November 26, 2020
De parte de Rojinegro Distribuidora Libertaria
595 puntos de vista

Este libro fue editado en Bogot谩 por: Pajarera Libertaria y ROJINEGRO Distribuidora Libertaria en diciembre de 2017 despu茅s de trabajar 2 a帽os en el texto de traducci贸n y un mapa como complemento, les invitamos a adquirir, difundir y discutir este interesante texto. 


A los que sienten que el final de una civilizaci贸n no es el fin del mundo;
A los que ven la insurrecci贸n, sobre todo como una brecha dentro del reino organizado de la necedad, la mentira y la confusi贸n;
A los que adivinan, detr谩s de la espesa niebla de 鈥渓a crisis鈥, un teatro de operaciones, maniobras y estrategias y por tanto la posibilidad de un contraataque;
A los que asestan golpes;
A los que acechan el momento propicio;
A los que buscan c贸mplices;
A los que desertan;
A los que aguantan con firmeza;
A los que se organizan;
A los que quieren construir una fuerza revolucionaria, es decir: revolucionaria porque es sensible;
Esta modesta contribuci贸n a la inteligencia de este tiempo.

Comit茅 Invisible

Dep铆logo: algunas reflexiones de lxs editorxs

Al publicar este libro, nos surgen varias dudas y reflexiones. Nos parece importante tratar de aterrizar esta visi贸n que viene desde la comodidad europea, donde el concepto de guerra corresponde a una realidad bien distinta, en la que las l贸gicas de represi贸n siguen el mismo camino pero rara vez llega a muertes o desapariciones. Donde la forma que toman las luchas es bien diferente.
Sentimos que tambi茅n hace falta incluir una perspectiva desde las mujeres y las personas que no se reconocen como hombres. Tratamos aqu铆 de rescatar lo que m谩s nos emocion贸 en el texto, lo que nos gener贸 reflexiones f茅rtiles, lo que nos dio la sensaci贸n de poder avanzar.
鈥淟as insurrecciones, finalmente, han venido鈥. Vinieron en las plazas y en las calles de muchos rincones del mundo. Y en este territorio donde se da por establecida la victoria del capitalismo, las expresiones de rebeld铆a popular han ido creciendo. La movilizaci贸n social tom贸 m谩s fuerza en el 2008 con la Minga ind铆gena; en el 2011 fuimos a las plazas a reivindicar el derecho a la educaci贸n con la MANE; en el 2013, el Paro Agrario desbord贸 la cuna de las organizaciones sociales reconocidas y miles de personas se reunieron d铆a tras d铆a en la Plaza de Bol铆var y en muchos otros lugares para reivindicar al sector agrario. En 2017 el pueblo de Buenaventura se tom贸 la calle con barricadas, recordando al mundo que pueden parar parte de la econom铆a por unos d铆as. As铆 mismo nos tomamos las plazas y las carreteras muchas veces m谩s, sintiendo la rabia colectiva y compartiendo la alegr铆a que estos momentos producen, cuando enfrentamos juntas una situaci贸n com煤n. Al volver de las plazas, muchas nos hemos preguntado 驴y ahora qu茅?, y nos hemos ido de a poquito aburridas de las asambleas. Seguimos con la sensaci贸n de no lograr exceder estos espacios que al fin y al cabo buscan negociar con el Estado. El Comit茅 Invisible, nos propone devolverle a la insurrecci贸n su contenido de c贸lera y alegr铆a, y romper con el mito de la legitimidad democr谩tica para asumir el car谩cter emocional, m煤ltiple y profundamente subjetivo de nuestra fuerza. Y dejar la angustia de lo imprevisto a quienes gestionan el capitalismo. Si queremos construir una fuerza capaz de derribar las l贸gicas sobre las que se estructura este mundo, esto requiere relaciones m谩s profundas y sinceras, implica asumir los conflictos internos como parte de la riqueza y la vitalidad de nuestros procesos. Tenemos que pensarnos c贸mo mantener un an谩lisis y accionar radical, sin construirlo de espaldas a las diversas formas de enfrentar las realidades. Aqu铆, la organizaci贸n material de los movimientos es incomparable con la que deriva del desarraigo territorial europeo. Lo podemos medir cada vez que un paro bloquea el pa铆s y organiza la alimentaci贸n de miles de personas taponando las carreteras. Pero todav铆a falta mucho camino. Queremos acabar con las hidroel茅ctricas pero necesitamos de ellas para tener luz; queremos acabar con la explotaci贸n petrolera pero nuestro d铆a a d铆a depende del petr贸leo y sus derivados; queremos cerrar las carreteras, pero debemos a 茅stas el intercambio y flujo de alimentos. Est谩 claro que no habr谩 una perspectiva revolucionaria seria, mientras esto signifique penuria. De manera que s贸lo si desarrollamos la autonom铆a alimentaria y territorial, el reconocimiento y la recuperaci贸n de los saberes para solventar las necesidades b谩sicas, volveremos a tenernos confianza, romperemos la dependencia y dejaremos de tenerle miedo a un cambio profundo. La realidad de las luchas campesinas, ind铆genas y afro-descendientes por la autonom铆a y la libertad, hacen de la 鈥渃omuna鈥 un concepto real y concreto, al ser formas de pararse juntas ante el mundo para defender la vida y el territorio. Y es precisamente donde se encuentra el poder del diverso movimiento social colombiano. Sin embargo, para evitar aislarse y no ceder a los individualismos y particularismos, se har谩 necesario seguir profundizando los v铆nculos y la integraci贸n entre las comunas, organizaciones populares, pueblos organizados, regiones en rebeld铆a. Esto no es m谩s que una pincelada de los temas por debatir, de lo que tendremos que trabajar, deconstruir, mejorar o inventar. Ojal谩 podamos encontrarnos para seguir confrontando los puntos de vista e ir dibujando una perspectiva com煤n.
Hasta pronto. 




Fuente: Distribuidorarojinegro.blogspot.com