August 5, 2022
De parte de A Las Barricadas
188 puntos de vista
Visto en Libcom, que lo traducen de los compas de Assembly.ua. Traducido al castellano por NoticiasALB

Mientras el frente se congeló en su mayoría en espera de los principales golpes, la acción directa continúa agotando las fuerzas del agresor. Una pancarta con Z-swastika en la pared del complejo deportivo fue incendiada la noche del 22 de julio en la ciudad de Gulkevichi, cerca de Krasnodar. ¡Pero la guerrilla contra la guerra es sólo la punta del iceberg!

Apoye este boletín en línea para la ayuda humanitaria a la población civil de Kharkiv o haga campaña para restaurar el tejido social de la comunidad a través de la reconstrucción colectiva de nuestros barrios . Puedes donar para ello aquí .

Con avances menores de las fuerzas rusas en algunas áreas y de las fuerzas ucranianas en otras, la situación en el frente se ha estabilizado casi por completo durante el último mes. El número de tropas imperiales ahora es mucho menor que al comienzo de la agresión a gran escala, por lo que sus unidades están siendo transferidas desde el Sur al Donbass y de vuelta. La razón principal es la grave escasez de personal en el ejército invasor., a pesar del fantástico salario y las bonificaciones según los estándares de un interior deprimido. Entre los mercenarios irregulares de PMC Wagner, hay cada vez más casos en los que se atrae a los solicitantes de empleo para proteger bienes civiles como pozos de petróleo o gas, y solo al llegar a Ucrania comprenden para qué fueron reclutados. El número de los que se niegan a luchar en Ucrania ya se cuenta por miles, tal vez incluso por decenas de miles. Los militares escriben informes masivos sobre sus creencias antibélicas y piden que los despidan. Pero los jefes de las unidades no tienen prisa por responder a tales informes. En este continuo silencio relativo de impasse posicional, es hora de pasar a algunas cifras de diferentes meses.

Los residentes de Moscú, en promedio, mueren en el frente 87,5 veces menos que los Daguestaníes, 275 veces menos que los Buryatos y 350 veces menos que los Tuvanos. Las periferias nacionales deprimidas con alta tasa de natalidad y alto desempleo son las principales fuentes de carne de cañón. Sin embargo, los Buriatos de las unidades de tanques, que fueron enviados a la región de Kyiv y luego transferidos a Donbass, escribieron al menos 500 informes sobre su negativa a servir. Este es el mayor número de informes y negativas a luchar entre todos los demás sujetos de la RF. Entre los otros líderes en términos de negativas, se encuentran la República de Kabardino-Balkaria (alrededor de 500 informes) y Osetia del Sur (alrededor de 240 informes).

Como se supo a mediados de julio, unos 300 militares de la 136ª Brigada de Fusileros Motorizados de la Guardia Separada con base en Buinaksk, un mes después del inicio de la invasión, se negaron a seguir participando en las hostilidades y abandonaron Ucrania sin permiso. Algunos de ellos iniciaron el procedimiento de rescisión de contratos regresando a Daguestán; algunos, después de ser tratados en un hospital, bajo la presión de familiares y autoridades locales, regresaron a Ucrania. Según activistas de derechos humanos, los militares afirmaron que tenían problemas con uniformes y armas: algunos soldados regresaron a Daguestán con extremidades congeladas. En Buinaksk, los retornados fueron recibidos como desertores. Las autoridades locales celebraron una reunión en la que condenaron su acto. Al momento de la publicación, la fiscalía militar estaba realizando una inspección, ya que la ausencia del lugar de destino durante más de 10 días puede dar lugar a responsabilidades penales.

