October 18, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
289 puntos de vista


Dos días antes de la caída de Kabul en manos de los talibanes, me preparaba para entrevistar a una de las más destacadas activistas femeninas de Afganistán. Hace tiempo que admiro a Selay Ghaffar, no sólo por su papel en la promoción de políticas de igualdad de género y justicia social, sino también por su decidida oposición a la ocupación de su país por parte de Estados Unidos y la OTAN, que a menudo se justificaba con pretextos humanitarios.

Como portavoz del Partido de la Solidaridad de la Izquierda de Afganistán, Ghaffar estaba bien situada para ayudar a aclarar el rápido avance de los talibanes por el país, así como la forma en que la izquierda afgana se estaba orientando contra la reacción y el imperialismo.

Aproximadamente una hora antes de nuestra entrevista, Ghaffar me envió un mensaje en el que se disculpaba por tener que cambiar la fecha. “La situación de seguridad no está clara”, decía el texto. Era difícil imaginar, desde mi posición, que en los próximos dos días los talibanes estarían patrullando Kabul sin apenas disparar.

En las semanas siguientes, intenté ponerme en contacto con Ghaffar en varias ocasiones, pero no obtuve respuesta. Me preguntaba si había decidido quedarse en Afganistán, o si se había unido al gran número de personas que intentaban abandonar el país mientras los talibanes se preparaban para consolidar su dominio. Me preocupé por su seguridad, pero mantuve la esperanza de tener noticias suyas.

Finalmente, la semana pasada recibí un mensaje de Ghaffar diciendo que estaba a salvo y dispuesta a concederme una entrevista. No podía hablar de su paradero, debido a la situación de seguridad.

A continuación, mi entrevista completa con Selay Ghaffar desde un lugar no revelado.

-Inicialmente, habíamos previsto realizar esta entrevista el 13 de agosto, justo dos días antes de que los talibanes entraran en Kabul. ¿Podría explicar cómo era la situación en ese momento en la ciudad y cómo fueron los días siguientes para usted?

-Para ser sincera, como muchos otros, estaba conmocionada y no conmocionada al mismo tiempo. Me conmocionó sólo en el sentido de que todo sucedió tan rápido, que de repente en la última semana los talibanes estaban tomando una provincia tras otra sin ningún tipo de lucha.

Recuerdo que bromeaba con un amigo, diciendo que tal vez esta noche me iría a dormir y por la mañana, cuando me despertara, los talibanes tomarían también Kabul, y sucedió casi exactamente así.

Ese día, tenía una reunión para coordinar la distribución de alimentos para los desplazados internos, así que por la mañana envié a mi hija con mi madre, mi hijo se fue a la escuela y mi marido al trabajo. Empezamos con lo que parecía un día normal.

Todo el mundo estaba fuera de casa, mis compañeros iban de camino a nuestra reunión, y de repente se produjo una gran cantidad de tráfico y congestión en las carreteras. Entonces oí disparos procedentes de uno de los barrios del oeste de la ciudad.

Le pedí a mi guardaespaldas que me acompañaba si podía preguntar a alguien qué estaba pasando, y la gente empezó a responder que los talibanes estaban en la ciudad.

De repente, mi principal preocupación pasó a ser llegar a un lugar seguro. Me preocupé por mis compañeros, por mi familia que estaba fuera, especialmente por mi hija pequeña a la que había estado amamantando. Tardé horas en llegar a un lugar seguro, pero seguía separada de mi hija.

Pero esa noche recibí muchos mensajes y correos electrónicos de mis amigos y de simpatizantes en el extranjero, preguntando: “¿Estás a salvo? ¿Qué podemos hacer por ti?”. Este tipo de mensajes de solidaridad me dieron mucha fuerza, pero al mismo tiempo recibía muchos mensajes de gente pidiendo ayuda, seguridad.

Era una sensación terrible, porque no sabía cómo ayudarles o apoyarles. Estuve despierta toda la noche con el sonido de los helicópteros que daban vueltas por encima. Pensamos que tal vez eran combates, pero más tarde supimos que eran evacuaciones. A la mañana siguiente, temprano, dejé ese lugar para dirigirme a otra casa segura.

Fue terrible la desvergüenza con la que Estados Unidos se marchó, pero luego decidió volver a enviar tropas para evacuar a los suyos. Con todo esto, los afganos intentaban mostrar su odio hacia los talibanes y se precipitaban hacia el aeropuerto. Quizás ni siquiera porque tuvieran miedo, sino porque tienen tanto odio hacia los talibanes que no querían vivir bajo ese tipo de régimen.

