March 16, 2023
De parte de ANRed
1,718 puntos de vista

Hoy miles de sus lectores y lectoras despiden a Enrique Symns recordando los textos del escritor, poeta, periodista, actor, monologuista como piezas de arte que narran la contracultura. 芦Escribir es m谩s importante que vivir, somos m谩s lo que escribimos que lo que somos禄 es una de las frase que describen al creador de la revista Cerdos y Peces. Por Manuela Wilhelm (ANRed)

Enrique Symns naci贸 en Lan煤s, provincia de Buenos Aires. Su presencia aport贸 una cuota innovadora a revistas como Erotic贸n, Fin de siglo, El cazador y La Maga. Fue colaborador especial del diario Clar铆n, prosecretario de redacci贸n de Satiric贸n, jefe de redacci贸n de El Porte帽o, redactor de los diarios La Voz y Sur, y creador y director de la m铆tica Cerdos & Peces, revista que se empez贸 a publicar dentro de El Porte帽o y que dej贸 una impronta dif铆cil de superar por su estilo alejado de cualquier convencionalismo.

En Chile, cre贸 la revista The Clinic. Gracias a que se conocieron con la Negra Poli, fue el presentador de los shows de Los Redonditos de Ricota, luego de otras bandas como Los Piojos, Bersuit Vergarabat y Caballeros de la Quema. En 1991 el periodista rompi贸 todo v铆nculo con Los Redonditos tras el asesinato de Walter Bulacio a manos de la Polic铆a Federal.

Public贸, entre otros libros, La banda de los chacales, Invitaci贸n al abismo, La vida es un bar, El se帽or de los venenos, En busca del asesino y Big Bad City.

芦Cuando sus compa帽eros de ruta abandonaron el reviente o se incorporaron al mercado, Symns sigui贸 por la senda de la autodestrucci贸n禄 dice el perfil del 芦personaje inclasificable de la contracultura禄 que escribi贸 Agustina Frontera para Revista Anfibia.

En ese perfil/cr贸nica se rescata el testimonio de Ricardo Ragendrofer quien ley贸 a Symns antes de trabajar con 茅l varios a帽os en la revista Cerdos & Peces: 鈥淪us textos eran absolutamente maravillosos鈥. Hay una frase de Bukowski que Ragendorfer trae en relaci贸n a Symns, para muchos, su doble argentino:

鈥斺淓scribir es como darle una pitada a un faso, el humo es para uno y la ceniza es lo que se publica鈥. Con Enrique hicimos empat铆a inmediatamente, viv铆amos intensamente, cre铆amos que el horror nunca se iba a terminar, y Enrique ten铆a esa forma de ser, que te alentaba a decir cualquier cosa con libertad, no hab铆a l铆mites, y si causaba escozor lo que uno dec铆a, tanto mejor.

Enrique recuerda que fue a Espa帽a en el 鈥75. 芦Hab铆an secuestrado a Beatriz Perosio, la presidenta de la Asociaci贸n de Psic贸logos de Buenos Aires, y le tocaba a mi novia, que era la vicepresidenta. Ella se escap贸 porque la iban a matar y me fui con ella. Nos separamos all谩 y volv铆 a Argentina en el 鈥80 o en el 鈥81.鈥. Como figura en el Nunca m谩s, Beatriz Perosio fue secuestrada en 1978 y llevada al campo de detenci贸n 鈥淓l Vesubio鈥.

En el perfil que escribe Frontera, se describe que en esos a帽os europeos, Symns experiment贸 con sustancias psicotr贸picas, en especial con drogas ente贸genas. 芦Todav铆a no hab铆a probado la coca铆na. Fue a conciertos de los Rolling Stones, de Pink Floyd, aprendi贸 a violar con la mente, tuvo sexo con ni帽as, con muchos, drogado y sin drogar, prob贸 todo y configur贸 para siempre su porte de cham谩n degenerado, de predicador astral paranoico. Es en estos a帽os cuando delinea est茅ticamente una lengua del submundo. En Espa帽a comenzaba 鈥渆l destape鈥, 鈥渓a movida madrile帽a鈥, el punk. En esos ambientes de desburguezaci贸n del mundo Symns ten铆a mucho para dar. Su lengua hab铆a nacido menor, no necesitaba quitarse lo blanco, salir del closet. Symns era su propio otro禄.

