October 29, 2021
De parte de El Salto
156 puntos de vista


La 煤ltima semana de 1872 llovi贸 torrencialmente en la ciudad de C贸rdoba, hasta el punto de que la tradicional corrida de toros de Navidad, a la que sol铆a asistir la flor y nata de la provincia, tuvo que ser suspendida y celebrada dos d铆as despu茅s, cuando la lluvia dio una peque帽a tregua.

Aparte del mal tiempo, la ciudad andaba agitada. Dos memorables acontecimientos acompa帽aron aquel fin de a帽o. Uno de ellos fue el sorteo de la loter铆a nacional de Navidad, celebrado en Madrid el d铆a 23 y cuyo segundo premio, agraciado con 500.000 pesetas, correspondi贸 al n煤mero 10.059, vendido en C贸rdoba en la Administraci贸n de la calle Jes煤s Mar铆a. El otro fue el III Congreso de la Federaci贸n Regional Espa帽ola de la Asociaci贸n Internacional de Trabajadores, que dio comienzo p煤blico el 25 de diciembre en el Teatro Morat铆n y reuni贸 a 50 delegados venidos de toda Espa帽a.

El Congreso, previsto para abril de 1873 seg煤n los acuerdos adoptados en el 煤ltimo de Zaragoza, hab铆a sido adelantado por la FRE ante los rumores de un posible levantamiento de los republicanos federales. Desde verano de 1871 se hab铆a ido creando un n煤cleo de la Internacional en C贸rdoba cuyos principales protagonistas ser铆an Rafael Su谩rez, Jos茅 Navarro Prieto, Eugenio Gonz谩lez, Francisco Barrado Garc铆a y Agust铆n Cervantes del Castillo Valero. Estos cinco, en 1872, constituyeron primero la secci贸n de oficios varios y luego la Federaci贸n local, encarg谩ndose de ser los preparadores y anfitriones del Congreso de la FRE de finales de a帽o.

Los delegados fueron llegando a C贸rdoba los d铆as 24 y 25 de diciembre. Muchos de ellos llegaron en ferrocarril. Como se帽al convenida para reconocerse se estableci贸 que los cordobeses les esperaran en la estaci贸n leyendo un ejemplar de El Condenado, peri贸dico aliancista. Algunos delegados llegaban desde la otra punta de la pen铆nsula. El coste de un viaje desde Badalona hasta C贸rdoba, en el tren que pasaba por Valencia, era de 400 reales ida y vuelta, m谩s otros 200 que costaba el alojamiento en la capital andaluza. En caso de que alguna federaci贸n no pudiera asistir pero quisiera estar representada, deb铆a pagar 50 o 60 reales en concepto de jornal a quien, perteneciente a la Federaci贸n de C贸rdoba, asumiera dicha representaci贸n frente al congreso por los siete d铆as que deb铆a durar. Como obligaci贸n deb铆a respetar de modo estricto los acuerdos y propuestas de la federaci贸n originaria.

La llamada Partida de la porra a煤n andaba muy activa en la ciudad, grupos de furibundos individuos adeptos a la causa mon谩rquica que prestaban servicio a ricos y a poderosos y acostumbraban a reventar m铆tines y reuniones con una violencia inusitada

El d铆a 24 lleg贸 tambi茅n el regimiento de infanter铆a de Gerona, tal vez en previsi贸n de posibles altercados. La ciudad no solo se preparaba para acoger la reuni贸n obrera, sino que adem谩s estaba inmersa en la disputa entre esclavistas y antiesclavistas, con motivo del debate que se estaba siguiendo en el Congreso de los Diputados, en Madrid, acerca de la cuesti贸n de acabar con la esclavitud en las colonias espa帽olas, sobre todo en Cuba y Puerto Rico. El d铆a 27 por la ma帽ana, a eso de las 12, los antiesclavistas dieron un multitudinario mitin en la calle del Gran Capit谩n, encabezado por el entonces diputado federal 脕ngel de Torres. Finalizado el mitin, una manifestaci贸n se dirigi贸 por las calles de C贸rdoba al domicilio del Gobernador civil, a quien entregaron sus exigencias. Luego se disolvi贸, ufanos sus promotores de abogar por la manumisi贸n en ultramar mientras hac铆an o铆dos sordos ante las reivindicaciones de quienes, trabajando para ellos en sus campos, minas y f谩bricas, reivindicaban algo parecido a este lado del Atl谩ntico, en un teatro muy cercano.