-Has mencionado que sólo te sorprendió la rapidez con la que los talibanes consiguieron hacerse con el poder. ¿Era su expectativa que tan pronto como los países de Estados Unidos y la OTAN abandonaran Afganistán, el gobierno de Ashraf Ghani y la República Islámica caerían inevitablemente?

-En una entrevista televisiva, una semana antes de que Kabul cayera en manos de los talibanes, dije claramente que lo que está ocurriendo ahora significa que Estados Unidos está devolviendo a los talibanes al poder. Esto es exactamente lo que habíamos previsto, y sabíamos que el acuerdo que se había hecho en Doha en 2020 llevaría a esto.

Algo que todo el mundo dice ahora es que los talibanes han triunfado y Estados Unidos ha fracasado. Yo diría que no, que Estados Unidos sólo cambió su régimen de marionetas. Ya sea Ashraf Ghani o los talibanes, ambos son títeres de Estados Unidos.

No es que los talibanes fueran una fuerza nacional popular que derrotara a los ocupantes. No, no fue como Vietnam. Nadie puede compararlo. Estados Unidos sólo cambió de bando, y por eso decidió retirarse.

Zalmay Khalizad, que fue el enviado de Estados Unidos durante las conversaciones de paz en Afganistán, lo dejó muy claro cuando dijo que querían que la transición se produjera de forma segura y pacífica. Esto significa que tenían este plan para dar el poder a los talibanes, y teníamos razón en nuestra evaluación de lo que sucedería.

Ashraf Ghani no podía quedarse porque era una marioneta y no tenía el apoyo del pueblo. El ejército se estaba derrumbando, todo se estaba derrumbando, porque todo se basaba en el presupuesto de Estados Unidos. Por esta razón, Estados Unidos preparó a los talibanes para esta toma de poder.

Nosotros, en Afganistán, fuimos testigos de todo eso. Vimos el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes en Qatar para liberar a 5000 de sus prisioneros. Esto dio a la columna vertebral rota de los talibanes su fuerza una vez más. Incidentes como la liberación de sus terroristas suicidas de Guantánamo, la concesión de una oficina en Doha, fueron como reconocerlos oficialmente como una fuerza política, no como terroristas.

Por otro lado, el gobierno afgano era débil. La corrupción, la injusticia, el desempleo y todas estas cosas dentro del país allanaron el camino para el regreso de los talibanes al poder. La gente no estaba a favor de apoyar al gobierno, pero tampoco quería a los talibanes.

-Los talibanes han afirmado que Afganistán es ahora, por fin, un país independiente, en contra de lo que usted acaba de decir sobre que son una marioneta de Estados Unidos. ¿Ve usted alguna verdad en su afirmación? ¿Su victoria adelanta al menos la perspectiva de una paz duradera tras 40 años de guerra?

-Siempre dijimos que queríamos que todas las fuerzas extranjeras se fueran de Afganistán, porque la ocupación militar no era la solución. Y por supuesto, Estados Unidos y sus aliados de la OTAN tenían sus propios propósitos estratégicos, económicos y políticos en Afganistán. No vinieron aquí por los afganos ni para traer prosperidad a Afganistán. Estaba muy claro para el mundo que tenían sus propios intereses.

Durante estos 20 años de ocupación, tuvimos los días más oscuros de nuestra vida. Fue el periodo más oscuro de nuestro país, porque durante este periodo murieron cientos de miles de personas.

Durante este periodo, se ha dado poder a muchos grupos terroristas peligrosos. Afganistán se ha convertido en el país más corrupto del mundo, con la mayor producción y tráfico de opio y heroína. Muchos de nuestros minerales vírgenes han sido saqueados.

Ha habido una enorme diferencia o brecha entre los ricos y los pobres, porque con todo el dinero que llegaba a Afganistán, era saqueado por los que estaban en el poder. Tuvimos una opresión brutal contra las mujeres, y Estados Unidos abusó de nuestra miseria para justificar su presencia en Afganistán.

Siempre dijimos que queríamos que Estados Unidos y las fuerzas de la OTAN se marcharan, y que también se llevaran a sus marionetas, ya fueran los talibanes, los tecnócratas, los partidos yihadistas u otros grupos terroristas que crearon, apoyaron y financiaron. Esto no sólo ocurría en Afganistán, por supuesto, sino en otras partes del mundo como Siria e Irak. Llévenlos con ustedes. Dejen el país a los afganos, déjenlo a las fuerzas democráticas y progresistas. Construiremos nuestro país.

