356 puntos de vista


La “Declaraci贸n conjunta sobre la salud de la mujer y el fortalecimiento de la familia”, que se presentar谩 a la Asamblea Mundial de la Salud, es una verdadera declaraci贸n de guerra contra la mujer, contra sus derechos, contra el derecho al aborto. Si bien el texto habla, por ejemplo, de “la igualdad de oportunidades para acceder al empleo como hombres”, muestra muy claramente el deseo de restringir el derecho al aborto, con el pretexto de “el bienestar de la mujer” y “la preservaci贸n de la vida humana” ; el grupo elogia las “familias tradicionales”, es decir, las parejas heterosexuales, y afirma que “protegen vidas inocentes”.

Esta declaraci贸n simb贸lica muestra la ofensiva reaccionaria, antifeminista, patriarcal e internacionalmente coordinada. Llega en un momento en que el derecho al aborto est谩 siendo combatido por varios gobiernos que apoyan a las fuerzas m谩s retr贸gradas. Los c铆rculos religiosos de varios lados juegan un papel importante.

Las organizaciones miembros de la Red Sindical Internacional de Solidaridad y de Luchas denuncian esta declaraci贸n reaccionaria, pero tambi茅n los obst谩culos al derecho de toda mujer a disponer libremente de su cuerpo, que existen mucho m谩s all谩 de estos 32 pa铆ses. El derecho de las mujeres a controlar sus cuerpos es un derecho fundamental. Es un elemento estructurante en la construcci贸n de la igualdad entre mujeres y hombres. El aborto es un problema de salud p煤blica ; lo es a煤n m谩s en los pa铆ses pobres.

Las organizaciones miembros de la Red Sindical Internacional de Solidaridad y de Luchas exigen el derecho a un aborto libre, seguro, p煤blico y gratuito para todas las mujeres, incluidas las menores de edad. En todo el mundo, apoyamos las luchas feministas




Fuente: Laboursolidarity.org