September 27, 2021
De parte de Memoria Libertaria
156 puntos de vista


CeAqua 

El 27 de septiembre de 1975, tuvieron lugar los 煤ltimos fusilamientos del Franquismo. Cinco personas fueron asesinadas como consecuencia de las 11 condenas iniciales a pena de muerte.

https://www.ceaqua.org/27-de-septiembre-los-ultimos-fusilamientos-de-la-dictadura/

Las acusaciones no pudieron probarse y la defensa de los encausados no fue justa.

Las acusaciones y los consejos de guerra:
Entre el 28 de agosto y el 19 de septiembre se producir铆an 4 consejos de guerra, con 11 penas de muerte.
El primero, en el Regimiento de Artiller铆a de Campa帽a 63 de Burgos, en el que se juzgaba a Jos茅 Antonio Garmendia Artola y 脕ngel Otaegui Etxebarria. El primero de ellos ser铆a conmutado por 30 a帽os de prisi贸n. Ambos pertenec铆an a ETA y fueron acusados del asesinato del cabo del Servicio de Informaci贸n de la Guardia Civil Gregorio Posadas Zurr贸n, en Azpeitia (Guip煤zcoa) , el 3 de abril de 1974
En el segundo, celebrado los d铆as 11 y 12 de septiembre en El Goloso (Madrid) hubo tres condenas a muerte: las de Xos茅 Humberto Baena, la de Manuel Blanco Chivite y la de Vladimiro Fern谩ndez Tovar. Ser铆a efectiva la del primero de los tres. Adem谩s, hubo otras dos condenas a prisi贸n, la primera por 30 a帽os a Pablo Mayoral Rueda, y una de 25 a Fernando Sierra Marco. La acusaci贸n: atentado con resultado de muerte contra el polic铆a armado Lucio Rodr铆guez, en la madrile帽a calle de Alenza, el 14 de julio de 1975.
Posteriormente, el 18 de septiembre, en el mismo lugar, ser铆an cinco los condenados. Todos, al igual que el anterior consejo de guerra, pertenec铆an al FRAP (Frente Revolucionario Antifascista Patriota). Eran Jos茅 Luis S谩nchez Bravo, Ram贸n Garc铆a Sanz, Manuel Ca帽averas de Gracia, Concepci贸n Trist谩n L贸pez y Mar铆a Jes煤s Dasca Penelas.
Tanto Jos茅 Luis como Ram贸n fueron finalmente fusilados.
La acusaci贸n era por el asesinato del teniente de la Guardia Civil Antonio Pose Rodr铆guez, en Carabanchel (Madrid) , el 16 de agosto.
El perd贸n para las dos mujeres lleg贸 debido a que estaban embarazas (aunque dicen las buenas lenguas que solo una de ellas lo estaba, pero que se confirmaron ambas para salvarles la vida).
El cuarto consejo de guerra fue el 19 de septiembre en el Gobierno Militar de Barcelona. En el mismo, se juzgo a Juan Paredes Manot, Txiki, de ETA pol铆tico-militar, por ell asesinato en junio de ese a帽o del cabo de la Polic铆a Nacional Ovidio D铆az L贸pez, durante un atraco en una oficina del Banco de Santander en Barcelona.

Las defensas:
Como ya hemos dicho, el tiempo del que dispusieron para defender a los acusados fueron de apenas unas horas. Muchos abogados colaboraron en los casos para llegar a tiempo.
En el caso de Otaegui y Garmendia, aunque se consideraba que el segundo hab铆a sido el autor material del crimen, al haber recibido varios disparos en la cabeza, ten铆a una lesi贸n permanente. El abogado, Juan Mari Bandr茅s, consigui贸 que no se le ajusticiara, pero desde altas esferas se ped铆a sangre y se obtuvo fusilando al primero.
Adem谩s, los polic铆as fueron al hospital para conseguir una confesi贸n de Garmendia, pero dado su estado escribieron una declaraci贸n a la que pusieron la huella dactilar del ya comatoso Antonio, acusando a Otaegui.
Del primer juicio de El Goloso no se aceptaron ni una de las 194 pruebas que present贸 la defensa. Xose Humberto estaba en Portugal en el momento del asesinato del polic铆a en Madrid.
El abogado Juan Aguirre cont贸 que les hab铆an dado una copia del sumario apenas 4 horas antes del juicio. Ni siquiera pudieron hablar con los acusados. Tal y como 茅l mismo relat贸 en EL MUNDO TV 鈥淟os 煤ltimos fusilados-Cr贸nica de una generaci贸n鈥, en la primera jornada del Consejo de Guerra, Aguirre y todos los defensores civiles fueron expulsados de la sala. 芦Protestamos por las irregularidades y nos sacaron violentamente. Llevaban las pistolas en la mano y nos dec铆an que nos iban a matar. Se hicieron cargo de la defensa abogados militares que no conoc铆an la causa, ni las pruebas, ni las declaraciones, ni las actuaciones禄.
S谩nchez Bravo estaba en Murcia cuando se produjeron los hechos.
Resultado: Garc铆a Sanz y S谩nchez Bravo condenados a muerte.

