May 26, 2022
De parte de SAS Madrid
237 puntos de vista

El juzgado de Granadilla, en Tenerife, ha dado la raz贸n a siete familias que resisten en la barriada de San Isidro del citado municipio y los ha considerado no culpables del delito de usurpaci贸n. Seg煤n una nota del Sindicato de Inquilinas de la isla, el tribunal ha considerado acreditado que son hogares que se encuentran en situaci贸n de exclusi贸n social, lo que justifica que no acrediten la propiedad de las casas en las que viven, ya que las viviendas nunca han sido registradas oficialmente. 

La sentencia ampara a esas familias, que forman parte de las 48 que ocupan desde hace diez a帽os este bloque en la barriada tinerfe帽a. Desde la madrugada del 4 de mayo, cuando cuatro trabajadores de Desokupa se presentaron en este edificio ocupado con el apoyo de la Guardia Civil y la Polic铆a local, las cien personas (incluidas 30 menores de edad) que viv铆an en este edificio se encontraban en riesgo de desalojo.

Ese primer intento fue neutralizado por la resistencia del vecindario, pero la situaci贸n de acoso se repiti贸 en las redes sociales del director de Desokupa, que incluy贸 amenazas veladas a quienes resist铆an en el edificio. Adem谩s, el intento del 4 de mayo dej贸 sin agua corriente a los vecinos, que denunciaron asimismo otros destrozos como la retirada de puertas y la ruptura de placas solares.

Para defender a las habitantes de este edificio de las amenazas llevadas a cabo por Desokupa, el Sindicato de Inquilinas sosten铆a una acampada que ha sido autom谩ticamente desconvocada despu茅s de que se conociera el fallo judicial. 

En un comunicado, esta organizaci贸n ha recalcado que 鈥渟i estas mafias desokupas vuelven a aparecer en este edificio o en cualquier otro para extorsionar a familias vulnerables, nos tendr谩n enfrente鈥. Los vecinos del edificio han interpuesto una decena de demandas contra Desokupa acus谩ndola de 鈥渁menazas鈥 y 鈥渆xtorsi贸n鈥, y pidiendo una orden de alejamiento.

Actualmente, hay m谩s de 600 viviendas ocupadas en el barrio de San Isidro de Granadilla, distribuidas en m谩s de ocho bloques. El edificio que estaba en el punto de mira de la empresa es un resto del estallido de la burbuja inmobiliaria de 2008, que se levant贸 sobre suelo p煤blico, carece de c茅dula de habitabilidad y ni siquiera figura en el catastro. El viernes, una moci贸n de S铆 Podemos en el Cabildo puede suponer que el Ayuntamiento recupere la propiedad del inmueble y, si prospera, que este se destine al alquiler social.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (25/05/2022).




Fuente: Sasmadrid.org