January 13, 2021
De parte de SAS Madrid
316 puntos de vista


Los epidemi贸logos consultados disienten de Fernando Sim贸n: hacen falta medidas para todo el pa铆s y m谩s duras que las que permitieron doblegar parcialmente la curva entre agosto y diciembre.

– Sin embargo, unos opinan que no es necesario cerrar colegios e impedir los paseos y otros piden volver a marzo.

– Los pa铆ses de nuestro entorno con los mejores datos son los que aplicaron medidas duras en todo el territorio antes de la Navidad.

Se ve铆a venir. Los efectos de la larga Navidad espa帽ola, con varias fechas se帽aladas en la que se producen reencuentros, comidas y cenas familiares, han disparado los contagios de covid-19 a pesar de las recomendaciones de los expertos y las autoridades, que pese a todo permitieron movilidad y desplazamientos en casi todas las autonom铆as. La posibilidad de la vuelta de un confinamiento parecido al que se inici贸 en marzo, con el primer estado de alarma, lleva planeando meses en el debate p煤blico espa帽ol: sin embargo, y a la vista de las cifras y de la situaci贸n de otros pa铆ses, hay m谩s motivos que nunca desde la llegada de la primera ola. Sin embargo, y aunque los epidemi贸logos consultados coinciden en endurecer las medidas para lograr que la mayor铆a se quede en casa el m谩ximo tiempo posible, discrepan en su alcance: hay quien cancelar铆a las clases presenciales y quien esperar铆a un poco m谩s: quien cree que, en un primer momento, se puede empezar con cerrar los comercios no esenciales pero permitiendo movilidad, y quien opina que la 煤nica salida posible es volver a la tr谩gica primavera de 2020 en cuanto a decisiones pol铆ticas. 

En realidad, desde el verano, los datos del avance del covid-19 en Espa帽a nunca han sido buenos. No se ha vuelto a bajar de los 25/50 casos de coronavirus por 100.000 habitantes en los 煤ltimos 14 d铆as (la llamada incidencia acumulada), el baremo que barajan los organismos internacionales para calificar una situaci贸n como “controlada” en una epidemia. Pero el ritmo de los 煤ltimos d铆as asusta. El Ministerio de Sanidad notific贸 el pasado lunes 61.422 casos frente a los 30.579 del lunes anterior, que inclu铆an cuatro d铆as de recuento dado que el 1 fue festivo. Adem谩s, probablemente se trata de una infranotificaci贸n: los efectos de Filomena hacen que muchos no se puedan desplazar hacia su centro de salud por la acumulaci贸n ins贸lita de nieve. La cifra de hospitalizados, pese a la dificultad de movilizar ambulancias, ha subido un 24,77% en una semana. Y la gran mayor铆a de regiones se encuentran de nuevo en un nivel de riesgo “extremo”, seg煤n el sem谩foro que se aprob贸 en el Consejo Interterritorial de Salud. Si pasamos los n煤meros a un gr谩fico podemos comprobar que la curva se empina a un nivel pocas veces visto desde la aparici贸n del SARS-CoV2 en nuestro pa铆s.

Y ahora, 驴qu茅 hacemos? Todos los expertos coinciden en que hay que endurecer medidas desde un punto de vista m谩s generalizado y centralista que el que se aplic贸 durante la segunda ola, donde cada comunidad aut贸noma viv铆a evoluciones distintas. Hay excepciones: Asturias, por ejemplo, est谩 de celebraci贸n al ser de nuevo la regi贸n con menos incidencia acumulada y la que ha conseguido un ritmo m谩s alto de vacunaci贸n, comparable a los pa铆ses punteros de Europa en este 谩mbito. “La cosa est谩 muy mal, est谩 bastante complicada”, asegura el epidemi贸logo Pedro Gull贸n. “No es como en la segunda ola, cuando el ritmo era desigual. Ahora se est谩 complicando bastante en todos lados”, lo que, a su juicio, requiere de “medidas m谩s coordinadas”. Coincide el portavoz de la Asociaci贸n Madrile帽a de Salud P煤blica (Amasap) Fernando Garc铆a: “En la segunda ola, las medidas que se tomaron fueron poco contundentes y como consecuencia baj贸 poco la incidencia. Se produjo cierta reducci贸n, pero nunca baj贸 demasiado. Esta situaci贸n es muy peligrosa”, asegura, porque con estos n煤meros “no podemos estar conviviendo con el virus”. Espa帽a registr贸 este martes 408 muertos en las 煤ltimas 24 horas

