November 2, 2022
De parte de Portal Libertario OACA
160 puntos de vista

Siglos de luchas nos contemplan. 

A prop贸sito de la designaci贸n de Alcoy en diciembre de 1872 como sede del Consejo de la Federaci贸n Regional Espa帽ola [FRE], de la que se cumplen el 150 aniversario, nos detendremos en algunas de las estrategias de lucha que emplearon los internacionales alcoyanos, contribuyendo a dar comienzo a una nueva etapa del movimiento obrero.                                      

El punto de partida lo situamos en junio de 1872, cuando se presentaron en Alcoy varios trabajadores valencianos que, en principio, no se diferenciaban de los muchos que ven铆an atra铆dos por la creciente demanda de mano de obra en el textil, el papel o el metal.. Sin embargo, al frente de este grupo de obreros de diferentes oficios estaban el fundidor Vicente Fombuena Roig o el alba帽il Rafael Puchades, 茅ste 煤ltimo miembro del Consejo Federal, con sede en Valencia.

Es de rese帽ar, que se utliz贸 una t谩ctica de incursi贸n que luego ser铆a generalizada en el seno del anarco-sindicalismo espa帽ol. En un principio ocultaban su condici贸n de Internacionales, ya que su prioridad no era la verborrea pol铆tica, como hac铆an los republicanos; sino demostrar que eran trabajadores como ellos y entender las causas de fondo del estancamiento organizativo.

No tardaron en darse cuenta que aun no hab铆a prendido la idea de la Internacional entre las obreras y obreros alcoyanos. Como en tantos otros lugares, la mayor铆a eran republicanos, pero solo unos pocos eran socialistas. Esto suced铆a con la Sociedad Mutua de Protecci贸n de Tejedores de Lana, cuya asistencia al Congreso fundacional de Barcelona, junio de 1870, hab铆a resultado infructuosa. Ni hab铆an cumplido su palabra de reformar sus estatutos para ingresar en la AIT, ni hab铆an asistido al II Congreso de la FRE celebrado en Zaragoza a mediados de abril de ese a帽o 1872. De hecho, ning煤n delegado de Alcoy asisti贸 a dicho certamen.

Tras advertir el marasmo org谩nico en el que se encontraban, Fombuena, Puchades y el resto del grupo se dedicaron en las semanas siguientes a establecer contactos individuales y reunir a los m谩s convencidos, revelando en ese momento su identidad real y planteando la posibilidad de resolver sus problemas m谩s acuciantes. Para ello era preciso organizarse en el seno de la FRE, que hab铆a depositado muchas esperanzas en los proletarios alcoyanos.

Haciendo honor a su larga historia de luchas sociales, las alcoyanas respondieron y la Federaci贸n Local fue fundada por fin a mediados de julio. Podr铆a decirse que la labor de los comisionados valencianos fue decisiva; y como si hubieran logrado sacar el tap贸n pol铆tico que imped铆a el libre desarroll贸 de secciones, fueron agrupando a papeleros, tejedores, cerrajeros, carpinteros, tintoreros鈥.

La que estaba llamada a ser una de las Federaciones m谩s importantes de la FRE contaba ya con unos 1.200 federados a comienzos de septiembre, momento en que se abri贸 un primer local en la calle Forn del Vidre, n潞 6, 3潞; de donde salieron las primeras comisiones de papeleros que recorrieron las comarcas cercanas, fundando secciones en Cocentaina, Benilloba, Muro, Tibi, Ibi, Ba帽eres, Bocairent鈥.

Coincidiendo con las primeras huelgas planteadas en octubre por fundidores y carpinteros, lleg贸 a Alcoy reclamado por los obreros locales, el destacado propagandista Tom谩s Gonz谩lez Morago, animador del peri贸dico internacionalista El Condenado y fact贸tum del crecimiento de la Federaci贸n Alcoyana.

Venido directamente de centro-europa, donde hab铆a asistido a los Congresos de La Haya y Saint Imier, Morago protagoniz贸 una serie de actos multitudinarios a modo de presentaci贸n de la AIT que se celebraron en la Iglesia del Sagrado Coraz贸n de Jes煤s, y alguna que otra reuni贸n privada con finalidades m谩s org谩nicas. Por as铆 decirlo, Morago fue la lengua de fuego que prendi贸 la llama de la internacional alcoyana, y por ello los federados locales le designar铆an por aclamaci贸n como su delegado para el pr贸ximo congreso nacional, previsto para finales de a帽o en C贸rdoba.

