May 2, 2021
De parte de Asociacion Germinal
261 puntos de vista


AL QAIDA VUELVE

El asesinato del reportero navarro David Beriain y del c谩mara vasco Roberto Fraile por militantes de AlQaida activos en el este de Burkina Faso ha hecho que los medios de comunicaci贸n espa帽oles se hayan vuelto a fijar en esa estructura yihadista global. A lo largo de los 煤ltimos a帽os, hablar de yihadismo ha sido hablar de la organizaci贸n Estado Isl谩mico  y del brutal dominio que impuso sobre amplios territorios de Siria e Irak. Una vez extinguido su pretendido califato y eliminado su califa, la prensa pas贸 a centrarse en la pandemia y en la polarizaci贸n que afectan a nuestra sociedad, incidiendo sobre la percepci贸n p煤blica de los problemas internacionales. Al tiempo, desde los atentados en Barcelona y Cambrils, las m谩s bien breves noticias sobre actos yihadistas se han referido a un n煤mero de detenciones en disminuci贸n en Espa帽a y a la incidencia de 鈥渓obos solitarios鈥 en otros pa铆ses europeos.

Sin embargo, cuando se cumple una d茅cada de la presunta muerte de Osama bin Laden Al Qaida est谩 de vuelta.  En efecto nunca se ha ido. En realidad, la muerte de Osama Bin Laden tuvo gato encerrado. El enclenque l铆der saud铆 hab铆a muerto diez a帽os antes del momento 鈥渙ficial鈥 en un hospital pakistan铆 controlado por los Servicios Secretos de ese pa铆s (SIA) , 煤nica instalaci贸n sanitaria donde hab铆a m谩quinas de respiraci贸n auxiliar que precisaba por su dolencia terminal. La Administraci贸n Obama de los EEUU realiz贸 un impactante montaje en el que se pudo ver por las televisiones de todo el mundo su observaci贸n con su equipo de alto rango  del operativo de la Armada que presuntamente asalt贸 y mat贸 al l铆der fundamentalista en una casa refugio en el norte de Pakist谩n, en una operaci贸n de comandos especiales ciertamente 鈥渆spectacular鈥. Por supuesto luego se hicieron croquis y recreaciones del 鈥渁salto鈥 y hasta una pel铆cula de la factor铆a Hollywood. Por supuesto no hubo imagen del malogrado Bin Laden. Se dijo que su cad谩ver fue arrojado al mar 脧ndico para evitar cultos necrof铆licos pol铆ticos. Sin imagen y sin cad谩ver, como Hitler y no como Mussolini. La celebraci贸n imperialista americana fue bastante desle铆da y a contrapi茅, con algunos universitarios de colegio mayor que se apuntaban a un bombardeo con tal de festejar algo. El Imperio se hab铆a vengado del mentor intelectual del ataque al Wachtower  Center de Nueva York en el a帽o 2011. Posteriormente los soldados incursos en la acci贸n material murieron uno tras otro en la indigencia moral y material(ya se sabe, los traumas de la guerra) sin poder acceder a contar su 鈥渉aza帽a鈥 a los medios de comunicaci贸n que ten铆an otras prioridades  鈥渆spectaculares鈥. Pero la gota que rebos贸 el vaso para los entendidos en el signo de los tiempos fue que uno de los dos periodistas que destaparon el esc谩ndalo 鈥淲atergate鈥, en los primeros a帽os setenta del siglo XX, bajo la Administraci贸n Nixon y contra ella,鈥 icono鈥 del cuarto poder liberal de la Prensa capaz de derribar por la verdad al poder ejecutivo del presidente de EEUU impeliendo su dimisi贸n por pr谩cticas torticeras(espionaje electr贸nico de escuchas en la sede del Partido pol铆tico rival) hizo nuevamente aparici贸n en escena. Se帽al贸 la verdad, el 鈥渕ontaje鈥 de la Administraci贸n Obama. Pero apenas tuvo eco en los medios generalistas del mundo mundial. Otra 鈥渃onspiparanoia鈥 de locos de atar. El terrible silencio, el vac铆o noticiable, convirti贸 la teor铆a garantista del Cuarto Poder de la Prensa, de los investigadores en las cloacas del poder en algo que no interesaba a nadie. Qu茅 m谩s da que adquiriera un enorme prestigio en su momento, con pel铆cula de Hollywood correspondiente. 脡ste hab铆a pasado y no repetir铆a su gol a puerta bellamente ejecutado en nombre de la decencia moral. El 鈥渆spect谩culo鈥 deb铆a continuar y los 鈥減lumillas鈥 adaptarse con terror a las nuevas mentiras que interesaban. La Historia qued贸 en que Bin Laden fue 鈥渁batido鈥 cuando lo dijo el Imperio. Total, era un terrorista de probada peligrosidad. Que muri贸 en la cama鈥.

