August 31, 2021
De parte de Indymedia Argentina
1,590 puntos de vista

El D铆a Internacional del Detenidx Desaparecidx, establecido por FEDEFAM, (Federaci贸n Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos-Desaparecidos) el 30 de agosto, nos convoca a reflexionar que tan aberrante delito siga teniendo permanencia en todo el mundo.

As铆 como encontramos la g茅nesis del crimen de desaparici贸n forzada de personas, en la misma Declaraci贸n de los Derechos del Hombre y del Ciudadano en agosto de 1789, momento en que las instituciones emergidas de la Revoluci贸n Francesa, lo plasmaran en dos art铆culos de la mencionada Declaraci贸n, concretamente en el 7潞 y en el 12潞, enuncian claramente en el art.7, que 鈥Ninguna persona puede ser acusada, detenida ni encarcelada sino en los casos determinados por la ley y seg煤n las formas prescritas en ella. Los que solicitan, facilitan, ejecutan o hacen ejecutar 贸rdenes arbitrarias deben ser castigados鈥

Y en el art-12. La garant铆a de los derechos del hombre y del ciudadano necesita una fuerza p煤blica. Esta fuerza se instituye, por tanto, para beneficio de todos y no para la utilidad particular de aqu茅llos que la tienen a su cargo.

Este antecedente jur铆dico, no surgi贸 del exclusivo per铆odo vertiginoso de la Revoluci贸n Francesa de 1789, que tanto aportara en derechos y en garant铆as a una Europa tiranizada por monarqu铆as corruptas, desp贸ticas que ahogaban a sus pueblos en trabajos esclavos y en impuestos descomunales y que la vida de las clases populares, era s贸lo una cadena de reproducci贸n de servidumbres, y que un d铆a m谩s de sobrevivencia, era un hecho excepcional.

Pero el hecho que fuera en 1789, no es dif铆cil deducir a vuelo de p谩jaro, la aplicaci贸n y reproducci贸n de este crimen de Estado, cometido en la historia antigua, tal como es objeto de estudio de investigadores, historiadores y juristas, ya que las caracter铆sticas de este delito, se evidencian en los imperios de la antig眉edad, en la conquista de territorios鈥   Y encontramos esta pr谩ctica de control y aniquilamiento en m煤ltiples ejemplos hist贸ricos, que por la distancia en el tiempo desdibujaba en cierta medida la condici贸n de seres humanos y las condiciones de vidas miserables y azarosas a las que eran sometidos por las clases que se enriquec铆an justamente por las penurias de lxs infortunadxs.

Retomando de los variados delitos que los due帽os del poder y sus ej茅rcitos, perpetraban, la desaparici贸n forzada de personas era una consecuencia l贸gica al no considerar que s贸lo los privilegiados eran sujetos y ciudadanos, los dem谩s, s贸lo cosas desfavorecidas sin derecho alguno a nada.

Abordando ya las caracter铆sticas de la desaparici贸n forzada encontramos a un delito compuesto, ya que contiene a su vez varios delitos atentatorios a los derechos fundamentales.

As铆 nos encontramos con la violaci贸n de los siguientes: 鈥 el derecho a la vida; 鈥 el derecho a un trato humano y respetuoso de la dignidad; 鈥 el derecho a la identidad y a la vida familiar, en especial en el caso de ni帽xs. 鈥 el derecho a la reparaci贸n; 鈥 el derecho a la libertad de opini贸n, expresi贸n e informaci贸n鈥

La desaparici贸n forzada se considera asimismo como un abuso continuado y m煤ltiple, no s贸lo contra la v铆ctima, se extiende a sus familiares, ya que no s贸lo sufren la ausencia provocada por las fuerzas represivas estatales, adem谩s la impunidad de los autores y ejecutores del secuestro y desaparici贸n, que no son requeridos para comparecer judicialmente, como en muchos pa铆ses. El Estado espa帽ol es ejemplo paradigm谩tico de ello con las v铆ctimas del franquismo, donde miles de desaparecidxs esperan justicia desde las cunetas, y el obligado reconocimiento a las desapariciones que se practicaron durante el franquismo, y posteriormente el silencio de los gobiernos post dictatoriales.