En 2016, el medio THC de Cultura Cann谩bica public贸 en sus redes sociales un pedido de solidaridad para con Enrique Symns que hab铆a sido el primer columnista que tuvo la revista.  En ese entonces Enrique deb铆a ser intervenido quir煤rgicamente por un problema en la pr贸stata y para lo cual lograron juntar la suma de 98 mil pesos entre aportes solidarios.

A partir del deterioro profundo de su salud por padecer diabetes le coment贸 a Rodolfo Palacios 芦necesito ser el hombre fuerte que alguna vez fui禄. Gracias al trabajo cuidado y la edici贸n de este periodista public贸 en febrero de 2019 una nueva obra: Fantasmas de luz. Cr贸nicas malditas de m谩rgenes y fronteras (Sudamericana). Un libro en el que re煤ne textos dispersos por distintos medios period铆sticos donde recorre, con su mirada c谩ustica y ya ic贸nica, espacios geogr谩ficos (Villa Soldati, Mar del Platas, San Telmo, Chile), repasa sin piedad parte de su vida (la infancia, la adolescencia, la adultez m谩s furiosa) y mira de frente a su relaci贸n con las drogas.

Adem谩s suma in茅ditos de ficci贸n donde conjuga oraciones inesperadas con una poes铆a que busca la belleza y la comprensi贸n de aquel momento que le tocaba vivir. 芦Escucharlo es encontrar una parte aventurera y excitante de la vida cotidiana que parece vedada para la mayor铆a de las personas. Habla el se帽or de los venenos禄 describ铆a su 煤ltima obra en aquel momento el periodista Walter Lezcano que hoy Clar铆n public贸 una entrevista in茅dita con Enrique Symns*

En sus 煤ltimos a帽os de vida fue entrevistado desde su cama para la pel铆cula Bufones de la Risastencia de Patricio Escobar, donde se cosntruye una cr铆tica pol铆tica desde el humor.

enrique symns

Cuando Symns regresa a Buenos Aires funda en 1983 una revista llamada Cerdos y Peces, que denunciaba la doble moral alentando la trasgresi贸n, presentando historias y personajes marginales e inaugurando en parte un g茅nero de periodismo alternativo.

De esta manera, Enrique fue fundador y referencia latinoamericana del llamado Periodismo Gonzo nacido en 1960 en Estados Unidos. Entrevistado por Guillespie en 2005 en la radio Rock & Pop Symns, argu铆a que el periodismo 芦no est谩 para juzgar禄 como en el periodismo tradicional y mon贸tono. Para Enrique el o la periodista 芦entrevista para comprender, vos no sos polic铆a, qu茅 ven铆s a juzgar禄.

Sobre su tarea en la m铆tica revista Cerdos & Peces, Enrique consideraba que su labor interpelaba por estar 芦contra el periodista que inventa la realidad, hay que luchar contra esta hechicer铆a del periodismo global que lo que hace es comentar la vida y recortarla, persigui茅ndola para asfixiarla, porque le importa muy poco la vida de los dem谩s, es un periodista polic铆aco, un sujeto despreciable.

A pesar de su deterioro auto inflingido, Enrique ten铆a una lucidez inmensa que persiste hasta la actualidad y seguir谩, seguramente, ayudando a comprender el mundo. 芦Se ha constituido un mundo de la peor 茅tica, yo no creo en la moral pero creo en la etica, la 茅tica es solidaria, a mi me importa la vida del otro y con gusto hago algo por el otro, si tengo que dar una paliza al tipo que viol贸 lo hago, este es un periodismo que nosotros intetamos hacer salvajemente, un periodismo despojado de esa vision de lo que se llama objetividad, que me parece una trampa terrible禄.

