September 25, 2021
De parte de Nodo50
206 puntos de vista


Pere Ortega

Centre Del脿s d鈥橢studis per la Pau

La vergonzante retirada de Estados Unidos y sus aliados de Afganist谩n tras veinte a帽os de ocupaci贸n y guerra, en el mes de agosto pasado, ha sido tan expl铆cita por vergonzosa que me resist铆a a pronunciarme, pues huelgan explicaciones sobre el desastre ocasionado por EE UU y la coalici贸n internacional en ese pa铆s. Pero a pesar de no ser un experto en Afganist谩n, a rengl贸n de los disparates que algunos analistas han lanzado sobre aquella guerra, he aqu铆 mi opini贸n fragmentada en diversos puntos.

El primero es que el pueblo afgano se ha liberado de la ocupaci贸n de tres imperios, el de Reino Unido (1919), el de la URSS (1989) y ahora el de Estados Unidos y sus aliados. Esto demuestra que la sociedad afgana es muy refractaria a cualquier dominaci贸n extranjera y est谩 dispuesta a luchar por su autodeterminaci贸n.

Estados Unidos arm贸 y dio su apoyo a afganos y muyahidines venidos de otros pa铆ses para luchar contra la presencia de las tropas sovi茅ticas y el gobierno que con su apoyo all铆 se instal贸. Se calcula que el costo de la ayuda militar de EE UU a aquellas guerrillas super贸 los 500 millones de d贸lares. Entre aquellos muyahidines, se encontraban Bin Laden y miembros de lo que m谩s adelante ser铆a Al-Qaeda que, tras derrotar a la URSS, retornaron a sus pa铆ses orgullosos de haber derrotado a una gran potencia y dispuestos a continuar sus luchas contra aquellos otros pa铆ses de 鈥渋nfieles鈥 e imperialistas con presencia o control en sus propios pa铆ses.

Asimismo, tras los atentados del 11-S de 2001, Estados Unidos declar贸 la guerra al terrorismo y despu茅s de una declaraci贸n de Naciones Unidas que expresaba que EE UU ten铆a derecho a defenderse, aunque no se citaba a Afganist谩n como responsable; EE UU decidi贸 invadir Afganist谩n a pesar de que entre los autores de los atentados no hab铆a ni un solo afgano y en su mayor铆a eran saud铆es, bajo el argumento de que en Afganist谩n se hab铆an cobijado Bin Laden y otros miembros de Al-Quaeda. La guerra contra el terrorismo la proseguir谩 EE UU posteriormente en Irak, Somalia, Libia, Siria y otros pa铆ses con los desastres consiguientes por todos conocidos: cientos de miles (quiz谩 millones) de muertes, entre ellos muchos civiles inocentes.

Otro punto importante es que la reacci贸n de la guerra contra el terror de Estados Unidos y sus aliados no se hizo esperar, y m煤ltiples facciones de muyahidines de car谩cter integrista, la m谩s conocida D谩esh (Estado Isl谩mico), lanzaron ataques contra la poblaci贸n civil y los intereses occidentales en muchos pa铆ses de todo el mundo como represalia a los incesantes bombardeos que mataron a miles de civiles inocentes, un extremismo violento que tambi茅n alcanza a Europa y EE UU.

Es importante destacar que Estado Unidos y sus aliados no fueron a salvar a las mujeres afganas del integrismo talib谩n. Tampoco fueron a acabar con el cultivo del opio y su exportaci贸n. Su objetivo era acabar con Bin Laden y sus seguidores como venganza al ataque del 11S, por cierto, nunca esclarecido del todo. Tanto es as铆, que el cultivo del opio se increment贸 y durante la ocupaci贸n aliada el 90% del comercio mundial del opio era de origen afgano. Y durante estos veinte a帽os, con el apoyo de EE UU, se formaron diversos gobiernos en los que predomin贸 una corrupci贸n desaforada, se form贸 una polic铆a y un ej茅rcito de 300.000 militares que desaparecieron en un solo d铆a abandonando sus armas para regocijo de los talibanes.

M谩s de 170.000 muertos

El horror ocasionado por la intervenci贸n en Afganist谩n se constata con un balance en el que destacan entre 170.000 y 240.000 muertos, de los que se calcula que 50.000 eran civiles; mientras que de las fuerzas ocupantes murieron 3.600 personas. Adem谩s, se deben mencionar otros horrores, como centros de tortura (no se debe olvidar Guant谩namo) y miles de asesinatos extrajudiciales que ocasionaron los abominables 鈥渆fectos colaterales鈥 para designar la muerte de inocentes. Adem谩s, est谩n los costes econ贸micos, que solo para EE UU han supuesto 2,2 billones de d贸lares sin contar otros efectos como la deuda.

Espa帽a tambi茅n se aprest贸 a formar parte de la coalici贸n internacional militar que, tras una resoluci贸n de Naciones Unidas, llev贸 ayuda para 鈥渞econstruir鈥 Afganist谩n, aunque su verdadera funci贸n siempre fue prestar ayuda militar a EE UU en la guerra asegurando la retaguardia del ej茅rcito estadounidense. All铆 murieron 102 espa帽oles, y se invirtieron 3.990 millones en la misi贸n militar hasta 2020 (seg煤n mis datos recogidos en estos 20 a帽os y a煤n falta saber el coste de 2021); y 525 millones en ayuda humanitaria prestada por la Agencia Espa帽ola de Cooperaci贸n; m谩s los insignificantes 4,59 millones en la Conferencia de Donantes para la reconstrucci贸n.

Adem谩s, y muchos m谩s vergonzantes, son las 17.000 toneladas en armas donadas por el gobierno de Jos茅 Mar铆a Aznar. Unos costes in煤tiles considerando el resultado final, que hubieran tenido un efecto m谩s positivo si se hubieran destinado para el desarrollo de Afganist谩n.

As铆, el balance de los veinte a帽os de guerra contra el terror, en el 谩mbito de la construcci贸n de paz mundial, ha sido catastr贸fico, y la retirada de EE UU y de la coalici贸n internacional en Afganist谩n es el retrato expl铆cito del fracaso de intentar construir la paz por medio de la guerra. Fracaso que tambi茅n es patente en Irak, Libia, Siria, Somalia, Mali, Yemen鈥, lugares donde las guerras all铆 impuestas solo han empeorado la situaci贸n de sus poblaciones. Un balance que obliga a repetir lo dicho en repetidas ocasiones anteriores: Estados Unidos y lo que se entiende como Occidente debe renunciar a imponer su modelo pol铆tico a trav茅s del uso de la fuerza militar. La paz y los derechos humanos no se pueden imponer con un medio tan perverso y que produce tanto sufrimiento como es la guerra (paz negativa). La paz positiva solo se puede construir con el respeto a la libre autodeterminaci贸n de los pueblos,

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/afgan…




Fuente: Antimilitaristas.org