December 23, 2020
De parte de Pozol
521 puntos de vista

23 a帽os de una herida abierta, 23 a帽os de mantener activa la memoria y la resistencia, seguimos organizados para enfrentar la guerra y la muerte del Estado.

Organizaci贸n Sociedad Civil Las Abejas de Acteal

Tierra Sagrada de los M谩rtires de Acteal

Municipio de Chenalh贸, Chiapas, M茅xico.

22 de diciembre de 2020

Al Congreso Nacional Ind铆gena

Al Concejo Ind铆gena de Gobierno

A la Comisi贸n Interamericana de los Derechos Humanos

A las y los defensores de los derechos humanos

A los medios libres y alternativos

A los medios de comunicaci贸n nacional e internacional

A la Sociedad Civil Nacional e Internacional

Tesoros mal adquiridos no sirven de nada, pero la justicia libra de la muerte

Proverbios 10, 2

Hermanas y hermanos:

Desde esta Tierra Sagrada de Acteal, seguimos sin justicia donde hace 23 a帽os nuestros hermanos y hermanas, hermanitos y hermanitas ofrecieron su vida el 22 de diciembre de 1997, como precio para parar la violencia desatada por el gobierno mexicano contra las comunidades en resistencia a sus proyectos de apoderarse de la tierra de los pueblos, para d谩rselas a los ricos y hacer jugosos negocios con empresas transnacionales que requieren controlar nuestros territorios para garantizar sus intereses y ganancias.

Por eso decimos que hoy estamos conmemorando 23 a帽os de una herida abierta, 23 a帽os de mantener activa la memoria y la resistencia ante esta guerra desatada contra los pueblos que seguimos organizados para enfrentar la guerra y la muerte del Estado.

Los sobrevivientes de esta cruel masacre que pertenecemos a la Organizaci贸n de la Sociedad Civil de las Abejas de Acteal (Las Abejas), queremos que todo el mundo sepa que vamos a seguir buscando la justicia hasta alcanzarla. Que no nos hemos vendido, que no aceptamos la 鈥渟oluci贸n amistosa鈥 que el gobierno federal ofreci贸 este a帽o. Que respetamos a nuestras hermanas y hermanos que aceptaron la oferta del Estado. M谩s nosotros no nos cansaremos hasta ver que se sancionen a los responsables materiales e intelectuales de la Masacre. Queremos y exigimos justicia. Lo que pas贸 en Acteal no debe repetirse.

Al tiempo que el Estado mexicano -a trav茅s de su subsecretario de derechos humanos y el gobernador de Chiapas- simulan di谩logos, a 23 a帽os de impunidad en la masacre de Acteal, en lugar de que sus sobrevivientes vean llegar la justicia para sus familiares masacrados y puedan vivir en paz, primero llegan a ver su muerte. As铆 pas贸 con nuestro hermano y compa帽ero sobreviviente don Manuel G贸mez P茅rez, quien el 22 de diciembre de 1997 sobrevivi贸 la balacera y la masacre, perdiendo ah铆 a su esposa. El pasado 5 de diciembre, don Manuel fue a encontrarse ya con su familia masacrada.

Desde all谩, en donde seguramente se encuentra Pap谩-Mam谩 Dios de la justicia verdadera, junto a Tatik Samuel Ruiz Garc铆a y nuestros dem谩s hermanos y hermanas que nos han acompa帽ado en nuestra lucha, le pedir谩 para que sobre la masacre de Acteal se conozca la verdad, para que se investigue y se castigue a los autores materiales e intelectuales y que nosotras y nosotros que seguimos existiendo aqu铆, nunca dejemos de luchar por la justicia verdadera.

Don Manuel G贸mez fue un gran m煤sico tradicional. A trav茅s de la flauta invocaba el d铆a 22 de cada mes, en Acteal, la memoria viva de los 45 m谩rtires m谩s los 4 beb茅s no nacidos. 脡l se nos ha ido, pero seguramente all谩 arriba, en el viento o en las nubes, en las estrellas o en el arco iris, en la lluvia o en la luz del sol, en el alba o en cualquier horizonte, en nuestro coraz贸n o en nuestro pensamiento, su m煤sica estar谩 sonando en armon铆a con la memoria y la esperanza de que un d铆a, aqu铆 en Acteal, en M茅xico y en el mundo, llegue la justicia verdadera y la paz para todas y todos.