Queríamos que se fueran, pero no queríamos que volvieran a entregar el poder a los talibanes.

Todo el mundo debería saber que los talibanes fueron una creación de Estados Unidos. Benazir Bhutto (la ex primera ministra de Pakistán) dijo una vez que la idea de crear a los talibanes vino de Gran Bretaña, y que Estados Unidos respaldó esta idea. Arabia Saudí los apoyó y Pakistán los entrenó. Cuando un títere le dice a su jefe “déjanos en paz”, es simplemente falso. No los convierte en un auténtico movimiento de liberación nacional.

Esto es de un lado. Por otro lado, si me preguntan si los talibanes son también una marioneta de otros países, diría que sí en el sentido de que Rusia tiene sus intereses, China tiene sus intereses, incluso Irán tiene sus intereses en apoyar a los talibanes.

Por supuesto, podemos ver que Pakistán tiene ahora una gran influencia en Afganistán, y que ellos también son los que toman las decisiones, pero no debemos olvidar que Pakistán siempre estuvo bajo el mando de Estados Unidos, desde el principio. Cuando los talibanes tomaron el poder, la primera persona que acudió a Afganistán para reunirse con ellos fue el jefe de la Inteligencia Interservicios de Pakistán (ISI).

Tampoco debemos olvidar que en 2014, cuando Estados Unidos inició su retirada, destruyó importantes cantidades de equipo militar y entregó gran cantidad de él a Pakistán en lugar de entregarlo a Afganistán en ese momento. Esto es porque nunca quisieron un país independiente, un Estado estable, o digamos que nunca quisieron tener un Estado popular. Por eso, siempre tienen sus títeres.

Independientemente de lo que hayan dicho los talibanes sobre que Afganistán es independiente, no lo es. Hay un cambio estratégico, pero están bajo el control del ISI, están bajo el control de la CIA, y muchos otros.

La paz nunca llegará a través de un régimen títere, especialmente porque tienen una mentalidad medieval, son misóginos, son inhumanos, son asesinos brutales. La paz nunca llegará, porque no están aquí para la prosperidad de Afganistán o para la gente de Afganistán.

Además, muchas veces he dicho que la bandera blanca de los talibanes ha sido sustituida por la bandera negra del Estado Islámico. Por un lado, Estados Unidos ayudó a que los talibanes volvieran al poder, mientras que por otro lado, apuntalan al Estado Islámico en Afganistán. La guerra continuará como ahora mismo estamos presenciando.

(El presidente estadounidense Joe) Biden ha dicho que colaboraremos con los talibanes para combatir el terrorismo, lo que ahora significa el ISIS en Afganistán. Con esto, tendrán una excusa para estar en Afganistán, especialmente para contrarrestar a sus rivales como China y Rusia en la desestabilización de la región. Quieren detener el crecimiento económico de sus rivales. Ahora mismo, China y Rusia también están jugando un papel diplomático con los talibanes, porque temen que el terrorismo se exporte a sus países y, por supuesto, este es el plan del ISIS.

En resumen, sólo podemos hablar de paz y prosperidad cuando exista un orden democrático y secular.

-¿Qué piensa cuando ve que alguien como George W. Bush, artífice de la invasión y ocupación de Afganistán, dice que la retirada de las tropas estadounidenses es un error y que teme por las mujeres y las niñas de su país?

-Creo que está insultando a las mujeres afganas. Está insultando al pueblo afgano porque es el hombre que hace veinte años ocupó mi país y lo destruyó. Debido a esta ocupación, de nuevo, los talibanes tomaron el control. En aquel entonces, Estados Unidos y la OTAN derrocaron al sanguinario régimen talibán en una semana, pero todo el tiempo han estado haciendo tejemanejes con ellos, especialmente en Doha. Llevaron a sus mercenarios de vuelta al poder.

Pero esto no empezó con Bush, ni hace sólo veinte años. Han pasado más de cuarenta años desde que Estados Unidos metió a nuestro país en el período más oscuro de su historia, al apoyar a los muyahidines durante la Guerra Fría para contrarrestar a la Unión Soviética y su régimen títere.

Es realmente vergonzoso cuando Bush, Clinton, Obama y otros, que han estado en el poder y fueron responsables de esta destrucción y de cientos de miles de muertes, y son responsables del caos de hoy, hablan de derechos humanos y de derechos de las mujeres. Son los mayores mentirosos de la historia, y deberían ser señalados así en la historia de su país.

