September 14, 2021
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
158 puntos de vista


Paula Guerra C谩ceres

Comunicadora social e investigadora de temas de racismo y antirracismo

En su libro La hybris del punto cero, Santiago Castro-G贸mez analiza la forma en que Europa ha construido su narrativa desde un supuesto no lugar, es decir, desde un espacio te贸ricamente neutral y objetivo, sin intereses particulares, sustentado en dos de los pilares de la modernidad: el pensamiento ilustrado y el m茅todo cient铆fico.

De este modo, se nos dice que el conocimiento con may煤sculas, entendido como conocimiento absoluto, necesariamente surge en Occidente y que debe ser asumido como verdad universal por el resto de culturas y sociedades, ya sea si se habla de arte, medicina, econom铆a, pol铆tica o filosof铆a.

Intentar refutar esta tesis ha supuesto un trabajo tit谩nico para muchos autores y autoras no occidentales. En el libro El mito de la oposici贸n entre el pensamiento indio y la filosof铆a occidental, el fil贸logo Fernando Tola y la fil贸sofa Carmen Dragonetti, demostraron, mediante un riguroso an谩lisis de las distintas doctrinas filos贸ficas indias y sus contrapartes griegas y europeas, que la filosof铆a no naci贸 en Grecia tal como afirm贸 Hegel en el siglo XIX.

Es una investigaci贸n exhaustiva y meticulosa que cita las fuentes originales en s谩nscrito, griego y lat铆n y, sin embargo, lo que perdura hasta hoy es la opini贸n del fil贸sofo alem谩n para quien la filosof铆a 煤nicamente pudo nacer en Grecia debido a que, seg煤n 茅l, solo all铆 se habr铆a producido un ambiente de libertad de pensamiento y de esp铆ritu propicio para el surgimiento del pensamiento filos贸fico, borrando de este modo los treinta siglos ininterrumpidos de pensamiento indio.

Esta arrogancia tambi茅n est谩 presente en ejemplos m谩s contempor谩neos. En el contexto de un debate entre intelectuales decoloniales latinoamericanos y Slavoj Zizek sobre eurocentrismo y la herida colonial, el fil贸sofo esloveno -una especie de nuevo Marx para una buena parte de la izquierda europea- lleg贸 a sostener en el libro Rebeliones 茅ticas, palabras comunes que “esto de la vuelta a una sabidur铆a ind铆gena original o parecido, para m铆 es una total basura (鈥) Todav铆a creo en el valor universal de la idea b谩sica euroc茅ntrica de la modernidad”.

Al a帽o siguiente, en 2018, sostuvo en El coraje de la desesperanza que “Hait铆 estuvo colonizado por los franceses, pero fue la Revoluci贸n Francesa lo que proporcion贸 el sustrato ideol贸gico para la rebeli贸n que liber贸 a los esclavos y fund贸 el Hait铆 independiente”.

Probablemente, debido a la soberbia epist茅mica de las y los pensadores occidentales quienes no suelen consultar el conocimiento producido al margen del marco euroc茅ntrico, Zizek desconoce la obra 隆Libertad o muerte!, en la que Fernando Mart铆nez Peria realiza una detallada investigaci贸n del proceso revolucionario haitiano, y de sus caracter铆sticas intr铆nsecas que le llevaron a convertirse, tal como se帽ala el autor, “en la primera rep煤blica negra del mundo, libre de esclavitud, colonialismo y racismo”.

El mon贸logo euroc茅ntrico

Pensar hoy que aquellos africanos esclavizados solo fueron conscientes de su condici贸n gracias a la Revoluci贸n Francesa es una cuesti贸n que sobrepasa el simple gesto de la ignorancia. Cualquier persona que lo desee puede encontrar en Google el libro de Araceli Reynoso Revueltas y rebeliones de los africanos esclavizados en la Nueva Espa帽a, en el que recoge, citando documentos oficiales de la 茅poca, datos sobre las insurrecciones de africanos en Ciudad de M茅xico en 1537, nada m谩s y nada menos que 252 a帽os antes de la Revoluci贸n Francesa.

Estas investigaciones, que Zizek y compa帽铆a -l茅ase toda la comunidad cient铆fica legitimada por Europa- no han le铆do ni leer谩n nunca, suponen una contranarrativa que impugna el relato universalista occidental, y por tanto nunca contar谩n con el benepl谩cito de la comunidad acad茅mica hegem贸nica.

Pero este mon贸logo euroc茅ntrico, practicado por Occidente desde hace siglos, no solo se ci帽e a la academia, sino que abarca todas las formas de producir y reproducir su relato de superioridad vs inferioridad, cuesti贸n que ha vuelto a quedar en evidencia tras los 煤ltimos acontecimientos ocurridos en Afganist谩n.

