January 29, 2022
De parte de ANRed
215 puntos de vista

El pasado sábado 22 de enero Andrés García Campoy hubiera cumplido 28 años, pero desde hace 7 años y medio sus seres queridos buscan justicia. Andrés fue parado en un control de gendarmería el 13 de junio de 2014 donde fue asesinado por un impacto de bala en su nuca. Los gendarmes involucrados en su muerte siguen en funciones. Mónica Campoy, su madre, fue entrevistada en el programa Patas En La Brea, en FM La Tribu, el pasado lunes. Allí recordó la causa y se mostró optimista para finalmente conseguir justicia tras la recusación del juez Walter Bento, quien fue apartado de la causa. Por Ramiro Giganti (ANRed).


Andrés fue detenido el 13 de junio de 2014 en un retén vial de la ruta 7, (kilómetro 1060, en Luján de Cuyo) que llevaban a cabo agentes de Gendarmería Nacional. El joven mostró todos los papeles de su Peugeot 504 en regla. Hubo testigos que vieron como bajaron a Andy del auto. En el auto había un arma antigua de colección heredada, que quería vender para juntar algo de dinero. Andrés murió por un tiro en la nuca cerca de su oreja, lo que se muestra como muy contradictorio con la hipótesis de suicidio presentada por las fuerzas de seguridad. Además las pericias posteriores determinaron que Andrés no tenía pólvora ni en sus manos ni en su cuerpo.

«Andrés era un chico de luz, de energía, un chico brillante. Andrés llevaba toda la documentación al día. Llevo 7 años y medio pidiendo justicia y todavía estamos esperando», comentó Mónica al inicio de la entrevista.

La causa permaneció mas de 7 años estancada, principalmente pro la inacción del juez Walter Bento, quien solo validó el testimonio de los gendarmes pese a la incontable cantidad de irregularidades. Con muchas otras denuncias por corrupción el juez fue procesado y tras 7 años finalmente fue recusado y apartado de la causa.

A partir del cambio de juez, Mónica renovó la esperanza de poder lograr justicia por su hijo.

“Gracias a dios lo sacaron al Juez Walter Bento, que está procesado: tiene 6 procesamientos. Lo pasaron al juez Garnica, que no quiere la causa de Andrés porque el juez Garnica fue secretario de Walter Bento, entonces él lo rechaza y pasa a un juez que se llama Pablo Quiroz,  y está con dos abogados de la defensoría de la Nación: Alejo Amuchástegui y Santiago Bahamondes. Y Bueno: ya están llamando a declarar a varios gendarmes, a la perito de mi parte… están empezando a hacer las cosas de nuevo. Hay muchas cosas embarradas. Esperemos que salga todo a la luz y que tenga un buen final”, sostuvo .

“Desde un principio yo dije que a mi hijo lo habían matado y él puso que se había suicidado. Después  tuve muchos problemas con él. Tuvimos varios abogados, el último fue Ramiro Villalba, que se portó excelente, pero él (Bento) no dejaba avanzar a la causa, donde el cajoneó el expediente y nunca procesó a los gendarmes: los largó a los dos. Nunca llegó, ni siquiera la policía federal… y él empezó a tapar muchas cosas. Nosotros nos dábamos cuenta todo lo que tapó, todas las cosas que nos hizo. No podíamos llegar nunca a una verdad. Te digo más: el celular nunca se pudo abrir: ni en Mendoza ni en Buenos Aires. Yo lo recusé en un momento, pero no lo pudimos sacar: siguió en el caso. Hasta le pedimos ayuda al Ministerio de Justicia.  Gracias a dios él es procesado, porque lo que el hace es coimas: le pagan personas que están detenidas y el las libera, ahí el fiscal Vera está llevando una causa contra Walter Bento y por suerte lo sacaron de la causa de mi hijo. “

Hasta el momento Mónica se muestra conforme con el nuevo rumbo, pero expectante. “Los abogados se han portado bien. Antes de entrar en feria llamaron a varios testigos, varios de esos testigos son gendarmes para ver que pasó realmente ese día”.

De los gendarmes involucrados Maximiliano Alfonso Cruz y Corazón de Jesús Velazquez, se sabe que continúan en funciones. “Están en funciones los dos: uno está en Campo de Mayo y al otro lo habían llevado a Jesús María. Hasta ahí no se mas nada. Esperemos que los procesen y los puedan llevar a un juicio oral, como corresponde. Cuando hay un asesinato van a un juicio oral. Con el juez Walter Bento nunca lo podíamos llegar a obtener. Te digo más: habían cajoneado la causa. A mi hijo lo mataron y nada más: lo cajonearon en el expediente y no querían que salga a la luz”, sentenció. “Es una  vergüenza, los dos gendarmes declararon exactamente lo mismo, con punto y coma ¿nadie se dio cuenta de eso? Los dos relatos: iguales, exactamente iguales” respondió en relación al expediente y cual había sido la declaración de los gendarmes.

Mónica, también habló de la importancia de juntarse con otras madres que se encuentran en su misma situación. .“Nosotros el 27 de agosto de cada año: esta fue la 4ta marcha que se hizo en Mendoza: ahí encontré a varias mamás que les pasó lo mismo que me pasó a mí, nada más que al único que mató gendarmería era el caso de Andrés, los otros casos son de policía,  de gatillo fácil de policía. Que han pasado cosas terribles, las mamás. Han torturado chicos en la cárcel. Chicos que llegaban sin antecedentes y después se suicidan, por nada, ahí nos juntamos con las mamas y los  27 de agosto nos volvemos a juntar y  movilizamos a las calles para que sea visible y para que llegue la justicia. Lo que nosotros buscamos es justicia. Yo no estoy en contra de gendarmería o policía, pero sí digo que en esas instituciones hay asesinos. Como el caso de mi hijo  donde hay dos asesinos que encima siguen en funciones”.

Mónica también recordó la desidia que sufrió por parte del Poder Ejecutivo Nacional durante los distintos gobiernos que pasaron durante estos 7 años y medio. â€œNunca me llamo nadie del poder ejecutivo. Jamás. Oídos sordos todos. Nadie me llamó. Cuando pasó el caso de mi hijo yo no sabía a donde ir. Andy era un chico estudiante y me lo matan en la ruta por nada. Yo no sabía qué hacer. Y encima me tocó un juez que sabemos cómo terminó. Pero nunca me llamó nadie de ningún lado».

“Berni tanto que se llena la boca que a él no le hubiera pasado lo de Santiago Maldonado, a él le pasó. Le pasó en el año 2014 con mi hijo. Con un chico que era estudiante, que no tenía antecedentes de nada mi hijo, y lo mataron como un perro. Eso pasó el 13 de junio del año 2014 cuando él era el Ministro de Seguridad. Ni siquiera me llamaron, al contrario, quisieron tapar todo”, concluyó.





Fuente: Anred.org