February 28, 2022
De parte de SAS Madrid
210 puntos de vista

Conferencia pronunciada en el Ateneo de Madrid (octubre de 1919).

Teoría y práctica del sindicalismo

Conferencia pronunciada en el Ateneo de Madrid (octubre de 1919)

Recopilación de Isidre Molas (1975), Salvador Seguí: Escrits, Barcelona: Edicions 62, pp. 44-54

Traducción del catalán de P. Beneyto

Ciudadanos, compañeros y amigos:

Ante de nada, tengo la misión de dirigiros un saludo en nombre de todos los trabajadores de Catalunya que, junto a otros compañeros, representamos en este acto. Espero de vuestra benevolencia que sepáis perdonar mis dificultades de expresión, pues no soy un profesional de la tribuna…

Como os decía ayer el compañero Pestaña, la situación de la organización obrera en Cataluña es hoy más fuerte y más capaz que lo ha sido nunca. Eso nos ha creado una cierta responsabilidad que justifica la necesidad de venir aquí, de ir por todos los rincones de España explicar a los compañeros lo que hemos hecho en Cataluña y lo que pretendemos realizar en adelante. De poco nos serviría que esta fuerza inmensa, que se sostiene por la tenacidad y la convicción del proletariado catalán, quedase encerrada sólo en los muros de lo que se entiende por Cataluña; por eso tenemos necesidad de ponernos en comunicación con todos los obreros españoles, y tenemos la necesidad de ponernos en contacto con todos los de fuera de España. Ahora explicaré ante vosotros lo que haremos mañana ante todos lo trabajadores, lo que pensamos y queremos hacer.

Que cada cual asuma la responsabilidad que le corresponda

Con eso queremos decir, estimados compañeros y amigos, que estamos seguros de haber aceptado responsabilidades que no nos corresponden. Nosotros somos bastante serios para aceptar las responsabilidades que nos tocan, pero hemos rechazado siempre, y en adelante lo haremos con más energía, las que nos quieren cargar y no nos corresponden.

La lucha sindical en Barcelona tiene para nosotros una importancia capital, no sólo por las razones consideradas hasta ahora sino por otras que creemos más fundamentales.

¿De qué servirían tantos esfuerzos y afanes, si la responsabilidad de esta fuerza se limitara a conseguir un real más y una hora menos? ¿Compensaría eso tantos esfuerzos?

De ninguna manera, compañeros. Y aquí hemos de hablar con toda franqueza, con absoluta sinceridad.

Nosotros vamos, como os decía anoche el compañero Pestaña, hacia el comunismo, hacia la socialización de todos los bienes de la tierra. ¿por qué medios? Por los que las circunstancias nos aconsejen, sin apartarnos del camino que nos hemos trazado.

En este punto de mi discurso me permitiré centrarme, aunque sea superficialmente, en el concepto que nos merece la lucha sindical y, aún más, sobre el objetivo que la lucha sindical, o el Sindicato, puede realizar.

En Barcelona hemos creído que la organización en base a “Sindicatos únicos” aporta un máximo de resistencia y potencialidad para alcanzar nuestros objetivos…, y no me refiero sólo a la lucha presente, sino también a la que el mundo capitalista nos impondrá en el futuro.

El Sindicato único es la garantía del futuro régimen social

Nosotros hemos visto en el Sindicato único algo fundamental…, la herramienta de preparación colectiva y profesional para que, llegado el momento sea la garantía de la transformación social.

Es innegable que todos los grupos, que todas las tendencias, que todos los partidos socialistas han tratado hasta ahora de cumplir su misión, que han realizado un buen trabajo…, pero también es cierto que ahora los hechos nos demuestran dolorosamente su fracaso, por lo que resulta necesaria una rectificación en cuanto a las formas de lucha, que es lo que nosotros planteamos y seguiremos haciéndolo.

La fuerza de los hechos. El ejemplo de Rusia: un régimen inestable por falta de preparación.

Los hechos hablan por sí solos, compañeros y amigos: si al Sindicato se le hubiese dado esa responsabilidad, si al Sindicato se le hubiese dado esa facilidad, esa capacidad de intervenir…, a estas horas ni en Hungría, ni en Rusia ni en Alemania, ni en otros pueblos, el proletariado habría demostrado su falta de condiciones, su falta de preparación para hacer prácticas de socialismo en economía y de carácter liberador en el ámbito político… Y ahora nos encontramos con estos hechos dolorosos!