Por 煤ltimo, la llamada Partida de la porra a煤n andaba muy activa en la ciudad, grupos de furibundos individuos adeptos a la causa mon谩rquica que prestaban servicio a ricos y a poderosos y acostumbraban a reventar m铆tines y reuniones con una violencia inusitada, irrumpiendo armados con garrotes en caf茅s y otros establecimientos.

A煤n as铆, el congreso se pudo celebrar en un ambiente de libertad, tranquilidad y entusiasmo compartido. Como narr贸 D铆az del Moral, la pac铆fica ciudad de los Abderramanes vio turbado durante ocho o nueve d铆as su habitual sosiego por aquellos turbulentos y entusiastas congresistas, que en grupos numerosos iban y ven铆an, llenaban caf茅s, fondas y casas de hu茅spedes, y pronunciaban, ma帽ana, tarde y noche, fogosos discursos en el Teatro Morat铆n.

A pesar de su entregada dedicaci贸n a la preparaci贸n del Congreso, Agust铆n Cervantes no pudo asistir. Hab铆a asumido como delegado la representaci贸n de Solana, municipio de Ciudad Real, cuya Federaci贸n local fue constituida en septiembre de 1872, tras una huelga de panaderos. Agust铆n falt贸 a aquella cita por razones de fuerza mayor, cuyo motivo no hemos podido averiguar pero que intuimos fue una reca铆da en la enfermedad que siempre le acompa帽贸 y que a tan largas convalecencias le oblig贸, tal y como se desprende de sus expedientes acad茅micos y del testimonio de alumnos que le conocieron. Hasta el 14 de diciembre su direcci贸n en C贸rdoba (Agust铆n Cervantes, calle P茅rez de Castro, n潞 8) consta como sede del Consejo federal. Sin embargo, a partir del 18 de diciembre y durante el resto del Congreso, se dar谩 la direcci贸n de Francisco Barrado, uno de los cinco cordobeses de La Internacional, en la Calle del Liceo, n潞 33, como lugar al que dirigir consultas, comunicaciones y adhesiones.

peri贸dico la federaci贸n 贸rgano de la ait en barcelona vertical

N煤mero del peri贸dico La Federaci贸n en el que se detallan los resultados del congreso de C贸rdoba.

De haber asistido, Agust铆n Cervantes hubiera recibido in situ los parabienes por su folleto Tres discursos socialistas, que poco antes hab铆a glosado favorablemente el peri贸dico 谩crata El Condenado y elogiado el burgu茅s Diario de C贸rdoba, recomendando su adquisici贸n. A pesar de su ausencia, pasado el encuentro el mismo Cervantes se encarg贸 de comunicar vivamente su adhesi贸n a los acuerdos adoptados, para lo cual hizo llegar la siguiente nota a algunos peri贸dicos, con intenci贸n de que no hubiera dudas acerca de sus ideas: 鈥淓l compa帽ero Agust铆n Cervantes, delegado por Solana al Congreso de C贸rdoba, manifiesta que se adhiere a los radicales y revolucionarios acuerdos tomados por el citado Congreso, al que por circunstancias especiales no pudo asistir鈥.

El impulso tomado por la FRE en el Congreso de C贸rdoba debi贸 de asustar a la sociedad cordobesa, reflejo de lo que en breve iba a suceder en toda la naci贸n. Los ecos de la Comuna de Par铆s no se hab铆an apagado y los sucesos de Alcoy estaban a las puertas.

El impulso tomado por la FRE en el Congreso de C贸rdoba debi贸 de asustar a la sociedad cordobesa, reflejo de lo que en breve iba a suceder en toda la naci贸n. Los ecos de la Comuna de Par铆s no se hab铆an apagado y los sucesos de Alcoy estaban a las puertas. La Internacional tomaba fuerza, sumida en una lucha ideol贸gica en el seno de s铆 misma. Esta lucha, que siempre fue tenida por el enfrentamiento entre el bakuninismo y el marxismo, iba m谩s all谩 de los postulados de ambos activistas y pensadores. M谩s bien se trat贸, como afirman Francisco Madrid y otros, de un enfrentamiento abierto entre republicanismo y anarquismo.

