March 8, 2021
De parte de SAS Madrid
362 puntos de vista


África González, catedrática de Inmunología en la Universidad de Vigo y expresidenta de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), cree que es necesario mantener la prudencia si no queremos vernos inmersos en una cuarta ola en pocas semanas. Sostiene que la situación ha mejorado, pero que lo hace a un ritmo muy lento, con todavía un alto nivel de pacientes en UCI. Además, cree que aunque aún hay que estudiarlo, esto podría deberse a que la variante británica permanece durante más tiempo en el organismo. 

P: España roza una tasa de incidencia de 150 casos, ¿se puede decir que la pandemia empieza a estar controlada?

R: Era lógico que la incidencia bajase después de las fiestas de Navidad. Las medidas de restricción, los cierres y la falta de movilidad han permitido bajar la incidencia. Pero todavía no estamos por debajo de los niveles que deberíamos estar. Se considera que existe un riesgo bajo cuando la incidencia se sitúa en torno a unos 25 casos por cada 100.000 habitantes y todavía estamos muy por encima, con unos 150. Además, se está viendo que en algunas comunidades autónomas está bajando, pero esa bajada se está produciendo muy despacio. Las razones habría que estudiarlas, pero lo cierto es que el descenso de casos está siendo muy lento y podría ser por la variante británica. Esta variante se ha visto que es más contagiosa, que permanece más tiempo en el organismo y que puede estar asociado a mayor gravedad. Esto podría relacionarse con lo que está pasando en las UCI, que estamos teniendo a más gente en las unidades de críticos, con un número muy elevado todavía de personas con casos graves.

P: Pese a la mejoría, la circulación de las nuevas variantes hace que debamos de ser prudentes, ¿no?

R: Sí. Al ir viendo que se ha ido bajando el número de casos, la gente tiene ganas de salir, de moverse, de ver a los familiares… Pero debemos de ser prudentes. Hay muchos datos que invitan al optimismo: está bajando la curva, han disminuido los casos en las residencias, están incrementándose las vacunaciones… También tenemos buenos datos publicados sobre que para todas las variantes conocidas el sistema inmunitario protege, aunque los anticuerpos puedan perder parte de la eficiencia, tenemos los linfocitos T, que se ha demostrado que reconocen a esas nuevas variantes. Tenemos buenos datos, como digo. Pero estamos en un momento crítico, en el sentido de que debemos seguir manteniendo ese control para que junto con las vacunas, en pocos meses, podamos no tener exterminada esta pandemia, porque este virus ha venido para quedarse, pero sí tenerlo más controlado.

P: ¿Qué se debería hacer para actuar contra las nuevas cepas?

R: Hay que hacer controles a la movilidad de los pasajeros. Se ha establecido ya una cuarentena para personas que vienen de algunos países, por ejemplo de Brasil y Sudáfrica, para frenar por ejemplo la llegada de la cepa brasileña. Esta variante es preocupante porque hay datos que dicen que es más contagiosa y que podría hacer disminuir la eficiencia en parte de las vacunas y, por eso, yo creo que hay que tomar medidas para controlar la movilidad de esas personas, que esas personas tengan una PCR realizada en origen. Me parece que todas las medidas que pongamos ahora para controlar que no vengan nuevas variantes y disminuir el mayor número de contagios posibles son muy importantes. Entonces, pensemos como si no existiera la semana santa, olvidémonos de procesiones, de reuniones familiares y vamos a dar tiempo de que se vacune la mayor parte de la población. Necesitamos a más del 70% de la población vacunada y estamos con poco más del 5%.

P: ¿Cree que es adecuada la medida de cerrar las comunidades autónomas para Semana Santa?

R: La medida de cerrar las CCAA perimetralmente está muy bien adoptada porque, como digo, estamos en un momento crítico para controlar la pandemia.  Seguimos con niveles muy altos como para decir que la pandemia está controlada. Hemos llegado a más mil y pico casos de incidencia y ahora estamos en 150, pero estamos todavía muy por encima de lo que necesitamos. Si volvemos a lo mismo que hicimos en Navidades, volveremos a tener otra ola. Hay países que están volviendo a incrementar el número de contagios y hay que aprender de lo que estamos viendo a nuestro alrededor. En esta pandemia estamos aprendiendo constantemente y no hay nadie experto que sea experto en ella. Hemos sido muy afortunados de que en un año tengamos tantas vacunas y con tanta eficiencia, la ciencia nos va a sacar de esto. Tenemos muy buenas noticias porque tenemos vacunas.

“Si volvemos a lo mismo que hicimos en Navidades, volveremos a tener una cuarta ola”

P: Pero la vacunación está siendo más lenta de lo que esperábamos en comparación con otros países, como Israel.

R: Es verdad que se pensaba que iban a llegar más vacunas y que están llegando más tarde de lo que se esperaban.  Yo creo que está bien que se apruebe la vacuna rusa, es muy parecida a la que se está poniendo de AstraZeneca y también a la de Janssen. También es de adenovirus, solo que, en ese caso, utiliza dos adenovirus. Si esta vacuna llega vamos a poder tener un mayor número de vacunas. En cuanto a la comparativa con otros países, tenemos que tener en cuenta que Israel es una población pequeña, solo tiene 9 millones de habitantes y nosotros 47. En otros sitios, como en China, por ejemplo, que está vacunando muchísimo, el porcentaje de personas que tienen vacunadas también es muy bajo. Por lo tanto, tenemos que ver que la dimensión del número de personas no es igual en unos países que en otros. También ellos fueron más rápidos, compraron las vacunas antes que nosotros.

Enlace relacionado NiusDiario.es (07/03/2021).




Fuente: Sasmadrid.org