January 28, 2023
De parte de Indymedia Argentina
1,806 puntos de vista

En un nuevo aniversario de la fecha en la que el Ej茅rcito Rojo liber贸 a las personas que permanec铆an en el mayor campo de concentraci贸n de Europa, sigue m谩s vigente que nunca la memoria de las millones de v铆ctimas del fascismo, frente a un nuevo crecimiento de la ultraderecha en el mundo.

Auschwitz en la actualidad.

Redacci贸n: Lautaro Brodsky. Edici贸n: Pedro Ram铆rez Otero/Fernando Tebele. Foto de portada: Auschwitz Tours.

El r茅gimen nazi que asumi贸 el poder en Alemania en 1933 fue el desencadenante de la descomposici贸n social, econ贸mica y pol铆tica de ese pa铆s. El huevo de la serpiente se gest贸 por la derrota del imperio alem谩n en la Gran Guerra y la imposici贸n de las potencias vencedoras por medio del tratado de Versalles, de duras condiciones que cumplir, tanto econ贸micas como pol铆ticas que llev贸 a Alemania a una crisis muy severa, con niveles de desempleo nunca antes vistos.

Ante la ca铆da del imperio Alem谩n, asume un sistema democr谩tico conocido como la Rep煤blica de Weimar que reprimi贸 duramente las insurrecciones comunistas que hubo en las llamadas revoluciones espartaquistas que fueron aplastadas.

El fracaso de la Rep煤blica de Weimar para mantener el r茅gimen democr谩tico y el miedo de la burgues铆a alemana al comunismo tras el descontento del pueblo trabajador por la miseria a la que la hab铆an llevado, hizo que los capitalistas alemanes apostaran por Adolf Hitler y su movimiento fascista ante el terror de perderlo todo en manos del proletariado.

Tras las elecciones de 1933, Hitler asumi贸 como canciller por medio de una coalici贸n de derecha, tras un acuerdo con el jefe de estado Paul Von Hindenburg. Ese ser铆a el comienzo de la barbarie. No faltar铆a mucho para que el partido nazi se haga del poder absoluto y Hitler se convirtiera en dictador ni bien Hindenburg muri贸.

Con el paso de los a帽os, el fascismo alem谩n anex贸 Austria y parte de Checoslovaquia, increment贸 sus pol铆ticas de persecuci贸n contra comunistas, socialistas y anarquistas, e inici贸 sus ataques y leyes racistas contra las minor铆as nacionales (gitanos, negros, homosexuales y jud铆os). Tambi茅n increment贸 su maquinaria industrial y b茅lica hacia una Segunda Guerra Mundial que empez贸 cuando el III Reich invadi贸 Polonia el 1 de septiembre de 1939.

La dictadura nacionalsocialista es recordada por el exterminio de 20 millones de personas y por haber creado las peores maquinarias genocidas contra la humanidad. Hitler asumi贸 una guerra contra el comunismo que llevar铆a adelante por medio de la Operaci贸n Barbarroja, tras la invasi贸n a la Uni贸n de Rep煤blicas Socialista Sovi茅ticas (URSS) y el sue帽o de acabar con el marxismo. Este aparato de asesinatos masivos dej贸 en Europa 42.500 campos de concentraci贸n.

El 27 de enero de 1945 es el d铆a en que los sovi茅ticos llegaron al centro de terror del nazi-fascismo, y contemplaron el m谩s abominable instrumento de matar de la historia de la humanidad: Auschwitz.
Ese d铆a es conocido como el de 鈥淢emoria a las Victimas del Holocausto鈥. Se recuerda a todas las personas, civiles y combatientes que cayeron bajo las balas del totalitarismo.

Genocidios

Entre los genocidios que se implementaron en los territorios ocupados por el fascismo alem谩n se encuentra el Porraimos (genocidio contra gitanos y gitanas), en el que fueron asesinados/as alrededor del 80% de los/as Roma y Sinti de Europa; y la Sho谩 (genocidio contra jud铆os y jud铆as), en la que fueron exterminadas 6 millones de personas de esta comunidad, que representaban 2/3 de la poblaci贸n jud铆a del continente antes de 1939.

Pero tambi茅n hay otros genocidios silenciados por el hitlerismo, como el plan de asesinatos masivos a personas con discapacidad, por medio del programa Aktion T4, en el que se implement贸 por primera vez la c谩mara de gas. Se calcula que los nazis masacraron a m谩s de 250 mil personas con ese programa.

Los nazis consideraban a las personas con discapacidad como un gasto social y cre铆an que su eliminaci贸n iba a hacer 鈥渕谩s eficientes鈥 los recursos del Estado. Seleccionaban a aquellas personas que consideraban no productivas y las eliminaban. A las familias les notificaban despu茅s de los asesinatos que hab铆an muerto por causas 鈥渄udosas鈥.