Nada m谩s pasar el Congreso, Agust铆n Cervantes se vio sumido en una mara帽a de falsedades, intrigas y dem谩s artima帽as contra su persona que le llegaron desde su mismo entorno familiar, acad茅mico y social. Hay que tener en cuenta que fue el 煤nico acad茅mico en un congreso integrado por delegados cuyas profesiones eran de car谩cter fabril o agr铆cola. La convivencia con su suegro, el padre de su esposa Julia, no debi贸 de ser f谩cil. Fernando Valdivia, hermano del Maestrante de la Real de Ronda, hab铆a suscrito en diciembre de 1872 un manifiesto a favor de mantener la esclavitud en las colonias, con tintes muy patri贸ticos, en defensa de la monarqu铆a y muy cr铆tico con el incipiente movimiento obrero, al que se calificaba de estar inspirado por 鈥渄octrinas y predicaciones disolventes de escuelas cosmopolitas鈥.

El folleto de Cervantes, Tres discursos socialistas, debi贸 de ser piedra de esc谩ndalo en su c铆rculo m谩s cercano. Si entre los obreros de La Internacional hab铆a sido motivo de elogio, para los burgueses liberales de C贸rdoba lo fue de repudio.

Este folleto fue respondido por otro de apenas ocho p谩ginas, Consejos a un amigo adicto a la Internacional de Trabajadores, escrito por un colega muy cercano y uno de los pocos que no le volvi贸 la espalda, Antonio Fern谩ndez de Molina, Preceptor de Latinidad y Humanidades, director de un colegio privado de segunda ense帽anza en la calle Fiteros, n潞 3, y sustituto ocasional de Agust铆n Cervantes en el Instituto provincial cuando faltaba por causa de enfermedad.

Fern谩ndez de Molina pretend铆a, como dijo D铆az del Moral, encarrilar a la oveja descarriada. En su folleto, publicado de forma casi an贸nima (utiliz贸 las siglas A. F. de M. como autor铆a) criticaba el disgusto que don Agust铆n hab铆a dado a su propia madre al adherirse a la Internacional y refutaba sus ideas acerca de la desigualdad, que consideraba propia del designio divino. Correg铆a al extreme帽o diciendo que este 煤ltimo 鈥渁conseja, en vez del trabajo, la huelga; en vez de la bondad, la resistencia; en vez de la justicia, la rebeli贸n social; queriendo dorar este proceder con las frases de efecto 隆Pobres! 隆Desvalidos! 隆Pacientes! en contraposici贸n de los irritantes calificativos 隆Tiranos! 隆Opresores! 隆Inicuos! con que apellidan a todos, sin exceptuar si quiera a los que algo tienen, adquirido a costa del Trabajo, de las Privaciones, y de la Econom铆a, Constancia, Virtud, Honradez, circunstancias todas que pocos reunir谩n entre tan famosos propagandistas鈥.

Pero el mayor esc谩ndalo surgir铆a nada m谩s comenzar el curso. Agust铆n Cervantes impart铆a en la reci茅n creada Universidad libre la asignatura de Derecho Can贸nico, para la cual no hab铆a recomendado texto ninguno, siguiendo su alumnado 煤nicamente sus explicaciones. Merece la pena leer el fragmento donde D铆az del Moral narra la causa de este incidente: 鈥淎l comenzar el curso del 73 al 74, irritado probablemente por el ambiente hostil y por la en茅rgica represi贸n del gobierno Castelar, se atrevi贸 un d铆a a exponer en la c谩tedra doctrinas notoriamente anticat贸licas. 隆Para qu茅 lo hizo! Los chicos gritaron y se declararon en huelga; el esc谩ndalo fue tremendo; la buena sociedad cordobesa se estremeci贸 de indignaci贸n: 隆aquello era insoportable!, 隆aquello no se pod铆a consentir! Y don 脕ngel Torres y G贸mez, diputado federal intransigente entonces, y ministro poco despu茅s de la Rep煤blica, uno de cuyos hijos era alumno de don Agust铆n, reclam贸 del rector que se formara expediente al imp铆o, pues, como 茅l dec铆a, encomendar los ni帽os a este profesor es lo mismo que entregar inocentes corderos a la boca del lobo.

