November 14, 2022
De parte de Crimethinc
2,212 puntos de vista

En Polonia, el aborto est谩 prohibido casi por completo desde 2020. Sin embargo, una red de anarquistas y otras feministas se esfuerza por garantizar que quienes necesiten abortos puedan acceder a ellos, legalmente o no. Ahora que el aborto tambi茅n se ha prohibido en muchos estados de de Estados Unidos, la poblaci贸n norteamericana puede beneficiarse de la experiencia de quienes ya llevan a帽os enfrent谩ndose a esta situaci贸n. Para saber c贸mo utilizan las activistas polacas la acci贸n directa y la ayuda mutua para mantener el acceso al aborto, entrevistamos a los participantes en esta red.

Mantener el acceso generalizado al aborto -legal o no- es crucial para salvar vidas y preservar la autonom铆a de quienes son blanco de las estructuras de poder patriarcales. Tambi茅n es una parte esencial de la lucha por la legalizaci贸n del aborto. Como argumentamos en junio, despu茅s de que el Tribunal Supremo anulara el caso Roe contra Wade,

La decisi贸n Roe contra Wade no se produjo porque la mayor铆a de la poblaci贸n estadounidense apoyara el acceso al aborto en 1973. M谩s bien, a la vista de esfuerzos organizativos como el del Jane Collective, que practic贸 unos 11.000 abortos ilegales, podemos concluir que la sentencia fue una respuesta a la intensidad con la que un segmento concreto de la poblaci贸n luchaba por el acceso al aborto, y a su 茅xito al poner en cuesti贸n el monopolio de poder del Estado al seguir facilitando el aborto a pesar de los esfuerzos de la polic铆a y los jueces.

Estamos de nuevo en la 茅poca en la que el Jane Collective se enfrent贸, esta vez, con las p铆ldoras abortivas como opci贸n. Como se ha demostrado en Polonia, es posible mantener un acceso generalizado al aborto independientemente de las leyes vigentes.


Traducci贸n por A Planeta.

Si quieres apoyar el acceso al aborto en Polonia, una opci贸n es donar a Ciocia Basia. En Estados Unidos, puedes obtener p铆ldoras abortivas aqu铆 e informaci贸n sobre c贸mo utilizarlas aqu铆. La fotograf铆a de arriba es de Rados艂aw Sto.

Manifestantes muestran una pancarta el 29 de octubre de 2020 durante una protesta contra la sentencia del Tribunal Constitucional polaco sobre el aborto

.


En Polonia, en pegatinas muy difundidas aparece un n煤mero de tel茅fono que pone en contacto a las personas que desean abortar con la l铆nea de ayuda de una red de organizaciones conocidas colectivamente como Aborto sin Fronteras (AWB). Dado que la legislaci贸n polaca sobre el aborto es una de las m谩s represivas de Europa, esta red demuestra el poder de la solidaridad internacional en la defensa de la libertad reproductiva. Los grupos que integran Aborto sin Fronteras son Abortion Dream Team (ADT) y Kobiety W Sieci en Polonia, Ciocia Basia en Alemania, Abortion Network Amsterdam y Women Help Women (Mujeres Ayudan a Mujeres) en los Pa铆ses Bajos, y Abortion Support Network en el Reino Unido.

Asia, una activista anarquista de Polonia que se traslad贸 a 脕msterdam para trabajar con Women Help Women, recuerda c贸mo estos grupos se reunieron en 2018 por iniciativa de una persona del Reino Unido que vio que todas hac铆an un trabajo similar por separado y les propuso unir fuerzas. 鈥淟a idea era idear formas de conseguir abortos m谩s tard铆os, especialmente para las personas que viven en lugares donde no hay un acceso f谩cil a los servicios de aborto, y [difundir] informaci贸n鈥, cuenta Asia.

La l铆nea de ayuda de Aborto sin Fronteras est谩 atendida por Kobiety W Sieci, que asesora a las personas que llaman sobre sus opciones y las pone en contacto con otros grupos de la red seg煤n sus necesidades. Si alguien en Polonia quiere viajar al extranjero para interrumpir un embarazo, los asesores le remiten a Ciocia Basia, un colectivo de base feminista queer de Berl铆n dedicado a crear estructuras de apoyo para las personas que vienen a Berl铆n para acceder al aborto. Si alguien en Polonia quiere viajar al extranjero para interrumpir un embarazo, los asesores le remiten a Ciocia Basia, un colectivo de base feminista queer de Berl铆n dedicado a crear estructuras de apoyo para las personas que acuden a Berl铆n en busca de acceso al aborto. Quienes prefieran optar por un aborto farmacol贸gico en casa pueden pedir las pastillas necesarias al servicio mundial de telesalud de Women Help Women. Asia subraya que es importante que activistas y asesores utilicen un lenguaje preciso al respecto porque, aunque la legislaci贸n polaca no penaliza a quienes interrumpen su embarazo, cada vez es m谩s peligroso ayudar a alguien a abortar en Polonia.