En Rusia, seguramente por falta de preparación, pese a los gigantescos esfuerzos realizados por aquellos héroes, es más que probable que, por una parte el bloqueo de todos los gobiernos de Europa, de toda la burguesía internacional y, por otra, también por dicha falta de preparación técnica y profesional del pueblo…, que nuestros compañeros no puedan consolidar el nuevo Estado, que tanta sangre y tanto heroísmo ha costado y generado tantas esperanzas.

El fracaso del capitalismo

Es innegable también que estamos ante el fracaso del capitalismo…, que provocó la guerra, no tanto por la miseria sino por un exceso de producción y por la falta de mercados que algunos de los beligerantes necesitaban en el mundo para colocar sus productos. Y así, asistimos a la paradoja que la riqueza, exponente de esta civilización, y que es resultado de nuestra inteligencia y de nuestro esfuerzo, ha engendrado la ruina, el dolor y la tragedia.

En 1914 la superproducción mundial alcanzaba el 28% y no encontraba fácilmente mercados para su colocación, lo que constituyó uno de los factores determinantes de la gran guerra.

Consecuencia de ello, compañeros, es que cuando una clase tiene la responsabilidad, como la tiene actualmente el capitalismo, y se encuentra en una situación como la de 1914, es que estamos ante el germen de su incapacidad y descomposición.

El proletariado ha de prepararse para el traspaso del poder

Asistimos a la crisis de la burguesía internacional. Y es precisamente por eso que resulta necesario que el sentido crítico y creador oriente nuestra actuación, porque vienen momento de tal responsabilidad y peligro, momentos de tan majestuosa solemnidad para el proletariado internacional, que si nosotros, los españoles, no estuviésemos preparados, organizados y capacitados para cuando el proletariado internacional llame a nuestra puerta para el traspaso del poder de la burguesía a la clase obrera…, daríamos otra vez sensación de descomposición, de incapacidad y no podríamos contribuir a lo que constituye el norte, la guía de toda nuestra acción, la conquista del bienestar de la humanidad, de la libertad y la justicia.

He aquí el objetivo y función del Sindicato Único, que defendemos no sólo porque tiene la ventaja de que, en determinados momentos, el conjunto de sindicatos apoye a la sección que esté en lucha, no sólo por eso…, sino que queremos el Sindicato Único para que nuestros compañeros sientan la dignidad de su profesión, para mejorar nuestra capacitación, para ser más fuertes e indestructibles, para hacer una tarea realmente revolucionaria… Queremos el Sindicato Único para cuando llegue el momento de la verdadera transformación social estar realmente preparados

Dentro del Sindicato ha de haber escuelas profesionales, y al sindicato han de venir – y si no iremos a buscarlos- los mejores técnicos, porque los necesitamos en este momento histórico para estar suficientemente preparados para dar la patada a todo este viejo edificio social carcomido que nos encadena, que nos tiraniza, que nos mata, precisamente porque nosotros queremos vivir una vida libre y noble, porque nosotros queremos, por encima de todo, el reino de la justicia social sobre la tierra…!

Por eso no vivimos ya aislados del resto de trabajadores del mundo; estamos en relación con los compañeros de Francia, Portugal, Holanda, Bélgica…, en fin, de todas partes y estamos trabajando para que la relación se profundice cada día más…, y haremos más, asistiremos al Congreso Internacional para llevar nuestras propuestas y alternativas…

Debemos seguir organizándonos, preparándonos…, porque todas las ideas triunfan cuando hay capacidad y organización, porque el sacrificio de la lucha no es suficiente… Es necesario que al exponer nuestras personas, nuestra libertad e, incluso, nuestra vida, tengamos también la capacidad y preparación suficientes, concretada en instrumentos de organización, para hacer realidad los objetivos por los que luchamos.

Si eso no se consigue nada, sin eso todas las luchas son absolutamente inútiles, por eso es necesario –y os invito a ello, compañeros y amigos- que nos preparemos, que nos capacitemos, que nos organicemos. Debemos leer mucho y discutir más, para que cuando llegue el momento de traducir en realidades nuestras ideas nos encuentre suficientemente preparados, con el brazo fuerte para hacer realidad nuestras ideas…, así es como nos haremos dignos de nosotros mismos y escribiremos en las páginas de la historia la libertad de los hombres y de los pueblos…

Enlace relacionado NuevaTribuna.es 14/02/2022.

 




Fuente: Sasmadrid.org