D铆az del Moral copia esta 煤ltima frase del Acta de la XCV sesi贸n celebrada por la Comisi贸n federal el d铆a 7 de noviembre de 1873. En ella se dice textualmente: 鈥淎l compa帽ero Cervantes le han formado espediente (sic) para quitarle la c谩tedra de Derecho Can贸nico que explicaba en la Universidad libre, porque difund铆a doctrinas anti-cat贸licas; cuando vea dicho compa帽ero lo que resuelve el sanedr铆n (claustro) que se ha reunido para juzgarle, nos enviar谩 el informe que ha dado, cuando se le dio vista del espediente (sic). No debe extra帽arse que esto se haga; lo que s铆 quiz谩s extra帽en muchos obreros, es saber que el motor de este espediente (sic) es el diputado de la izquierda e intransigente, el Sr. Don 脕ngel de Torres, que se acerc贸 al rector dici茅ndole: que dicho compa帽ero explicaba que la Iglesia cat贸lica es una instituci贸n puramente humana, a cuyos funerales asistimos y que el hijo de dicho diputado intransigente no seguir铆a asistiendo a las explicaciones del compa帽ero Cervantes, 鈥減orque entregar a su clase a los ni帽os era tanto como entregar a inocentes corderos a la boca del lobo鈥. Como se ve, los pol铆ticos intransigentes son tan farsantes y tan fan谩ticos como los carlistas y lo amigos del ap贸stata Castelar鈥. En Asociaci贸n Internacional de los Trabajadores, Actas de los Consejos y Comisi贸n Federal de la Regi贸n Espa帽ola (1870-1874), Tomo II, pp. 195-196

Arreciaban los embates contra los impulsores y miembros de la Federaci贸n local de C贸rdoba. En marzo ocho tejedores de pa帽o hab铆an sido despedidos de la f谩brica del burgu茅s Jaime Aparicio e hijos, por el simple hecho de ser internacionalistas. Un obrero es preso e incomunicado en C贸rdoba solo por gritar 鈥溌iva la Rep煤blica federal intransigente!鈥. Las autoridades cercan cada vez m谩s a La Internacional de la capital cordobesa, mientras el movimiento se extiende, imparable, por el resto de la provincia.

Cervantes era uno de aquellos propagandistas que llevaron la Idea por los pueblos de las provincias espa帽olas. En marzo de 1873, una vez proclamada la Rep煤blica, viajar铆a por varios pueblos de la provincia de C谩ceres para constituir Federaciones locales, seg煤n el peri贸dico La Federaci贸n, donde se dice de 茅l que 鈥渃onf铆a tambi茅n en obtener buenos resultados en la provincia de Badajoz鈥[18]. Poco despu茅s, en abril, en un breve de mismo peri贸dico se anuncia la intenci贸n de la Federaci贸n de C贸rdoba de emprender 鈥渓a publicaci贸n de un peri贸dico que sustentar谩 las ideas de anarqu铆a, colectivismo y ate铆smo; ser谩 semanal y su coste 4 rs. el trimestre. El encargado de servir las suscripciones es: Agust铆n Cervantes, P茅rez de Castro, 9鈥.

En mayo interviene en un debate p煤blico organizado por la Liga de contribuyentes, acerca de un proyecto en el que se establece qui茅n debe quedar exento de pagar las contribuciones. Agust铆n critica abiertamente uno de los art铆culos del proyecto elaborado por considerarlo 鈥渦n conato hacia el socialismo, en el cual se revela una extremada timidez鈥.

En julio se presenta a las elecciones municipales de C贸rdoba en una lista encabezada por su amigo y compa帽ero internacional Francisco Barrado, quien ser铆a elegido concejal y se convertir铆a en cabeza del obrerismo en C贸rdoba hasta principios de 1874, cuando ser铆a deportado a Alicante. La candidatura de Agust铆n Cervantes apenas obtendr铆a 50 votos.

Entre el 9 y el 23 de julio se produce la insurrecci贸n de Alcoy. Pi y Margall, a quien Agust铆n Cervantes hab铆a dedicado su folleto Tres discursos, renuncia a la presidencia de la Rep煤blica. Despu茅s de Salmer贸n y los alzamientos cantonalistas, asume la presidencia de la Rep煤blica Emilio Castelar, cuyo mandato va unido a un serio resquebrajamiento social, con la suspensi贸n de algunas garant铆as constitucionales. Los huelguistas son amenazados con armas de fuego si reh煤san volver al trabajo, los centros obreros fueron clausurados y los internacionales de mayor actividad encarcelados. Francisco Barrado, director del peri贸dico El Orden y uno de los cinco de la comisi贸n preparadora del Congreso de C贸rdoba, es detenido sin motivo alguno el 1 de octubre y no es puesto en libertad hasta 14 d铆as despu茅s.

