June 26, 2021
De parte de Nodo50
2,234 puntos de vista

El franquismo no fue la serie de televisi贸n Cu茅ntame c贸mo pas贸. Y la transici贸n no fue justa ni reparadora, tampoco la democracia. Cualquier v铆ctima de cualquier violencia pide lo mismo: verdad, justicia y reparaci贸n. Para impartir justicia se necesitan jueces y delitos no prescritos. Eliminada esa opci贸n, quedan la verdad y la reparaci贸n. De estas dos cosas se ocupa la Comisi贸n de Valoraci贸n para el reconocimiento y reparaci贸n de las v铆ctimas de vulneraciones de Derechos Humanos en el contexto de violencia de motivaci贸n pol铆tica en la Comunidad Aut贸noma del Pa铆s Vasco entre 1978 y 1999. 

Su nombre es largo para estar exento de perversiones ling眉铆sticas, pero es inexacto con las fechas: desde 1978 a 1999 es una parte de su trabajo, tambi茅n se ocupa de 1960 a 1977. Esta semana, ha presentado su primer informe anual en el Parlamento Vasco. Hoy, s谩bado 26 de junio, d铆a internacional de apoyo a las v铆ctimas de torturas, se celebra en el Palacio Euskalduna de Bilbao el primer acto de homenaje institucional a las v铆ctimas y familiares de los 35 casos que ha podido resolver este a帽o. 

Faltan 20 casos por cerrar de los 55 que ha abierto, y faltan 982 por abrir de los 1.017 que ha recibido hasta el momento. Desde el inicio del camino, la Comisi贸n ha perdido cuatro a帽os debido a las demandas judiciales del Partido Popular y Ciudadanos contra la normativa vasca conformada por el decreto 107/2012 de 12 de junio y la Ley 12/2016 de 28 julio, con la intenci贸n de que fueran declaradas inconstitucionales y que la historia que cuenta este informe, y los siguientes, siguiera sin escribirse de forma institucional. Hay v铆ctimas que llevan d茅cadas cont谩ndola.

La conclusi贸n principal de la Comisi贸n es que las fuerzas policiales, principalmente la Polic铆a Nacional y la Guardia Civil, torturaron y mataron siguiendo un patr贸n que repet铆an, con la intenci贸n tambi茅n de atemorizar a la poblaci贸n del Pa铆s Vasco. Tambi茅n han detectado un patr贸n en los juzgados al ignorar sistem谩ticamente los casos y no incoar diligencias de investigaci贸n.

La conclusi贸n principal de la Comisi贸n es que las fuerzas policiales, principalmente la Polic铆a Nacional y la Guardia Civil, torturaron y mataron siguiendo un patr贸n, y que los jueces lo ignoraron sistem谩ticamente

Idoia Aierbe, novia de Mikel Zabaltza

De esta primera tanda de 35 casos resueltos de un total de 55 investigados, uno es el de Idoia Aierbe, la novia de Mikel Zabaltza. Idoia falleci贸 en 2018, a la edad de 56 a帽os. Ten铆a 23 cuando en 1985 fue detenida junto con su novio, un primo (Manolo Bizkai) y otro joven (Ion Arretxe). La Guardia Civil les tortur贸 a todos; a Mikel, adem谩s, lo mataron. Ninguno pertenec铆a a ETA.

De entre los 55 casos que ha estudiado la Comisi贸n, solo doce personas estaban relacionadas con la organizaci贸n armada. Como Idoia, la gran mayor铆a 鈥26 casos鈥 no ten铆a filiaci贸n pol铆tica conocida, m谩s all谩 de ser vascos y/o hablar euskera; nueve eran militantes de partidos pol铆ticos y otros organismos; cuatro eran sindicalistas, y otros cuatro pertenec铆an a colectivos de cristianos de base. Mikel era un conductor de autob煤s, de 25 a帽os, afiliado al sindicato ELA.

Ana Mar铆a Aierbe, la hermana de Idoia, resume qu茅 opina de este homenaje que recibir谩 hoy su hermana fallecida: 鈥淟lega tarde. Estamos contentos de que se reconozcan las cosas, pero viene muy tarde鈥, insiste a punto de cumplir 76 a帽os. 鈥淎 Idoia la torturaron hace 36 a帽os鈥, en plena democracia, la democracia que ide贸 el plan Zona Especial Norte.