El 9 de julio, en Buriatia aterrizó un avión con 150 militares que rescindió el contrato con el Ministerio de Defensa. “Les tomó mucho tiempo llegar a casa, porque después del sensacional llamamiento de las esposas de Buriatia, los soldados, por el contrario, fueron detenidos por otros 10 días en la guerra: los autobuses en los que viajaban simplemente dieron la vuelta.” , dijo Alexandra Garmazhapova, presidenta de la Free Buryatia Foundation. Las esposas pidieron reemplazar a sus maridos por otros hombres y devolverlos a su tierra natal. De hecho, sus esposos ya regresaban a casa, pero al momento de la publicación del llamamiento se dieron la vuelta, algunas tuvieron que saltar del bus en que se desplazaban. Esta organización liberal antirracista aboga por una federalización real de Rusia, se creó durante la primavera de 2022; ayudan a los compatriotas que luchan en Ucrania a retirarse del ejército y realizan actividades educativas (por ejemplo, recibieron más de 3.000 historias sobre chovinismo nacional y discriminación como parte de la campaña “Rusia necesita desnazificación”, también mantienen registros de los Buriatos asesinados en la guerra). Entre los Tuvanos, por ejemplo, ya apareció la organización New Tuva, cuyos fundadores se inspiraron en el ejemplo de los Buryatos.

Los aproximadamente 500 combatientes mencionados que rescinsideron el contrato son sólo aquellos que pasaron por la Fundación, donde se les proporcionó e instrucciones paso a paso para el despido. “También se aplican los de otras regiones. Ahora hay una situación con los militares de Tuvan. Hace 3 semanas escribieron informes sobre la terminación del servicio, pero no fueron aceptados, y hasta 20 personas ahora están encerradas en la oficina del comandante de uno de las regiones ocupadas en el este de Ucrania y no están siendo liberados. Temen que los envíen al frente sin equipo, para que mueran tranquilamente allí” , agregó Alexandra el 9 de julio.

Andrey Rinchino, abogado de esta iniciativa, dijo al mismo tiempo que un grupo de 120 soldados contratados se había peleado recientemente con la policía militar en la llamada “República Popular de Lugansk”. Todos fueron atados y les dijeron que era imposible salir de este territorio sin permiso. Para ello, supuestamente, se prevé una responsabilidad penal. “El FSB trabaja en estrecha colaboración con ellos, así como con sus familiares. Los interrogan. La mayoría de las veces amenazan, pero en realidad no pueden hacer nada” . A la pregunta de nuestro periodista si conocen a los que se niegan a luchar en la región de Járkov, Andrey respondió que, en aras de la seguridad de quienes buscan ayuda, no preguntan por su ubicación exacta: el hecho de estar fuera de Rusia es suficiente.


Dichos sellos se entregan a los militares rusos que rescinden contratos para no ir a Ucrania.

Las personas que piden ayuda a la Free Buryatia Foundation desde los territorios ocupados hablan de su detención forzosa por parte de los comandantes.“Recientemente tuvimos varios militares detenidos en Alchevsk. Escribieron informes hace 3 semanas sobre su despido, el comandante se negó a aceptarlos, pero fueron detenidos por la policía militar, se los llevaron en sentido contrario, los mantuvieron en el sótano. En general, fueron utilizados como mano de obra. Simplemente tenían miedo de que los enviaran de regreso al frente sin equipo, donde simplemente los matarían tranquilmente sin armas. Saltaron del autobús. Y justo ayer, apareció una conversación de audio interceptada en Facebook en el grupo del Ministerio de Defensa de Ucrania, lo que confirma nuestras palabras. El militar allí presente dijo lo mismo, que saltaron y que los estaban engañando para que regresaran al frente”, dijo en una entrevista el 14 de julio, la vicepresidenta de esta organización, Victoria Maladayeva.

El 11 de julio, el cabo Ilya Kaminsky, de 21 años, que ha estado sirviendo en Ucrania como soldado contratado desde que comenzó la invasión en las filas de la 11ª Brigada de Asalto Aerotransportado de la Guardia Separada de la capital de Buriatia, y decenas de otros soldados en Donbass firmó un informe rechazando las hostilidades. Y al día siguiente, todos los que escribieron una negativa a combatir fueron divididos en grupos de 8 a 10 personas y enviados al centro de detención preventiva en la ciudad de Lugansk.“Vinieron personas del departamento de investigación militar y nos obligaron a escribir notas explicativas de que estábamos listos para llevar a cabo las tareas. Nuestros informes fueron rotos, no fueron aceptados, escribimos órdenes… Hablaré por mí mismo, escribí alrededor de 20 informes. Ninguno de ellos fue considerado. Estoy moralmente cansado. No hay absolutamente ninguna confianza en las autoridades y el mando superior, de la palabra “absolutamente”. Porque ignoran todo. Ignoran las solicitudes. Comenzaron a agitarse, presentaron algunas solicitudes, cuando la gente específicamente dijo “no”. Ya han comenzado a ofrecer diferentes propuestas. Estoy cansado. Quiero irme a casa. Ha nacido mi hija. Hace tres meses. Todavía no la he visto. El primer informe que escribí a finales de abril no fue considerado, no se firmó, se ignoró. Luego comencé a escribir informes de rechazo en mayo,porque se alimentaron de promesas durante mucho tiempo”. Luego, los militares dijeron que 78 personas de esta brigada estaban decididas a abandonar el territorio de Ucrania, pero después de encerrarse en el garaje y la presión del comando, alrededor de 50 de ellos cambiaron de opinión acerca de irse. Según ellos, desde el comienzo de la guerra, la brigada ha perdido cerca de la mitad de su personal.

