December 4, 2021
De parte de La Haine
50 puntos de vista

El Juzgado de lo Penal n煤mero 9 de Sevilla ha absuelto al rapero Pablo Has茅l, de los posibles delitos de injurias con publicidad, odio y coacciones por los que fue juzgado por comentarios que public贸 en su cuenta de Twitter contra el Real Betis por su apoyo al futbolista Roman Zozulya, vinculado con la ideolog铆a nazi, estableciendo que los comentarios deben considerarse libertad de expresi贸n.

El rapero entr贸 en prisi贸n el pasado mes de febrero para cumplir una condena de nueve meses de c谩rcel por un delito de enaltecimiento del terrorismo, e injurias y calumnias a la monarqu铆a y a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, por difundir mensajes en redes sociales.

En el juicio celebrado en Sevilla en su contra, la Fiscal铆a solicit贸 la absoluci贸n del acusado, mientras que la acusaci贸n particular ejercida por el Real Betis pidi贸 dos a帽os y medio de c谩rcel y el pago de una multa de 5.400 euros por un delito de odio; 6.000 euros de multa por el delito de injurias con publicidad, y 1.200 euros de multa por el delito de coacciones.

En la sentencia, difundida por la Oficina de Comunicaci贸n del TSJA, la juez considera probado que, con fecha 20 de abril de 2017, el Real Betis se querell贸 contra el acusado tras la publicaci贸n de una serie de comentarios a trav茅s de su cuenta en la red social Twitter relacionados con la cesi贸n al Rayo Vallecano del futbolista Zozulya, perteneciente al Betis, despu茅s de que los jugadores de la primera plantilla de este 煤ltimo club comparecieran junto al equipo t茅cnico y emitieran un comunicado en apoyo del futbolista y su familia.

As铆, la magistrada enumera dichos comentarios publicados por el encausado los d铆as 2 y 3 de febrero de 2017, como son 鈥渁 la plantilla del Betis que defiende al nazi, si no fuera porque tambi茅n morir铆an pilotos y azafatas, les desear铆a que su avi贸n se estrellara鈥, o 鈥渂asura de jugadores del Betis, hablando de linchamiento contra el jugador nazi, linchamiento es lo que hacen los nazis鈥.

En fecha 8 de febrero de 2017, y despu茅s de que el Betis anunciase su intenci贸n de querellarse contra el investigado, 茅ste public贸 una serie de tuits donde dec铆a 鈥渆n un Estado verdaderamente democr谩tico la querella ir铆a contra el Betis por defender a un nazi habiendo incontables pruebas de que lo es鈥, 鈥淍Realbetis las v铆ctimas de los nazis ucranianos no pueden querellarse porque ya est谩n muertas鈥, 鈥渜ue sigan retrat谩ndose persiguiendo y criminalizando a quienes no toleramos al nazismo ni a sus defensores, abren los ojos a muchos鈥, o 鈥渓as bombas de los amigos del juzgador nazi, a los que financia y promociona, hacen esto. Apolog铆a del terrorismo es defenderlos鈥.

En relaci贸n al delito de odio, la juez expone los criterios jurisprudenciales existentes al respecto del mismo y concluye, coincidiendo con el Ministerio Fiscal y la defensa, que los hechos enjuiciados 鈥渃arecen de la entidad suficiente para su tipificaci贸n penal como delito de odio鈥, ya que, 鈥渁煤n siendo evidente que los comentarios recogidos en el relato f谩ctico resultan reprobables, de mal gusto e innecesarios, no es posible su reproche penal en cuanto en el contexto en el que se emitieron no pusieron en peligro valores esenciales de aquellos a quienes iban dirigidos, como su vida, integridad f铆sica o su libertad鈥.