Al-Qaida,tras 鈥減erder鈥 a su carism谩tico l铆der, estubo inicialmente al margen de las revueltas antigubernamentales de la llamada 鈥淧rimavera 脕rabe鈥漲ue tuvieron lugar en distintos pa铆ses del mundo musulm谩n y qued贸 oscurecido con el auge del Estado  Isl谩mico, y muchos comentaristas difundieron la idea de que Al-Qaida hab铆a comenzado una decadencia hacia la extinci贸n. Nada m谩s lejos de la realidad. En lo fundamental, las directrices marcadas por Bin Laden antes de perder la vida han sido seguidas por su sucesor, Ayman al-Zawahiri. Este dej贸 pronto claro que la misi贸n de Al-Qaida consist铆a en ofrecer orientaci贸n a poblaciones musulmanas descontentas con sus gobernantes y aprovechar las circunstancias para implantarse en zonas que quedasen desprovistas de autoridad estatal efectiva y diseminar su influencia a trav茅s de alianzas con milicias islamistas o tribus locales.

Esas directrices fueron dictadas en 2010. Instaban a que los sucesores de Bin Laden en el mando central de Al Qaida(que se traduce por 鈥淟a Base鈥) iniciasen una nueva etapa en la trayectoria de la matriz fundacional del yihadismo global durante la cual, sin renunciar al objetivo 煤ltimo y a largo plazo de establecer un imperio pol铆tico isl谩mico regido por una interpretaci贸n fundamentalista del Cor谩n y de los tenidos por dichos o hechos de Mahoma, se modificara la estrategia para alcanzarlo. La prioridad ya no ser铆a la de llevar a cabo grandes atentados terroristas en pa铆ses occidentales para incidir sobre las actitudes de sus ciudadanos y disuadir a sus gobernantes de atacar  pa铆ses del mundo isl谩mico. La prioridad pasaba a ser la de reorganizar el conjunto de la estructura yihadista global, continuar desarrollando el plan de descentralizaci贸n controlada iniciado tras el 11-S y recuperar apoyos en el seno de las poblaciones musulmanas.

Hubo dos hechos reveladores de esa transici贸n estrat茅gica. Por una parte, su 煤ltima orden de conmocionar a las sociedades occidentales mediante grandes actos de terrorismo fracas贸 al desbaratar los servicios de seguridad de Estados Unidos,  Alemania, Francia y Reino Unido una serie de atentados ideados para ser ejecutados simult谩neamente en varias ciudades de los tres 煤ltimos pa铆ses. Por otra, estaban considerando al tiempo incorporar a la organizaci贸n Al-Shabah, con base en Somalia, como nueva rama territorial de esta estructura yihadista global para el Este de 脕frica, lo que se anunci贸 tras la supuesto 贸bito del fundador, sumando as铆 una cuarta rama territorial a las tres entonces existentes en la Pen铆nsula Ar谩biga, Mesopotamia y el Magreb.

En la actualidad, transcurridos diez a帽os desde la 鈥渕uerte鈥 oficial  de Bin Laden, a esas cuatro ramas territoriales de Al-Qaida se han sumado otras en Siria, el subcontinente indio y 脕frica Occidental. En 2013 dej贸 de contar con una rama iraqu铆, repudiada por desobediencia y transformada despu茅s en la organizaci贸n Estado Isl谩mico, hoy notablemente desarticulada si bien su n煤cleo es muy resistente, con la cual rivaliza por la hegemon铆a del yihadismo global en su conjunto. A煤n as铆, Al-Qaida, en tanto que estructura global descentralizada, est谩 m谩s extendida que nunca y cuenta con alrededor de 35.000 combatientes. Ello compensa el relativo aminoramiento de su mando central, cuyos integrantes siguen desenvolvi茅ndose en el pastoril  noroeste de Pakist谩n, amparados por talibanes de la zona, as铆 como en Ir谩n, amparados  en el marco de las extra帽as y variables relaciones de cooperaci贸n t谩ctica entre Al-Qaida y la teocracia chi铆.

Que la estructura global moldeada  por Bin Laden reajuste prioridades y sea de nuevo fuente de amenaza terrorista para las sociedades atlantistas es cuesti贸n de tiempo, no de probabilidad. Antes o despu茅s, los actuales dirigentes de Al- Qaida revertir谩n la decisi贸n de no provocar a los pa铆ses de Norteam茅rica y Europa Occidental que han mantenido durante la pasada d茅cada para mejor fortalecerla y extenderla. Una vez entrelazada su amplia trama de v铆nculos con poblaciones locales en distintas zonas de conflicto y asegurado que cualquier eventual represalia militar por un gran atentado terrorista est茅 abocada a un enfrentamiento de desgaste sin opci贸n de victoria, Al-Qaida y sus ramas territoriales van a poner de nuevo a prueba a los servicios antiterroristas del mundo occidental, sigiendo la poblaci贸n civil pagando los platos rotos y, las formas m谩s m铆sticas del Islam, la de los suf铆es 鈥渓ocos de Dios鈥, tan cercanas a la inspiraci贸n de Jesucristo y Mahoma como estilos de espiritualidad complementarios y  mutuamente tolerantes, se ocultar谩n ante la 鈥渆spectacularidad鈥 del Emirato apocal铆ptico isl谩mico fundamentalmente homicida. El Islam pacifico y las gentes de los pueblos del mundo estar谩n bajo amenaza y efectiva violencia, y las diversas versiones del fundamentalismo religioso y sus contrapartes har谩n de la 鈥渧erdad鈥 un arma que tendremos todos al cuello.

Paz a los hombres de buena voluntad.

2 de Mayo de 2021 La Reina de Inglaterra.

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org