May 30, 2021
De parte de La Haine
2,336 puntos de vista

La historia revelará que en la Argentina de 1969 se estaba cocinando el caldo de cultivo nutriente de la lucha armada

1966.- El pueblo soporta la dictadura [de Ongan├şa] de las botas y los monopolios. En su vientre se van gestando respuestas cada vez m├ís audaces y masivas. La nueva interrupci├│n del orden institucional clausura los canales de participaci├│n a una juventud harta del autoritarismo y hambrienta por expresarse pol├şticamente.

1969.- Estalla el ┬źCordobazo┬╗. Tiempo despu├ęs otras puebladas incendian la patria. La historia revelar├í que en la Argentina se estaba cocinando por esos d├şas el caldo de cultivo nutriente de la lucha armada. Est├ín a punto de parir las organizaciones pol├ştico-militares que signaron la d├ęcada del 70 [Algunas, como las Fuerzas Armadas Peronistas, de destacada actuaci├│n durante las luchas de esos d├şas en C├│rdoba, ya parieron]. Los j├│venes conmovidos por la rebeli├│n popular contra el Onganiato ascender├ín -a sangre y metralla- hasta los escalones m├ís elevados de la lucha revolucionaria.

Se abre una nueva etapa en el enfrentamiento inconcluso que viene desde el fondo de nuestra historia entre el Pueblos y las minor├şas olig├írquicas. Se reanuda una guerra que nunca hab├şa terminado, que volv├şa de antiguas edades de la Naci├│n, cuando otros hombres se desangraron por el mismo sue├▒o.

Es tiempo de piedra y barricada, de bronca contenida y dientes apretados. Explota la furia popular que viene de la larga Resistencia Peronista iniciada en 1955. La Revoluci├│n Cubana es una luz que persiste. Camilo Torres en Colombia y la heroica muerte del Che en Bolivia, se suman como se├▒ales de un camino de Liberaci├│n de Latinoam├ęrica. Renacen los pa├şses del Tercer Mundo mientras el Mayo Franc├ęs, la epopeya de Mao y Vietnam dejan una huella indeleble.

El pueblo se va alzando en la protesta y se agudiza el enfrentamiento con el Gobierno Militar. Gana la calle y demuestra su fortaleza en la movilizaci├│n. En las consignas unitarias y convocantes. Exhibe, tambi├ęn, la falta de una organizaci├│n eficiente para liderar la resistencia. El gigante invertebrado es vulnerable y corre el riesgo de que la lucha se deshilache con el tiempo.

Todo o nada

Se trata de tomar el poder. De cuestionar los privilegios de las clases dominantes y establecer una estrategia de lucha integral para restituir la Soberan├şa en manos del Pueblo.

La discusi├│n afiebr├│ a toda una generaci├│n. Del debate se pasar├í casi de inmediato a la acci├│n. La espiral de violencia contra el r├ęgimen alcanzar├í los picos m├ís altos del Siglo XX. Los proyectos del continuismo militar encuentran en el pueblo la ├║ltima frontera. Ha llegado el tiempo del ┬źca├▒o┬╗ [bomba] y el fusil. Ya no queda espacio para la indiferencia.

1970.- No es casual que el ┬źAramburazo┬╗ con el que hizo su aparici├│n p├║blica Montoneros haya sido justamente en el primer aniversario del ┬źCordobazo┬╗. Ni que varios de los dirigentes del PRT-ERP hayan abrevado en esta experiencia de masas antes de lanzarse a la guerrilla [Ambas abrevaron tambi├ęn en la experiencia rural de Taco Ralo de 1968, cuando nacen las Fuerzas Armadas Peronistas].

La cuesti├│n es unir: La lucha reivindicativa con la pol├ştica; la teor├şa con la pr├íctica; los frentes de masas con la estructura militar clandestina.

La lucha armada, el partido de cuadros, la violencia organizada, fueron asumidos por una amplia franja de la militancia como un salto cualitativo en la confrontaci├│n con la Dictadura. La guerrilla despierta simpat├şas y adhesiones en las f├íbricas, la universidad y los barrios ensanchando su horizonte pol├ştico.

Mientras las burocracias pactan y concilian con los militares y los trabajadores juegan sus cartas bravas en cada huelgas, el conflicto armado se extiende como una mancha de aceite.

En la Argentina se aprende en carne propia que en la revoluci├│n se triunfa o se muere.

1973.- El ┬źCordobazo┬╗ tuvo una indudable influencia en la aparici├│n de las agrupaciones armadas. Desalojada la Dictadura del poder y celebradas las elecciones del 11 de marzo, algunas organizaciones dejaron las armas y se insertaron en el nuevo proceso de masas. Otras, en cambio, continuaron enfrentando a los representantes del poder econ├│mico y militar.

Despu├ęs de la ┬źMasacre de Ezeiza┬╗ se clausur├│ la etapa de ofensiva popular que permiti├│ el regreso de Per├│n al pa├şs tras 18 a├▒os de exilio y abri├│ el camino a la reacci├│n del enemigo en todos los frentes. As├ş las cosas, la ┬źPrimavera Camporista┬╗ dur├│ lo que la luz de un f├│sforo.

La agon├şa y el ├ęxtasis

1976.-La muerte de Perón, la entronización del terrorismo de Estado de la mano del Lopezreguismo, la descomposición del Gobierno de Isabel y el golpe del 24 de marzo operan como fatales disparadores de la tragedia. La restauración oligárquica, ya se sabe, fue impiadosa.

El Gobierno de Macri pugn├│, sin ├ęxito, por desmontar la lucha en defensa de los DDHH y la condena de la tiran├şa olig├írquico-militar que abraza la mayor├şa de nuestro pueblo. A medida que transcurre el tiempo y que no se consiguen remover los obst├ículos para construir una sociedad m├ís justa, libre y solidaria, el origen, desenvolvimiento y ep├şlogo de aquella lucha son merecedores de una mirada m├ís comprensiva. Sobre todo por parte de los j├│venes. A esta altura del partido, nadie niega que son 30.000 [los desaparecidos] y que fue un genocidio.

2021.- Ha corrido mucha agua bajo el puente. Sin embargo, la democracia formal que se reconquist├│ en 1983 no ha resuelto los problemas fundamentales de nuestro Pueblo. No se ha horadado el poder olig├írquico ni se ha logrado constituir la fuerza social capaz de revertir la falta de Justicia, Igualdad y Soberan├şa.

A 51 a├▒os del ┬źCordobazo┬╗ queda una certeza: Contra quienes todav├şa enarbolan la ┬źTeor├şa de los dos Demonios┬╗ [que pone al mismo nivel la violencia de la dictadura militar y la de las organizaciones guerrilleras], est├í demostrado que protesta social y lucha armada no son antag├│nicos. Y que en un espacio y tiempo hist├│rico determinados configuran las dos caras de una misma moneda. Sin el ┬źCordobazo┬╗ resulta dif├şcil imaginar la din├ímica de la violencia en aquellos cruciales, excitantes y dram├íticos a├▒os. Tan fugaces y estruendosos como un rel├ímpago en la noche.

Resumen Latinoamericano / La Haine




Fuente: Lahaine.org