March 7, 2021
De parte de ANRed
257 puntos de vista


Tras una manifestación de colectivas feministas en contra del senador denunciado por abuso sexual y apoyado por el presidente AMLO, el Palacio Nacional amaneció blindado con muros de metal negros. La intención según explicaron voceros oficiales es crear un «muro de paz» y proteger los monumentos históricos durante la movilización del #8M. En respuesta, las mujeres organizadas intervinieron esas placas con los nombres de víctimas y sobrevivientes de feminicidio. Y así el muro amaneció pizarra días antes del paro internacional feminista. Por Manuela Wilhelm (ANRed)

Acciones feministas y represalias estatales

«Pero si no rompen el pacto patriarcal que han mantenido desde las élites del poder, lo vamos a romper todo. Las mujeres no somos un colectivo, somos la mayoría de la población y no vamos a descansar hasta que se haga justicia por todas las víctimas que con mucho dolor y gran valentía han denunciado a Félix Salgado Macedonio y lo han identificado como su agresor» expresaron desde la Colectiva Nacional Feminista NAP «Ningún Agresor en el Poder» @conafem.nap en el marco de una movilización contra la candidatura a gobernador de Guerrero de Macedonio.

Movilización de colectivas feministas del Estado de Guerrero en el Zócalo de cdmx. Imagen: Andrea Murcia/Cuartoscuro

La movilización realizada en el zócalo frente al Palacio Nacional exigió que no se le regrese el cargo de senador y que sea investigado por las denuncias formales por abuso sexual en su contra. Las colectivas fueron reprimidas por la policía de la Ciudad y luego fueron custodiadas hacia el metro Pino Suárez.

Tres días después de esta acción feminista, un telón de metal negro se incrustó en rededor del Palacio Nacional por orden del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

El muro rodea el Palacio Nacional de México, residencia de AMLO. Imagen: Jairo Laso / Cuartoscuro

Rápidamente el gobierno recibió un amplio repudio en redes sociales que se potenció cuando el presidente difundió en sus redes sociales un video para defender la medida implementada que valla el Palacio Nacional desde la calle La Moneda hasta Corregidora. «¿imagínense permitir que vandalicen el Palacio Nacional?, porque eso es lo que quieren un escándalo, una gran nota nacional e internacional, pues pusimos esa valla para proteger al Palacio, entonces por hacer esto nos están acusando de todo, yo quiero dejar de manifiesto que nunca vamos a reprimir al pueblo, jamás se va a reprimir al pueblo, es mejor poner una valla que poner frente a las mujeres que van a protestar, a los granaderos, como era antes, no los podemos enfrentar, tenemos que evitar eso, que no haya violencia, que nadie salga dañado, herido” indicó.

Pese a la pretensión de lograr legitimación de la valla que instaló ante el inminente Paro Internacional Feminista López Obrador no logró opacar el foco de la gran marcha del 8 de marzo al Zócalo. La organización Antimonumenta CDMX intervino las vallas negras desde el sábado y hoy domingo para nombrar una por una con pintura blanca a todas las mujeres víctimas de feminicidio en todo México.

«No nos van a callar, jamás volverán a tener nuestro silencio, las nombremos a cada una de ellas y gritaremos más fuerte por ellas, por las que ya no están , por las que seguimos buscando» expresaron en su cuenta de instagram @antimonumenta_cdmx

«Las cifras son incomputables a las vidas que quedan suspendidas en el dolor con un feminicidio» expresó la periodista visual Andrea Murcia que retrató la intervención para la Agencia Cuartoscuro. «Esas vallas son de apatía, hartazgo, negligencia, criminalización. Durante la pandemia no cesó la violencia hacia la mujer incrementando un 0.5% los feminicidios según cifras oficiales».

La acción artística y política está más que viva en México. En septiembre de 2020 colectivos feministas y familiares de víctimas de desaparición forzada, violaciones y feminicidos realizaron una toma de la @CNDH de Ciudad de México a la que rebautizaron «Okupa, Casa de Refugio Ni una Menos México». En aquella ocasión los cuadros que decoraban el edificio de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos fueron intervenidos y expuestos en la vereda junto a las banderas con los rostros de las mujeres asesinadas.

Así como en la ocupación, la acción artística trastocó el sentido de los objetos intervenidos y funcionó para que las demandas no puedan ser más desoídas por el gobierno. Este 8 M en México se siguen levantando las consignas de castigo a los responsables de femicidios y abusos, atención inmediata a los expedientes olvidados, un pliego para atención integral a víctimas colaterales de feminicidios. Durante la ocupación del CNDH, Yesenia, madre de Marichuy, cuyo femicidio continúa impune había dicho:  “Ahorita no es posible que cuiden más a una pared que a nuestras hijas. Les debería de dar vergüenza”. Sin embargo, la vergüenza es algo que lejos está de sentir AMLO.

Con las estadísticas de 2020 que tiene México, puede afirmarse que faltarían más monumentos para poder escribir todos los nombres de las víctimas de feminicidios. Las estadísticas de violencia machista sobre mujeres, niñas y travestis en latinoamérica muestran en general un orden ascendente y México es uno de los países latinos que sobresalen con un índice de 10 mujeres asesinadas cada día durante el año pasado.

De acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) los delitos, en específico el femicidio se ha duplicado desde 2015 a noviembre de 2020. En cuanto a la violencia económica según indica la asociación civil Acción Ciudadana Frente a la Pobreza de 40.6 millones de personas sin ingreso propio en México, 27.9 millones son mujeres. «La principal razón es que tienen el trabajo más precario de todos: el trabajo del hogar no remunerado (17.4 millones). De ellas, 4 millones son jóvenes, y ya no estudian. Más de la tercera parte de las mujeres trabajan en quehaceres del hogar y de cuidados sin recibir remuneración. Se les considera “población no económicamente activa” aunque su contribución a la economía es evidente e indispensable» dice el portal Animal Político.





Fuente: Anred.org