September 26, 2021
De parte de ANRed
208 puntos de vista


El presidente Alberto Fern谩ndez particip贸 de la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios de la ONU. Lejos de esbozar cr铆ticas al agronegocio, que en Argentina tiene como insignia a transg茅nicos y agrot贸xicos, reivindic贸 el modelo de monocultivos y commodities. Movimientos campesinos, pueblos ind铆genas y organizaciones sociales denunciaron la complicidad de Naciones Unidas y las corporaciones del agro y la alimentaci贸n. Por Nahuel Lag (Agencia Tierra Viva).


El presidente Alberto Fern谩ndez particip贸 de la apertura oficial de la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios con un breve discurso en el que reafirm贸 la posici贸n de la Argentina como pa铆s exportador de commodities al considerar 鈥渇undamental鈥 que las reglas del sistema alimentario est谩 basadas en las reglas del comercio internacional 鈥渃on la OMC en su centro鈥 y reivindic贸 el modelo de producci贸n de monocultivos atados a los paquetes qu铆micos y transg茅nicos al indicar que 鈥渄esde hace d茅cadas desarrolla e incorpora tecnolog铆as que permiten mejorar la eficiencia de los sistemas alimentarios鈥.

En la previa del discurso de Fern谩ndez, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, confirm贸 la denunciada cooptaci贸n de las corporaciones agroalimentarias al anunciar que el seguimiento de los objetivos de la Cumbre se realizar谩 a trav茅s de un 鈥渃entro de coordinaci贸n鈥 con sede en Roma que 鈥攃omo advirtieron cientos de organizaciones de la sociedad civil鈥 rompe con la estructura del Comit茅 de Seguridad Alimentaria (CSA), donde tienen representaci贸n los movimientos campesinos, pueblos ind铆genas y ONG, que proponen soluciones basadas en derechos humanos y una transici贸n hacia la agroecolog铆a.

El Presidente se帽al贸 los 鈥溍璶dices de hambre y de malnutrici贸n alarmantes鈥 que atraviesa el mundo 鈥攕eg煤n el 煤ltimo informe de la FAO, 811 millones de personas no accedieron a alimentaci贸n suficiente鈥 y sostuvo que 鈥渆xige redoblar esfuerzos para producir m谩s alimentos, de la manera m谩s sostenible posible鈥.

Con ese objetivo, Fern谩ndez defendi贸 el actual modelo de producci贸n al sostener 鈥渄esde hace d茅cadas (Argentina) desarrolla e incorpora tecnolog铆as que permiten mejorar la eficiencia de los sistemas alimentarios, respetando los tres pilares del desarrollo sostenible, el social, el econ贸mico y el ambiental鈥. Sin hacer menci贸n a los impactos negativos del agronegocio como los generados en la salud, los alimentos, el acceso a dietas saludables, el medio ambiente y la destrucci贸n de la biodiversidad. 鈥淓l mundo puede seguir contando con la Argentina para continuar contribuyendo con alimentos sanos, inocuos y nutritivos, producidos de forma sostenible鈥, asegur贸 en el cierre de su discurso.

El jefe de Estado centr贸 las soluciones para la 鈥渟eguridad alimentaria鈥 en el c贸digo de comercio exterior al pedir  鈥渆liminar a la mayor brevedad las pol铆ticas agr铆colas distorsivas y proteccionistas que han perjudicado tradicionalmente a productores agr铆colas eficientes, especialmente en los pa铆ses en desarrollo鈥 y pidi贸 que el comercio internacional est茅 鈥渂asado en reglas, con la OMC en su centro鈥.

El sector agr铆cola es parte fundamental de la soluci贸n para alcanzar la seguridad alimentaria mundial de una manera sostenible鈥, sostuvo Fern谩ndez y detall贸 que 鈥渆n la Argentina se encuentra conformado por una diversidad de actores, como los peque帽os productores, las cooperativas y la agricultura familiar鈥. A pesar de ese reconocimiento, como pudo comprobar Agencia Tierra al acceder a las conclusiones de los Di谩logos Nacionales sobre la Cumbre de los Sistema Alimentarios, el Gobierno no tuvo en cuenta las voces de los movimientos campesinos e ind铆genas para avanzar en la supuesta transformaci贸n de los sistemas alimentarios. Ni tampoco de las organizaciones que impulsan una transici贸n a la agroecolog铆a, en lugar de una profundizaci贸n del modelo actual a trav茅s de m谩s biotecnolog铆a e incorporaci贸n de tecnolog铆a denominada 鈥渁gtech鈥La negativa a escuchar estas voces no fue solo un problema de la Argentina sino una denuncia a nivel global hecha por cientos de organizaciones.

