April 29, 2021
De parte de CGT Castilla Y Leon
339 puntos de vista


Este 28 de abril se celebra el D铆a Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo. Poco hay que celebrar si atendemos a lo ocurrido durante los 煤ltimos meses, y por ello CGT se ha concentrado a las 12:00 horas frente a las oficinas de la Inspecci贸n de Trabajo de Valladolid, en la Plaza de Espa帽a.

La pandemia ha dejado al descubierto las enormes carencias existentes en materia de seguridad y salud en los centros de trabajo. La precariedad laboral, una vez m谩s, ha sido el detonante de numerosos da帽os a la salud y a la vida de miles de trabajadores y trabajadoras.

Personal sanitario que se ha visto obligado a realizar sus funciones sin equipos de protecci贸n individual, hospitales llenos de trabajadores y trabajadoras procedentes de supermercados, call centers o servicios de reparto a domicilio, entre otras much铆simas profesiones, y centros de trabajo saturados, que no han cumplido las m谩s elementales medidas higi茅nicas y de distancia de seguridad.

Por otra parte, las autoridades han considerado que la COVID no era un riesgo laboral. Esto ha propiciado que las empresas 鈥渟e laven las manos鈥 cuando, en realidad, en la mayor铆a de los casos, la gente se contagiaba en los centros de trabajo o en el transporte, tambi茅n saturado.

Por otra parte, la promulgaci贸n de diversos Reales Decretos para ordenar este caos tampoco ha sido efectiva. Cuando se plante贸 el cierre de todo lo que no fueran actividades esenciales para la comunidad, fueron los empresarios quienes decidieron finalmente qu茅 era esencial y qu茅 no.

Porque la inspecci贸n de trabajo se declar贸 incompetente a la hora de cerrar los centros de trabajo que no cumplieran con dicha normativa y, finalmente, las Consejer铆as de Sanidad, en quienes reca铆a dicha responsabilidad, tampoco actuaron. Eran las fechas en que se superaba el millar de muertos diario.

Porque se ha antepuesto la econom铆a a la vida de las personas. Todo el sistema estaba orientado hacia eso y no han bastado las directrices del Ministerio de Sanidad o las normas promulgadas para alterar dicha l贸gica, que llevaba ya demasiado tiempo instaurada en la organizaci贸n del trabajo de la mayor铆a de las empresas de este pa铆s. Por eso la pandemia nos ha cogido a contrapi茅. Porque nada o casi nada de lo que imperaba en la cultura preventiva de este pa铆s funcionaba antes.

Este a帽o no contamos con cifras fidedignas que nos ayuden a analizar el aumento de la siniestralidad laboral. La Covid no entrar谩 en los registros porque no se ha considerado un riesgo laboral. Sin embargo, para todas aquellas personas que no han podido trabajar desde sus domicilios, s铆 que ha sido un riesgo al que se han expuesto por causa y con motivo del trabajo.

Debemos trabajar para cambiar esa cultura en la que el dinero est谩 por encima de la vida de las personas. Integrar la prevenci贸n dentro de la actividad laboral, que no sea simplemente un requisito para 鈥渢ener la documentaci贸n en regla鈥, para esquivar la acci贸n inspectora y ahorrarse unas sanciones que, en demasiadas ocasiones, ni tan siquiera son propuestas, contrariamente a lo expresado en la normativa en vigor, que indica que la inspecci贸n de trabajo debe proponer sanci贸n siempre que se menoscabe la seguridad y salud de las personas trabajadoras.

Debemos trabajar para que la prevenci贸n de riesgos se convierta en un conjunto de medidas reales y efectivas -reales y efectivas, repetimos, no papel mojado- para proteger la seguridad y salud de las personas.