Después del 11 de septiembre (de 2001), tuviste una excusa para ocupar Afganistán, y cuando lo hiciste, el régimen títere que instalaste estaba lleno de todos estos asesinos de la Alianza del Norte. Trajiste al carnicero Gulbuddin Hekmatyar de vuelta a Kabul bajo este proceso de paz. Digamos que los fundamentalistas son el primer enemigo de las mujeres. Y ustedes Bush, ustedes Obama, ustedes Clinton, ustedes Trump, los apoyaron -¡e incluso Hillary Clinton! Ustedes fueron los que apoyaron a este gobierno fundamentalista. Nunca estuvieron del lado de las mujeres afganas, hicieron la guerra a la emancipación de las mujeres en 2001. Fue una mentira invadir Afganistán, y ahora derraman lágrimas de cocodrilo por las mujeres.

El fundamentalismo y el imperialismo son las dos caras de una misma moneda. El imperialismo y el sistema capitalista significan que hay que crear la guerra; para que estos países imperialistas sigan prosperando y conquistando el mundo, y especialmente para que Estados Unidos siga siendo la principal superpotencia. Por supuesto, Estados Unidos siempre ha utilizado el terrorismo como herramienta para conseguirlo.

Hoy, amenazan a sus rivales como China, Rusia e Irán: si mueven el culo, tenemos todas estas armas en nuestro arsenal. Lo vimos cuando utilizaron la Madre de Todas las Bombas en Afganistán, para mostrar a estos países que este tipo de armas están justo en sus fronteras.

El pueblo afgano nunca les perdonará. Desde 2001 hasta ahora, cientos de personas han sido asesinadas por ataques con drones en Afganistán. Estos crímenes han sido documentados y tienen que ser procesados por estos crímenes, aunque sea por los ataques con drones que han hecho. Cuando se trata de solidaridad, hay que trabajar en estas cosas si se quiere apoyar realmente al pueblo afgano. De lo contrario, se saldrán con la suya impunemente.

-¿Cambió la situación de las mujeres en Afganistán de forma significativa durante la ocupación de Estados Unidos y la OTAN? A pesar de la imposición del gobierno reaccionario que usted ha mencionado, al observador externo le pareció que las mujeres estaban asumiendo papeles prominentes en el gobierno y, más ampliamente, en la sociedad.

-En realidad, siempre hemos dicho que Estados Unidos y Occidente han engañado a su pueblo al afirmar que estaban liberando a las mujeres afganas. En realidad, aumentaron la barbarie y la opresión contra la mujer afgana, porque devolvieron el poder a los fundamentalistas, y como he dicho, el fundamentalismo es el primer y más peligroso enemigo de las mujeres.

Durante este periodo de veinte años, las mujeres han sido apedreadas, las mujeres han sido víctimas de ataques con ácido. Hemos visto cómo decapitaban a mujeres, y las numerosas autoinmolaciones debidas a la horrible opresión de las mujeres. Por eso, Afganistán ha sido calificado como el país más peligroso del mundo para que vivan las mujeres, sólo en 2019. Las mujeres han sido acosadas y han sido encarceladas por adulterio, cuando en realidad fueron violadas.

Hay impunidad a todos los niveles cuando se trata de la justicia de las mujeres, porque todas las personas que están en el poder son los autores, ya sea en casos de violación o de cualquier otro tipo de violencia contra las mujeres. Los que estaban en el poder estaban implicados, sus familias estaban implicadas, sus partidos estaban implicados.

Por otro lado, hubo algunos espectáculos superficiales, como mujeres en el parlamento o en el gabinete. También hubo mujeres que empezaron a trabajar fuera. Hubo algunas cosas para las mujeres, como la educación, y poder salir por su cuenta y todo eso, pero no se apoyó con la infraestructura adecuada, y a menudo dependía totalmente del dinero de las ONG o de Estados Unidos, que a su vez saqueaban Afganistán en nombre de los derechos de las mujeres.

Es cierto que hubo algunos logros reales, aunque no fueran en la infraestructura del propio país, pero éstos se utilizaron luego para convencer a los occidentales de que sus países tenían que continuar con su operación militar en Afganistán. La mayoría de estas mujeres en el parlamento y en el gabinete eran en realidad los altavoces de los países imperialistas y de los ocupantes. Eran los verdaderos obstáculos que se interponían en el camino de la verdadera resistencia de los revolucionarios afganos y del movimiento progresista.