La legislaci贸n sobre el aborto tiene una historia complicada en este pa铆s tradicionalmente cat贸lico. Con la ca铆da del comunismo a principios de la d茅cada de 1990, la Iglesia comenz贸 a impulsar nuevas leyes para restringir el acceso al aborto. Desde 1932, el procedimiento hab铆a sido legal en casos de violaci贸n y amenaza para la salud materna, y una ley de 1956 ampli贸 las justificaciones legales del aborto para incluir 鈥condiciones de vida dif铆ciles鈥. El reci茅n elegido gobierno no comunista aprob贸 una ley en 1993 que descalificaba los factores sociales y financieros como justificaci贸n, dejando la violaci贸n o el incesto, la amenaza para la salud materna y la malformaci贸n fetal como los 煤nicos casos en los que el procedimiento era legal. En abril de 2016, las organizaciones provida polacas propusieron un proyecto de ley para prohibir el aborto en todos los casos excepto cuando la vida de la persona embarazada estuviera en peligro, que fue aprobado en el Sejm [una de las c谩maras del Parlamento polaco] en septiembre siguiente. La otra c谩mara del parlamento polaco vot贸 a favor de rechazar la ley al mes siguiente, despu茅s de que decenas de miles de personas se alzaran contra la legislaci贸n propuesta en manifestaciones descentralizadas conocidas colectivamente como la 鈥淧rotesta Czarny鈥 (鈥淧rotesta Negra鈥) en ciudades de toda Polonia.

El 22 de octubre de 2020, sin embargo, el Tribunal Constitucional prohibi贸 de hecho el aborto casi por completo, dictaminando que interrumpir un embarazo por defecto fetal era inconstitucional. Esto desencaden贸 manifestaciones masivas en las que m谩s de 400.000 personas salieron a la calle para protestar contra la decisi贸n y contra el partido derechista en el poder, Ley y Justicia (PiS). Seg煤n un recuento oficial del Ministerio de Sanidad, 1074 de los 1110 abortos legales practicados en Polonia el a帽o anterior a la sentencia se debieron a malformaciones fetales o enfermedades potencialmente mortales. El n煤mero de interrupciones legales del embarazo, sin embargo, ofrece pocos indicios de cu谩ntas mujeres polacas interrumpen un embarazo en un a帽o determinado. Decenas de miles lo hacen cada a帽o encargando p铆ldoras abortivas por correo o viajando fuera del pa铆s para someterse a abortos de procedimiento en cl铆nicas.

Debido a los obst谩culos para obtener legalmente el procedimiento, la poblaci贸n polaca ha optado en gran medida por estas opciones, incluso en los casos en los que tienen un derecho legalmente reconocido a abortar. Por ejemplo, para interrumpir un embarazo que es el resultado de un delito, una persona embarazada necesita una carta certificada de un fiscal que confirme que fue violada. Estas trabas burocr谩ticas pueden imposibilitar el acceso a los servicios de aborto antes de las doce semanas de gestaci贸n, a partir de las cuales el aborto est谩 prohibido en cualquier circunstancia.

Anarquistas manifest谩ndose en Wroc艂aw, Polonia, por el acceso al aborto en 2020.