La opini贸n del ministro de Sanidad, Salvador Illa, y del director del Centro de Coordinaci贸n de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Sim贸n, as铆 como la de otros altos cargos del Gobierno, es distinta. Creen que las medidas de la segunda ola ser谩n suficientes para doblegar a la tercera, y que se logr贸 reducir la incidencia lo suficiente. Aunque con un matiz: “de momento”. “Ya sabemos lo que hay que hacer para volver a controlar el incremento de casos, que es lo que ya hicimos en la segunda ola. El conjunto de medidas que est谩n recogidas en la estrategia que acordamos con las comunidades aut贸nomas son las que hay que aplicar y por eso de momento pensamos que no hay que dar ning煤n paso m谩s y descartamos un confinamiento domiciliario”, declar贸 Illa este martes. 

“No estamos en una situaci贸n similar a la de la primera ola, creo que podemos conseguir controlar esta tercera ola sin necesidad de un confinamiento domiciliario estricto como ocurri贸 en marzo”, afirm贸, por su parte, Sim贸n en su comparecencia de este lunes, sum谩ndose a la tesis que defendi贸 la n煤mero dos del Ministerio, Silvia Calz贸n, una semana antes: no es necesario, por ahora. Pero otros especialistas creen que las diferencias con la segunda ola son palmarias: ha habido un evento de riesgo duradero en el tiempo, como la Navidad: la evoluci贸n es ascendente en la mayor铆a de las comunidades; y el ritmo es demasiado alto.

Dos colegios de m茅dicos regionales se han sumado a la petici贸n de confinamiento. El de Murcia asegur贸 este martes que, si bien “conlleva una privaci贸n de derechos no deseada por ning煤n ciudadano o instituci贸n, la grave realidad epidemiol贸gica en la regi贸n requieren de la toma de decisiones efectivas”. El de Castell贸n, por su parte, se帽al贸 que la saturaci贸n y el cansancio de los profesionales sanitarios lo hacen imprescindible. 

Pero… 驴qu茅 es un confinamiento?

Tras marzo, el t茅rmino, opinan varios expertos, se ha devaluado. Muchas veces se utiliza para definir realidades muy distintas. Y los especialistas consultados difieren sobre qu茅 es, en este momento, lo necesario. Gull贸n sentencia: “podemos llamarlo confinamiento o no, como queramos” pero lo principal es cerrar la actividad no esencial. Eso s铆: durante m谩s de 15 d铆as. “Toda medida que tomemos va a tener que durar m谩s tiempo”, asegura. Defiende mantener los paseos y el deporte al aire libre (“paseando no se contagia nadie”, asegura) y cree que el cierre de los colegios, dado el bajo nivel de transmisi贸n entre los ni帽os, “es lo m谩s extremo del mundo” y por ahora no tiene por qu茅 ponerse sobre la mesa, teniendo en cuenta sus impactos sobre la sociabilidad de los chicos y la conciliaci贸n de los padres. 

El exdirigente de la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS) Rafael Bengoa cree, sin embargo, que hay que volver a marzo en todos los aspectos. “M谩s bien de tres semanas y hacerlo compatible con que la gente pueda ir a vacunarse”, considera. Es taxativo: “Sin colegios. El virus nos dice que no hay refugio. Las medidas a medias son respetables, pero no est谩 funcionando. Es como si le dieras a un paciente con una infecci贸n bacteriana grave solo media dosis de antibi贸tico a sabiendas, a ver lo que pasa. O a un paciente con c谩ncer la mitad de la quimioterapia”. 

El vir贸logo Carlos Pereira, entrevistado por Nius Diario, ha ido m谩s all谩: apuesta por dos meses de encierro. “Exactamente igual que el de marzo, combinado con unas medidas de desescalada m谩s estrictas que las que tuvimos a partir de mayo”. Asegura que “solo as铆 conseguiremos, adem谩s de doblegar la curva de contagios, vencer al virus”, teniendo en cuenta la campa帽a de vacunaci贸n. Otros especialistas, sin embargo, consideran que, dado lo que sabemos del pat贸geno, ni la prohibici贸n de pasear ni la clausura de los colegios son esenciales para reducir la transmisi贸n: as铆 lo han entendido varios pa铆ses vecinos. 

