January 22, 2021
De parte de Oscuro Es El Deseo - Lecturas An谩rquicas
266 puntos de vista


Las propuestas econ贸micas formuladas desde el 谩mbito an谩rquico puede que sean varias, tales propuestas pueden catalogarse como 鈥渆con贸micas鈥 porque se proponen desde lo actual, donde las necesidades materiales b谩sicas se satisfacen por medio del dinero generado por el trabajo. El dinero obtenido por el mendigo o por la ladrona no se obtuvo directamente mediante el trabajo, pero es trabajo lo que lo ha generado antes.

Estas propuestas solo pueden desarrollarse en una vida libre y autodeterminada, sin duda las mas conocidas son tres: el mutualismo, el colectivismo y el comunismo an谩rquico, solo insistir茅 con este 煤ltimo. ya que los anteriores poseen residuos burgueses que perpet煤an la sociedad de clases de otros modos.

Es grave intentar legitimar una propuesta por el supuesto prestigio y reconocimiento de quien la ha formulado, si bien fue Piort Kropotkin quien realiz贸 esta afirmaci贸n seg煤n sus mismas palabras esto no podr铆a haberlo creado solo: Cualquier producto, cualquier bien econ贸mico es, en realidad, fruto de la cooperaci贸n de todas las personas, tanto del propio pa铆s como del extranjero, tanto del presente como del pasado. 驴Como podr谩 medir y segregar en la gran masa de la riqueza social la parte que corresponde al esfuerzo y a la inteligencia de cada uno? 驴Acaso el mayor esfuerzo y la mayor inteligencia hubiera podido crear sola y sin ning煤n auxilio una parte, siquiera 铆nfima, de aquella riqueza social?

Por eso se propone el conocido 鈥De cada una de acuerdo a su capacidad, a cada una de acuerdo sus necesidades鈥 Pero como he se帽alado antes: estas nuevas relaciones productivas solo pueden realizarse sobre las ya ca铆das ruinas del capitalismo, pueden desarrollarse en una vida libre y autodeterminada, no son aplicables de ning煤n modo a la sociedad de orden actual, ya que quedar铆an aplicadas a peque帽os grupos de personas y ni as铆 porque r谩pidamente se halla el l铆mite que impone la mercanc铆a.

La gesti贸n del capital a manos de la clase trabajadora, no posee autonom铆a con respecto a las leyes de la producci贸n capitalista. Esto reforma el capitalismo poniendo a los mismos trabajadores a preocuparse de la econom铆a mercantilista, olvidando que lo que necesitan es en realidad la destrucci贸n de esa econom铆a. Por ello es una mentira lo de 鈥obreros y obreras sin patr贸n/a鈥, o si bien puede ser verdad igualmente no equivale a la autonom铆a de quienes trabajan, el patr贸n es quien adem谩s de vivir del trabajo de 鈥渟us鈥 empleados perpet煤a y obliga a producir de tal manera, pero a menudo parece que ya lo han planificado todo perfectamente y que nos han adiestrado tan bien que podemos seguir del mismo modo sin el ojo del amo a nuestras espaldas, rechazando la autonom铆a por el automatismo.

Un ejemplo muy claro es lo que generalmente denominamos 鈥渁utogesti贸n鈥, a la que muchos recurrimos por necesidad pero no abre caminos al cambio, abre caminos dentro de la miseria de lo existente, por eso terminamos por alzar la bandera de la gesti贸n del Capital en nuestras manos.

Para que no recaigan en esta nota las cl谩sicas cr铆ticas sin fundamentos de 鈥減eque帽o-burgu茅s鈥 o 鈥渋nsensible鈥, pasar茅 a desarrollar lo siguiente, no para justificar o cumplir con alguien en particular que pueda sentirse tocado, sino para que dichos adjetivos luego no terminen por desviar la cr铆tica fundamental de este texto.