La clasificaci贸n de crimen continuo tambi茅n supone que, procesalmente, los hechos no prescriben en tanto y cuanto las personas desaparecidas contin煤an en ese limbo de la nada, encontr谩ndose en la indefensi贸n jur铆dica absoluta, sin la m铆nima protecci贸n de un h谩beas corpus o recursos de amparo, como resultado de la actuaci贸n secreta y clandestina por parte de quienes cometen el crimen: la v铆ctima es arrancada de la existencia y de la posibilidad de ejercer m铆nimos derechos.

Habiendo considerado la pr谩ctica de cr铆menes aberrantes durante el andar de la humanidad en la era antigua, en la era medieval, en la era moderna, es importante destacar que en el siglo XIX, con los avances t茅cnicos aplicados a la industria de las guerras, se gener贸 un mayor n煤mero de bajas en los ej茅rcitos, y se extendi贸 a las poblaciones civiles. Surgen a partir de l800 los movimientos antibelicistas y organizaciones humanitarias como la Cruz Roja en 1859.

Y es en 1964 en los Convenios de Ginebra que se establecen las primeras tipificaciones internacionales de abusos y delitos o leyes de guerra.

La desaparici贸n forzada de personas, fue una continuidad en el plan del nazismo de controlar Europa eliminando a todo aquel que no fuera el arquetipo, por dem谩s abyecto, ideado por Hitler. El nazismo perpetr贸, uno de los mayores genocidios en la historia de la humanidad.

Ciertamente que genocidio ha sido equiparado a masacres, a matanzas colectivas, a campa帽as de exterminio鈥 La destrucci贸n de miles de pueblos originarios en Am茅rica, es quiz谩s uno de los m谩s terribles aniquilamientos. Pero sin negar el exterminio y persecuci贸n de grupos humanos por razones de territorio, pol铆ticas, religiosas, 茅tnicas, culturales鈥 es en la Segunda guerra mundial, el horror y atrocidades cometidas por el nazismo, impact贸 al conjunto de la conciencia universal y se pusieron en pr谩cticas las ideas que ven铆a elaborando Raphael Lemkin, jurista polaco, que produjo instrumentos jur铆dicos que permitieran el castigo de los responsables, y que estableci贸 el t茅rmino genocidio, (genos: gente, cide : asesinato) cuando profundiz贸 el estudio del genocidio armenio, en el que se calculan fueron exterminados un mill贸n y medio de personas.

Y es precisamente que el Tribunal Internacional de N眉remberg, condena a los ejecutores y responsables del Decreto de Nacht und Nebel (*) (Decreto de Noche y Niebla), el antecedente concreto e hist贸rico de la tipificaci贸n del crimen de desaparici贸n forzada de personas. (decreto NN) Y si bien a煤n este crimen no era considerado un crimen de lesa humanidad, es en dicho Tribunal donde es considerado un crimen de guerra.

El r茅gimen nazi deten铆a y condenaba a muerte a las personas de los territorios que ocupaba en Europa. Las ejecuciones no eran inmediatas, los detenidos eran transportados a campos de concentraci贸n y exterminio, donde se anulaba su identidad humana, eran cosificados con n煤meros de reconocimiento, y se prohib铆a la comunicaci贸n de cualquier informaci贸n sobre el paradero y la suerte de los detenidos clandestinamente.

Otra ola inaudita de multiplicidad de los delitos de desaparici贸n forzada, torturas, eliminaci贸n, le corresponde al stalinismo el aporte despiadado contra todxs cuantxs tuvieran un pensamiento cr铆tico, y Siberia fue el sitio de eliminaci贸n de todo lo que no se sometiera a la bestialidad de Stalin, quien por cierto fue el que impidi贸 que se detallara la persecuci贸n pol铆tica en la Convenci贸n para la prevenci贸n del delito de genocidio.

En este r谩pido esbozo, no ignoramos el macabro aporte que realiz贸 la guerra en Argelia provocada por el colonialismo franc茅s.

Am茅rica Latina.

