January 10, 2021
De parte de A Las Barricadas
3,112 puntos de vista

Gavroche

Desde hace algunos a├▒os el anarquismo del sudeste asi├ítico est├í despuntando. Normalmente se trata de escenas muy vol├ítiles, ligadas a la contracultura juvenil, aunque existen casos de organizaciones libertarias. El caso de Indonesia no deja de llamar la atenci├│n. En alasbarricadas ya publicamos hace tiempo una traducci├│n de la historia de nuestro movimiento en aquellas tierras. Otra buena fuente es esta entrevista sobre el movimiento hacia 2006-2010. A finales de la d├ęcada que acabamos de pasar, las manifestaciones del Primero de Mayo han logrado congregar cifras bastante altas de p├║blico (si bien, son una gota en el oc├ęano cuando hablamos de Indonesia, un pa├şs con 260 millones de habitantes).

A destacar la manifestaci├│n de 2018 en Bandung (v├şdeo) cuyo bloque negro o bloque libertario lo compon├şan unas 1000 personas. En el v├şdeo podemos ver toda una marea negra, que podr├şa parecer similar a las Grecia. En el 2019 se reunieron 2500 personas para la manifestaci├│n anarquista. Tanto crecimiento hizo que se vinieran arriba y que comenzasen r├ípidamente unos fuertes disturbios a los que la polic├şa respondi├│ con contundencia. Es evidente que aquel joven movimiento no estaba preparado ya que aquella jornada se sald├│ con 300 detenidos (otras fuentes dicen que 600 y otras que 200). Independientemente de la cifra final de detenciones est├í claro que suposo un duro golpe moral. La polic├şa se ensa├▒├│ con los detenidos llegando a humillarlos en p├║blico. Las autoridades impidieron cualquier manifestaci├│n similar en Bandung este a├▒o en el contexto de la pandemia global.

Existen escenas similares en otras ciudades como Yakarta, Surabaya,  Yogyakarta o Makassar. En general el componente predominante es la juventud punk. En la capital, Yakarta, tom├│ forma un sindicato anarcosindicalista, llamado PPAS (ahora Solidaritas Pekerja) que organiza manis el Primero de Mayo. A pesar de todo, el anarquismo suele estar m├ís bien vinculado al insurreccionalismo. Indonesia es uno de los focos de actuaci├│n de las C├ęlulas de Fuego (CCF/Nemesis Action) y los sabotajes y ataques son una constante. Esto ha provocado una paranoia en las autoridades, temerosas de que este movimiento se les escape de las manos. El pasado 9 de abril tres compa├▒eros fueron detenidos por hacer pintadas. Entre las pruebas del registro, la polic├şa mostraba orgullosa un gran alijo… de libros y fanzines.

Quiz├ís lo podemos interpretar como un choque de culturas. Se trata de un movimiento juvenil con caracter├şsticas muy diferentes de c├│mo es la sociedad indonesia, que convive con un sistema policial anclado en otro tiempo. Lo que nos parece interesante es que el anarquismo empieza a ser culpado de todos los males del pa├şs: por un lado la polic├şa en Pap├║a Occidental ha prohibido las manifestaciones que “promuevan actos anarquistas”. De alguna manera se vincula el anarquismo y el independentismo pap├║o. En aquel pa├şs en realidad el movimiento anarquista apoya la independencia pap├║a, y es posible que una parte de la juventud pap├║a pueda interesarse por los m├ętodos ├ícratas. All├ş existe un movimiento de liberaci├│n nacional, de car├ícter ind├şgena, que est├í en armas contra el estado indonesio.

La otra noticia reciente han sido unos disturbios tras una marcha obrera en Yakarta. La polic├şa culp├│ a los anarquistas de estar detr├ís de las acciones y los enfrentamientos. Dijeron que se hab├şan infiltrado en el movimiento obrero. T├şpico mensaje que suele soltar la polic├şa para evitar cualquier confluencia. Hubo protestas numerosas tambi├ęn en Bandung, Semarang y Yogjakarta. El contexto de estas protestas era la aprobaci├│n de la Ley Omnibus, por la cual el Gobierno intenta generar empleo, pero que las fuerzas de izquierda ven como una precarizaci├│n laboral encubierta. Adem├ís las entidades ambientalistas y ecologistas alertan de que los proyectos propuestos tambi├ęn pondr├ín en riesgo la supervivencia de los pueblos ind├şgenas.

Desde un art├şculo de car├ícter marxista se critica a la dirigencia de los sindicatos de haberse desmarcado de los disturbios. En la manifestaci├│n de Yakarta hab├şa mucha juventud que nada ten├şa que ver con el anarquismo, pero que no rehu├şa los enfrentamientos con la polic├şa. Se insin├║a que este tipo de desmarques, as├ş como la acusaci├│n de la polic├şa contra el anarquismo, en realidad lo est├í poniendo en boca de mucha gente. Y no precisamente para mal, como suele ocurrir con otros disturbios en otros pa├şses.

Podemos reconocer que el anarquismo indonesio a├║n est├í muy verde. Que no dispone de grandes organizaciones sociales para canalizar el descontento social. Que el pa├şs es demasiado grande como para so├▒ar con ninguna revoluci├│n social. Sin embargo, causa respeto ver c├│mo se desarrolla el movimiento a├▒o tras a├▒o.




Fuente: Alasbarricadas.org