Más tarde, la Fundación publicó la evidencia sobre 234 rechazados rusos que se niegan recluidos por la fuerza en sótanos y otros espacios cerrados en Bryanka de la llamada “LPR” exigiendo regresar al frente. “Cuando llevaron a los muchachos a Bryanka, llamamos a la unidad, al comandante de la compañía, al comandante de la base. Pregunté qué iban a hacer, por qué no se los llevaban. Me dijeron que había un nuevo centro para los que se niegan. Están teniendo conversaciones. Según dijeron, no serían retenidos allí por más de dos semanas: si no se los convencía de continuar con su servicio, serían trasladados a la base en la unidad y allí se daría por rescindido el contrato. Pero esto no sucedió”, dijo la madre de otra prisionera, Fátima Gorshenina. Bryanka se encuentra a 13 km de la mencionada Alchevsk. El traslado de los detenidos por negarse allí se conoció el 21 de julio.

También a mediados de julio, Radio Liberty, con la ayuda de la inteligencia ucraniana, publicó una grabación de audio de una reunión entre el coronel Oleg Korotkevich y las familias de los militares de la 35ª Brigada Separada de Fusileros Motorizados de Aleysk (República de Altai). Según sus palabras, a partir de junio, 261 personas en esta brigada se negaron a luchar en Ucrania, y todos los que se nieguen serán colocados en el “tablón de la vergüenza” en la ciudad. A mediados del mes pasado, se instaló en la unidad militar de Budyonnovsk un tablero de este tipo con una lista de más de 300 renegados de la 205 Brigada Separada de Cosacos de Fusileros Motorizados.“Pensé durante mucho tiempo, sopesé todas las consecuencias de la decisión y me di cuenta de que todavía tengo que darme por vencido (del ejército) y seguir viviendo. ¡Ahora he arreglado mi vida y no me arrepiento en absoluto! Definitivamente no quería matar, y no podía. Solo imaginé una situación en la que tendría que quitarle la vida a una persona, y entiendo que no podría hacerlo. La gente no me hizo nada malo. En segundo lugar, temía por mi vida. también es un factor muy importante. Es moralmente difícil. Además, tengo familiares, amigos” , compartió de forma anónima uno de los despedidos del servicio.


Excombatientes de la Brigada 205 aseguran que se fueron sin impedimentos: el comando no los presionó ni los intimidó con causas penales. Pero eso fue antes, en los primeros meses de guerra. Ahora, obviamente, el ejército ruso está teniendo dificultades con la reserva. Esto muestra lo que está sucediendo en la Brigada de Asalto Aerotransportado 11 de Ulan-Ude y otras unidades.

En el teatro de operaciones del sur, en lugar de rotar, los soldados rusos son enviados al distrito Henichesk de la región de Kherson. Se colocan en las bases del banco de arena Arabat Spit, donde se les permite descansar durante varias semanas y se les envía a la batalla nuevamente. El mando teme que huyan si se les permite visitar Crimea, dicen los residentes locales. El abogado ruso de derechos humanos Alexei Tabalov afirma que en la región de Kherson hay unas “fosas” para los renegados, similares al campo de concentración en Bryanka. “Esto ocurre en todo territorio ocupado donde hay tropas rusas. Y por los llamamientos que nos llegan, por la frecuencia de los llamamientos a nuestras organizaciones, en particular a las organizaciones asociadas, uno tiene la impresión de que todo el mundo está listo para huir del campo de batalla. Y, probablemente, reconociendo este hecho, esto es un gran problema para el Ministerio de Defensa. Y ahora ya están pasando de la intimidación al comienzo de la “operación especial” a acciones tan graves como el secuestro, llevarlos a unas fosas, locales y mantener sus propios militares como prisioneros de guerra”. En el caso de Crimea ha tenido éxito en la terminación de sus contratos.

