September 25, 2021
De parte de Red Nacional De Medios Alternativos
369 puntos de vista


En  julio, se cumplieron 45 años del Apagón de Ledesma, suceso en donde el empresariado de la firma Blaquier y las fuerzas del Estado llevaron adelante la desaparición sistemática de trabajadores, estudiantes y militantes en Jujuy, durante el último golpe militar. En el Enredando las Mañanas, entrevistamos a Ricardo Arédez, hijo del Doctor Arédez, desaparecido en  Libertador General  San Martín, quien contó su experiencia  de aquellos días de terror. Recordó la militancia de su padre, su desaparición y destacó la impunidad y el poder de la Empresa Ledesma en la provincia. Hace unos días, finalmente, tras años de lucha por memoria y verdad, se conoció que el juez Federal Eduardo Hansen dispuso la elevación a juicio de Carlos Blaquier y del ex capataz de la empresa, Alberto Lemos, acusados de delitos de lesa humanidad en la Noche del Apagón. Por RNMA


En julio, al cumplirse 45 años de la Noche del Apagón, en el Enredando las Mañanas, entrevistamos a Ricardo Arédez, quien comenzó relatando los hechos: “El 24 de marzo de 1976, la empresa Ledesma, su policía privada, la Gendarmería, que tenía un destacamento dentro del Barrio Ledesma, a metros de la fábrica, la policía del Ejército y de la provincia, actúan de forma conjunta. Ledesma, entrega las listas, pone 40 móviles y comisiona a 40 empleados para llevar adelante las grandes detenciones que fueron durante todo el día del 24 hasta las 3 de la mañana del 25 de marzo. Ahí desaparecen a mi padre por un mes y medio y el 27 de julio se produce una serie de cortes de luz a las 10 de la noche. Primero el día 20, secuestraron gente de Libertador, Calilegua y el Lote del Talar, que son fincas de los Blaquier.  A las 7 de la mañana volvía la luz, hacían como si nada, pero sabíamos que habían pasado todas estas cosas y detenciones porque llegaban a la casa de mi padre, familias, madres, padres a contarle a mi madre. El día 21 yo salía con mis compañeros de la secundaria de la escuela a la plaza, pensamos que todo iba a estar tranquilo y a las 22 se volvió a cortar la luz y ahí en plena oscuridad total, la gente comenzó a irse a sus casas. Caminando primero, luego acelerando el paso, y al final  corriendo porque era una oscuridad tremenda. Cuando llego a media cuadra de mi casa yo noté que en el único lugar donde había luz era en la empresa Ledesma, porque ellos tienen usina propia y estaban en plena cosecha y ahí me detuvo una camioneta de la que salió personal de civil con linternas, más las luces del vehículo que me daba en toda la cara. Una situación horrible y mi madre ya había salido porque todo el mundo salía a las calles cuando se cortaba la luz en el pueblo y me vió alumbrado y detenido y empezó a gritarme que no me mueva. Mi padre ya estaba detenido y recién habíamos logrado saber dónde lo tenían.  Me pedían documento. Los adolescentes, teníamos una cedula verde de la policía de Jujuy. Me apuntaron largo rato con varias linternas a la cara, hasta que uno dijo “este no”. Evidentemente venían con listas y ordenes de detener gente. Cuando abrió la puerta en medio de la oscuridad, el que manejaba iluminó con su linterna y ahí ví en la camioneta, características, el logo de la empresa Ledesma, el mismo que vi el 24 de marzo del 76 cuando se llevaron a mi padre. El que manejaba era un empleado de la empresa que después fue el responsable de un procedimiento muy grande de allanamientos en casas con militares, al mes de la desaparición de mi padre en el 77. Terrible allanamiento que duró hasta la madrugada desde las 22. Veníamos de una misa por mi padre desaparecido. Fueron 7 noches, dos de allanamientos y 5 de amedrentamientos. No salía nadie.”

De aquellos días recordó que: “Las dos primeras noches sentíamos muchos gritos, de hombres, mujeres, pidiendo no ser llevados, venían desde Avenida Libertad, era paralela a la calle nuestra”. Ricardo, repasó además los nombres de los responsables de los crímenes del Apagón, aún impunes: “El directorio de la empresa Ledesma le pasaba las listas a los militares. En ese momento estaba Carlos Pedro Blaquier como presidente y la dueña del Ingenio, Nelly Arrieta. Ésta falleció hace pocos meses y Federico Nicholson, Oscar Peverelli y el administrador Alberto Lemos, ellos eran parte del directorio, también responsables, pero sólo están imputados Blaquier y Lemos.  Éstos colaboraron e incluso financiaron el Golpe de Estado”.  Y agregó: “Hay muchos elementos para que la justicia de Jujuy, que aún no llega, pueda sentar a este hombre con sus 94 años en el banquillo para que declare, cosa que va a negar obviamente porque tienen todo el poder y hasta el día de hoy en Ledesma siguen escribiendo la historia como a ellos les parece”

 Años de lucha por memoria, verdad y justicia

Luego de años de lucha contra la impunidad, se conoció hace días, la noticia  de que Carlos Blaquier, dueño de la empresa Ledesma, junto con el ex administrador de la misma, Alberto Lemos, serán juzgados en una de las causas por delitos de lesa humanidad, ocurridas durante el golpe de Estado de 1976. El Juzgado Federal N°2 de Jujuy elevó a juicio oral y público, luego de rechazar el pedido de nulidad de la defensa, al empresario y a Lemos, que quedaron imputados por el delito de privación ilegítima de la libertad agravada de Luis Ramón Arédes (desaparecido), Omar Claudio Gainza y Carlos Alberto Melián.