Había algo para las mujeres, pero no puedo decir que fuera libertad, no puedo decir que fueran derechos. Siempre digo que los derechos hay que conseguirlos con la lucha, y luego no se pueden quitar tan fácilmente. No se pueden regalar.

Por eso, todas estas mujeres que se sientan en el gobierno decían que cuando Estados Unidos se vaya, todos nuestros logros se revertirán. Por eso, siempre pedimos a la mujer afgana que luche contra estos grupos fundamentalistas, que alce la voz para hacer un fuerte movimiento de resistencia, para que tomemos nuestros derechos con nuestras propias manos.

Si miramos la historia y los derechos que las mujeres de Occidente han conquistado, es el resultado de décadas, o incluso siglos, de lucha. Podemos mirar los ejemplos de mujeres como Rosa Luxemburgo, o si miramos a Islandia y la posición de las mujeres, vemos una larga historia en la que empezaron con demandas de reforma social, y pudieron finalmente conseguir muchos de sus derechos. Si miramos a las mujeres de hoy en día en el Kurdistán, la autodeterminación que tienen ha sido el resultado de una larga lucha.

En estos últimos veinte años ha habido organizaciones realmente progresistas que han trabajado duro entre las masas, aquí en Afganistán, entre las mujeres. Por eso ahora podemos ver que todas estas manifestantes en Afganistán, todas estas valientes mujeres que han salido a la calle, son la generación de estos veinte años. Son todas mujeres jóvenes que han tomado conciencia, e incluso son muy conscientes políticamente.

-¿En qué tipo de periodo cree que está entrando Afganistán, especialmente para la resistencia a los talibanes? ¿Cuál será el papel de las fuerzas progresistas o del movimiento feminista si se prohíbe de hecho toda oposición?

-Es importante decir que, por desgracia, desde que se impuso el régimen títere de la Unión Soviética, hace más de cuarenta años, el espacio para los izquierdistas, las fuerzas progresistas, los intelectuales y los revolucionarios, siempre ha estado restringido. Han sido prohibidos, atacados y siempre hubo obstáculos. Fueron atacados desde todos los lados, y cada periodo tiene su propia historia.

Por ejemplo, hubo intelectuales que fueron asesinados por el régimen títere soviético sólo por su ideología. Más tarde, durante el régimen de los muyahidines, los intelectuales o profesores fueron asesinados simplemente porque sabían leer y escribir. Muchos de ellos escaparon del país. Bajo los gobiernos de (Hamid) Karzai y Ghani, en nombre de la democracia, es cierto que muchos partidos u organizaciones reabrieron, pero siempre fueron atacados, siempre hubo leyes y reglamentos para impedir su funcionamiento. Siempre recibían amenazas.

Yo estoy del lado del movimiento revolucionario y progresista. Siempre he recibido amenazas por mi trabajo. Hace sólo unos meses, recibí una amenaza muy grave. He sido amenazada muchas veces por los partidos yihadistas, porque fui muy franca contra ellos, pero esta vez fue del grupo Al Qaeda, la Red Haqqani. Ahora Sirajuddin Haqqani es el Ministro del Interior.

El hombre que se suponía que iba a asesinarme fue identificado por el servicio de inteligencia afgano, y de hecho hicieron una declaración diciendo que ahora este hombre ha sido liberado de la cárcel. Todo esto demuestra que cuando levantas la voz, intentan detenerte, intentan callarte.

Ahora vemos que los talibanes, sólo para obtener el reconocimiento del mundo -sólo para mostrarse como supuestamente “moderados”- dijeron que serían más tolerantes. Pero cuando las mujeres empezaron a salir a la calle, cuando la gente empezó a salir a la calle y a exigir sus derechos, empezaron a atacarlas poco a poco. Empezaron a ponerlas en el suelo, empezaron a disparar para que se dispersaran y dejaran de alzar la voz.

Encarcelaron a tres periodistas y los torturaron sólo porque cubrían la noticia de las protestas de las mujeres. Podemos ver qué tipo de política están imponiendo cuando los periodistas tienen que pedir permiso al Ministerio del Interior y a ese asesino Haqqani sobre a quién entrevistar.

Siempre hemos luchado con un espacio muy limitado para las fuerzas revolucionarias, pero a pesar de ello seguimos luchando en diferentes regiones y utilizando diferentes tácticas. Esta resistencia en Afganistán continuará, porque hay organizaciones y asociaciones de mujeres, así como ciertos partidos.