Adem谩s, marcado por esta perspectiva su periodismo ten铆a que ver con la construcci贸n de una contracultura: un rechazo al rock negocio y un culto al gozo que era disruptivo en medio del miedo instalado por a帽os de dictadura y genocidio.

En 2012 Symns volvi贸 a los escenarios para monologar junto a bandas amigas

**** Una de las 煤ltimas entrevistas a Enrique Symns realizada por Walter Lezcano

鈥撀緾贸mo est谩s, Enrique?

鈥揈stoy muy mal, muy enfermo. Tengo diabetes, me operaron de la pr贸stata as铆 que me qued茅 sin sexo, no puedo caminar, puedo comer muy poco, no tengo plata porque soy pobre. Este departamento me lo alquilaron mis amigos hace unas semanas. Viv铆a en un hotel de cuarta ah铆 en Constituci贸n, con ara帽as enormes, cucarachas y pulgas. Hace ya dos a帽os que vivo en pensiones baratas. Y me hizo mal. Me hizo mal porque yo me lo he buscado.

鈥撀縏e lo buscaste?

鈥揧o creo que s铆. Por el maltrato con los periodistas. Mi manera de ser sincera a ultranza, de decir lo que pienso sea quien sea que est茅 frente a m铆. Me gan茅 muchos enemigos. Y por otro lado no ser谩 tan bueno lo que escribo.

鈥揃ueno, acab谩s de sacar un libro por una editorial mainstream.

鈥揘o te voy a decir lo que son. Por ejemplo, me cambiaron el t铆tulo: se llamaba 芦Fantasmas de la luz禄 y no 芦Fantasmas de luz禄. Cambia. Y me censuraron un cuento que se llamaba Caperucito, que era cuando a m铆 me violaron de chico. Me lo censuraron porque les pareci贸 muy er贸tico. Yo contaba muchas cosas que me pasaban ah铆 en ese momento.

Symns: 芦Creo en los fantasmas禄.

鈥撀緾贸mo surge el libro?

鈥揈s todo gracias a Rodolfo Palacios. Es una recopilaci贸n que 茅l ha hecho de materiales no publicados y algunos que ya salieron. As铆 se arma el libro. Se llama as铆 porque yo creo en los fantasmas y estoy seguro que viven en la luz, no viven en las sombras.

Est谩 en todo lo que vemos. Por ejemplo, vos sos un fantasma. Los ojos son ciegos ante eso. Porque los fantasmas no tienen olor, ni materialidad ni nada. El agua, como dec铆a Heidegger, es aquello con lo que me lavo las manos, no el H2O. Hay que aprender a mirar.

鈥撀縌u茅 significa para vos a esta altura de tu vida y con tu recorrido sacar un libro?

鈥揘ada, no significa nada. Me importa muy poco. Lo que s铆 me importa ahora es la muerte porque s茅 que est谩 cerca. Hay algunos que lo llevaron muy bien eso. Borges no s茅 c贸mo habr谩 hecho. Seguro que esper贸 la muerte leyendo pero a m铆 ya no me gusta leer.

Le铆 tantos libros que ya lo 煤nico que hago es releer y adem谩s hasta eso me cuesta porque ando mal de la vista por la diabetes. La p茅rdida de la memoria es otra de las cosas que me molestan.

鈥撀縎ent铆s que a lo largo de tu vida te acercaste a la muerte muchas veces?

鈥揅uando uno es joven no le tiene miedo a la muerte, le tiene miedo al dolor. Una vez me dijo Fito P谩ez: saber que te vas a morir es estar despidi茅ndote todos los d铆as. Me impresion贸 esa frase porque era muy joven cuando me lo dijo. Pero yo no le ten铆a miedo a la muerte ni se lo tengo ahora.