Lo que ven铆a a significar todo esto, es que la clase obrera alcoyana hab铆a alcanzado la mayor铆a de edad, y que una nueva etapa se iniciar铆a ras la celebraci贸n en C贸rdoba del III Congreso de la FRE, tras la designaci贸n de la joven Federaci贸n Alcoyana como sede de la AIT espa帽ola.

Situar la capitalidad de la FRE, la federaci贸n nacional m谩s grande de toda la AIT, en una poblaci贸n de tama帽o medio como era Alcoy, no deja de ser chocante.

Todo indica que la elecci贸n obedec铆a a la necesidad de descentralizar el organigrama de la FRE, hasta entonces muy dependiente de las Federaciones de las grandes capitales, con las complicaciones y los riesgos que ello supon铆a. As铆, Alcoy reun铆a las condiciones id贸neas para solventar alguno de los problemas que sufr铆a la FRE, ya que llevando el Consejo Federal a un enclave obrero de tama帽o medio como Alcoy, se evitaban en buena medida las persecuciones policiales, al alza en las grandes capitales desde que se declarara ilegal la AIT en Espa帽a, enero de 1872.

Adem谩s, dado el car谩cter netamente proletario de la Federaci贸n Alcoyana, se dificultaba la reproducci贸n del cisma abierto en urbes como Madrid, Barcelona o Valencia, donde  predominaba una composici贸n m谩s heterog茅nea en el seno de las federaciones -obreros, artesanos y burgues铆a republicana-.

Controversias a parte, el fulgurante desarrollo de la Federaci贸n Alcoyana, no solo se debi贸 a la valiosa labor desempe帽ada por Fombuena, Morago y otros tantos aun desconocidos, sino a la existencia de un terreno bien abonado por la larga experiencia acumulada por los alcoyanos a lo largo de todo el siglo XIX.

Parece l贸gico pensar, que si Fombuena y sus camaradas llegaron a Alcoy con un mandato del Consejo Federal con sede en Valencia, y que la ciudad del Serpis fue luego la elegida como sede central de la FRE, todo ello obedeciera a una estrategia ideada para convertir a Alcoy en una especie de laboratorio proletario de la regi贸n espa帽ola; un modelo experimental que sirviera de referente para otros enclaves industriales dispersos de tama帽o medio, que a la postre era el caso m谩s frecuente en la pen铆nsula ib茅rica.

Justo tras la clausura del Congreso de C贸rdoba a comienzos de enero de 1873, llegaban desde Valencia a la capital alcoyana los delegados Severino Albarrac铆n, Francisco Tom谩s y Miguel Pino, quienes  se unieron a Fombuena, tesorero de la Federaci贸n Local, al tejedor Jos茅 Segu铆 Valls y al papelero Rafael Abad Aura. Todos ellos conformar铆an el nuevo Consejo Federal.

Durante aquella primera mitad del a帽o, los obreros alcoyanos se sintieron lo suficientemente fuertes para afrontar sus primeras batallas sindicales. Los papeleros consiguieron coordinar f谩bricas y molinos de toda la comarca, y las victorias se suced铆an: dos huelgas ganadas en Alcoi, una en Benilloba, una en Cocentaina, dos en Enguera鈥

Fue el tiempo de las manifestaciones grandiosas, donde millares de alcoyanas y alcoyanos recorr铆an las calles formando una multitud compacta, en la que no se diferenciaban m谩s que los estandartes y las banderas de cada oficio. Y el momento de la celebraci贸n de debates p煤blicos, donde los republicanos eran incapaces de contrarrestar los argumentos demoledores de Albarrac铆n o Fombuena鈥

La implantaci贸n del Consejo Federal en Alcoy tuvo finalmente, otra consecuencia, que fue el trasvase de republicanos federales al campo de la Internacional, tan defraudados con la la revoluci贸n de 1868 como deslumbrados por los principios socialistas.

Todo ello desembocar铆a en la llamada Revoluci贸n del Petroleo, en julio de ese a帽o 1873; aunque eso es otra historia que guardamos para una pr贸xima ocasi贸n.

Alvaro G. Marhuenda-CES Alacant Obrera

+ info: https://alacantobrera.com/2022/07/04/alcoi-capital-de-la-internacional-la-ciudad-del-buen-acuerdo/

隆Haz clic para puntuar esta entrada!

(Votos: 0 Promedio: 0)




Fuente: Portaloaca.com