Los colectivos que participan en la red Aborto sin Fronteras notaron un aumento inmediato del inter茅s por los servicios que prestan tras la sentencia de octubre de 2020. 鈥淧udimos sentir totalmente el impacto de la decisi贸n鈥, dice Asia. 鈥淧or un lado fue realmente devastadora, pero por otro tambi茅n trajo consigo cantidades incre铆bles de solidaridad y organizaci贸n de base, y organizaci贸n que fue m谩s all谩 de la base鈥 realmente afect贸 a toda la sociedad. Tambi茅n hubo grandes manifestaciones y protestas que fueron, yo dir铆a, contraproducentes para la esperanza de la gente.
Adem谩s, hubo grandes manifestaciones y protestas que fueron, yo dir铆a, contraproducentes para lo que es la esperanza de la gente en el poder en Polonia.鈥

Adrianna, de Abortion Dream Team, dice que las protestas de 2016 contra la propuesta de prohibici贸n del aborto fueron lo que la inspir贸 a centrarse en el tema. Ella viene de un peque帽o pueblo de Polonia donde dice que la palabra 鈥渁borto鈥 no exist铆a en su familia. 鈥淣o supe que exist铆a tal cosa hasta que tuve veintipocos a帽os, y entonces creo que estaba realmente en contra del aborto鈥, dice. 鈥淟uego, paso a paso, al convertirme en feminista, tuve que enfrentarme a este tema del aborto. Me di cuenta de que se trataba de tener control sobre tu cuerpo. Realmente fue un largo viaje desde ser una persona que estaba en contra del aborto hasta ser ahora una persona que est谩 totalmente 100% a favor del aborto.鈥

Hoy, Adrianna forma parte de un grupo de doce personas que apoyan la TAD respondiendo en las redes sociales a preguntas de personas que quieren abortar. 鈥淓n Polonia, debido al estigma del aborto, es muy importante difundir la noticia鈥, dice, 鈥減ara que la gente sepa que no ser谩 castigada por tomar p铆ldoras abortivas o por salir del pa铆s para someterse a un aborto de procedimiento鈥.

La misi贸n de ADT es cambiar la narrativa sobre el aborto, desestigmatizando y disipando mitos sobre el procedimiento al tiempo que difunde informaci贸n sobre el aborto autogestionado, que consiste en interrumpir un embarazo con los medicamentos Mifepristona y Misoprostol y no requiere supervisi贸n m茅dica. 鈥淟as p铆ldoras abortivas te dan poder鈥, dice Adrianna. 鈥淓n 1993, cuando se estableci贸 la ley del aborto, nadie sab铆a que las p铆ldoras llegar铆an a ser tan accesibles y se usar铆an todos los d铆as鈥.


Las personas pueden ponerse en contacto con ADT por correo electr贸nico, Facebook Messenger o Instagram. En primer lugar, los voluntarios preguntan si la persona se ha hecho una prueba para asegurarse de que est谩 embarazada y, a continuaci贸n, si est谩 segura de querer abortar. Una vez que han determinado que la persona quiere pedir p铆ldoras abortivas, los voluntarios de la ADT le indican c贸mo hacer el pedido a Women Help Women en los Pa铆ses Bajos y comparten el enlace al formulario de pedido de esa organizaci贸n. 鈥淟a gente hace preguntas como si duele, cu谩nto dura, cu谩nto cuesta鈥, dice Adrianna.

En lugar de comprar estas p铆ldoras, la persona que las encarga hace una donaci贸n de 75 euros, aunque puede dar m谩s si puede. 鈥淪i no tienes dinero, como no lo tienen muchos de los menores de 18 a帽os que nos escriben, podemos pedir a la organizaci贸n que renuncie a la donaci贸n鈥, dice Adrianna. 鈥淧ara la gente de Polonia, es una cantidad muy elevada de dinero. Muchas de las mujeres ya tienen hijos y no pueden permitirse donar鈥. Las p铆ldoras, que tardan un m谩ximo de 20 d铆as en llegar, se empaquetan de forma muy discreta, s贸lo con el nombre y la direcci贸n del destinatario, mientras viajan a trav茅s de la frontera. La ADT facilita instrucciones por correo electr贸nico y redes sociales sobre c贸mo tomarlas, y hay voluntarios disponibles para asesorar y responder preguntas durante todo el proceso. La persona que toma las p铆ldoras tambi茅n puede llamar al tel茅fono de ayuda de Aborto Sin Fronteras para recibir apoyo del equipo Kobiety W Sieci (Mujeres en la Red)..

ADT tambi茅n se mantiene en contacto una vez finalizado el aborto farmacol贸gico. 鈥淣ormalmente, la gente quiere ir al m茅dico para asegurarse de que todo va bien鈥, dice Adrianna. 鈥淧ero la vagina es un 贸rgano tan grandioso que se limpia sola sin siquiera comprobarlo鈥. Dice que la gente suele escribir a ADT despu茅s para darles las gracias y expresar lo felices que est谩n. 鈥淐reo que lo m谩s importante es que no quieren sentirse solas. El estigma del aborto es tan grande en Polonia, que normalmente no pueden cont谩rselo ni a sus parejas ni a sus amigas. As铆 que creo que nuestro papel m谩s importante es darles apoyo. Estamos contigo, no est谩s sola, y esta es tu decisi贸n. Es una buena decisi贸n鈥.