La juez considera, en este sentido, que, 鈥渁unque las expresiones y juicios de valor vertidos por el acusado hacia el Real Betis y sus jugadores puedan ser innecesarias para reflejar una opini贸n o cr铆tica y resulten provocadoras, deben considerarse amparadas por la libertad de expresi贸n en el contexto en que fueron proferidas, porque aunque puedan resultar hirientes, groseras e incluso ofensivas, no re煤nen los elementos necesarios para poder integrar la conducta dentro del 谩mbito t铆pico del delito del art铆culo 510 del C贸digo Penal鈥, y es que tales expresiones, 鈥渁 pesar de su contenido, no eran objetivamente aptas para extender un discurso de odio a los destinatarios de sus mensajes鈥.

El derecho a la libertad de expresi贸n

鈥淚gual conclusi贸n deber铆a alcanzarse en relaci贸n al supuesto delito de injurias denunciado鈥, afirma la juez, que agrega que, 鈥渟i bien la legislaci贸n penal otorga una amplia protecci贸n a la buena fama y al honor de las personas, el reconocimiento constitucional de la libertad de expresi贸n ha modificado profundamente la forma de afrontar el enjuiciamiento de los delitos contra el honor en aquellos supuestos en los que la conducta a considerar haya sido realizada en ejercicio de dicha libertad鈥, por lo que, 鈥渁煤n cuando se estimara que los comentarios鈥 del acusado 鈥減uedan describir una imagen negativa del club y sus jugadores, quedar铆an amparados en el ejercicio de dicha libertad, aplicando las consideraciones realizadas respecto de dicho derecho al tratar el delito de odio, igualmente extrapolables a esta figura delictiva鈥.

Al hilo, la juez se帽ala que, 鈥渃on independencia de la opini贸n que pueda tenerse acerca de la correcci贸n y oportunidad de los tweets publicados por el acusado y del tono empleado en los mismos, ha de concluirse que no concurren los requisitos legal y jurisprudencialmente establecidos para considerar cometidos ninguno de los delitos imputados鈥.

La magistrada asevera que el derecho a la libertad de expresi贸n, 鈥渜ue implica desde luego la posibilidad de cr铆tica, deber铆a ejercitarse, aunque lamentablemente no siempre sea as铆, con respeto a los dem谩s y tolerancia a las ideas de otros, sin tener que recurrir, como ocurre en el caso enjuiciado, a expresiones desafortunadas y provocativas, pero lo cierto es que no todo exceso verbal, ni todo mensaje que desborde la protecci贸n constitucional, por ese solo hecho, debe considerarse constitutivo de delito, ofreciendo en cualquier caso nuestro sistema jur铆dico otras formas de reparaci贸n de tales excesos que no pasan necesariamente por la incriminaci贸n penal鈥.

Para finalizar, y en relaci贸n al delito de coacciones, la juez dice que en este caso 鈥渘o se identifica en la conducta descrita en la querella la concurrencia de los elementos propios鈥 de dicho delito, ya que 鈥渘o se distinguen elementos tales como el empleo de violencia o intimidaci贸n, sin perjuicio de que la conducta desarrollada por el acusado haya sido molesta o incluso inquietante para los querellantes, no se acredita el elemento de la violencia intimidatoria proyectada de forma directa sobre los mismos para forzarles a adoptar un determinado comportamiento, y no consta que, despu茅s del comunicado emitido con el equipo t茅cnico el 2 de febrero de 2017, los jugadores vieran coartada su libertad en tal sentido y se les impidiera hacer otras declaraciones p煤blicas en apoyo de su compa帽ero鈥.

鈥淣o cabe entender que el comportamiento del acusado alcance la gravedad que implica su calificaci贸n como un delito del art铆culo 172 del C贸digo Penal, que no puede apreciarse de la sola perturbaci贸n del estado de 谩nimo鈥, ya que 鈥渟e requiere una conducta de intensidad suficiente y una clara restricci贸n del derecho a la libertad de obrar de la v铆ctima, que no concurre, por lo que incluir los hechos declarados en el delito de coacciones supondr铆a un exceso en la aplicaci贸n de la norma penal鈥, concluye la magistrada, que por todo lo anterior absuelve al acusado de los delitos de injurias con publicidad, odio y coacciones que le atribu铆a la acusaci贸n ejercida por el Real Betis.




Fuente: Lahaine.org