Es un cierto temor a la desaparici贸n definitiva. La posibilidad de no haber existido nunca. Porque dejar de existir es un poco eso. Es mentira el pasado, San Mart铆n, el busto de Roca, Shakespeare, bueno, no existe m谩s nada de eso. Y llegar谩 un d铆a en el cosmos en el que explotar谩 todo. O sea que nunca existi贸 este universo.

鈥揂hora est谩s en Nervio, el proyecto period铆stico de Andr茅s Calamaro.

鈥揅alamaro me encanta, es una buena persona. Al principio no me gustaba 茅l. Era mi antipat铆a natural que tengo por todos los rockeros. Despu茅s lo conoc铆 y me pareci贸 una persona muy noble, muy inteligente, muy aguda y muy buena.

En Nervio escribo un par de notas y firmo. Tambi茅n voy a escribir para Orsai, de Hern谩n Casciari, una nota sobre el Indio Solari. Porque todav铆a me joden y preguntan sobre Los Redondos y la Cerdos & Peces. Los dos karmas de mi vida. Porque para m铆 lo dem谩s es mejor. Son mejores las novelas que escrib铆. Pero tengo que reconocer que Cerdos & Peces era una revista que ten铆a lo suyo.

鈥撀縉o te parece que marcaste a generaciones con el estilo de periodismo de Cerdos & Peces?

鈥揝铆, lo s茅 y cuando lo hac铆amos era todo a prop贸sito. Quer铆amos destruir la moral p煤blica. Toc谩bamos temas prohibidos por los cuales hoy en d铆a ir铆amos presos. Hasta Robert Crumb ir铆a preso hoy si empezara con sus dibujos e historietas. Freud dice que la moral es la peor de las perversiones.

Est谩bamos a favor del exceso en todas sus maneras. Nos equivocamos. Yo ahora me doy cuenta que uno con la juventud enardece la locura y cuando es viejo la apaga. El mundo siempre avanza y retrocede. En realidad avanza siempre pero hacia donde quiere ir. Nada dura nada. Siempre gana el enemigo, siempre gana la trampa.

鈥揈s interesante que vos sos un periodista que nunca pasaste por las instituciones educativas tradicionales.

鈥揧o en Espa帽a fui ladr贸n de pistola. Rob谩bamos de todos: casas, bancos, joyer铆as, autos. Y un mexicano me dijo de escribir un libro sobre la represi贸n sexual durante el franquismo. Lo hice y les pareci贸 b谩rbaro, incre铆ble. Fue un libro que no firm茅 pero me pagaron.

Y a partir de ah铆 empec茅 a escribir cosas muy jodidas. Y cuando volv铆 a la Argentina me agarr贸 el jefe de redacci贸n de Clar铆n de ese momento y me dijo que yo era un gran escritor. Me lo cre铆 porque era cierto. Ah铆 empec茅 con el periodismo en la revista Pan caliente.

鈥揧 a vos te descubre Poli para trabajar en Los Redondos.

鈥揈mpec茅 a hacer shows pornogr谩ficos antes de que subieran a tocar. Siempre me gust贸 la pornograf铆a, como a Robert Crumb, Picasso y Alberto Laiseca

鈥撀縋udiste recomponer tu relaci贸n con el Indio Solari luego de la enemistad a partir de lo que pas贸 con Walter Bulacio?

鈥揂 Bulacio lo mataron. Y yo le escrib铆 una carta al Indio que me contest贸 a trav茅s de Calamaro, pero yo digo que eso no es una reconciliaci贸n.

鈥揈s extra帽o porque todo esto lo hiciste de grande cuando mucha gente busca la estabilidad.

鈥揧o siempre tuve la sensaci贸n de que atraves茅 varias vidas. Ahora se me acab贸: esta es la 煤ltima.





Fuente: Anred.org