Los activistas de la red AWB coinciden en que lo primero que cambi贸 tras la prohibici贸n casi total del aborto en Polonia fue que se instal贸 una atm贸sfera de miedo entre m茅dicos, enfermeras y pacientes. Desde que la prohibici贸n entr贸 en vigor en enero de 2012, al menos tres mujeres han muerto de septicemia en hospitales polacos como consecuencia de que los m茅dicos se negaran a practicar un aborto o una ces谩rea que salvara sus vidas. Los activistas de derechos humanos achacan estas muertes al efecto amedrentador que la ley del aborto ha tenido en los profesionales m茅dicos, asust谩ndoles para que se nieguen a prestar cuidados esenciales a las pacientes.

鈥淓sto es lo m谩s aterrador que he notado鈥, afirma Adrianna, que recuerda haber o铆do a una persona que se estaba planteando interrumpir su embarazo por miedo a no recibir la atenci贸n necesaria en un hospital si algo sal铆a mal.

Manifestantes muestran un cartel en el que se lee 鈥淎borto sin fronteras鈥 ante el Tribunal Constitucional en Varsovia, enero de 2022.

Asia de Women Help Women afirma que el efecto m谩s desgarrador de esta atm贸sfera de miedo es que muchas personas que toman p铆ldoras abortivas temen no recibir el apoyo m茅dico adecuado en caso de complicaciones y que los m茅dicos las traten como si hubieran cometido un delito. 鈥淎lguien que toma p铆ldoras abortivas no est谩 infringiendo la ley, pero los m茅dicos no lo saben, as铆 que sienten que tienen que denunciar a alguien. Hay un fuerte sentimiento de inseguridad a todos los niveles. Mucha gente no busca tratamiento m茅dico por este miedo鈥.

Procedente de la escena punk anarquista y del movimiento feminista queer de Polonia, Asia se traslad贸 a 脕msterdam para trabajar con Women Help Women despu茅s de descubrir que hab铆a limitaciones en el tipo de apoyo que las activistas ubicadas en Polonia pod铆an prestar a quienes buscaban abortar, debido a las restricciones legales. 鈥淧ara m铆, mudarme fue una oportunidad de acercarme a una ayuda m谩s pr谩ctica鈥, afirma.

A diferencia de los colectivos m谩s informales de AWB, Women Help Women es una organizaci贸n formal activa en m煤ltiples lugares del mundo. 鈥淣o somos una organizaci贸n enorme, y nos centramos en los pa铆ses donde no hay acceso a servicios de aborto seguro鈥, dice Asia. 鈥淓n los pa铆ses donde hay servicios locales de aborto, animamos encarecidamente a la gente a utilizarlos, para poder centrarnos en quienes no tienen ninguna opci贸n鈥.

Women Help Women opera con una cultura organizativa horizontal, lo que, seg煤n Asia, requiere 鈥渦na conversaci贸n constante鈥 sobre lo que significa organizarse horizontalmente. 鈥淚ntentamos cambiar la narrativa y promover un enfoque de apoyo, sin prejuicios, de normalizaci贸n del aborto鈥, dice. 鈥淒ir铆a que son sobre todo los grupos locales los que se centran en esto y estamos haciendo todo lo posible por ponernos a su altura y aplicar su enfoque en la forma de comunicarnos y en el tipo de mensaje que queremos llevar al mundo exterior鈥.

Los colectivos de la red comparten el objetivo de despenalizar y desmedicalizar el aborto. 鈥淢e gustar铆a que tuvi茅ramos m谩s grupos locales dispuestos a apoyarse mutuamente鈥, dice Asia, 鈥測 que cuestionaran el hecho de que el aborto est茅 tan en manos de los m茅dicos y que la visi贸n m谩s optimista sea tenerlo legalizado y en las cl铆nicas. Esto no tiene por qu茅 ser as铆, sobre todo con los abortos en el primer trimestre, con p铆ldoras abortivas que pueden ser extremadamente baratas y accesibles.鈥

鈥淓mbarazo no deseado = aborto simple鈥

Uno de los objetivos esenciales de la misi贸n de Abortion Dream Team es desmedicalizar el procedimiento y devolver el poder a la gente. 鈥淟as p铆ldoras abortivas son algo que puedes hacer por ti misma鈥, dice Adrianna. 鈥淧uedes decidir cu谩ndo quieres abortar, c贸mo hacerlo, con qui茅n quieres hacerlo. No tienes que ir al m茅dico. Incluso las directrices de la Organizaci贸n Mundial de la Salud dicen que puedes abortar en casa. Como en todos los 谩mbitos de la vida, las decisiones son tomadas a veces por los pol铆ticos o los hombres en el poder鈥.