COEFICIENTES REDUCTORES:

En la 煤ltima legislatura del gobierno de Jos茅 Luis Rodr铆guez Zapatero, se aprueba el Real Decreto 1698/2011, estableciendo los criterios para la aplicaci贸n de los coeficientes reductores en la edad de jubilaci贸n. En este Real Decreto se determina el procedimiento general que debe observarse para rebajar la edad de jubilaci贸n, teniendo en cuenta la siniestralidad en el sector, morbilidad, mortalidad, penosidad, turnicidad, el trabajo nocturno y el sometimiento a ritmos de producci贸n, la peligrosidad y toxicidad de las condiciones del trabajo, su incidencia en los procesos de incapacidad laboral que genera en los trabajadores y los requerimientos f铆sicos exigidos para el desarrollo de la actividad.

Este Real Decreto se aplicar谩 a las personas por cuenta ajena y por cuenta propia incluidas en cualquiera de los reg铆menes que integran el sistema de la Seguridad Social. Establece los requisitos que deben cumplir los trabajadores y trabajadoras para que se les apliquen los coeficientes reductores. El inicio del procedimiento, su tramitaci贸n y qui茅nes pueden solicitar su aplicaci贸n. Y qu茅 Administraciones y Organismos son los encargados de hacer los estudios y desarrollar la tramitaci贸n de las solicitudes.

Tras nueve a帽os de abandono de las instituciones y de la mayor铆a de los partidos pol铆ticos, el Decreto no se ha desarrollado, impidiendo de hecho la aplicaci贸n de coeficientes reductores a la edad de jubilaci贸n en trabajos con riesgos a los que tampoco quieren poner remedio. Este Real Decreto se aprueba pocos d铆as antes del final de la 煤ltima legislatura de Rodr铆guez Zapatero, a la que sigue un gobierno del Partido Popular, con Mariano Rajoy como Presidente del Gobierno, quien deja la aplicaci贸n del Real Decreto en v铆a muerta.

Desde 2011 se presentan en la Direcci贸n General de Ordenaci贸n de la Seguridad Social (DGOSS), que es el organismo que debe realizar los estudios previos, cerca de una treintena de solicitudes de diferentes sectores. Desde la fecha de entrega de la solicitud, 茅stas se encuentran en un estado de 鈥渆terno estudio鈥.

El gobierno hace dejaci贸n de su responsabilidad y obligaci贸n de hacer cumplir la ley al no dotar a la Direcci贸n General de Ordenaci贸n de la Seguridad Social de recursos suficientes, tanto humanos como econ贸micos, motivo por el cual las resoluciones de estas solicitudes se demoran en el tiempo hasta el d铆a de hoy.

Hay que resaltar que el Real Decreto est谩 en v铆a muerta para la mayor铆a de los sectores solicitantes, pero tambi茅n hay que destacar que 鈥渃asualmente鈥 a principios del a帽o 2019 se promulgo el Real Decreto que otorgaba el coeficiente reductor del 0,2 % al colectivo de polic铆as locales. Evidentemente la 煤nica conclusi贸n que podemos sacar de esto es que el Gobierno s贸lo atiende las peticiones que le interesan, dejando en el olvido a la inmensa mayor铆a de trabajadores y trabajadoras, quienes dejan su salud y su vida para el crecimiento econ贸mico y social del Estado espa帽ol. En definitiva, entendemos que el Gobierno debe de llevar a cabo tres importantes movimientos:

Primero: Dotar a la DGOSS de recursos econ贸micos y humanos suficientes para que se realicen los estudios necesarios para la aplicaci贸n de los coeficientes reductores seg煤n los sectores solicitados y se d茅 traslado al Congreso de los resultados para que se aprueben los Reales Decretos, aplicando los coeficientes que resulten de los estudios.

Segundo: Incluir en los pr贸ximos Presupuestos Generales del Estado la partida econ贸mica necesaria para afrontar las jubilaciones que se produzcan. As铆 mismo, debe realizar los estudios econ贸micos necesarios para financiar las futuras pensiones que resulten de estas jubilaciones.




Fuente: Cgt-cyl.org