Por supuesto, cambiarán sus tácticas para no sufrir más ataques. Pero encontrarán formas de continuar y el trabajo más importante para ellos en este momento es dar conciencia política a la gente. También es pedir la unidad de todas las fuerzas progresistas nacionales para que se unan y se organicen, y también organizar a las masas.

Ahora mismo, todas estas protestas de mujeres y personas que protestan en todo el país se organizan por sí mismas, pero no están bajo un liderazgo fuerte y progresista. Esto es importante, porque si no tienen un liderazgo fuerte, definitivamente no podrán continuar con este movimiento.

Vemos lo que sucedió en Egipto, lo que sucedió, ya sabes, en la Primavera Árabe y todo eso, debido al fuerte liderazgo democrático. Es muy importante el liderazgo democrático en este tipo de movimientos y levantamientos. Si los levantamientos y movimientos tienen un liderazgo democrático y progresista, revolucionario, tendrán un impacto y tendrán éxito algún día.

Por lo tanto, la izquierda tiene que organizarse, tiene que movilizar a la gente, tiene que concienciar a la gente, tiene que trabajar entre las masas, tiene que incluso proporcionar apoyo humanitario a todas estas personas que lo necesitan.

Especialmente para las mujeres, tenemos que concienciar sobre el laicismo, porque sin un gobierno laico, sería imposible tener derechos para las mujeres. El laicismo es garantizar los derechos de las mujeres bajo el gobierno de alguna manera, para suprimir al que utiliza la religión como excusa para oprimir a las minorías y para oprimir a las mujeres.

-A pesar de todo, parece que sigue manteniendo el optimismo.

-Mientras tenga esperanza, seguiré luchando. Tengo fe en que un día triunfaremos. Si no tenemos esperanza, ¿cómo podríamos seguir luchando? Tenemos que aprender de todos los países que han luchado durante décadas y que finalmente han triunfado. La lucha no es sólo cosa de hoy. La mayoría de los jóvenes de mi país en los últimos veinte años, cuando he sido activa política y socialmente, exigían y esperaban que el cambio se produjera muy rápidamente.

No es fácil. No es fácil convencer a la gente de que salga y organice a la gente, porque hay muchos problemas en Afganistán. Por ejemplo, la confianza de la gente cuando se trata de ideas revolucionarias o cuando trabajas como revolucionario, puede ser difícil de ganar porque dirán: “Oh, ¿pero recuerdas lo que nos hicieron los comunistas?”.

O incluso si te organizas como musulmán, podrían decir: “¿Pero qué pasa con lo que nos han hecho los talibanes?”.

O cuando hablamos de democracia, de los derechos de las mujeres, señalarán a los gobiernos de Hamid Karzai o Ashraf Ghani.

Así que mucha gente no cree en nada: no creen en las organizaciones de mujeres, no creen en los partidos y no creen en todas estas ideologías, debido a las experiencias anteriores de cómo se utilizaron estas ideologías.

Por otro lado, en Afganistán existe un problema étnico y de enfrentamientos entre grupos étnicos, y todos estos señores de la guerra siempre utilizan estos enfrentamientos étnicos en su beneficio. Por eso, fue difícil unir a todo el pueblo, por eso tenemos que lograr la unidad de toda la gente sin importar la religión, la etnia, el género o incluso la clase social.

Para mí, y para muchas mujeres como yo, es difícil vivir en Afganistán, porque no puedo andar sola por las calles, no puedo trabajar, sobre todo siendo una figura pública que recibe todas estas amenazas y saber que me están buscando. No puedo organizar a la gente ni llevar a cabo mi trabajo como me gustaría. Cuando no tienes acceso a Internet, cuando no tienes acceso a los teléfonos móviles, puedes entender fácilmente por qué muchas de las activistas de las mujeres decidieron irse y por qué muchos revolucionarios se han ido.

Tenemos que tener esperanza, pero entender que todas estas cosas son difíciles y que llevan tiempo. No es fácil, y siempre digo que soy de una generación de la guerra. Nací en la guerra en 1983, y crecí en esta guerra. No sé, quizá muera en esta guerra, pero tengo la esperanza de que al menos mi hija viva en un país pacífico y disfrute de todos sus derechos.

FUENTE: Marcel Cartier / Green Left / Traducción: Rojava Azadî Madrid / Fecha de publicación original: 30 de septiembre de 2021

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org