鈥淧ara m铆, esto es en realidad la revoluci贸n feminista鈥, dice Asia. Explica que la idea del procedimiento como algo 茅ticamente controvertido y prohibitivamente complicado es una construcci贸n que no tiene nada que ver con la realidad. 鈥淓s un procedimiento muy sencillo que el 99% de la gente puede hacerse en casa sin necesidad de acudir al m茅dico. Se producen complicaciones en menos del 1% [de los abortos farmacol贸gicos], as铆 que 驴realmente necesitamos, como sociedad, tener tantas estructuras en torno a ello? 驴Realmente necesitamos tener tanta conversaci贸n legal sobre algo que es tan f谩cil? Cuando lo piensas, te das cuenta de que en realidad no se trata de seguridad, porque la seguridad est谩 demostrada. Se trata de control y de mantener esta atm贸sfera de dependencia鈥. Asia y otras activistas de Women Help Women reflexionan sobre c贸mo la medicalizaci贸n del aborto ha moldeado nuestras vidas reproductivas. 鈥淣o se trata s贸lo del estigma, no se trata s贸lo de la ley, sino de c贸mo funciona nuestro sistema farmac茅utico y c贸mo est谩n dise帽ados los sistemas sanitarios. Todo va de la mano, y todo limita nuestra libertad鈥.

En Alemania, uno de los pa铆ses en los que AWB ayuda a personas de Polonia a acceder a servicios de aborto, el procedimiento est谩 controlado por el Estado. Aunque en Alemania es ilegal interrumpir un embarazo, la ley hace excepciones para los abortos m茅dicamente necesarios y los casos en que el embarazo es consecuencia de una violaci贸n. Tampoco persigue los abortos en el primer trimestre, siempre y cuando las personas se sometan primero a un asesoramiento obligatorio con un trabajador social autorizado por el Estado (que las leyes exigen que sea tendencioso para disuadir a la persona de abortar), seguido de un periodo de espera obligatorio de tres d铆as. En Alemania, los abortos pueden ser quir煤rgicos o farmacol贸gicos, pero siempre deben realizarse en una cl铆nica: no es posible pedir las pastillas y tom谩rselas en casa.

Ciocia Basia, el colectivo que apoya a las personas de Polonia que deciden abortar en Berl铆n, siempre ha sido peque帽o, informal y autoorganizado, seg煤n una de sus participantes. Lo iniciaron en 2015 dos personas, una alemana y otra polaca, que tuvieron la idea de traer al pa铆s vecino a personas de Polonia que quer铆an abortar. Las organizadoras empezaron a hacer contactos y formaron su primera asociaci贸n con una cl铆nica que ten铆a tarifas asequibles. Cuando empezaron a recibir llamadas de personas de Polonia que ped铆an ayuda, decidieron llamar al colectivo Ciocia Basia, que significa 鈥淭铆a Basia鈥 en polaco. Basia es un nombre muy com煤n en Polonia, por lo que no llama la atenci贸n que la gente guarde el n煤mero del grupo en sus tel茅fonos.

鈥淗acemos abortos-Ciocia Basia鈥

Las personas que buscan un aborto en Polonia a veces encuentran a Ciocia Basia a trav茅s de un art铆culo o una entrevista en el curso de la b煤squeda de recursos, o bien a trav茅s de los grupos proabortistas de Polonia, que distribuyen propaganda en las calles y los medios de comunicaci贸n. Un miembro del colectivo cuenta que intentan ser visibles, yendo a manifestaciones en Polonia y repartiendo pegatinas y octavillas. Cada semana, dos miembros hacen turnos regulares para responder al n煤mero de tel茅fono y a la cuenta de correo electr贸nico a trav茅s de los cuales la gente se pone en contacto con ellas. Una vez que una persona se pone en contacto, las activistas le ayudan a decidir si venir a Alemania para someterse al procedimiento es una opci贸n. Encargar p铆ldoras para un aborto farmac茅utico cuesta menos dinero, as铆 que si esa parece la mejor opci贸n para la persona, Ciocia Basia la remite al sitio web de Women Help Women y se mantiene implicada en caso de que tenga preguntas.

