July 15, 2021
De parte de Lobo Suelto
267 puntos de vista


Vayan estos 芦souvenirs禄 en torno al gran maestro jacques derrida, que en este 15 de julio estar铆a cumpliendo 91 a帽os,  en agradecimiento a tantas huellas que nos seguir谩 legando鈥

鈥淧ues ma帽ana suceder谩, para el `mi vida麓 el 鈥榥uestra vida鈥, la de los otros, lo mismo que, ayer, sucedi贸 para otros: m谩s all谩, pues del presente vivo en general.

 Ser justo: m谩s all谩 del presente vivo en general 鈥 y de su simple reverso negativo- Momento espectral, momento que ya no pertenece al tiempo, si se entiende bajo este nombre el encadenamiento de los presentes modalizados (presente pasado, presente actual, 鈥渁hora鈥, presente futuro). Cuestionamos en este instante, nos interrogamos sobre este instante que no es d贸cil al tiempo, al menos a lo que llamamos as铆. Furtiva e intempestiva, la aparici贸n del espectro no pertenece a ese tiempo, no da el tiempo, no ese tiempo鈥︹

        Espectros de Marx

Hoy es ese tiempo, ese presente desquiciado, desajustado, no contempor谩neo de s铆. 

Hoy es ese presente sin el cual ninguna 茅tica, ninguna pol铆tica, revolucionaria o no, parece posible, ni pensable, ni justa, si no reconoce como su principio el respeto por esos otros que no son ya o que no est谩n todav铆a ah铆, los fantasmas de los que ya han muerto o de los que todav铆a no han nacido.

 Hoy es ese tiempo de la responsabilidad a trav茅s de la cual coinciden en el porvenir, el pasado y el futuro.

 Hoy, Jacques Derrida ha desgarrado ese instante infinito, en el que ya habr谩 dejado de pensarnos, por lo que algo nuestro se habr谩 ido con 茅l, en el que tampoco habr谩 un encuentro, una espera, sino este doloroso 鈥渆sperar no volver a esperarse鈥, en el que un Adieu habr谩 desplazado al 脿 tr猫s bient么t. Sin embargo, un encarnizado 脿 bient么t, cher ma卯tre, cher philosophe, sigue vivo en su duelo, para ser justo con su memoria, con el tiempo que (nos) dio, con sus huellas de porvenir, que, de cualquier modo, bajo una forma que ya no es la del presente vivo, nos seguir谩 pensando鈥

 Mi茅rcoles a las cinco de la tarde. Casi de noche en el brumoso invierno de Par铆s. Anfiteatro del Boulevard Raspail. Gente de todas las edades, de todas las geograf铆as, de todos los idiomas. Algunos, los madrugadores, sentados en los bancos. Otros, menos prevenidos, par terre, o sea en el suelo, en la tarima, en cualquier parte. Todes tendremos la fortuna de compartir una m铆stica. 

El reloj del anfiteatro marca las cinco de la tarde. Un hombre de estatura mediana, morocho, cabellera blanca, con un andar firme y en茅rgico, entra con su portafolio y su pipa. Un hombre m谩s, entre millones de hombres, alguien que quiz谩 caminando por una vereda cualquiera, nadie advertir铆a en su 鈥減resente vivo鈥, en el maravilloso e inconmensurable 鈥減resente鈥 de su existencia, y quien, sin embargo, ha movilizado voluntades, energ铆as, viajes, despedidas, becas, tr谩mites y un caudal de 鈥渟uplementos鈥 para gozar de su presente vivo y de su c谩lida voz. 

隆Qu茅 iron铆a! El fil贸sofo de la escritura, el deconstructor de la metaf铆sica de la presencia, es, en este anfiteatro, como S贸crates, 鈥渆l que no escribe鈥. El es el Logos, el Sol, el Padre, el Capital, el Bien, el Alma o Psich茅 en su propio neuma, en su latido planetario que ninguna letra, ning煤n signo usurpador, ning煤n suplemento traicionero, ninguna escritura mentirosa puede eclipsar en su 鈥減resente vivo鈥, radiante y milagroso. Ni siquiera su propia escritura. Este fil贸sofo es Jacques Derrida.