驴Qu茅 est谩 pasando en Europa?

Multitud de pa铆ses de nuestro entorno, que fueron golpeados severamente por la primera ola y sufrieron la segunda ola algo m谩s tarde que Espa帽a, est谩n tomando medidas ante el aumento de casos tras la Navidad. Portugal cerrar谩 durante un mes todos los comercios no esenciales, aunque mantendr谩 abiertas las escuelas y permitir谩 el servicio a domicilio. A煤n est谩n estudiando qu茅 hacer con los cursos m谩s altos, toda vez que los menores de 12 a帽os seguir谩n yendo a clase. Su crecimiento se ha disparado durante los 煤ltimos d铆as, m谩s que en Espa帽a pero sin llegar a los desbocados niveles de Reino Unido, pa铆s donde se ha detectado la nueva variante del SARS-CoV2. El Ejecutivo de Boris Johnson ha impuesto el cierre m谩s estricto de todos: solo se permite la salida del hogar por un “motivo esencial”, entre los que se incluye pasear, hacer ejercicio, labores de cuidados o la imposibilidad de mantener la convivencia debido a una pelea o a situaciones de violencia. 

Los pa铆ses con los mejores datos (dentro de la emergencia generalizada) son los que aplicaron medidas duras en todo el territorio antes de la Navidad. En Francia estuvieron con todos los establecimientos cerrados durante noviembre y parte de diciembre, y a煤n siguen clausurados bares y restaurantes, por lo que hay pocos espacios p煤blicos donde pueda multiplicarse la transmisi贸n. En similar situaci贸n se encuentra Alemania, cuyo crecimiento de casos post-Navidad parece haberse frenado en los 煤ltimos d铆as tras cerrarlo todo en mediados de diciembre. Seguir谩n as铆, al menos, hasta el 31 de enero. La semana pasada pasaron de permitir reuniones de m谩ximo cinco personas de dos hogares a dejar solo a una persona por visita. Los colegios han cerrado. Por su parte, Italia, al contrario que Espa帽a, endureci贸 las restricciones con motivo de las fiestas, impidiendo tanto el viaje entre provincias como el desplazamiento a otros hogares durante las fechas m谩s se帽aladas. Han notado un crecimiento en los 煤ltimos d铆as, pero no demasiado pronunciado. 

驴Y qu茅 pasa con la nueva variante?

Siguen las dudas sobre la nueva variante del covid-19 tras la alarma generalizada antes de la Navidad. En un primer momento se apunt贸 a que era un 70% m谩s transmisible, pero nuevos estudios han rebajado la cifra. “Se est谩n peleando entre el 30% y el 50%”, confirma Gull贸n. Este lunes salt贸 la pol茅mica por unas supuestas predicciones de Fernando Sim贸n, en las que parec铆a pronosticar que la mutaci贸n no tendr谩 demasiado impacto en Espa帽a. Sin embargo, como explica Maldito Bulo, se refer铆a a los datos actuales de la evoluci贸n del coronavirus, no de los futuros. 

Los expertos coinciden en asegurar que la variante podr铆a complicar la lucha contra la pandemia, pero que no es ni el 煤nico factor ni el m谩s determinante. Aunque avisan: en Espa帽a falta capacidad de diagn贸stico para saber si la variante circula con asiduidad. “No estamos haciendo una vigilancia estricta de la variante, creo que tenemos que mejorar en estas semanas”, asegura Gull贸n. Garc铆a le pone cifras: en Dinamarca, el 20% de las muestras recogidas incluyen un an谩lisis del genoma. En Reino Unido es del 10% y en Espa帽a est谩 por debajo del 10%. Advierte: “mientras no se tomen medidas dr谩sticas, al transmitirse m谩s f谩cilmente se convierte en la variante predominante porque va desplazando al resto. Al final, si se convierte en la predominante, significa que va a haber muchos m谩s casos”, es decir, m谩s hospitalizados y m谩s muertos, aunque no aumente su letalidad. 

En todo caso, Gull贸n llama a no utilizar la nueva variante para esquivar responsabilidades. Es un factor de muchos. Podemos seguir frenando la transmisi贸n del virus: no se ha convertido en imposible. “Es un elemento m谩s que no hay que ignorar ni despreciar, pero tampoco convertirlo en un eje central”. 

Enlace relacionado InfoLibre.es 13/01/2021.




Fuente: Sasmadrid.org