Es por eso que pedimos a la Comisi贸n Interamericana de Derechos Humanos a que agilice la emisi贸n del Informe de Fondo sobre el Caso 12.790 Manuel Santiz Culebra y otros (masacre de Acteal). Urge que haga p煤blicas las conclusiones de sus investigaciones y d茅 las recomendaciones necesarias al Estado mexicano, para que se haga verdadera justicia en el caso, enjuiciando a los autores intelectuales.

Desde que se fund贸 nuestra organizaci贸n, Sociedad Civil las Abejas de Acteal, hace m谩s de 28 a帽os, hemos visto c贸mo el hostigamiento, la persecuci贸n y la criminalizaci贸n, las amenazas de muerte, la c谩rcel, el robo y la destrucci贸n de pertenencias, el desplazamiento forzado y el asesinato han sido el destino para quienes denuncian los enga帽os del gobierno y para los que no han querido ser c贸mplices de los grupos de poder aliados al gobierno en Chenalh贸. Y todos estos delitos, incluyendo la Masacre de Acteal, jam谩s han sido investigados ni sancionados.

As铆 ocurri贸 en la Colonia Puebla en 2013. Pero en este caso comenz贸 a pasar algo m谩s. Como se dieron cuenta de que cada vez hay m谩s familias que est谩n aceptando los apoyos del gobierno en cada paraje, exzapatistas y exabejas comenzaron a trabajar con los partidistas, ayud谩ndoles y aconsejando a viejos paramilitares sobre c贸mo pod铆an hacer para obtener m谩s dinero de los funcionarios del gobierno municipal, estatal y federal. As铆 fue como se cre贸 un clima de linchamiento contra los cat贸licos en la Colonia Puebla en 2013, en su mayor铆a abejas y bases de apoyo zapatistas, que termin贸 en su desplazamiento forzado por un a帽o. S贸lo con una multa pagada por el gobierno a los mismos que orquestaron la persecuci贸n, otorg谩ndoles mayor presupuesto para sus programas gubernamentales, la comunidad acept贸 que regresaran los desplazados, adem谩s de que los que quemaron casas y robaron propiedades de los cat贸licos expulsados, nunca tuvieron que reparar los da帽os, porque el gobierno lo hizo por ellos.

De ese modo el gobierno 鈥渞esolvi贸鈥 el problema de los desplazados de la Colonia Puebla en 2014. Los causantes del linchamiento fueron premiados, tal como los paramilitares -asesinos confesos de la Masacre de Acteal- liberados masivamente a partir de 2009 y hasta 2012, fueron premiados con terrenos y pensiones mensuales. Y es as铆 como tambi茅n desde el 2001, se han dado una serie de retornos del desplazamiento forzado, sin justicia: los responsables de las acciones que llevaron a los compa帽eros a huir en 1997 de su comunidad y abandonar sus terrenos y pertenencias, nunca fueron juzgados ni sancionados. Pero los paramilitares con armas de grueso calibre responsables de los saqueos, quema de casas y amenazas de muerte, s铆 contaron con el apoyo monetario del gobierno para que, sin tener que pagar ellos por todo lo que destrozaron y robaron, se ofreciera una suma que ayudara a las familias desplazadas para reconstruir sus casas, lo que eventualmente ayud贸 a que muchas de estas familias empezaran a acostumbrarse a vivir de los apoyos gubernamentales.