Su escritorio ya est谩 lleno de grabadores (驴acaso no es todo cuesti贸n de pr贸tesis, Cher Ma卯tre? Y sus ojos profundos y pardos de fil贸sofo africano se dirigen al auditorio. Derrida argelino, Derrida franc茅s, Derrida jud铆o, Derrida ecum茅nico, Derrida marrano, (鈥Tu sais: il est reput茅 un des 50 personnes plus inteligents de la plan茅t猫!鈥), no, no conoc铆a ese dato, pero Derrida fil贸sofo, Derrida sofista, Derrida escritor, Derrida orador, Derrida analista, Derrida mago, Derrida chef d麓orchestre, acaba de ingresar al anfiteatro y todos intuimos que una taumaturgia est谩 por producirse, en vivo, o, quiz谩, en su tiempo verbal favorito, se habr谩 producido.

De all铆 en m谩s, dos horas y media con el alma en suspenso, con el alma acariciada por esa voz poderosa que atraviesa todos los registros: el coraje, la ternura, el humor, la fuerza intelectual y moral, nuevamente el pulso de una psich茅 gigantesca que habr谩 sido a la vez la de un hombre cualquiera m谩s, entre millones de seres y la singularidad de un Hombre con May煤sculas, la singularidad de un nombre propio, de una firma, de una huella鈥 

Y luego, habr谩 sido la diseminaci贸n, la torre de babel, la fuerza de una esperma sin bordes que habr谩 debido hacer marchar el mundo por 鈥渆l lado bueno鈥, por el porvenir de un acontecimiento venturoso. Fuerza seminal que ya aporetiza, quijotea, se cae, se levanta, se re-cae y se re-levanta (驴acaso no es todo cuesti贸n de iterabilidad, Cher philosophe?) y un abrazo que habr谩 sido el 煤ltimo y una sonrisa infinita como la memoria y la esperanza y un 鈥on se fait de signes鈥 para que la distancia no abrume con su pesada espectralidad, (驴es que acaso hay algo m谩s que, signos de signos, huellas de huellas Cher Philosophe?).

Y luego, habremos sido devueltos a la realidad de Par铆s, el fr铆o, el caf茅 multiling眉e, la boca negra del metro y los empujones an贸nimos, hasta Denfert-Rochereau, Cit茅 Universitaire despu茅s.

Y luego, una no habr谩 sido ya la misma, algo habr谩 advenido con esa presencia, con esa voz, alguien habr谩 venido a nuestro encuentro, quiz谩 advenido, para iluminar lo mejor de nuestros secretos caminos.

Y luego, en la dimensi贸n helada de la ausencia, habr谩 llegado la responsabilidad de un trabajo del duelo, tanto m谩s inyunctivo cuanto que 茅l ya no est谩 entre nosotres en la plenitud de su presente vivo, de su don para dar, para ser faro de su tiempo y de los tiempos, irradiando todos los presentes, todos los dones, todas las promesas.

P.S : Oui, Cher philosophe, ne vous inqui茅tez pas. M锚me dans ce monde laberyntique, quiz谩 pocas veces m谩s out of joint que aqu铆-ahora, tal vez andaremos a tientas, tal vez tropezaremos en la oscuridad de lo indecidible, tal vez tambi茅n un andar rengo, esforzado, doloroso, pero sus huellas habr谩n quedado aqu铆, de este lado, m谩s all谩 de todo presente vivo, ense帽ando a vivir en la resistencia,   sosteniendo la experiencia abierta, des茅rtica y expuesta que es la espera del otro y del acontecimiento.

 

Por eso, y por todo, je vous dis, de tout mon coeur, 脿 bient么t, Jacques Derrida.




Fuente: Lobosuelto.com