Según el Centro de Recursos Tártaros de Crimea  las autoridades de la península iniciaron al menos 148 casos de sabotaje de coches Z, 21 de los cuales se encuentran en Sebastopol. En uno de los casos, un residente de Sebastopol fue multado con 30.000 rublos por dañar el parabrisas trasero de un vehículo de la Guardia Rusa con la firma Z. Pero estos son solo los hechos sobre los que se hicieron las declaraciones. Seguros que hay muchos que no se quejaron.

La responsabilidad del incendio provocado en Gulkevichi fue asumida por el Movimiento de Todos los Pueblos de la Legión “Libertad de Rusia”. “Un cartel con una mentira sangrienta: ‘No dejamos a los nuestros’. Las noticias del frente cuentan una historia diferente. No permitamos que el régimen de Putin cuelgue fideos en los oídos de los rusos. ¡Nada de propaganda!”. La policía ordenó una inspección, el edificio no sufrió daños. Puedes ver un pequeño video del ataque.

En la noche del 13 de julio, un desconocido arrojó 2 cócteles molotov contra la comisaría militar en la calle Frunze, en la ciudad de Mozhaisk cerca de Moscú. No hubo fuego, pero el atacante tampoco fue detenido. Alrededor de las 4 am del 15 de julio, una persona no identificada colocó neumáticos rociados con gasolina debajo de la puerta de la estación de policía en Vladivostok y la quemó. Dos policías adentro estaban ocupados con el papeleo, por lo que al principio no notaron nada y no reaccionaron de ninguna manera. Luego escaparon, pero las puertas, la entrada y el pasillo resultaron dañados por el incendio provocado (momento negativo: el objeto estaba ubicado en el primer piso de una casa residencial, los residentes del primer y segundo piso fueron evacuados). Se necesitaron dos horas para apagar la estación, o más bien lo que quedó de ella. En la misma calle también se quemó un automóvil. Aún no está claro si se trataba de un coche Z y si existe una conexión entre estos incidentes. Además, como ya informamos, a principios de junio en Vladivostok se produjo un incendio provocado en el centro de alistamiento militar.


Los policías milagrosamente lograron saltar del local en llamas a través de la ventana.

Un pequeño pero alegre off-topic: el tribunal de Moscú liberó al comunista Ruslan Abasov y al anarquista Lev Skoryakin del centro de detención preventiva con una serie de restricciones:  no pueden usar medios de comunicación, abandonar el asentamiento sin permiso del investigador y comunicarse con otros acusados ​​​​en el caso. Como escribimos anteriormente, fueron arrestados en diciembre pasado por una manifestación pacífica contra la represión política cerca de la sede del FSB. Se les acusa de vandalismo basado en el odio y la enemistad político (parte 2 del art. 213 del Código Penal de la Federación Rusa), porque supuestamente desplegaban una pancarta, encendieron las bombas de humo y luego las arrojaban por encima de la valla del edificio. Cabe señalar que las imágenes de CCTV no muestran que atacaron al FSB con bombas de humo, y el caso se basa completamente en el testimonio del menor Umar B. De los materiales del caso, solo Ruslan y Umar fueron los perpetradores de la acción, Lev estaba en casa en ese momento, y la investigación no tiene evidencia de que Lev haya sido el organizador, excepto por las palabras de un adolescente de 16 años obligado a testificar contra sus amigos. Luego este testigo principal desapareció -aún se desconoce su paradero- y los muchachos fueron enviados a la cárcel. Durante el tiempo que pasó en calabozos, Ruslan sufrió una meningitis purulenta y casi muere, fue acostado en cuidados intensivos con las manos esposadas , pero soportó todas las dificultades con perseverancia y optimismo. Por suerte, ahora se está recuperando poco a poco.