Una Cumbre sin los productores del 70% de los alimentos a nivel local

En paralelo a la Cumbre, estos sectores de la sociedad civil a nivel global se unieron en la Respuesta Aut贸noma de los Pueblos para denunciar la cooptaci贸n de la cumbre por parte de las corporaciones 鈥擣undaci贸n Bill Gates, Bayer-Monsanto, Foro Econ贸mico Mundial, Federaci贸n Internacional de Fertilizantes y Nestl茅, entre otras鈥. 鈥La soluci贸n ya existe y est谩 en nuestros platos. Actualmente, el 70 por ciento del mundo obtiene alimentos de la red alimentaria campesina, que trabaja con solo el 25 por ciento de los recursos鈥, denunciaron.

Fern谩ndez felicit贸 al secretario general de la ONU por la iniciativa de la Cumbre y asegur贸 que la Argentina continuar谩 contribuyendo 鈥渁 poner fin a la pobreza, a erradicar el hambre y a lograr la distribuci贸n progresiva del ingreso; al uso eficiente y sostenible de los recursos naturales y al desarrollo nacional, sin dejar a nadie atr谩s鈥.

Las expectativas sobre los objetivos de la Cumbre, sustanciados en los Objetivos de Desarrollo 2030 como el 鈥渉ambre cero鈥 mencionada por Fern谩ndez en su discurso, no son tan positivas por parte incluso de los relatores de derechos humanos de la propia ONU. En una entrevista a esta Agencia, el Relator sobre el Derecho a la Alimentaci贸n de la ONU, Michael Fakhri, advirti贸 que 鈥渆l resultado de la Cumbre no va a servir a las personas en los territorios, en el campo, en las f谩bricas y las ciudades. Las personas que m谩s lo necesitan no se van a beneficiar鈥.

Los dichos de Fakhri se respaldan en la ausencia durante la Cumbre las muchas organizaciones campesinas y de la sociedad civil que durante la pandemia de Covid-19 crearon mecanismos solidarios para abastecer de alimentos saludables a la poblaci贸n, a pesar de las dificultades en el acceso a pol铆ticas p煤blicas.

Una amenaza al sistema multilateral a favor de las corporaciones

En su intervenci贸n en la apertura oficial de la Cumbre, el secretario de la ONU, Antonio Guterres, habl贸 de 鈥渋nyectar nuevo vida al multilateralismo鈥 y convoc贸 a los Estados a 鈥渓iderar el camino para que los sistemas alimentarios sean el motor de la recuperaci贸n global para la gente, para el planeta y para la prosperidad鈥.

M谩s all谩 de las palabras protocolares, el anuncio formal de Guterres fue el formato que se dar谩 el sistema de Naciones Unidas para darle continuidad a tales objetivos, basados en los Objetivos de Desarrollo 2030, que en cuanto al hambre ya se anticip贸 no se cumplir谩n porque millones de personas continuar谩n sin acceso a alimentos en los pr贸ximos a帽os.

El dise帽o propuesto por Guterres para seguir los objetivos de la Cumbre comenzar谩 a nivel nacional con coordinadores residentes y equipos locales de las Naciones Unidas que 鈥渁yudar谩n a los pa铆ses a efectuar cambios en todos sus sistemas alimentarios鈥. En ese sentido, el Secretario General de la ONU valor贸 en su discurso que 鈥渁 trav茅s de di谩logos nacionales, los gobiernos reunieron a empresas, comunidades y la sociedad civil para trazar caminos para el futuro de los sistemas alimentarios鈥. En Argentina eso no ocurri贸 y el di谩logo concentr贸 la voz del agronegocio, al igual que en el resto de los pa铆ses.

Esos di谩logos ser谩n la base para trazar ejes que se debatir谩n en un 鈥渃entro de coordinaci贸n鈥 de los organismos de Naciones Unidas con sede en Roma 鈥攍a FAO, el Fondo Internacional de Desarrollo Agr铆cola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA)鈥 para establecer pol铆ticas de conjunto con todo el sistema de Naciones Unidas.

鈥淓l centro de coordinaci贸n se beneficiar谩 del asesoramiento estructurado de representantes de sectores y temas prioritarios, en particular los j贸venes, los pueblos ind铆genas y las mujeres鈥, asegur贸 Guterres, quien deber谩 presentar un informe anual al Foro Pol铆tico de Alto Nivel para monitorear el progreso de la Agenda 2030 de la ONU. Sin embargo, el nuevo organismo se apoya en los cooptados di谩logos nacionales y desconoce el rol otorgado al Comit茅 de Seguridad Alimentaria (CSA) hace solo una d茅cada.

Este era el m谩ximo temor expresado por las organizaciones que integran el colectivo de Respuesta Aut贸noma de los Pueblos, como La V铆a Campesina. Muchas de ellas conforman tambi茅n el Mecanismo de la Sociedad Civil y los Pueblos Ind铆genas (MSC), espacio de participaci贸n que es parte de la estructura CSA, tras la reforma de 2010, acordada por los Estados miembro de la ONU para cumplir con el derecho a la alimentaci贸n y poner al centro las voces de las poblaciones m谩s afectadas por la malnutrici贸n y el hambre.

