April 6, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
162 puntos de vista


El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), con sede en Londres, volvió a denunciar a las fuerzas de ocupación respaldas por Turquía que hace tres años invadieron el cantón kurdo de Afrin, en el norte de Siria.

Para el organismo, desde que los militares turcos y sus aliados capturaron Afrin y varias zonas de la provincia de Alepo, en el marco de la soperaciones “Rama de Olivo” y “Escudo del Éufrates”, las crisis humanitarias han empeorado gradualmente.

Los ocupantes son responsables de violaciones a los derechos humanos, ataques y explosiones que se producen casi a diario, aseveró el OSDH, que ha vigilado y seguido los acontecimientos más destacados durante el mes de marzo.

En Afrin, el Observatorio documentó la detención y el secuestro de más de 21 civiles solo el mes pasado. Entre las personas afectadas se encuentran siete mujeres, que posteriormente fueron liberadas. De los otros 14 pobladores todavía se desconoce el paradero.

La liberación de las mujeres se produjo después de que la Asociación de Activistas de la Revolución, en Homs, emitiera una declaración en la que exigía por sus vidas. De los contrario, indicaron desde la asociación, organizarían una manifestación para denunciar el comportamiento “inapropiado” de la policía militar turca.

El OSDH advirtió que las violaciones contra la población de Afrin ya no se limitan a las facciones militares del Ejército Nacional Sirio (ENS), sino que ahora las practican también los organismos civiles.

En este contexto, fuentes locales de la ciudad de Afrin informaron al OSDH de que los consejos locales respaldados por Turquía emitieron una decisión pública suspendiendo todos los poderes notariales emitidos por los departamentos del régimen sirio en relación a los desplazados de Afrin, que se vieron obligados a huir de sus regiones como resultado de la operación “Rama de Olivo”, y que actualmente viven en áreas controladas por Damasco.

Los consejos locales exigieron a los residentes de Afrin, que no fueron desplazados durante la invasión, que expidieran poderes notariales a nombre de Turquía o de países europeos. Con esta decisión, los familiares de los desplazados de Afrin no podrán gestionar las propiedades de sus parientes desde afuera, y todas las propiedades pertenecientes a los desplazados quedarán bajo la gestión de los consejos civiles respaldados por Ankara.

Esto también sucede con las propiedades, incluidas las tiendas, las casas y las tierras controladas y gestionadas en su totalidad por las facciones respaldadas por Turquía, que pertenecen en su mayoría a los desplazados de Afrin.

Además, los integrantes de la facción mercenaria Suqur Al Sham derribaron más de 400 plantas de olivos de un huerto agrícola de la aldea de Qazlbash, en el distrito de Bulbul, pertenecientes a un civil que fue expulsado de Afrin a causa de las operaciones militares de Turquía.

En la zona de Sheikh Al Hadid, la División Sulaiman Shah, respaldada por Turquía y conocida como Brigada Al Amshat, se ha apoderado de varios terrenos agrícolas adyacentes entre sí y pertenecientes a civiles de la región, entre los que se encontraban desplazados que habían huido durante la operación “Rama de Olivo” así como otros que aún permanecían en la zona. Según fuentes del OSDH, la División Al Amshat construiría un campamento para desplazados y un garaje militar en los terrenos agrícolas incautados.

Por su parte, el 31 de marzo se inauguró una planta farmacéutica en el distrito de Sharran, en la zona rural de Afrin, en presencia del diputado del Wali de Hatay, funcionarios del “Consejo Local de Afrin” respaldado por Turquía y representantes de organizaciones civiles financiadas por Turquía. Según el jefe de la Dirección de Sanidad de Afrin, la planta estaba bajo la supervisión directa de este organismo, y fue establecida por expertos locales bajo las normas técnicas y sanitarias necesarias. La planta también fue dotada de tecnología moderna y de las líneas de producción más avanzadas, y participará en el suministro de medicamentos en el mercado local a precios asequibles, como afirmó el jefe de la Dirección de Salud de Afrin.

Estos acontecimientos coincidieron con los diligentes esfuerzos de la Coalición Nacional para las Fuerzas Revolucionarias y de Oposición de Siria, a las órdenes del gobierno turco, para obtener apoyo europeo, con el fin de establecer proyectos comerciales y arquitectónicos en Afrin, después de que la mayoría de los residentes del cantón se vieran obligados a desplazarse. Con esto, la Coalición Nacional Siria pretende traer de vuelta a Afrin a los refugiados sirios que huyeron de las operaciones militares en varias provincias sirias hacia Turquía, como parte del plan de cambio demográfico impulsado por el gobierno de Ankara.

Según el OSDH, los intentos de la Coalición Nacional Siria por conseguir apoyo europeo han fracasado.

Las violaciones en las zonas donde se desplegaron las operaciones “Rama de Olivo” y “Escudo del Éufrates” no cesarán mientras las fuerzas turcas y sus aliados sigan actuando contra todas las leyes locales e internacionales, y sin que ningún organismo ponga fin a estas “graves” violaciones, a pesar de las repetidas advertencias del Observatorio sobre la terrible situación humanitaria en la región.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org