June 15, 2022
De parte de Red Nacional De Medios Alternativos
198 puntos de vista

A poco de cumplirse 20 años de la Masacre de Avellaneda, que tuvo lugar el 26 de junio de 2002 y en la cual la policía bonaerense asesinó a los militantes piqueteros Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, familiares de los jóvenes asesinados, organizaciones sociales, y referentes políticos y de organismos de derechos humanos, concentraron este martes 14 frente a los tribunales de Comodoro Py para acompañar las audiencias del periodista Alejandro Bercovich y el documentalista Patricio Escobar, en el marco del juicio que investiga la responsabilidades políticas del gobierno de Eduardo Duhalde y su gabinete por la masacre. Ambos aportaron como prueba a la causa el testimonio que lograron para su documental “Diciembre”, donde el ex presidente Duhalde reconoce que lo “más importante para él era que no les cortaran los puentes a la ciudad”, y que, efectivamente “había una razón política para ordenar esa represión, que no fue el exceso de un polícía loco, sino algo deliberado”, según contó Bercovich en la radio abierta frente a los tribunales, luego de dar su declaración. Compartimos imágenes de la jornada. Por RNMA.


A poco de cumplirse 20 años de la Masacre de Avellaneda, que tuvo lugar el 26 de junio de 2002 y en la cual la policía bonaerense asesinó a los militantes piqueteros Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, y en el marco del juicio que investiga la responsabilidades políticas del gobierno de Eduardo Duhalde y su gabinete por la masacre, familiares de los jóvenes asesinados, organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos acompañaron este martes 14 de junio con una radio abierta frente a los tribunales porteños de Comodoro Py las declaraciones testimoniales de Alejandro Bercovich y el documentalista Patricio Escobar.

Ambos aportaron como pruebas de la causa sus testimonios y  el que lograron para “Diciembre“, el documental que realizaron en conjunto, en el cual, en un pasaje, el ex presidente Eduardo Duhalde reconoce que lo “más importante para él era que no les cortaran los puentes a la ciudad”, reconociendo que dio una orden política de frenar y reprimir la movilización hacia el Puente Pueyrredón que querían llevar adelante las organizaciones piqueteras ese 26 de junio de 2002.

La concentración frente a los tribunales comenzó desde temprano, a las 9, donde se fueron convocando de a poco las organizaciones participantes, se fue montando el gazebo y la radio abierta que tendría lugar en la jornada de acompañamiento, con intervenciones de referentes de diferentes espacios de lucha y artistas.

Patricio Escobar y Alejandro Bercovich ingresaron al edificio de Comodoro Py acompañados por la abogada de la causa y Alberto Santillán, padre de Darío, quién siguió de cerca ambas audiencias, a las cuales a los y las trabajadoras de presa presentes se les impidió ingresar. De hecho, no sólo se les impidió registrar con imágenes en los pasillos de los tribunales y de la sala, sino que tampoco se les permitió ingresar aunque sea con un cuaderno y lapicera para tomar nota de los testimonios.

Mientras transcurrían las audiencias, afuera, en la calle, en la radio abierta comenzaban a desfilar referentes de diversas organizaciones y artistas para dejar sus palabras y arte.

Uno de los testimonios que escucharon les presentes fue el de Marcial, quién relata cómo vivió la Masacre de Avellaneda, el mismo día que fueron asesinados Kosteki y Santillán, y en la cual él y otres militantes fueron heridos por la salvaje represión policial. “Es el Estado el responsable. Toda esta gente tiene que ir presa. Después de Darío y Maxi fueron muchos los que han caído desde ese tiempo a este, hubo desapariciones“, destacó.

A media mañana, luego de prestar declaración, el periodista Alejandro Bercovich también dirigió unas palabras a quienes estaban presentes: “en el documental Duhalde reconoce que para él lo más importante era que no les cortaran los puentes a la ciudad. Y que, efectivamente, había una razón política para ordenar esa represión, que no fue el exceso de un policía loco o un caso de gatillo fácil, sino algo deliberado. Eso es lo que venimos a aportar tanto Patricio como yo”. 

Entre los y las referentas presentes se encontraban los legisladores Alejandro Vilca y Raúl Godoy, del PTS-FIT Unidad. En su intervención en la radio abierta Vilca expresó: “estamos levantando las banderas de Darío y Maxi para que no haya impunidad, esas banderas de cambio social, de rebeldía, de que no da más este sistema”. Además, recordó que el lunes 13 el FIT organizó una audiencia en el Congreso Nacional para reclamar con familiares y organizaciones justicia por la masacre.

Más tarde, cuando salió de declarar, el realizador audiovisual y documentalista Patricio Escobar también ofreció algunas palabras en la radio abierta: “vamos a seguir insistiendo, porque creemos que tienen que dar respuestas sobre lo que pasó. Lamentablemente, estamos a 20 años de lo sucedido, la justicia no avanza. Ustedes y los familiares están haciendo todo lo posible para que esto avance y que de una vez por todas haya justicia. Esperemos que lo que aportamos hoy sea un puntapié en la investigación. Las entrevistas, lo dije ahí dentro, vienen a confirmar lo que los compañeros investigaron y publicaron en el libro ‘Darío y Maxi: la dignidad piquetera” el 26 de junio de 2003, hace 19 años. En ese libro está toda la investigación y cómo fue un proceso armado, un operativo armado por la política”, remarcó.

Las palabras finales de la jornada de lucha estuvieron a cargo de Alberto Santillán, padre de Darío, quién señaló: “los compañeros han aportado nombre, apellido, trabajo de investigación, conexión entre los políticos y la justicia. O sea que, en este círculo, donde uno como querellante tiene que trabajar más que la propia justicia. No solo a las familias de Darío y Maxi. Todas las familias tienen que trabajar más que la justicia. Están más que claras las responsabilidades políticas. Insistimos en esto de que la justicia no tiene que mirar para otro lado. Quiero rescatar algo que me pareció fuerte, que fueron las palabras del compañero Escobar, que después de presentar largamente su trabajo de investigación, el compañero, que vino a dar la testimonial, se planta y les dice ‘acá tienen todo, ¿qué esperan? Van a ser 20 años y no hicieron nada“, relató.

La jornada de lucha, memoria y aporte a la causa que investiga las responsabilidades políticas e intelectuales por la Masacre de Avellaneda se dieron a poco de cumplirse 20 años de ese hecho político emblemático, que puso en el centro de la escena política y social Argentina al movimiento piquetero y las organizaciones sociales en la agenda política argentina, hasta hoy en día.

Y fueron la previa de lo que se esperan serán una masivas jornadas, con una vigilia cultural en la Estación Darío y Maxi, que tendrá lugar el 25 de junio, y una gran movilización y acto sobre el Puente Pueyrredón el 26 de junio. Porque como siempre, junio arde rojo.


Compartimos imágenes de la jornada:




Fuente: Rnma.org.ar