En el cuarto consejo de guerra sumar铆simo contra Txiki, sus abogados Marc Palm茅s y Magda Oranich pidieron la anulaci贸n del juicio: los testigos no le reconocieron como autor (Txiki med铆a 1,52 metros y habr铆a destacado por ello) y nunca se supo qu茅 arma fue la que mat贸 al polic铆a. La declaraci贸n se obtuvo con torturas y en solo 3 horas los jueces desestimaron todas las pruebas鈥 la falta de pruebas.

S谩nchez Bravo, Baena y Garc铆a Sanz fueron duramente torturados en la Direcci贸n General de Seguridad por el comisario Roberto Conesa, y por los polic铆as Carlos Dom铆nguez S谩nchez y Antonio Gonz谩lez Pacheco (alias Billy el Ni帽o). Baena relat贸 dichas torturas en una carta.

La reacci贸n internacional:
La reacci贸n ante las condenas fueron inmediatas. Olof Palme, primer ministro de Suecia;el presidente de M茅xico; la Santa Sede; la entonces Comunidad Econ贸mica Europea, y miles de manifestantes en Par铆s, Roma, Oslo, Berl铆n o Bruselas mostrar铆an su inmediato rechazo. La embajada espa帽ola en Lisboa fue quemada, se plante贸 la expulsi贸n de Espa帽a de la ONU鈥ero la dictadura vino como se fue: matando sangrientamente.

Los fusilamientos::
Los pelotones voluntarios de fusilamiento dirigidos por Jos茅 Vega Rodr铆guez y Jos茅 Antonio S谩enz de Santamar铆a estaban preparados para ejecutar su venganza.
A las 8:30 fusilaron a Txiki en un mont铆culo en Collserola. Estaban sus abogados y su hermano. Tras los disparos de los 10 voluntarios, tuvieron que darle un tiro de gracia para matarle. El hermano recogi贸 algunos casquillos, que entreg贸 parte a la familia y parte a un museo.
A las 8:40 fue fusilado Otaegui en la tapia del penal de Burgos. No hubo m谩s testigos que los asesinos que lo mataron.
A las 9:10 ser铆a fusilado el primero en Hoyo de Manzanares (Madrid). Era Ram贸n Garc铆a Sanz. El siguiente ser铆a Jos茅 Luis S谩nchez- Bravo a las 9:30. El 煤ltimo, fue Xose Humberto Baena, a las 10:05. Aunque era, supuestamente, las ejecuciones eran p煤blicas, sus familias tuvieron que seguir a las furgonetas que les trasladaron desde Carabanchel hasta Hoyo de Manzanares. Nos les dejaron acceder hasta el lugar de los fusilamientos, pero s铆 escucharon las descargas de los fusiles. Los que s铆 pudieron acceder fueron polic铆as y guardias civiles que acudieron en autobuses, borrachos y arengando a los voluntarios del pelot贸n de fusilamiento. Varios de ellos, muy conocidos, vest铆an corbatas de colores celebrando la ocasi贸n.
El 煤nico testigo de los mismos fue el p谩rroco de Hoyo de Manzanares, al que obligaron a acudir para dar las extremaunci贸n a las v铆ctimas. Les llegaron a amenazar por no aplaudir los cr铆menes.
Gonz谩lez Pacheco (Billy el Ni帽o) era uno de los polic铆as que se acerc贸 hasta all铆. Amenaz贸 a un fotoperiodista que quer铆a dejar testimonio del momento, para que no lo hiciera.

En noviembre de 2012, el Gobierno Vasco da su reconocimiento como v铆ctimas de la violencia por motivaciones pol铆ticas a Txiki y a Otaegui, por considera que se vulner贸 su derecho a un juicio justo.
En junio de 2017, el Govern de Catalunya anula los juicios del franquismo y considera a los represaliados como v铆ctimas de procesos injustos. Por ello, el 煤nico juicio anulado hasta la actualidad es el de Juan Paredes, Txiki
Exigimos que la nueva Ley de Memoria Democr谩tica declare ilegales los juicios franquistas y repare a las v铆ctimas.




Fuente: Memorialibertaria.org