鈥淓n el coche le expliqu茅 que la Guardia Civil nos dijo que Mikel se hab铆a escapado, pero que yo cre铆a que estaba muerto. Y ella me dijo: Ay, qu茅 suerte鈥, explica Ana Mar铆a Aierbe, hermana de Idoia, torturada por la Guardia Civil por ser la compa帽era de Mikel Zabaltza

Ana Mar铆a dej贸 a sus hijos en Donostia para ir a recoger, junto con sus padres, a su hermana en una prisi贸n de Madrid. A Idoia la torturaran durante diez d铆as en el cuartel de la Guardia Civil de Intxaurrondo. Despu茅s la trasladaron a los calabozos de la Audiencia Nacional y luego, a la c谩rcel. Nadie pudo comunicarse con ella durante ese tramo de tiempo. Cuando la recogi贸, 鈥渆staba en un rinc贸n como un gatito asustado y le sobraban veinte cent铆metros de pantal贸n. No dig谩is nada, nos dec铆a, no dig谩is que me han torturado. Estaba rota. Nosotros le dec铆amos, estate tranquila, Idoia, ahora te llevamos a casa. S铆, por favor, dijo ella. En el coche le expliqu茅 que la Guardia Civil nos dijo que Mikel se hab铆a escapado, pero que yo cre铆a que estaba muerto. Y ella me dijo, ay, qu茅 suerte鈥. 

Al llegar a casa, Idoia empez贸 a dormir con la luz encendida, que no evitaba las pesadillas, luego llegaron los ataques de p谩nico. Fue diagnosticada de epilepsia por c贸mo convulsionaba en una situaci贸n de estr茅s. Finalmente, su cuerpo termin贸 con esclerosis. 鈥淣o digo que una cosa venga de la otra, pero estoy segura de que las torturas no ayudaron. Y esa ha sido la vida de mi hermana, ella que era la peque帽a y viv铆a en palmitas鈥. Antes de fallecer, Idoia luch贸 para que su historia fuera reconocida, y cont贸 con el apoyo y cari帽o de su familia.

鈥淟as torturas destrozan un mont贸n de cosas. Traen muchas dudas, muchas cosas de qu茅 hablar, muchas cosas que reconocer, y siempre una inquietud interior, un miedo especial. Pienso que no quieren recordar. Aquellos a帽os en Euskadi ya han pasado. Estaba ETA y estaban los otros, que daban a diestro y siniestro y se extend铆a a todo. Si te ve铆an un apellido vasco, te reten铆an en la frontera. Las trabas para estudiar en la ikastola. Esa tensi贸n constante鈥, explica Ana Mar铆a.

Los casos de Manolo Bizkai y Ion Arretxe tambi茅n han quedado resueltos. Junto con el de Idoia, son los 煤nicos cerrados de la etapa democr谩tica. El de Mikel Zabaltza permanece abierto a falta de que la Comisi贸n reciba toda la informaci贸n que ha solicitado. 

鈥淨ueremos manifestar nuestra preocupaci贸n sobre el hecho de que, si no hay mayor celeridad y celo en posibilitar el acceso a determinada documentaci贸n, el trabajo puede verse perjudicado seriamente鈥, advierte el informe


La verdad verdadera sobre ETA

El encuentro cultural Tiempo de contar: Literatura, televisi贸n y cine ante el terrorismo, patrocinado por la Fundaci贸n Centro Nacional para la Memoria de las V铆ctimas del Terrorismo, tiene como objetivo 鈥渁lentar narrativas veraces鈥. Y para andamiar el relato art铆stico correcto han prescindido de ponentes euskaldunes y de abordar el terrorismo de Estado.

Arbitrariedad, control social y ensa帽amiento

La Comisi贸n alerta de que no todas las peticiones son atendidas debidamente por parte de los organismos con los que se ponen en contacto 鈥攊nstituciones policiales, judiciales y sanitarias, cementerios, institutos forenses y el Defensor del Pueblo鈥. 鈥淣o existe una fluidez en la respuesta de los motivos para la ausencia de resultados. Estamos al comienzo de la reclamaci贸n de documentaci贸n, pero s铆 queremos manifestar nuestra preocupaci贸n sobre el hecho de que, si no hay mayor celeridad y celo en posibilitar el acceso a determinada documentaci贸n, el trabajo puede verse perjudicado seriamente鈥, alertan.

La parte del informe de la Comisi贸n hecha p煤blica a los medios de comunicaci贸n incluye un fragmento que ilustra ese 鈥渁 diestro y siniestro鈥 del que habla Ana Mar铆a: 鈥淧or los casos estudiados y resueltos en este primer a帽o, constatamos que la zona de Busturialdea y Bakio, por extensi贸n, fue objeto de especial atenci贸n por parte de las fuerzas policiales, que protagonizaron actuaciones desproporcionadas que extendieron un clima de miedo y tensi贸n entre la poblaci贸n. Muchas de estas detenciones fueron indiscriminadas. Destaca la de una veintena de personas que fueron introducidas en un autob煤s de l铆nea de madrugada para ser conducidas al cuartel del a Guardia Civil de Bermeo. Todas ellas fueron puestas en libertad sin cargos, excepto cuatro, cuyo caso fue sobrese铆do, sin juicio, m谩s adelante. En muchos casos, las detenciones se repet铆an cada cierto tiempo o ante acontecimientos determinados, perpetuando un clima de arbitrariedad y control social mediante el terror y el abuso de autoridad鈥.  