鈥淟o primero que establecemos es si quieren venir a Alemania鈥, explica una activista de Ciocia Basia. Si la respuesta es afirmativa, ponen a la persona en contacto con una trabajadora social para concertar una cita para el asesoramiento obligatorio. Debido a la pandemia de COVID, actualmente esto puede hacerse en l铆nea o por tel茅fono, lo que funciona mejor para la mayor铆a de las personas; de lo contrario, el periodo de espera de tres d铆as entre la consulta y el procedimiento significar铆a que tendr铆an que venir a Alemania dos veces o pasar all铆 cuatro noches. Ciocia Basia tambi茅n pone a las personas en contacto con la cl铆nica y les ayuda a concertar la cita, encontrar la cl铆nica, obtener el reembolso de su seguro y prepararse para el procedimiento.

A veces, aunque no a menudo, el colectivo paga y organiza el viaje de la persona. 鈥淒epende de lo que necesite la persona, que es lo que intentamos averiguar鈥.

鈥淢i cuerpo, mi elecci贸n鈥

.

El colectivo trabaja con una red de personas residentes en Berl铆n que acogen a quienes acuden a la ciudad para abortar. Las activistas del colectivo recogen a las personas en la estaci贸n de tren y las trasladan al lugar donde se alojar谩n, y de all铆 a la cl铆nica. Seg煤n una de las activistas, ellas mismas no acogen a las personas porque es demasiado agotador emocionalmente hacer este trabajo y estar con la gente todo el tiempo, por eso la red de anfitriones son personas con las que est谩n en contacto pero que no forman parte del colectivo. Cuando alguien necesita un lugar donde quedarse, las activistas del colectivo env铆an un correo electr贸nico a este grupo de voluntarios para ver qui茅n puede ser anfitriona, explicando cu谩ntas personas vendr谩n y cu谩ntas noches necesitan quedarse, y las anfitrionas responden por escrito si tienen habitaci贸n disponible. En algunos casos, Ciocia Basia paga un albergue o simplemente dirige a la gente a albergues. El grupo tambi茅n se asocia con traductoras voluntarias para ayudar a quienes no hablan alem谩n.

鈥淓n Berl铆n, a la gente le encanta organizar fiestas para recaudar fondos y a menudo se acercan a nosotros diciendo que quieren hacerlo por nosotras, para que no tengamos que organizarlo nosotras solas鈥, explica una activista. 鈥淓ste trabajo requiere tener dinero, tener acceso al dinero. Necesitas a mucha gente para no agotarte. Es un trabajo emocional鈥.

Una activista que se traslad贸 desde Polonia para trabajar con Ciocia Basia y estaba en Berl铆n cuando la decisi贸n judicial de 2020 impuso nuevas restricciones al acceso al aborto recuerda que not贸 un cambio de inmediato. Mientras que antes la mayor铆a de los correos electr贸nicos y llamadas que recib铆a el colectivo se refer铆an a embarazos no deseados, tras la sentencia, aproximadamente la mitad de esas peticiones de apoyo se refer铆an a embarazos deseados en los que exist铆a la posibilidad de un defecto fetal, y la persona embarazada quer铆a planificar un aborto en caso de que los resultados de las pruebas mostraran una alteraci贸n. 鈥淓n Polonia, no siempre tienes acceso a la informaci贸n que necesitas sobre tu embarazo. Si hay posibilidad de anormalidad, los m茅dicos tienen estrategias para retrasarte la obtenci贸n de los resultados de las pruebas hasta que sea demasiado tarde para abortar鈥.