De la misma manera, con la dichosa 鈥渟oluci贸n amistosa鈥, el gobierno federal y estatal pretendi贸 dar carpetazo al caso Acteal, ofreciendo dinero para obras p煤blicas que favorezcan a los familiares y sobrevivientes, sin que los responsables de la masacre sean enjuiciados ni sancionados. Apuestan a que el cansancio y el desgaste debiliten tanto a las v铆ctimas de la violencia, que aceptar谩n cualquier condici贸n para que 鈥渟e arregle su problema鈥 y traten de hacer como que no pas贸 nada. Y los que causan la violencia cobran una jugosa suma para que se diga que el problema que ellos mismos orquestaron ya qued贸 solucionado, haciendo quedar al gobierno como el 煤nico que puede ayudar efectivamente a que se resuelvan 鈥渓os problemas comunitarios鈥, que en realidad son problemas o conflictos generados por causas pol铆ticas y por la impunidad que otorga la autoridad.

Por eso decimos que en M茅xico s贸lo se administra la justicia como una forma de hacer negocio. Pues nosotros hemos vivido repetidamente c贸mo una y otra vez, desde el Plan de Campa帽a Chiapas 1994, los gobiernos estatales y federales, el Presidente Municipal y su gente partidista que comete violencia contra los que resisten aut贸nomamente en las comunidades, han estado todos de acuerdo.

Nunca olvidaremos que 5 d铆as antes de que fueran masacrados nuestros 45 hermanos y hermanas m谩s 4 beb茅s no nacidos, se realiz贸 un 煤ltimo di谩logo en el paraje Las Limas del municipio de Chenalh贸, en donde estuvieron el presidente municipal pri铆sta de Chenalh贸, Jacinto Arias Cruz del ejido Puebla, acompa帽ado de su ayuntamiento, de agentes rurales y pastores evang茅licos, el Concejo Aut贸nomo de Polh贸, representantes de nuestra Organizaci贸n Las Abejas de Acteal, as铆 como observadores de derechos humanos, tales como el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolom茅 de Las Casas, Comisi贸n Nacional de los Derechos Humanos, Comisi贸n Estatal de Derechos Humanos, representantes de la extinta Comisi贸n Nacional de Intermediaci贸n y la Cruz Roja Nacional e Internacional. Sin embargo, mientras suced铆a ese pretendido di谩logo, los paramilitares estaban quemando casas y saqueando pertenencias de una familia de Las Abejas de Acteal, quien 5 d铆as despu茅s fue masacrada casi por completo en Acteal.

De una forma parecida sucedi贸 el ataque a la caravana de ayuda humanitaria para los desplazados por el conflicto entre Aldama y Santa Marta, Chenalh贸. Se hab铆a firmado ya un 芦Acuerdo de soluci贸n definitiva禄, sin embargo 3 d铆as despu茅s, como lo denunci贸 el Frayba, se produjo este ataque con armas de alto calibre, organizado por un grupo armado de corte paramilitar resultando baleada la camioneta de la Organizaci贸n Fideicomiso para los ni帽os y ni帽as de Chiapas, coordinada por la actriz y hermana de lucha, Ofelia Medina. Aqu铆 sali贸 herida de bala nuestra hermana Chabelita, religiosa de la Di贸cesis de San Crist贸bal. Sin embargo, no entendemos c贸mo es que el conflicto sigue cuando el gobierno estatal y federal tienen conocimiento pleno del caso.

Pero toda esta impunidad ha ocasionado directamente una descomposici贸n tan alta del tejido social, que la violencia se ha disparado en direcciones inimaginadas. En Chiapas, no s贸lo los agresores nunca han sido investigados y sancionados, sino que los paramilitares conservaron sus armas desde 1997. Todos estos a帽os han seguido siendo beneficiados con presupuesto p煤blico para aumentar sus arsenales, pues han funcionado como grupos de choque en administraciones sucesivas, poni茅ndose al servicio del partido o encargo que m谩s les convenga. S贸lo esto puede explicar la gravedad de la situaci贸n tanto en Aldama y Santa Marta, como en Tila y Mois茅s-Gandhi. Por eso, lo 煤nico que realmente solucionar铆a la situaci贸n de los desplazados en la entidad, es un verdadero desarme de los paramilitares que actuaron en la Masacre de Acteal y en la Zona Norte desde 1995, as铆 como de los actuales grupos de corte paramilitar que operan actualmente en estas zonas.