Vuelvo a repetir que a la 鈥渁utogesti贸n鈥 varios hemos acudido por una necesidad material, o a veces de otro tipo, ya que en los espacios que esta genera adem谩s de gestionar el Capital, podemos encontrar personas mas afines que las que supuestamente podr铆amos encontrar en trabajos asalariados, donde abundan traidores y ventajeras. Por esto mismo hoy es imposible para algunas negar la autogesti贸n como salida, como es de idiotas acusar de conformista a quien recurre al trabajo asalariado como forma de ganarse el pan en este sistema capitalista. Pero tambien es est煤pido mostrar la 鈥渁utogesti贸n鈥 como una lucha anticapitalista cuando no sale de sus (cada vez mas amplios) m谩rgenes, al igual que lo es sentir y propagar lo que el trabajo dignifica.

El problema surge cuando pr谩cticas para la supervivencia se idealizan como seguras alternativas al cambio, como si un cambio radical pudiese realizarse en pleno capitalismo, bajo la pesada bota del Estado y el Capital.

Es necesario para vivir, vivir libres y autoliber谩ndonos de las clases sociales, una revuelta que atente contra los valores del Capitalismo. Cuando desde un optimismo desmedido y fantasioso se analiza que el sistema capitalista est谩 en decadencia, nos estamos negando nuestro papel activo en el entierro de este y su poder de adaptaci贸n a los tiempos que corren, y 驴qu茅 es peor que eso? Que nosotras estamos aportando para que se lleve adelante dicha transformaci贸n, abriendo v谩lvulas de escape, cre谩ndole alternativas, y queriendo demostrar que dentro del capitalismo se pueden llevar adelante 鈥pr谩cticas no-capitalistas鈥 o hasta 鈥anti-capitalistas鈥. Entonces 驴por qu茅 oponernos al capitalismo si este nos permite salirnos de 茅l? 驴Acaso no es el capitalismo ese mundo donde caben muchos mundos, donde se nos deja relacionarnos de otro modo? 驴C贸mo pensar sin Estado y sin Capital? 驴En donde estamos al resguardo de ellos? 驴Podemos desarrollar plenamente nuestras vidas dentro del capitalismo dejando que la burgues铆a produzca 鈥por otro lado鈥? No, no y no. Hoy el pleno ejercicio de nuestras vidas solo puede darse sobre las ruinas del capitalismo, y de todo aquello que huela a orden y jerarqu铆a.

En la toma de f谩bricas y de espacios, se atenta contra la propiedad privada, se confronta con el patr贸n y sus guardias, se cambia el uso 鈥渙bligado鈥 de medios de producci贸n y de espacios para necesidades y deseos reales, entre otras pr谩cticas que pueden ser el comienzo de una verdadera revuelta, y no la restauraci贸n del orden a manos de nosotros, nosotras y nuestra gente. Se hace necesario un sentimiento continuo de inconformidad para no estancarnos en momentos de estallidos y as铆 seguir en la lucha.

***

Los explotados no tienen nada que autogestionar, a excepci贸n de su propia negaci贸n como explotados. S贸lo as铆 junto a ellos desaparecer谩n sus amos, sus gu铆as, sus apologetas acicalados de las mas diversas maneras (鈥) Curiosamente, aquellos que consideran a la insurrecci贸n como un tr谩gico error (o tambi茅n, seg煤n los gustos, como un irrealizable sue帽o rom谩ntico), hablan mucho de acci贸n social y de espacios de libertad para experimentar (鈥)

Muchos libartarios piensan que el cambio de la sociedad puede y debe acontecer gradualmente, sin una ruptura repentina. Por eso hablan de 鈥esferas p煤blicas no-estatales鈥 donde elaborar nuevas ideas y nuevas pr谩cticas. Dejando de lado los aspectos decididamente c贸micos de la cuesti贸n (驴D贸nde no hay Estado? 驴C贸mo ponerlo entre par茅ntesis?), lo que se puede notar es que el referente ideal de estos discursos sigue siendo el m茅todo autogestionario y federalista experimentado por gente subversiva en algunos momentos hist贸ricos (la Comuna de Par铆s, la Espa帽a revolucionaria, etc). El peque帽o pormenor que se descuida, sin embargo, es que la posibilidad de hablarse y de cambiar la realidad, los rebeldes la han tomada con las armas. En definitiva se olvida un peque帽o detalle: la insurrecci贸n (鈥)

Ai ferri corti con l鈥檈sistente, i suoi difensori e i suoi falsi critici. An贸nimo

Revista Disarmo #11.

Rosario, Argentina. 2006




Fuente: Oscurodeseo.blackblogs.org