1874 comienza con el pronunciamiento del general Pav铆a y el consecuente decreto dictatorial de Serrano declarando a la AIT fuera de la ley, de tal modo que la FRE pasa a la clandestinidad. A partir de ese momento arrecia el rechazo y las persecuciones contra los internacionales. En el mes de abril, despu茅s de varias semanas de dura persecuci贸n, la secci贸n cordobesa desapareci贸 completamente como grupo organizado.

Se le present贸 a mediados de 1874 una ocasi贸n que no dejar铆a pasar: la permuta de su plaza en el Instituto provincial de C贸rdoba con otra del Instituto Provincial de Segunda Ense帽anza de Badajoz

Hastiado de su vida en la capital cordobesa, perteneciente a una clase social que le era hostil y adepto a otra cuya categor铆a obrera distaba de su condici贸n acad茅mica, perseguido en su labor propagand铆stica y con algunos de sus compa帽eros internacionales presos, deportados o exiliados, se le present贸 a mediados de 1874 una ocasi贸n que no dejar铆a pasar: la permuta de su plaza en el Instituto provincial de C贸rdoba con otra del Instituto Provincial de Segunda Ense帽anza de Badajoz.

Dicha permuta se produce el 15 de octubre con D. Ram贸n Cobos y Sampedro, catedr谩tico tambi茅n de Lat铆n, nacido en And煤jar, que acabar铆a siendo director del Instituto provincial de C贸rdoba. Agust铆n Cervantes comparte docencia en el Instituto de Badajoz (entonces situado donde actualmente est谩 la Diputaci贸n) con otros catedr谩ticos numerarios, entre quienes se encuentran Tom谩s Romero de Castilla, catedr谩tico de Psicolog铆a, L贸gica y 脡tica y a la saz贸n vicedirector del Instituto, introductor del krausismo en Extremadura, Carlos Botello del Castillo, catedr谩tico de Matem谩ticas y autor de sendos compendios de Aritm茅tica premiados en la exposici贸n universal de Barcelona, Manuel Mar铆a Sa谩 Maldonado, catedr谩tico de Ret贸rica y Po茅tica, traductor y poeta, Carlos Soler Arqu茅s, catedr谩tico de Lengua Francesa, traductor de Os Luisiadas.

Cervantes recibe una cordial bienvenida por parte de sus compa帽eros, seg煤n se desprende de las palabras de Juan Epalza Guerrero, encargado de redactar el Resumen del estado del instituto del a帽o acad茅mico 1874 a 1875. En este resumen se da noticia de las ausencias de Agust铆n a causa de su enfermedad, mediante licencia concedida entre el 14 de enero y el 14 de marzo de 1872 primero y a partir del 15 de septiembre despu茅s, se帽al de sus constantes reca铆das.

Apenas un a帽o despu茅s, el 23 de enero de 1876, vuelve a permutar, en esta ocasi贸n con el instituto de C谩ceres, intercambiando su plaza con D. Francisco Franco Lozano, tambi茅n catedr谩tico de Lat铆n. En el Resumen de estado del Instituto de Badajoz de 1875 a 1876, Carlos Soler y Arqu茅s, su redactor, se despide de Agust铆n Cervantes en nombre del claustro diciendo de 茅l que fue 鈥渦n Profesor de una ilustraci贸n poco com煤n y caballerosidad ejemplar鈥.

Claustro del Instituto Provincial de Badajoz curso 1880-1881

Una imagen del claustro del Instituto Provincial de Badajoz, curso 1880-1881. Varios de ellos, compa帽eros de Agust铆n Cervantes.

Agust铆n Cervantes y Julia Valdivia regresan a C谩ceres, la ciudad donde el primero comenz贸 su vida acad茅mica y donde ambos pasaron la luna de miel nada m谩s casarse, cuatro a帽os antes. Residieron en la calle Santo Domingo, n潞 1, junto al desaparecido convento de la Concepci贸n, ahora convertido en una plaza elevada que a煤n perdura. C谩ceres era entonces una ciudad peque帽a, bastante aislada, que contaba con un instituto cuyo director era Indalecio G贸mez Santana, quien despu茅s ser铆a alcalde de la ciudad, entre 1877 y 1879. All铆 hab铆a desarrollado tambi茅n Agust铆n Cervantes su labor como propagandista de La Internacional, tal y como se desprende de las Actas y de la cartas y circulares del Consejo y Comisi贸n federal de la FRE entre 1870 y 1874.