Desde que estall贸 la 煤ltima crisis en este pa铆s, tanto en art铆culos de prensa como en tertulias de televisi贸n se ha proclamado la imperiosa necesidad de llevar la civilizaci贸n a Afganist谩n, salvarla de la barbarie, como si Occidente fuese el guardi谩n del mundo, Afganist谩n no tuviera a su haber miles de a帽os de civilizaci贸n y de historia, y “civilizaci贸n” solo pudiese ser lo que Occidente ha definido como tal.

Se habla del islam y de los talibanes sin hacer ninguna diferencia, en la mayor铆a de los casos, entre la religi贸n y la interpretaci贸n dogm谩tica de la misma, instalando la idea de que es el islam en s铆 mismo el que est谩 instaurando el terror en Afganist谩n, muchas veces sin mencionar que ha sido el propio Occidente quien ha provocado con su guerra de 20 a帽os gran parte de la actual crisis pol铆tica y social del pa铆s.

Este discurso de satanizaci贸n del islam se adereza con im谩genes de mujeres y ni帽as a las que Occidente debe “salvar” (el famoso complejo del “salvador blanco”). En este sentido, muy recomendable es la lectura del art铆culo de la fil贸sofa Rafia Zakaria, Las feministas blancas quer铆an invadir (White feminist wanted to invade, en su t铆tulo en ingl茅s), en el que reflexiona sobre la creencia de las feministas blancas acerca de lo que es mejor para las mujeres afganas y en donde cita a la Asociaci贸n de Mujeres de Afganist谩n, que desde su fundaci贸n en 1977 ha denunciado el fundamentalismo religioso (con lo cual no son sospechosas de radicalismo), quienes se opusieron abiertamente a la invasi贸n de EEUU y al posterior gobierno afgano respaldado por 茅ste.

El beneficio de la portavoc铆a universal

Un simple an谩lisis sobre la cobertura que se est谩 haciendo de la crisis en Afganist谩n (con contadas excepciones) deja en evidencia el mon贸logo euroc茅ntrico, eterno, repetitivo, de anulaci贸n y deshumanizaci贸n del Otro.

Cuando se habla de Afganist谩n se habla de ese Otro salvaje, b谩rbaro y premoderno al que hay que civilizar, y se mezcla de forma interesada (lo se帽alo una vez m谩s) la interpretaci贸n que los talibanes hacen del islam con lo que 茅ste representa realmente.

Este art铆culo de ninguna manera es una defensa del r茅gimen talib谩n ni de sus violaciones de derechos. Es una reflexi贸n cr铆tica sobre la pretensi贸n de universalidad de Occidente, que le ha llevado a creerse el portavoz de la humanidad, de sus valores, problemas y soluciones.

Lo que antes se consigui贸 con la esclavitud, el genocidio y la explotaci贸n de las colonias, hoy se obtiene en gran medida a trav茅s de este mon贸logo y portavoc铆a universal que aniquila/invisibiliza las dem谩s cosmovisiones y sistemas de conocimientos, releg谩ndolos a las categor铆as de singularidad y excepci贸n.

Tal como afirma Walter Mignolo, puesto que toda producci贸n de conocimiento implica necesariamente un lugar de enunciaci贸n, un lugar geogr谩fico, pol铆tico, incluso corporal, desde el que se habla y enuncia, es absolutamente imposible la existencia de una verdad objetiva y universal.

Sin embargo, uno de los grandes triunfos de Occidente es precisamente la instauraci贸n de la falacia de la verdad pura, cient铆fica, as茅ptica. A partir de esta premisa, que le ha llevado a erigirse en portavoz de la humanidad e instaurar el actual orden colonial, racista y capitalista, se ha beneficiado pol铆tica, social y econ贸micamente de la subalternizaci贸n de los pueblos no occidentales.

Es lo que ha querido hacer con Afganist谩n, anularlo con el fin de occidentalizarlo, y as铆 mantener el control de sus recursos minerales y posici贸n geoestrat茅gica.

Con esta intenci贸n, seguir谩 repitiendo su mon贸logo sordo de creaci贸n de un Otro peligroso al que hay que eliminar (el islam), olvidando, tal como afirm贸 la fot贸grafa yemen铆 Boushra Almutawakel en una reciente entrevista a la BBC, que “los talibanes fueron creados por Estados Unidos para que pudieran luchar contra los sovi茅ticos (鈥) Occidente no necesita salvarnos. Y, en todo caso, Occidente nos ha destruido”.


P煤blico




Fuente: Grupotortuga.com