Las personas y familiares v铆ctimas de abusos policiales pueden enviar su caso a la Comisi贸n. Las solicitudes cursadas hasta el momento ascienden a 1.017, un n煤mero a煤n lejos de los 4.113 casos de torturas y malos tratos en Pa铆s Vasco documentados entre los a帽os 1960 y 2014 en la investigaci贸n dirigida por el forense Paco Etxeberria y la doctora en Derecho Laura Pego, encargado en 2014 por la Secretaria General para la Paz y la Convivencia del Gobierno vasco. 

De estos primeros 55 casos estudiados, 11 terminaron en muerte, debido a controles de carretera indiscriminados en los que ametrallaban al conductor y/o pasajeros. 36 sufrieron torturas; otros cinco resultaron lesionados; otros dos fueron heridos de bala, y otro, una pelota de goma. El informe destaca que hay casos de personas que estuvieron detenidas y fueron maltratadas hasta en cinco ocasiones. Una persona fue arrestada y maltratada diez veces. Y de entre los 55 casos, siete ni siquiera eran adultos. Eran adolescentes.

Abrumadas

La reputada abogada experta en violencia de g茅nero Juana Balmaseda es la encargada de dirigir la Comisi贸n de Valoraci贸n. El informe que han redactado dice expl铆citamente que 鈥渉ay un cierto patr贸n de actuaci贸n por las t茅cnicas empleadas y su etimolog铆a criminal: la bolsa, la ba帽era, golpes, el pato, la rueda鈥, as铆 como 鈥渉umillaciones constantes, privaci贸n sistem谩tica del sue帽o, clima de terror ambiental, amenazas  de extender la acci贸n a familiares y amigas y exposici贸n a gritos de terceros reales o grabados鈥. 

鈥淢e hicieron literalmente de todo. Sal铆 muy deteriorado, tanto que hasta el juez me pregunt贸: 驴Qu茅 te han hecho, chaval? Pero me mand贸 a prisi贸n sin investigar nada鈥, indica uno de los testimonios. Otro relata c贸mo le torturaron atado a una litera mientras le golpeaban con una fusta que los guardia civiles denominaban 鈥減icha de toro鈥. El m茅dico forense Paco Etxeberria explic贸 tras su informe de torturas que estos peque帽os detalles eran muy 煤tiles a la hora de establecer patrones y otorgar veracidad a los casos cuando personas que no tienen relaci贸n, viven alejadas y han pasado por comisar铆a en a帽os distintos relatan los mismos detalles. 

Por su parte, la Comisi贸n ha querido recalcar que, ante esta 鈥渆norme variedad y gravedad鈥 de los casos, 鈥測 a煤n siendo especialistas en la materia, las personas que formamos parte de la Comisi贸n nos estamos viendo muchas veces sorprendidas y abrumadas de lo doloroso de los casos y a煤n m谩s: de la actualidad de ese dolor en las v铆ctimas y sus familiares que se acerca a dar su testimonio. Ello deber铆a hacer tomar conciencia de que este no es un tema del pasado. Son personas que hoy viven entre nosotras y nosotros 鈥攁lgunas murieron, pero dejaron seres queridos destrozados鈥 y cuyo dolor debe ser hoy atendido鈥.

La Comisi贸n de Valoraci贸n ha estudiado en su primer informe 55 casos de posibles torturas, malos tratos y asesinatos, de los cuales ha podido cerrar 35; quedan por abrir 982

Como conclusiones recogen las peticiones de las v铆ctimas: 鈥淨ue se hagan efectivos sus derechos al reconocimiento de los hechos, la divulgaci贸n de la verdad y la reparaci贸n. Aunque las indemnizaciones econ贸micas ni son la principal motivaci贸n de las solicitudes, ni son las formas de reparaci贸n m谩s valoradas鈥. Hoy recibir谩n flores y alg煤n peque帽o objeto pero, sobre todo, la mirada atenta de una sociedad. Hay quien lleva a帽os escuch谩ndolas, hay quien hoy mirar谩 hacia otro lado, hay quien hoy reparar谩 en ellas.  

El pasado 1 de junio, el presidente Pedro S谩nchez y el rey Felipe de Borb贸n inauguraron el Memorial de V铆ctimas en Gasteiz, un museo donde no est谩n las v铆ctimas de hoy, ni muchas otras que a煤n carecen de reconocimiento. El 14 de abril, la fiscal铆a de la Audiencia Nacional archiv贸 la solicitud de Pili Zabala, hermana de Joxi Zabala, secuestrado, torturado y asesinado por el GAL en 1983, para investigar las posibles implicaciones del expresidente socialista Felipe Gonz谩lez al considerar que los presuntos delitos han prescrito.




Fuente: Elsaltodiario.com