November 26, 2020
De parte de CGT-LKN Euskal Herria
582 puntos de vista

Hoy como cada 25 de noviembre, D铆a internacional contra las violencias machistas, mujeres de todo el mundo ocupamos las calles para gritar que no queremos m谩s violencias contra las mujeres. Las violaciones, las agresiones sexuales, el acoso, los feminicidios, sean en casa, en la calle, en la escuela, en el trabajo, en internet, en las instituciones, o grupos religiosos, sociales y pol铆ticos, no son hechos aislados sino que responden a un mandato patriarcal y basado en las desiguales relaciones de poder existentes.

Este a帽o, desgraciadamente, se ha a帽adido la situaci贸n de pandemia de la Covidien-19 donde ha habido una mayor incidencia de la violencia de g茅nero bajo el confinamiento. Los asesinatos machistas, lejos de prevenirse y erradicarse, contin煤an aconteciendo como si de una costumbre se tratara. La clara y deliberada inacci贸n de las instituciones es una muestra que estas nacen del y para el patriarcado, y que no podemos esperar ninguna soluci贸n. S贸lo nos queda una soluci贸n: organizaci贸n y autodefensa.

No callaremos ante esta violencia y maltrato institucional por parte de la justicia, y continuaremos denunciando y expresando nuestro rechazo a un sistema judicial inoperante, que revictimiza e incluso criminaliza a las mujeres, ya las decisiones judiciales que niegan sistem谩ticamente la gravedad de las violencias machistas contra las mujeres, lesbianas y trans. Seguiremos denunciando y luchando para cambiar este orden patriarcal, capitalista, racista y colonial

Queremos expresar nuestra indignaci贸n por las respuestas que se dan desde las instituciones p煤blicas tanto a nivel estatal, como auton贸mico y local. Denunciamos los sistem谩ticos incumplimientos de sus obligaciones en relaci贸n a la prevenci贸n ya la educaci贸n, los recortes, la insuficiencia de los recursos existentes, la falta de circuitos de abordaje integral de las violencias y de formaci贸n de profesionales, el persistente sesgo patriarcal de la justicia, la insistencia de determinados grupos pol铆ticos a negar las violencias machistas, que incluso llega al control y persecuci贸n de trabajadoras que dan atenci贸n a mujeres supervivientes, etc.

Reivindicamos el derecho a una vida libre de violencias; conscientes de que las violencias machistas representan una grave y sistem谩tica vulneraci贸n de los derechos humanos de m谩s de la mitad de la poblaci贸n. Las violencias machistas, (contra muchas mujeres, ni帽os y j贸venes, lesbianas, transexuales, bisexuales, transg茅nero, intersexuales, con diversidad funcional, de diferentes or铆genes, culturas, creencias y religiones 鈥) legitiman y perpet煤an las desigualdades en un sistema heteropatrialcal, capitalista, colonial y racista basado en mecanismos de control y poder sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas.

No queremos tener que defendernos, no queremos tener miedo, queremos vivir libres y tranquilas.
Volvemos y volveremos a levantar la voz contra cualquier tipo de agresi贸n por cuesti贸n de g茅nero, hay que unir nuestras fuerzas contra esta lacra que nos est谩 matando. Hay una movilizaci贸n social, para organizarnos y seguir luchando todos los d铆as, para hacer frente, con firmeza, a este sistema neoliberal, capitalista, patriarcal y machista que considera a las mujeres poco m谩s que un objeto sexual a su plena disposici贸n.

Tambi茅n a nivel laboral, exigimos y lucharemos para conseguir que todas las empresas existen protocolos de prevenci贸n, erradicaci贸n de los acosos sexuales y acosos por raz贸n de sexo, as铆 como exigir la elaboraci贸n y cumplimiento de verdaderos planes de igualdad. Medidas para prevenir y erradicar la violencia de g茅nero. La incorporaci贸n de la perspectiva feminista en las pol铆ticas activas del trabajo.

Las unas junto a las otras, practicando la autoorganizaci贸n, el empoderamiento y la autodefensa feminista, decimos basta a las violencias machistas y nos apoyamos para disfrutar de vidas y relaciones libres. Nos mantendremos siempre juntas, con las amigas, hermanas, madres, hijas, amantes y vecinas, con las compa帽eras de clase, de trabajo, con las compa帽eras de vag贸n en el tren, con el colectivo de mujeres del pueblo, o del barrio. Somos muchas socavando, denunciando y luchando para cambiar este orden patriarcal, capitalista, racista y colonial.
Ante cualquier agresi贸n: autoorganizaci贸n, acci贸n directa, autodefensa, sin miedo, sin sentimiento de culpa.

Share



Fuente: Cgt-lkn.org