En julio, consultado por el Enredando, sobre el estado de la causa, Ricardo actualizaba que hasta ese momento: “El dictamen de la Cámara de Casación de Cuarta dice en sus fallos que no había elementos de prueba de los móviles que puso Ledesma en el Golpe y en la Noche del Apagón, argumentan que Blaquier no sabía para que iban a ser usados. La justicia y la Corte Suprema nos trata de tontos con tal de tapar y seguir siendo socios de este poder económico”  Sobre la posibilidad de juzgarlos habría dicho: “No veo posibilidad de que este hombre vaya a juicio porque ya se le esta jugando su tiempo biológico. Lemos tiene 77 años y no hay antecedente de que la justicia haya juzgado a un presidente de una empresa tan importante como es Ledesma, una de las más grandes de Latinoamérica.”

Sin embargo, año tras año, el reclamo de justicia siguió firme para el hijo del Doctor Arédez, quien contó que: “Desde hace muchos años se hace en Ledesma una marcha y se unen los dos pueblos más castigados, Libertador General San Martín, a 1 km. de la empresa y Calilegua. Se hace la unión por medio de una marcha por una ruta nacional, son 7 km. Se reclama con música y con las fotos de nuestros desaparecidos. Los de Ledesma, muchos eran estudiantes  universitarios que son desaparecidos el 20 o antes. Son trasladados a campos de concentración en Guerrero. Otros eran obreros y maestros de Ledesma. Los familiares se juntan para reclamar donde nacieron y se criaron. Hay 33 desaparecidos y supimos de una persona más en 1975 en Libertador, dato que no teníamos, lo descubrimos en la preparación por el acto en Plaza de Mayo del pasado jueves 22 , que se trata de un colectivo de militantes que siempre han ido a Ledesma, han conocido la historia, vieron lo que es General San Martín, cómo la empresa domina a la población.”

Y se explayó sobre el  acto que se realizó en Julio en Plaza de Mayo: “Nos juntamos con un colectivo para recordar los 45 años del apagón y era la primera vez que llegamos a la Plaza. Fue un acto muy lindo, habló Silvana Castro, sobreviviente, era estudiante de la Escuela Normal Secundaria y es detenida la noche del apagón junto con 6 estudiantes más, eran hijas de empleados de Ledesma. Detenidas, abusadas. Historias terribles que por fin se animaron a contar y fue una sorpresa su testimonio público. Había una gran persecución en la escuela secundaria normal de Libertador. A los profesores que pensaban, que discutían la historia, como mi madre, fueron perseguidos, detenidos o dejados sin trabajo.”

Ricardo subrayó el poder de ayer y de hoy de la familia del Ingenio Ledesma:

“Los Blaquier controlan en su feudo la salud, educación, religión, la comunicación, la única manera de que un feudo como Ledesma se mantenga en estas condiciones durante todos los gobiernos con su poder e impunidad. La población no tiene derechos porque todas las tierras son de Ledesma, todas las que rodean la ciudad. Imposible tener tierra, techo y trabajo acá porque todo sale de la empresa y con sus condiciones. El que no respeta las reglas de este poder económico tiene la obligación de irse de este lugar por más que aquí vivan sus padres, sus abuelos, si no se someten a los intereses de la empresa. Ellos son dueños de todo y gran cantidad de tierras han comprado durante la dictadura. Es un tema que al día de hoy a los políticos, legisladores, concejales, diputados y senadores por Jujuy no les interesa meter en su agenda, no les interesa solucionar estos atropellos diarios. Se acusó a una organización social de Jujuy de ser un Estado paralelo al gobierno del actual gobernador cuando el único Estado paralelo que hay en la historia de Jujuy se llama Ledesma S.A. Tiene todo, su policía privada, Gendarmería, servicios y condicionamientos extremos hacia los derechos de las personas. La gente no tiene derecho a pensar, al trabajo digno, a la vivienda, eso es imposible porque Ledesma es dueño de todo. No hay espacio ni en el cementerio, que está repleto, porque acá el Covid es tremendo, pero tapan todo por sus acuerdos con el poder político.”

Para cerrar finalmente, trajo a la memoria el compromiso y militancia de su padre, por cuya desaparición, Pedro Blaquier y Alberto Lemos serán llevados a juicio oral y público: “mi padre llegó a ser Intendente de Ledesma en el 73, era médico de los obreros. Tenía un vínculo muy íntimo con el movimiento obrero y villero organizado de los 70. Cuando fue intendente extendió el ejido municipal y le cobró impuestos por primera vez a los Blaquier, que nunca habían pagado al municipio. Con ese dinero mi padre hizo un barrio completo. Luego fue acusado desde Buenos Aires de ser un infiltrado marxista y le hicieron un golpe institucional, la JP cuando se derechiza el peronismo. Es necesario conocer que hay detrás del azúcar tan blanca de  Ledesma.”




Fuente: Rnma.org.ar