August 28, 2021
De parte de Observador Rebelde
207 puntos de vista
israel palestina gaza ddhh

Al Jazeera informa que, en lo que va de 2021, Israel ha matado a 12 niños palestinos en Cisjordania [acaban de matar a uno más] y 67 en el ataque de mayo a Gaza. Según Defense for Children International, Israel comete regularmente “asesinatos extrajudiciales o premeditados” de niños palestinos. (Durante este periodo, también murieron 2 niños en Israel).

Nabi Saleh, Cisjordania ocupada — “Mamá, mamá, ¿dónde está Muhammad?”, pregunta agitado e insistente a su madre Omar Tamimi, de 3 años. Bara’a Tamimi, de la aldea de Nabi Saleh, cerca de Ramallah, intentó con todas sus fuerzas no derrumbarse frente a sus hijos, y trató de consolar al pequeño antes de hundirse en sollozos. El mes pasado, su otro hijo, Muhammad Tamimi, de 17 años, murió tras los disparos que soldados israelíes le asestaron por la espalda. Tres veces, con munición real.

Nabi Saleh es hogar de unas 600 personas, en su mayoría del clan Tamimi, y tiene un historial de activismo que incluye las protestas regulares de los viernes que tuvieron lugar en el pasado. Ese día, 23 de julio, no hubo enfrentamientos, pero los soldados israelíes habían estado irrumpiendo en la aldea casi a diario, provocando a los lugareños, disparando botes de gas lacrimógeno contra las casas y maldiciendo a los aldeanos.

“Muhammad, nos relata su madre, estaba en el patio trasero cuando los soldados dispararon gases lacrimógenos dentro de nuestra casa, lo que me obligó a llevar a los otros niños pequeños a las habitaciones interiores por su seguridad. Muhammad salió a buscar a uno de sus hermanos, que tiene cáncer en uno de sus ojos y no puede ver bien. Luego se produjo una confrontación verbal entre él y los soldados. Poco después escuché tres disparos. Lo llevamos de urgencia al hospital, pero murió apenas una hora después de que le dispararan. No pudieron salvarlo”. 

Asesinatos premeditados

El 28 de julio, Muhammad Abu Sara, de 11 años, murió por herida de bala en el pecho después de que soldados israelíes dispararan 13 veces contra el automóvil de su padre en la aldea palestina de Beit Ummar, en el sur de Cisjordania. Tampoco hubo enfrentamientos en la aldea ese día. Los soldados israelíes alegaron que el vehículo no se detuvo cuando se le ordenó que lo hiciera. Pero Defense for Children International Palestine (DCIP) señala que, según el derecho internacional, la fuerza letal intencionada sólo se justifica en circunstancias en las que existe una amenaza directa a la vida o riesgo de graves lesiones.

“Sin embargo, como las investigaciones y pruebas recopiladas señalan reiteradamente, las fuerzas israelíes utilizan la fuerza letal contra los niños palestinos en circunstancias que pueden equivaler a ejecuciones extrajudiciales o deliberadas” (DCIP)

israel palestina gaza ddhh

El martes, un palestino de 15 años fue asesinado por fuego real israelí en la ocupada Cisjordania. El Ministerio de Salud palestino notificó que Imad Khaled Saleh Hashash murió tras sufrir una herida de bala en la cabeza.

Las muertes de los tres niños se encuentran entre los 12 niños asesinados en la Cisjordania ocupada por Israel este año, según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH). A estos hay que añadir los 67 niños asesinados en Gaza durante el brutal ataque de Israel, en mayo de 2021.

Derechos de los niños

Este aumento de asesinatos infantiles y una redada llevada a cabo por las fuerzas de seguridad israelíes a finales de julio en las oficinas de la DCIP, en Al Bireh, llevó a expertos en derechos humanos de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) a exigir al gobierno israelí la “devolución inmediata de los documentos confidenciales y el equipo de oficina que sus militares incautaron de las oficinas de la DCIP. Estamos profundamente preocupados por la interferencia del ejército israelí en el trabajo de derechos humanos de una ONG muy conocida y respetada”.

“El trabajo indispensable de las organizaciones de la sociedad civil palestina, israelí e internacional, ha posibilitado medidas de supervisión muy necesarias para documentar y examinar las desalentadoras tendencias en materia de derechos humanos en el territorio palestino ocupado” (ACNUDH).