La cadena de horrores que muy resumidamente hemos mencionado, no ha sido patrimonio exclusivo de tal o cu谩l autoridad en cualquier lugar y tiempo. As铆 tambi茅n la desaparici贸n forzada de personas, y no hay pa铆s alguno que detente la exclusividad, lamentablemente.

En 1947, EEUU, crea el Consejo de Seguridad Nacional para desarrollar y expandir la Doctrina de la seguridad nacional. El componente nodal, es la represi贸n de disidentes, y para ello, planific贸 la formaci贸n y adiestramiento de militares latinoamericanos en la Escuela de las Am茅ricas en Panam谩.

Ya hab铆a tremendos antecedentes en el continente americano, como en El Salvador en 1932, la represi贸n en Guatemala entre 1963 y 1966, y fue durante la instauraci贸n de las dictaduras en el Cono Sur de Am茅rica Latina, Chile, Argentina, Uruguay, d贸nde se produjeron masivamente desapariciones forzadas de personas.  La actividad de las organizaciones familiares y de derechos humanos, consiguieron el reconocimiento del delito de lesa humanidad a la desaparici贸n forzada de personas, y perseguido por el Tribunal Penal Internacional, pero despu茅s de muchos a帽os de reclamos y demandas.

Un elemento a destacar, los grupos de extrema derecha y grupos paramilitares, como la Triple, la CNU (Concentraci贸n Nacional Universitaria) y el CDO (Comando de organizaci贸n, extrema derecha peronista) en Argentina, la ORDEN, organizaci贸n democr谩tica Nacional en Guatemala, fueron perpetradores de la desaparici贸n forzada de personas, y sus miembros fueron denunciados; algunos de ellos, como en el caso argentino, enjuiciados y condenados, aunque muchos a煤n permanecen impunes.

Brasil, Paraguay, Bolivia, Colombia, Uruguay, M茅xico, tambi茅n soportaron el flagelo de la pr谩ctica estatales de las desapariciones forzadas.

Ya est谩 ratificado por el derecho internacional, como un delito permanente y continuado, e imprescriptible, ya que el delito sigue cometi茅ndose hasta que no se sabe la suerte de las personas secuestradas, y en especial de los menores.

Se han establecido Comisiones por la Verdad y la Justicia, Tratados continentales, Grupos de trabajo ad hoc, y sin desconocer los avances que se han hecho, producto de las luchas de organizaciones de derechos humanos y pol铆ticas, estamos a煤n con las manos vac铆as y los corazones heridos, por los 400 ni帽xs, hijxs de lxs detenidxs desaparecidxs en Argentina, con la inoperancia de los gobiernos post dictatoriales, son miles de desaparecidxs  en pa铆ses de todo el mundo cuyos gobernantes ignoran convenciones, recomendaciones, etc., de las Naciones Unidas, el Estado sionista de Israel es uno de los m谩s ejemplificativos.

En el Estado espa帽ol, en un censo publicado en 2008, la cifra de 114.266 desaparecidxs, a la que se debe sumar los 12.042 casos de sustracci贸n de menores, no tratadas ni siquiera judicialmente隆!!!

Los pa铆ses y gobiernos que se encuentran en esta lista fat铆dica de terror y muerte, abarcan pr谩cticamente a todo el mundo, China, Marruecos, Bosnia-Herzegovina, Congo, Siria, Rusia, M茅xico, Per煤, Siria, Turqu铆a鈥.

Sobran tratados, sobran razones, pero los gobiernos son los monos que no ven, no oyen no dicen, y con ellos:  la indignidad.

鈥淣o me duelen los actos de la gente mala, me duele la indiferencia de la gente buena鈥 (Martin Luther King).

Y ya es momento que retomemos el grito que NOS FALTAN TODXS, TODXS, no queremos la ignominia de la indiferencia. El fascismo societario avanza con el silencio y la complicidad subterr谩nea.

Andrea Benites.Dumont

 

(*) El mariscal Wilhelm Keitel, fue acusado de la redacci贸n y aplicaci贸n del decreto Noche y Niebla




Fuente: Argentina.indymedia.org