Otras v铆ctimas fueron los homosexuales, a quienes el nazismo consideraba una aberraci贸n. Sufrieron experimentaciones y tratos crueles en los campos de concentraci贸n. Se habla de miles de homosexuales asesinados por la pol铆tica de exterminio nazi. En cambio, a las mujeres lesbianas no las consideraban homosexuales sino 鈥渁sociales鈥 y por eso las clasificaban de otra manera.

Las personas sin techo, indigentes, quienes no estaban adaptados al sistema o eran gente de bajos recursos y ladrones, tambi茅n eran considerados seres inferiores no productivos. La dictadura los obligaba a trabajar como esclavos en campos de concentraci贸n o trabajo forzado.

Las y los testigos de Jehov谩 fueron la 煤nica religi贸n perseguida por el nacionalsocialismo (ya que Hitler no consideraba a los/as judios/as una religi贸n, sino una raza). Se opon铆an a la idea de lealtad a Hitler, porque consideraban que la 煤nica lealtad era hacia Dios, e incluso se opon铆an a las armas y a ir a la guerra, ya que su religi贸n no lo permit铆a. Se calcula que fueron asesinadas alrededor de 20 mil Testigos de Jehov谩.

Otro grupo que fue exterminado en masa y todav铆a no hay un numero claro del porcentaje de victimas fueron las y los opositores pol铆ticos al r茅gimen nazi e intelectuales, en su mayor铆a comunistas, socialistas, anarquistas, dem贸cratas y trotskistas. La izquierda era considerada el mayor enemigo del fascismo. El propio Hitler afirmo que el marxismo era 鈥渓a peste mundial鈥, y lo consider贸 una herramienta de los jud铆os. En su libro Mein Kampf afirm贸 en ese sentido que 鈥渓a incre铆ble ficci贸n del juda铆smo y de su organizaci贸n de lucha marxista鈥, fue hacer pasar 鈥渓a culpabilidad de la derrota鈥 sobre los soldados alemanes.

Hitler incluso se veneraba a s铆 mismo como el hombre que salv贸 a Alemania del marxismo. El primer campo de concentraci贸n fue para comunistas y socialistas en Dachau, donde eliminaron a la oposici贸n pol铆tica m谩s fuerte contra el nazismo, que era la izquierda. Todo por medio del incendio del Reichstag en el que acusaron sin fundamentos al Partido Comunista (KPD) y al Partido Socialdem贸crata (SPD), prohibieron sus organizaciones, persiguieron y encarcelaron a sus militantes.

Las y los republicanos espa帽oles exiliados en Francia despu茅s de haber peleado contra el franquismo en Espa帽a, padecieron nuevamente la tortura de la ocupaci贸n nazi y tuvieron que resistir al gobierno colaboracionista de Vichy. El mismo Francisco Franco agradeci贸 a Hitler su apoyo en la Guerra Civil Espa帽ola y le ofreci贸 el escuadr贸n militar 鈥渄ivisi贸n azul鈥 para combatir contra la URSS, siempre y cuando fuera utilizado contra el comunismo y no contra el capitalismo occidental.

Los/as espa帽oles/as que fueron internados/as en campos de concentraci贸n nazis llevaban el tri谩ngulo azul, que significaba 鈥渁p谩tridas鈥, porque la Espa帽a de Franco no consideraba a los/as 鈥渞ojos/as鈥 como espa帽oles/as.

La clasificaci贸n en los campos de concentraci贸n era la siguiente: los y las jud铆as llevaban la Estrella de David amarilla, los homosexuales el triangulo invertido rosa, las y los opositores pol铆ticos el rojo, testigos de Jehov谩 el violeta, criminales comunes el verde, asociales y sin techo el negro, y gitanos y gitanas el marr贸n.

A las personas afrodescendientes, que en Alemania no eran muy numerosas, directamente las esterilizaban para que no se reprodujeran.

A las personas jud铆as las encerraban en guetos, donde mor铆an por enfermedades, y bajo el gatillo f谩cil de los soldados de las SS. En 1941 y 1942, con la Conferencia de Wannsee, la jerarqu铆a nazi decidi贸 llevar adelante la denominada 鈥淪oluci贸n Final鈥 y empez贸 el exterminio de jud铆os/as de Europa.

Las gitanas y gitanos no participaron en los juicios de Nuremberg realizados al finalizar la guerra. Tampoco recibieron indemnizaciones. Hasta la actualidad los/as Roma y Sinti siguen sufriendo discriminaci贸n en todo el continente europeo.

Los nazis dise帽aron miles de formas de matar. La maquinaria de terror se despleg贸 por todos los territorios ocupados, pero hubo gente que resisti贸 a este enorme genocidio: las y los partisanos y activistas antifascistas que distribu铆an su propaganda ante el miedo del r茅gimen policiaco militar.