DCIP proporcionó informes críticos y confiables sobre los patrones de arrestos, mutilaciones y asesinatos de niños palestinos por parte del ejército israelí en la Cisjordania ocupada, incluida Jerusalén Oriental y Gaza, agregó la organización.

“Todas las vidas de civiles bajo ocupación están protegidas por el derecho internacional. Esto es particularmente aplicable a los derechos de los niños” (ACNUDH).

Ataque a través de organizaciones pro-israelíes

DCIP está a la espera de una audiencia de un tribunal militar, el martes, para determinar si los archivos y el equipo confiscados de su oficina les serán devueltos.

“El mismo día que los militares allanaron nuestra oficina, nuestros abogados notificaron al Tribunal Militar de Ofer sobre el asunto y se comunicaron con el asesor legal militar, solicitando que los archivos y el equipo fueran devueltos antes del 16 de agosto”, declaró a Al Jazeera el portavoz de la DCIP, Ayed Abu Eqtaish. “El asesor legal se negó dos veces a devolver el material alegando que se estaba llevando a cabo una investigación, por lo que vamos a llevar el asunto a los tribunales. Esta no es la primera vez que las autoridades israelíes nos atacan, ya lo hicieron anteriormente a través de organizaciones pro-israelíes, en un intento de difamarnos y socavar nuestra reputación ante nuestros socios y donantes, pero nunca funcionó”, añadió Abu Eqtaish.

Manal Tamimi, activista de otra familia del clan Tamimi, de Nabi Saleh, nos informó de que, el propósito del asedio continuo de los soldados israelíes a los niños de la aldea es el de castigar a sus padres por su activismo político.

israel palestina gaza ddhh

El marido de Manal, Bilal, ha sido agredido regularmente por soldados israelíes por documentar sus abusos durante los enfrentamientos habidos en la aldea entre jóvenes palestinos y soldados israelíes. Hace unos años, al comienzo de una manifestación, Manal recibió un disparo en la pierna con munición real. “Antes de la protesta, me advirtieron en mi página de Facebook que mi sangre se derramaría ese día y al comienzo de la manifestación me dispararon en la pierna con una bala calibre 22, lo que provocó la fractura del hueso”. Su hijo, Osama, estuvo previamente encarcelado durante nueve meses, presuntamente por participar en las protestas. Sin embargo, fue el arresto y la detención de su hijo Samer, cuando éste tenía 11 años, lo que realmente angustió a la familia.

“Samer y otros dos niños de la misma edad fueron arrestados en Nabi Saleh y en otra aldea. Los soldados, que habían entrado en el pueblo a pesar de que todo estaba en calma, agarraron a dos de los muchachos que se hallaban cerca del supermercado y los metieron en un jeep militar. Yo y varias mujeres intentamos detener físicamente el jeep, pero no pudimos. Luego fuimos al puesto de control militar a la entrada de la aldea y les gritamos a los soldados que nos dijeran dónde estaban los niños, pero no quisieron. Mi esposo y yo estábamos muy preocupados porque no sabíamos dónde estaba nuestro hijo o si había resultado herido”.

Ojos vendados y esposas

Samer rememora su aterradora experiencia. “Me vendaron los ojos, me esposaron. Nos llevaron a un cuartel militar, nos obligaron a sentarnos en el suelo durante seis horas y nos interrogaron”. Durante este tiempo, a ninguno de los niños se les dio comida ni agua, ni se les quitaron las esposas ni las vendas de los ojos. Para asustarlo, los soldados le mostraron a Samer un vídeo de su madre protestando en el puesto de control. Finalmente y tras la intervención de funcionarios palestinos, los niños fueron liberados esa misma noche.

“Pero ahora mi hijo tiene un expediente, y a pesar de que solo tiene 15 años no se le permite cruzar los puestos de control israelíes. Unos 85 niños del pueblo han sido arrestados a lo largo de estos años, 10 de ellos menores de 15 años. Más de 500 aldeanos resultaron heridos y cinco personas murieron”. Según Manal, además de las palizas y los arrestos, los soldados han hecho la vida de los niños más difícil al establecer frecuentes puestos de control e impedir su asistencia a la escuela.

Fuente: Arrezafe




Fuente: Observadorrebelde.blogspot.com