鈥淟as grandes corporaciones multinacionales se est谩n infiltrando cada vez m谩s en los espacios multilaterales鈥

En la declaraci贸n pol铆tica lanzada el pasado lunes, la coalici贸n de organizaciones campesinas exigi贸 que 鈥渟e reconozcan y refuercen la visi贸n y los procesos inclusivos del CSA鈥. 鈥Recordamos a las y los l铆deres de las Naciones Unidas que esta Cumbre no tiene mandato ni legitimidad m谩s all谩 del 23 de septiembre e instamos a nuestros gobiernos a que defiendan el multilateralismo y la elaboraci贸n de pol铆ticas participativa y basada en los derechos, tal y como han establecido los Estados miembros del CSA en relaci贸n con las normas de participaci贸n de las organizaciones de la sociedad civil y los movimientos sociales鈥.

La punta de lanza para esta nueva estructura de organizaci贸n global fue la creada para la Cumbre que se realiz贸 por fuera de la CSA e incorpor贸 como actor fundamental el sistema denominado de 鈥渕煤ltiples partes鈥, donde ejercieron influencia de las grandes multinacionales interesadas en mantener el control sobre los sistemas alimentarios. En el informe 鈥淓xponiendo la captura corporativa a trav茅s del sistema multipartes鈥, publicado horas antes de la cumbre, se describen los grupos de poder corporativos que influenciaron las decisiones de la cumbre.

Entre ellos, se destaca el Consejo Mundial de Negocios para el Desarrollo Sostenible (Wbcsd, por sus siglas en ingl茅s), integrado en un 13 por ciento por las compa帽铆as qu铆micas del agronegocio 鈥揃ASF, Bayer, Corteva, Syngenta, Dow, entre otras鈥 y otras compa帽铆as del sector agroalimentario como Danone, Kellogs, Pepsico, Walmart y Unilever.

El caso m谩s claro de interferencia de intereses fue el de la propia enviada especial de la Cumbre nombrada por el Secretario General de la ONU. La enviada especial encargada de liderar todo el proceso de la cumbre fue Agnes Kalibata, presidenta de Alianza para la Revoluci贸n Verde en 脕frica, instituci贸n creada por la Fundaci贸n Bill y Melinda Gates y la Fundaci贸n Rockefeller.

De acuerdo al anuncio de Guterres, el seguimiento de los objetivo se realizar谩 de acuerdo a cinco l铆neas de acci贸n propuestas por el 芦Grupo Cient铆fico independiente禄, creado tambi茅n con exclusividad para la Cumbre. Esa decisi贸n desconoci贸 tambi茅n que la CSA cuenta con el Grupo de Alto Nivel de Expertos en Seguridad Alimentaria y Nutrici贸n (Ganesan). 芦El llamado Grupo Cient铆fico de la Cumbre empobrece la base cient铆fica para la elaboraci贸n de pol铆ticas responsable: promueve relatos limitados y respaldados por las corporaciones y excluye diversas formas de conocimiento y 谩mbitos de conocimientos especializados como la agroecolog铆a, el conocimiento ind铆gena y los derechos humanos禄, denunci贸 la coalici贸n de organizaciones campesinas y de la sociedad civil.

Los ejes propuestas por el grupo cient铆fico de la Cumbre ser谩n: nutrir a todas las personas, impulsar las soluciones basadas en la naturaleza, promover medios de vida equitativos, trabajo decente y comunidades empoderadas; fomentar la resiliencia ante las vulnerabilidades, los choques y las tensiones; y medios de implementaci贸n de apoyo.

鈥淟as grandes corporaciones multinacionales se est谩n infiltrando cada vez m谩s en los espacios multilaterales de las Naciones Unidas para cooptar el relato de la sostenibilidad y desviarlo hacia los canales de una mayor industrializaci贸n con tecnolog铆as digitales y biol贸gicas, la extracci贸n de riqueza y mano de obra de las comunidades rurales y la concentraci贸n de poder corporativo en la gobernanza nacional-global鈥, denunci贸 la Respuesta Aut贸noma de los Pueblos en la declaraci贸n firmada por m谩s de 600 organizaciones y referentes.

鈥淟a agenda centrada en el capital y la tecnolog铆a que propone la Cumbre refleja estos intereses corporativos y es pol铆tica, social, econ贸mica y ecol贸gicamente desestabilizadora鈥, sentencia la declaraci贸n y denuncia: 鈥淟a necesidad urgente de abordar los grandes desequilibrios de poder que las corporaciones tienen sobre los sistemas alimentarios y sobre esta Cumbre de Naciones Unidas, y rechazamos las falsas soluciones que seguir谩n oprimiendo y explotando a las personas, las comunidades y los territorios鈥.

* Este art铆culo forma parte de la serie 芦Recuperando la narrativa de los sistemas alimentarios禄, que cuenta con el apoyo de la Fundaci贸n Rosa Luxemburgo.





Fuente: Anred.org