May 31, 2022
De parte de AntiCapitalistas
42 puntos de vista

Resoluci贸n de Anticapitalistas

La inaceptable invasi贸n del r茅gimen de Putin contra Ucrania ha vuelto a traer la guerra a Europa y ha desatado una serie de tendencias presentes en el capitalismo. Esta resoluci贸n pretende dotarnos de un marco de an谩lisis y de acci贸n b谩sico, de la forma m谩s concisa posible, recogiendo una serie de posiciones producidas por los debates en curso en nuestra organizaci贸n.

1.- La invasi贸n del r茅gimen de Putin contra Ucrania es una invasi贸n imperialista, en la cual, una potencia regional estructurada en torno a un r茅gimen olig谩rquico, nacionalista reaccionario y ultra-conservador trata de mantener su esfera de influencia mediante la guerra, estableciendo en sus contornos gobiernos afines mediante el ejercicio de un poder duro. Nos posicionamos sin ambages contra esta invasi贸n y nos solidarizamos con el pueblo ucraniano.

2.- En esta guerra conviven al menos 3 factores que se entrecruzan, conformando un marco extremadamente complejo y lleno de dificultades. Por una parte, la invasi贸n imperialista rusa impulsada por el r茅gimen de Putin. Por otro lado, una guerra civil en una zona de Ucrania que ya dura 8 a帽os, generada por una burgues铆a ucraniana portadora de un proyecto etno-nacionalista, incapaz de ofrecer un proyecto plurinacional, y azuzada por el intervencionismo ruso. Ambos sectores son co-responsables del fracaso de los acuerdos de Minsk. Por otro lado, un conflicto inter-imperialista entre bloques. EEUU, con la complicidad subalterna de la UE, trata de convertir el leg铆timo derecho del pueblo ucraniano a resistir en una guerra 鈥減roxy鈥 (indirecta a trav茅s de terceros pa铆ses) en un debilitamiento de Rusia, pero apuntando a China, con la intenci贸n de reforzar su rol de hegem贸n en el capitalismo global. Los env铆os de armamento militar y las sanciones contra Rusia no son muestras de solidaridad con el pueblo ucraniano, sino que se enmarcan dentro de esta estrategia.

3.- Es obvio que el r茅gimen de Putin no ha conseguido sus objetivos inmediatos en esta guerra: Ucrania ha resistido la invasi贸n, apoyada en parte por el apoyo militar y financiero de las potencias occidentales, pero sostenida por la voluntad de la mayor铆a del pueblo. La guerra se estanca, se cronifica y tiene visos de prolongarse: ninguna de las partes parece capaz de dar una salida al conflicto.

4.- Nuestra posici贸n en este conflicto se basa en tres principios socialistas fundamentales: la independencia de clase con respecto a los gobiernos capitalistas, la solidaridad internacionalista y el derecho de auto-determinaci贸n de los pueblos. En ese sentido, asistimos con preocupaci贸n a los efectos de la guerra tanto en Ucrania como en Rusia, y alertamos de que la prolongaci贸n de la guerra agudiza las tendencias m谩s reaccionarias sobre el terreno, as铆 como el peligro de una escalada nuclear y la extensi贸n territorial del conflicto. El gobierno de Putin ha reprimido con fuerza a los sectores anti-guerra en Rusia y promueve un nacionalismo reaccionario y neozarista exacerbado, que busca cohesionar al pa铆s en torno a su camarilla olig谩rquica con el objeto de encuadrar a la poblaci贸n ante la crisis b茅lica. El gobierno de Zelenski ilegaliza a la oposici贸n y fomenta los lazos de la burgues铆a ucraniana con EEUU, mientras persigue un modelo de nacionalismo ucraniano anti-plurinacional. En ambos pa铆ses la extrema derecha se ha normalizado y aprovecha la din谩mica de la guerra para fortalecerse.

5.- No hay duda de que ambos reg铆menes son adversarios de la clase trabajadora, las mujeres, las disidencias sexuales y de cualquier proyecto socialista. Un movimiento emancipador internacionalista debe luchar por una soluci贸n que recupere el horizonte de otro tipo de relaciones entre los pueblos: es decir, que ponga en el centro relaciones solidarias y fraternales entre el pueblo ruso y ucraniano, acabando con la opresi贸n gran rusa sobre Ucrania y el intervencionismo de Estados Unidos y la OTAN en la regi贸n.

6.- En ese sentido, somos conscientes de que hay una serie de problemas contradictorios. Reconocer el derecho del pueblo ucraniano a resistir la invasi贸n no puede suponer en ning煤n caso avalar el proyecto etnonacionalista excluyente de su direcci贸n pol铆tica, ignorar los lazos del gobierno de Zelensky con EEUU o hacer la vista gorda ante el auge de la extrema derecha. Lo mismo con respeto a Rusia: oponerse al expansionismo de la OTAN implica tambi茅n el rechazo al r茅gimen ultraderechista de Putin y a sus pretensiones de reconstruir su zona de influencia en torno a un orden imperial, que ayuda a aplastar revoluciones en Siria y revueltas obreras en Kazajist谩n, mientras impone una pol铆tica anti-obrera y anti-movimientos LGTBI y feministas en el interior del pa铆s. En ese sentido, una tarea fundamental del socialismo internacional es reforzar a los sectores de izquierda en Ucrania y Rusia. Esta es la mejor forma de evitar una deriva todav铆a m谩s reaccionaria y de generar alguna esperanza de cara al futuro. Nuestra campa帽a de solidaridad, modesta pero necesaria, ha aportado fondos a ambos sectores.