Los pasos de la I Internacional en Extremadura fueron estudiados por Fernando S谩nchez Marroyo en su libro Movimientos populares y reforma agraria, esencial para conocer la g茅nesis del movimiento obrero extreme帽o. En dicho estudio se dan referencias del temor que en sectores acomodados de la ciudad de Badajoz gener贸 la posible presencia de propagandistas de La Internacional, o de la falsa noticia acerca de la presencia de Guillermina Rojas en Zafra, dada en el peri贸dico El Lusitano de M茅rida, desmentido por esta misma revolucionaria. Tambi茅n se menciona la labor de Agust铆n Cervantes, siguiendo lo aportado por D铆az del Moral, y la existencia de n煤cleos iniciales en la regi贸n, seg煤n la informaci贸n extra铆da de las actas y circulares del Consejo y Comisi贸n federal de la Regi贸n Espa帽ola (1870-1874).

La labor de Agust铆n Cervantes durante los a帽os de su renovada estancia en C谩ceres nos es desconocida, si bien intuimos que debi贸 de estar caracterizada por constantes convalecencias a causa del mal que le aquejaba.

La labor de Agust铆n Cervantes durante los a帽os de su renovada estancia en C谩ceres nos es desconocida, si bien intuimos que debi贸 de estar caracterizada por constantes convalecencias a causa del mal que le aquejaba. Finalmente, fallece en C谩ceres el 8 de abril de 1880, con solo 40 a帽os de edad.

Su esposa Julia regres贸 a C贸rdoba, su ciudad, donde se volver铆a a casar en 1885, con Salvador Bassy y Piqueras, Jefe de Tel茅grafos, propietario de minas, con quien tuvo cuatro hijos. Durante varios a帽os, hasta bien entrada la 煤ltima d茅cada del siglo XIX, pag贸 las misas de aniversario de su primer marido, tanto en C贸rdoba como en la iglesia de Santo Domingo de C谩ceres, aleda帽a a su lugar de residencia en esta ciudad. Julia Valdivia y Ruiz de Valenzuela siempre fue reconocida como una dama muy caritativa entre la sociedad cordobesa. Falleci贸 en C贸rdoba el 12 de mayo de 1912.

La presencia de la I Internacional en Extremadura y de sus propagandistas precisa a煤n de un estudio exhaustivo, que indague en sus inicios, desarrollo, influencia, modos de acci贸n y organizaci贸n. No somos de la opini贸n de quienes se帽alan que dicha presencia fue 煤nicamente testimonial y estuvo caracterizada por cierto primitivismo, falto de plan y organizaci贸n, ideas latentes en la historiograf铆a sobre el anarquismo desde los cl谩sicos trabajos de Tu帽贸n de Lara, Josep Termes o Gerald Brenan. Desde el primer momento de sus pasos en Espa帽a estuvo claro el sentido de organizaci贸n y de propaganda mediante la acci贸n, que inclu铆a la instrucci贸n mutua. En un escrito firmado por Tom谩s Gonz谩lez Morago, de ocupaci贸n grabador, publicado en el peri贸dico La Solidaridad, n潞 4, de 5 de febrero de 1870, dirigido a los futuros internacionales de provincias, quien fuera miembro del primer n煤cleo de propaganda madrile帽o recomendaba: 鈥淩e煤nanse los obreros de una misma localidad que se propongan trabajar con desinter茅s en la destrucci贸n del parasitismo; formen un n煤cleo de individuos que se re煤nan todas las noches si es posible; oc煤pense en estudiar y discutir las aspiraciones de La Internacional y los medios pr谩cticos de realizarlas; lean con detenimiento La Federaci贸n de Barcelona, El Obrero de Palma y La Solidaridad de Madrid. Analicen con minuciosa atenci贸n los estatutos generales que nos sirven de base; nombren de su seno un comit茅 que se encargue por parte (sic) de la administraci贸n, de la correspondencia y de la propaganda鈥.

Agust铆n Cervantes del Castillo Valero, nacido en Llerena en 1840 y muerto en C谩ceres en 1880, fue uno de aquellos internacionales.




Fuente: Elsaltodiario.com