Al otro lado de la línea del frente, en los territorios ucranianos controlados por el gobierno, las revueltas carcelarias desaparecidas durante varios años regresaron nuevamente. El 25 de julio, a las 2 am, la policía recibió un mensaje de que en la Colonia Penitenciaria de Politska de la región de Rivne, los convictos habían organizado un motín y estaban destruyendo propiedades. Se atrincheraron en la zona residencial del recinto y no permitieron el paso al personal, rompieron ventanas y dañaron el mobiliario del barracón residencial residencial, prendieron fuego a la sala de cuarentena y al comedor. Según el principal departamento de policía regional, los iniciadores eran convictos evacuados de la región de Zaporozhye. Se sabe que 75 presos se rebelaron. La alarma sonó para 100 empleados de la prisión y 40 policías. La rebelión fue aplastada. Según cifras oficiales, no hubo víctimas.

En la colonia funciona desde hace años un rentable negocio: talleres y fábricas donde se elaboran puertas, vallas, estructuras metálicas diversas, contenedores y hasta paradas de autobus. También se especializan en productos de piedra natural, por ejemplo, hacen adoquines; y un taller de costura. La guerra no detuvo la producción. Los presidiarios se quejaron de las condiciones de trabajo de los esclavos: cosían de 08:00 a 00:30. Durante el turno, había que picar 80 kg de piedra. Los que no cumplieron la norma, y es la mayoría de los trabajadores, ganaban una miseria.

Finalmente, con el cierre de fronteras para dejar a la población masculina y la afluencia masiva de trabajadores que han perdido sus trabajos o simplemente no pueden pagar, también se observan algunos procesos de decadencia en las Fuerzas Armadas de Ucrania. Una figura bien conocida en el movimiento voluntario, Valery Markus, dio una descripción no representativa, pero indicativa: “Bajo tal sistema de reclutamiento, el nivel de calidad de los movilizados es tan bajo que causan más problemas en el frente que beneficios. Todavía no he escuchado de ningún sargento u oficial que esté satisfecho con una gran cantidad de combatientes desmotivados y de baja calidad. No más del 10-15% de toda la masa, que los comisarios militares arrojan al ejército, son conscientes. Todo lo demás es una multitud desmotivada que solo crea problemas adicionales y requiere valiosos recursos de tiempo y esfuerzo. Lo digo como comandante.  Además, en este momento no existe un procedimiento para la destitución de militares por conducta vergonzosa, es decir, hay casos raros en que el comandante tiene a su disposición a un auténtico inútil que sabotea la ejecución de las órdenes y es capaz de convertir en un desertor en cualquier momento, dejando posiciones y sustituyendo otras unidades. Desafortunadamente, tuve que enfrentar personalmente situaciones similares y han costado la vida de mis amigos. Como ejemplo, agregaré que en esta etapa de la guerra, ya tuve dos incidentes, cuando en la región de Donetsk, dos alco-cuerpos movilizados pensaron en amenazarme con un arma. El primero es un soldado movilizado, y el segundo es un CAPITÁN movilizado. Y hace un mes, tuve que arrancarle la charretera a un sargento borracho , cuya cara hinchada demuestra que está sistémicamente agrio. Allí, aún sin comisión médica, se puede ver que la persona es alcohólica, pero la comisaría militar decidió, al parecer, que un rostro de esta apariencia es digno de representar a las Fuerzas Armadas y es apto para misiones de combate. La implementación del proceso de movilización de esta manera pone una bomba en nuestros cimientos que puede explotar en el momento más crítico. Si el enfoque no cambia, los problemas solo se multiplicarán”, señaló en su publicación de Facebook del 15 de julio.

Junto con esto, puede que le interese este artículo sobre cómo se vio la descomposición de 1917-1918 del ejército y la marina rusos en Ucrania, y el papel de los anarquistas en las transformaciones revolucionarias .

Y también te recomendamos ver este material sobre cómo las grandes empresas ucranianas se benefician de robar a los habitantes de la metrópolis sitiada .

Contra todo militarismo, ¡viva la lucha social! ¡En todas partes!




Fuente: Alasbarricadas.org