Aunque en Polonia todav铆a no se puede procesar a una persona por abortar, s铆 se puede procesar a quien ayude a alguien a abortar, y las autoridades parecen estar enviando un mensaje a quienes lo hagan. En abril de 2022, la cofundadora de Abortion Dream Team, Justyna Wydrzy艅ska, se convirti贸 en la primera activista de Europa en enfrentarse a cargos penales por ayudar a abortar. Justyna, que lleva quince a帽os apoyando a mujeres que desean abortar, se enfrenta ahora a la posibilidad de tres a帽os de c谩rcel por enviar un paquete de p铆ldoras abortivas que hab铆a guardado para su uso personal a una mujer que dec铆a que su marido maltratador le imped铆a salir de Polonia para someterse al procedimiento. La mujer acab贸 abortando debido al estr茅s, despu茅s de que su marido encontrara el paquete de pastillas y lo denunciara a la polic铆a. Dado que el juicio de Justyna se ha aplazado por segunda vez hasta enero de 2023, las defensoras del derecho al aborto de la ADT y de toda Polonia esperan que se retiren todos los cargos, conscientes de que una condena en este caso sentar铆a un peligroso precedente.

鈥淭enemos mucho miedo de lo que pueda ocurrir, porque creo que quieren demostrar que no se puede ayudar a abortar鈥, afirma Adrianna.

En junio, el ministro de Sanidad polaco, Adam Niedzielski, firm贸 una ordenanza que permite que la informaci贸n sanitaria de los pacientes sea guardada en una base de datos central por el gobierno federal, incluidos los datos sobre embarazos. Aunque el Ministerio de Sanidad insiste en que los datos s贸lo estar谩n a disposici贸n de los profesionales de la medicina, los y las defensoras de los derechos de la mujer han expresado su preocupaci贸n por que el gobierno comparta esta informaci贸n con la polic铆a y la fiscal铆a, lo que podr铆a hacer que la gente tuviera miedo de buscar atenci贸n en el sistema m茅dico estatal durante sus embarazos. Asia dice que no est谩 segura de si el gobierno tiene realmente un plan sobre c贸mo utilizar esta informaci贸n o si infundir miedo es el 煤nico objetivo. 鈥淐reo que es una gran herramienta de control y una gran herramienta para crear una atm贸sfera de miedo, y ya funciona. La gente est谩 confundida, asustada. No saben en qui茅n y c贸mo confiar, y lo entiendo perfectamente鈥.

A pesar de estos nuevos acontecimientos y sus ominosos efectos, las activistas proaborto de Polonia siguen animadas por la respuesta de muchas personas a la prohibici贸n. 鈥淧ara m铆, lo que fue realmente hermoso y alucinante fue la organizaci贸n de la solidaridad que se produjo tras la sentencia del tribunal鈥, afirma Asia, 鈥測 la gente que empez贸 a declarar que s铆 hab铆an abortado, que estaban dispuestas a apoyar a otras, que sab铆an c贸mo hacerlo. Creo que necesitamos m谩s y m谩s de esto, porque tiene un gran poder para desestigmatizar el procedimiento en s铆 y cambiar la narrativa que lo rodea鈥.

Adrianna afirma que crear redes es fundamental en esta lucha. 鈥淐reo que en grupo tenemos poder. No luchas sola. Incluso yo, como activista, me siento m谩s segura y con m谩s posibilidades cuando estoy en esta red鈥.

A la pregunta de cu谩l deber铆a ser el siguiente paso para que el aborto sea accesible para todos en Polonia, un miembro de Ciocia Basia dice: 鈥淓l siguiente paso tiene que llegar pronto; se trata del cambio de la ley. Sin embargo, los recursos que el movimiento tiene o necesita seguir谩n utiliz谩ndose -apoyo a las personas en embarazos tard铆os, ayuda econ贸mica, informaci贸n, educaci贸n, etc.-, no desapareceremos de un d铆a para otro. Y algunas de nosotras seguiremos teniendo que hacer frente a la represi贸n. En la sociedad patriarcal, racista y capitalista, hay que descansar y recargarse regularmente, pero no se puede renunciar a las estructuras de resistencia.鈥

鈥淓stoy realmente impresionada y agradecida por la organizaci贸n de base que se est谩 produciendo en torno a este tema, y me encantar铆a que esto se fuera extendiendo鈥, dice Asia. 鈥淭odo el mundo puede hacerlo. Es muy f谩cil. Toda la informaci贸n est谩 en Internet. Todo el mundo puede apoyar a alguien con un embarazo no deseado y saber c贸mo interrumpirlo. Espero de verdad que la gente aproveche esta oportunidad para crear m谩s redes de apoyo entre s铆.鈥

鈥淓sto significa la guerra鈥-graffiti que apareci贸 en respuesta a la prohibici贸n del aborto en Polonia.







Fuente: Crimethinc.com