Como integrantes de la Organizaci贸n Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, junto con nuestros hermanos zapatistas y de todas las otras organizaciones que se coordinan en el Congreso Nacional Ind铆gena, estamos en lucha precisamente para que en nuestro pa铆s y en nuestras comunidades la justicia no sea un jugoso negocio para algunos, sino una forma de que verdaderamente se solucionen los problemas sin dinero de por medio. Donde los que tienen responsabilidad no puedan seguir haciendo da帽o y donde verdaderamente se restablezca la paz en las comunidades, lo que s贸lo puede ocurrir Les invitamos a todas y todos para que desde su espacio de lucha, desde su comunidad de origen, desde su pueblo y desde su naci贸n y pa铆s, luchen tambi茅n, a que no se desanimen; que nadie se quede atr谩s, que nadie siga sufriendo. Es la hora de decir que queremos seguir con vida, vivir en paz con justicia y libres para poder cuidar nuestras tierras y territorios. Porque ya no queremos m谩s masacres ni asesinatos como el de nuestro hermano Samir Flores Soberanes y ahora, de nuestros cuatro hermanos y hermanas m谩s del Consejo Ind铆gena y Popular Emiliano Zapata que fueron ultimados hace tres d铆as en Guerrero.

Justo cuando pedimos justicia por la Masacre de Acteal y decimos 鈥渕asacres nunca m谩s鈥, el mal gobierno, los pol铆ticos, los ricos, los narcos y paramilitares, responden con m谩s sangre, odio y muerte. Por eso nos duelen tanto los infames acontecimientos del pasado 19 de diciembre, cuando fueron primero desaparecidas, torturadas y luego asesinadas: Mar铆a Agust铆n Chino, Amalia Morales Guapango, y Jos茅 Benito Miguele帽o y Miguel Miguele帽o. Nuestros compa帽eros del CIPOG-EZ, que con esto lloran ya a un total de 22 compa帽eros asesinados durante la presente administraci贸n federal, hacen responsables de este crimen al 鈥済obierno Municipal de Chilapa de 脕lvarez a cargo Jes煤s Parra Garc铆a del PRI, al gobierno Estatal de H茅ctor Astudillo Flores del PRI, a la presidencia de la rep煤blica a cargo de Andr茅s Manuel L贸pez Obrador de MORENA. Los tres niveles de gobierno saben perfectamente lo que sucede en Chilapa, pero hacen sus negociaciones en vez de terminar con el crimen organizado鈥.

Por 煤ltimo, se帽alamos que el Estado mexicano es responsable de todos los hechos de violencia, desalojos, desplazamientos forzados, asesinatos a periodistas, defensoras y defensores de los derechos humanos, de la vida y de nuestros territorios, as铆 como de las masacres que ha habido actualmente. Tambi茅n es responsable de la militarizaci贸n de nuestros pueblos, y por ello, de violar nuestros derechos humanos como pueblos originarios. Nos solidarizamos y nos hermanamos con todas las luchas de los pueblos de M茅xico, tanto del Congreso Nacional Ind铆gena como de otras organizaciones en el pa铆s y en el mundo, que de manera conjunta defendemos la vida, nuestras tierras y territorios.

Desde la Tierra Sagrada de Acteal, por la memoria de nuestras hermanas y hermanos masacrados y por nuestro tiempo presente, solicitamos que la CIDH emita ya el Informe de Fondo. Exigimos Justicia Verdadera y duradera, exigimos paz, exigimos respeto y reconocimiento a nuestra autonom铆a y libre determinaci贸n como pueblos originarios.

Atentamente

La Voz de la Organizaci贸n de la Sociedad Civil de Las Abejas de Acteal.

Por la Mesa Directiva:

Sim贸n Pedro P茅rez L贸pez

Hilario Jim茅nez P茅rez.          Francisco L贸pez S谩ntiz

Por el representante de los familiares de v铆ctimas y sobrevivientes de la Masacre de Acteal:

El铆as G贸mez P茅rez

https://acteal.blogspot.com/2020/12/23-anos-de-una-herida-abierta-23-anos.html?m=1




Fuente: Pozol.org