April 19, 2021
De parte de La Haine
206 puntos de vista


En 1996, el 17 de abril fue un mi茅rcoles. Y al atardecer de aquel d铆a una marcha que reun铆a a m谩s de dos mil personas 鈥搄贸venes, mujeres, hombres, ni帽os y ancianos鈥 fue blanco de fusiles y pistolas de la Polic铆a Militar del estado de Par谩, en la regi贸n amaz贸nica.

Diecinueve murieron en el acto. Dos m谩s, d铆as despu茅s en hospitales. Y decenas fueron heridas, muchas de ellas padeciendo de deformaciones permanentes. La de Eldorado do Caraj谩s fue la peor masacre campesina de la historia contempor谩nea brasile帽a y la peor cat谩strofe padecida por el MST, el Movimiento de los Sin Tierra.

La marcha hab铆a empezado d铆as antes, en el sureste de Par谩, para reivindicar tierras improductivas de la hacienda Macaxeira, que, a prop贸sito, hab铆a sido ocupada ilegalmente por una familia de latifundistas. La idea era avanzar hasta Marab谩, la ciudad m谩s importante de la regi贸n, y entonces un grupo menor ir铆a hasta Bel茅m, capital del estado, para presionar al gobernador.

Al llegar a Eldorado, pidieron comida. Luego de la negativa por parte del gobierno, decidieron interrumpir el tr谩nsito en la carretera que une a varios municipios.

Aunque causando mucho ruido local, la verdad es que la marcha de los Sin Tierra era ignorada por el resto del pa铆s. A ra铆z de la masacre, se hizo conocida no solo en Brasil, pero en buena parte del mundo. El 17 de Abril pas贸 a ser el D铆a Mundial de la Lucha por la Tierra.

El entonces presidente Fernando Henrique Cardoso determin贸 que se diera todo el apoyo a los sobrevivientes. Y los tribunales decidieron actuar: en poco m谩s de un mes se determin贸 la expropiaci贸n del 谩rea reivindicada, que pas贸 a ser propiedad de los Sin Tierra.

All铆 se estableci贸 la 鈥淰illa 17 de Abril鈥. Sus poco m谩s de dos mil habitantes, la mayor parte de ellos sobrevivientes de la masacre de hace 25 a帽os, plantan arroz, ma铆z, frijoles, pero la producci贸n m谩s fuerte es la de leche, que abastece a las ciudades vecinas.

Entierro de los 21 trabajadores rurales asesinados

Todav铆a se pregunta qu茅 llev贸 al entonces gobernador Almir Gabriel, muerto en 2013, a instruir a su secretario de Seguridad que ordenase la liberaci贸n de la carretera 鈥渁 como sea鈥. Y se denuncia a la acci贸n de los policiales militares, que llegaron para matar: un pelot贸n se puso al final de la manifestaci贸n, otra a la cabeza, y empez贸 la balacera. Gabriel seguramente fue presionado por los latifundistas. La cuesti贸n es saber por qu茅 cedi贸.

Con relaci贸n a la Polic铆a Militar, actu贸 como sigue actuando por todo el pa铆s cuando hay movimientos de reivindicaci贸n de tierras ociosas u ocupadas de manera ilegal ya no solo por latifundistas, pero a partir de los 煤ltimos diez o doce a帽os por grandes empresas agrarias: en los d铆as en que no trabajan, prestan servicio de seguridad privada a los estancieros y empresarios. Son una amenaza permanente a las movilizaciones populares.

Pasados 25 a帽os, 驴qu茅 cambi贸 en la cuesti贸n agraria brasile帽a?

Muy poco. La Justicia, como siempre, sigui贸 actuando con enorme lentitud a la hora de legalizar los asentamientos de los Sin Tierra. Brasil sigue siendo un pa铆s de injusticias sociales ol铆mpicas: el uno por cientode los propietarios rurales detentan 60 por ciento de las tierras.

Eso s铆, los latifundistas perdieron poder y espacio ante las grandes empresas, principalmente en el 谩rea de miner铆a, que devastan amplias 谩reas. En muchas de ellas los Sin Tierra esperan una decisi贸n judicial que no llega nunca para instalarse y empezar a plantar.

Los beneficiados de siempre se benefician cada vez m谩s, mientras que los abandonados de siempre son mantenidos al margen y a la distancia.

El MST, a su vez, sali贸 de la tragedia transformado en uno de los mayores productores de alimentos org谩nicos del pa铆s. Es, por ejemplo, el mayor productor de arroz org谩nico de Am茅rica Latina. Son 400 mil familias ya asentadas en tierras reivindicadas, y hay otras 140 mil a la espera de que los tribunales se acuerden de ellas.

La llegada de Michel Temer a la presidencia en 2016, luego del golpe institucional que derroc贸 a Dilma Rousseff, fue un duro retroceso en la cuesti贸n agraria. Y la del ultraderechista Jair Bolsonaro en 2019, el funeral para cualquier vislumbre de reforma agraria.

Bolsonaro, a prop贸sito, siempre trat贸 al MST como 鈥渙rganizaci贸n terrorista鈥. No avanz贸 m谩s contra el movimiento solo porque est谩 demasiado empe帽ado en hacer de su gobierno un instrumento de alta eficiencia para destruir el medioambiente y favorecer a las mineras. 

P谩gina 12 / La Haine




Fuente: Lahaine.org