7.- Dicho esto, somos conscientes de la actual relaci贸n de fuerzas y proponemos un plan de lucha basado en una movilizaci贸n popular a escala global para frenar una guerra desastrosa sobre las siguientes consignas:

  • Retirada inmediata de las tropas rusas de Ucrania.
  • Asegurar la libre determinaci贸n del pueblo ucraniano defendiendo su neutralidad y no alineamiento ante todos los imperialismos.
  • Derecho de autodeterminaci贸n para el Donbass bajo la supervisi贸n de pa铆ses no alineados en el conflicto.
  • Cancelaci贸n de la deuda externa a Ucrania.
  • Desmilitarizaci贸n y desnuclearizaci贸n de las fronteras. Fin del env铆o de armas por parte de pa铆ses imperialistas.

8.- Esta guerra ha mostrado toda la hipocres铆a racista y colonial del capitalismo occidental. La UE acoge refugiadas ucranianas mientras cierra sus fronteras a la poblaci贸n de otros pa铆ses. EEUU y la UE arman a Ucrania, pero se niegan a apoyar a la resistencia saharaui o Palestina. Nos solidarizamos plenamente con las personas refugiadas por culpa de esta guerra y extendemos nuestra solidaridad a todos los pueblos que sufren la guerra y la opresi贸n, exigiendo al gobierno de nuestro estado que lleve a cabo una pol铆tica consecuente.

9.- La guerra tendr谩 efectos brutales a escala global. Por una parte, las potencias imperialistas tratar谩n de reordenar el mundo a trav茅s de este conflicto. EEUU ha subordinado a Europa a su pol铆tica y busca subyugarla econ贸micamente a trav茅s de los hidrocarburos, exportando as铆 su proceso inflacionario. Por otro lado, asistimos a una preocupante escalada remilitarizadora, que se concreta en la expansi贸n de la OTAN (por ejemplo, en Suecia y Finlandia), en un dr谩stico aumento del gasto militar y en una aceleraci贸n del desarrollo de las 鈥渇uerzas destructivas鈥 que amenazan la vida en el planeta, profundizando as铆 la dimensi贸n ecol贸gica de la crisis. Tambi茅n generar谩 una crisis de suministros b谩sicos en buena parte del mundo, que sufrir谩n especialmente los pa铆ses m谩s empobrecidos.

10.- Es una cuesti贸n pol铆tica central en este periodo luchar contra esta remilitarizaci贸n de Europa, contra el drenaje de recursos sociales que esto supone y contra las pol铆ticas neo-imperialistas y racistas de nuestros gobiernos. En ese sentido, y como conclusi贸n final: si los bloques capitalistas se preparan para la guerra, la clase trabajadora debe prepararse para la lucha contra la clase dominante. Debemos convencer pacientemente a la clase trabajadora de que merece la pena combatir contra el militarismo, ya que, en esta 茅poca de crisis, estar谩 asociado a un fuerte deterioro, v铆a inflaci贸n, de las condiciones de vida de amplios sectores de la sociedad. Nuestra tarea es contribuir a ligar ambas cuestiones, construyendo un movimiento anti-militarista y contra la crisis lo m谩s amplio posible.

11.- En ese sentido, el gobierno de coalici贸n espa帽ol ha asumido sin reparos la agenda remilitarizadora de la OTAN y ha anunciado fuertes incrementos en el gasto militar. Tanto el PSOE, como todos los sectores que componen actualmente Unidas Podemos, han asumido en la pr谩ctica esta agenda, que busca reforzar los v铆nculos del Estado Espa帽ol con el bloque de la OTAN, como se ha reflejado no solo en la pol铆tica con respecto a la guerra de Ucrania, sino tambi茅n en la pol铆tica vergonzosa llevada a cabo con respecto al Sahara o avalando la expansi贸n de la alianza atl谩ntica. El aumento del gasto militar y la subordinaci贸n a la pol铆tica imperialista van de la mano y, pese a la ret贸rica verde y social, la mayor铆a de los partidos de izquierda parlamentaria (UP, Bildu, Mas Pa铆s, ERC) asumen y avalan esta pol铆tica apoyando los presupuestos, formando parte del gobierno o, en otros casos, sosteni茅ndolo. Oponerse a la remilitarizaci贸n imperialista en el Estado Espa帽ol se concreta en oponerse a esta pol铆tica de rearme que se lleva a cabo desde el gobierno, que drena recursos p煤blicos, que es completamente opuesta a cualquier pol铆tica ecologista y que se prepara para el conflicto entre bloques a escala global, exigiendo a los partidos de izquierda que rompan en la pr谩ctica con esta pol铆tica, pero construyendo una posici贸n independiente y un movimiento contra la guerra y las pol铆ticas que conlleva.





Fuente: Anticapitalistas.org