茅nero y democr谩ticas, las deudas con los derechos y las necesidades de los pueblos y de la naturaleza.

En ese camino, invitamos a construir una gran Asamblea, el s谩bado 11 de marzo, para debatir y acordar pr贸ximas acciones.





Fuente: Anred.org