Despu茅s de Auschwitz

Cuando cayeron la Alemania nazi y la Italia fascista, y fueron liberados los y las sobrevivientes de esa pesadilla, se cre贸 la Organizaci贸n de las Naciones Unidas (ONU) y la Declaraci贸n Universal de los Derechos Humanos, para evitar que algo as铆 volviera a pasar. Sin embargo, continuaron habiendo vestigios del nazismo. La Espa帽a de Francisco Franco y la Portugal de Oliveira Salazar gobernaron hasta sus muertes por la d茅cada del 70. Se mantuvieron en ambos pa铆ses las dictaduras militares de tipo fascista. Fueron los 煤ltimos reg铆menes totalitarios de derecha que quedaron en Europa ni bien termin贸 la Segunda Guerra Mundial.

Estados Unidos necesitaba de Franco y Salazar en su guerra contra el comunismo en plena guerra fr铆a. El decreto Noche y Niebla de Adolf Hitler para desaparecer a sus opositores/as en los territorios ocupados por el III Reich, fue copiado por el imperialismo yankee y franc茅s en la Doctrina de Seguridad Nacional y en la 鈥済uerra antisubversiva鈥, practicadas en Argelia, Vietnam, y durante el Plan C贸ndor, en especial en Argentina, Uruguay y Chile.

Mientras Augusto Pinochet se mandaba cartas con Franco y asisti贸 al funeral de su 铆dolo (fue uno de los pocos l铆deres mundiales en ir), en los campos de concentraci贸n de Jorge Rafael Videla en nuestros pa铆s se exhib铆an cuadros de Hitler. Los oficiales argentinos se ensa帽aban con las personas secuestradas de origen jud铆o y con las homosexuales.

Los/as testigos/as de Jehov谩 eran considerados/as 鈥渟ubversivos/as鈥 por la Iglesia Cat贸lica y los militares porque se negaban a hacer el Servicio Militar Obligatorio durante los a帽os del 鈥淧roceso鈥, como bien est谩 narrado en el libro 鈥淟os Otros genocidios de Hitler鈥 de S煤lim Granovsky.

Foto: Karina D铆az

No repetir

En la actualidad hay personajes como Donald Trump, Jair Bolsonaro, Antonio Kast, Javier Milei, Viktor Orban, Marine Le Pen, Giorgia Meloni y Santiago Abascal, miembros de la autodenominada Derecha Alternativa, que son los neo fascistas del siglo veintiuno.

Donald Trump, por ejemplo, decret贸 al movimiento antifascista como una organizaci贸n terrorista y arremeti贸 en Facebook contra su oposici贸n pol铆tica, encaj谩ndoles en una imagen el triangulo rojo invertido, el s铆mbolo que llevaban las presas y presos pol铆ticos en los campos de concentraci贸n nazi.
Tras la toma del Capitolio en Estados Unidos, hubo cientos de golpistas que iban con simbolog铆a nazi y negacionista del Holocausto, o con banderas confederadas, s铆mbolo del supremacismo blanco. Algo similar pas贸 en Brasil con la toma de edificios de los tres poderes por bolsonaristas, que adem谩s ped铆an en la base militar de Santa Catarina un golpe militar y hac铆an el saludo nazi.

Le Pen neg贸 la responsabilidad de la polic铆a francesa en la redada contra jud铆os y jud铆as en la Francia ocupada durante la Segunda Guerra Mundial, cuando es indiscutible la responsabilidad colaboracionista de la instituci贸n con los nazis. Y Meloni nunca neg贸 su admiraci贸n por Mussolini. No olvidemos la postura del partido espa帽ol de ultraderecha VOX contra la ley de memoria democr谩tica y la apolog铆a del pinochetismo del candidato presidencial de la derecha chilena, Antonio Kast.

Hace poco, en Alemania, fue desmantelada una organizaci贸n neofascista muy numerosa que trabajaba bajo las sombras y complotaban para hacer un golpe de Estado y reinstaurar el Reich alem谩n. La organizaci贸n se llama 鈥淐iudadanos del Reich鈥 y no reconocen a la Rep煤blica Federal Alemana. Adem谩s, en el pa铆s que fue cuna del nacionalsocialismo, tiene representaci贸n parlamentaria en la actualidad el partido neonazi Alternativa para Alemania (AFD).

En Argentina, el espacio de Javier Milei tiene dentro de su espacio a los sectores pro militares del videlismo, pero hay algo llamativo de este autodenominado libertario, que es cuando habla contra el 鈥渕arxismo cultural鈥. Justamente esta fraseolog铆a viene de la Alemania nazi: los fascistas dec铆an que Alemania estaba infectada de un 鈥渂olchevismo cultural鈥 que deb铆a ser combatido, que se ve铆a reflejado en lo art铆stico, cultural y literario.

A un nuevo aniversario de la liberaci贸n de Auschwitz, tras estos acontecimientos ac谩 remarcados, el reclamo de memoria y justicia est谩n m谩s vigentes que nunca.


Fuente: https://laretaguardia.com.ar/2023/01/a-78-anos-de-la-liberacion-de-auschwitz.html




Fuente: Argentina.indymedia.org